Anuncios
Canal RSS

¿Y ahora qué?

Publicado en

No se si alguna vez os habrá pasado que pones todos los minutos de tu vida en algo, tus días y tus noches, tus neuronas y toda la sangre de tu corazón y una mañana te levantas y piensas ¿y ahora qué?

Esto puede pasar porque has logrado el objetivo y entonces el sabor es agridulce, agrio porque te queda un vacío al saber que ya no es necesario que lo des todo pero muy dulce porque has ganado, lo has logrado, has conseguido eso que tanto anhelabas y la recompensa es infinita  y por tanto ¿y ahora qué? es la promesa de un futuro lleno, de un corazón rebosante de felicidad, de días de luz…

Pero esto también puede pasar porque te quedas fuera, porque ya no es necesario lo que aportas, ya no es grata tu compañía o simplemente tu momento pasó sin pena ni gloria.

Entonces lo que saboreas en tus labios es la hiel del fracaso. Entonces ¿y ahora qué? es una zarpa que te desgarra el alma. Los días se tornan iguales, las horas se hacen largas y pasan una detrás de otra sin aspirar a nada más que a seguir siendo horas.

Entonces no recuerdas cómo era tu vida antes de dedicarle todo tu tiempo, cómo era cuando hacías tantas cosas, disfrutabas de una mañana soleada, de la compañía de buenos amigos, de la lectura pausada de un libro, de un café mirando al infinito, cómo era… y tienes que volver a aprender tu vida.

 

Anuncios

Acerca de martuniki

Abogada. Tertuliana. Bloguera. Incordio en redes sociales. Junta letras, autora de MEMORIAS DE UNA MILITANTE DE BASE, BASE.

»

  1. Martu, yo miro la vida como una estantería, colocas los mejores trofeos, las fotos más bonitas.. o sea los mejores recuerdos. Y luego la observas feliz y con añoranza.
    Los malos recuerdos sólo sirven para aprender.
    Tuviste un momento de gloria, guárdalo y disfruta recordándolo. Ya vendrán otros, tú eres apasionada con lo que haces y seguro que vivirás muchos más. Preparada?
    Un beso.

    Responder
  2. Alejandro Capuano Tomey

    Querida Marta:
    Tu narración, al tener como argumento un conjunto de sentimientos, es un alegato.
    Boris Cyrulnik escribe en su “Autobiografía de un espantapájaros” que “cuando pensamos en nuestro pasado, siempre intentamos redefinirlo. Nos basta dirigir nuestro relato a los otros para modificar nuestras relaciones, para no sentirnos como antes: inocente, cuando me creía culpable; orgulloso, cuando antes sentía vergüenza; alegre, cuando antes estava triste”.
    Quisiera transmitirte, mejor dicho devolverte, la vitalidad, el humor el cariño y la inteligencia que compartes con nosotros en cada uno de tus mensajes.
    Con cariño…este Sudaca Rojo

    Responder
  3. Cómo podemos arreglar esto? Y si vendemos flores? Mi entrada de hoy es calcada…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: