Canal RSS

Archivo de la etiqueta: 11 marzo

Y GANÓ ZAPATERO

Publicado en

Hoy hace 10 años que el socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, contra todo pronóstico, con la caverna mediática en contra y con las malas artes del saliente Gobierno de José María Aznar, ganó las elecciones generales en España y se convirtió, a sus 44 años, en el primer Presidente socialista del siglo XXI, en sentido literal y en sentido figurado.

Ninguno olvidaremos nunca esas elecciones porque vinieron precedidas de los atroces atentados terroristas islámicos en la red de trenes de Cercanías de Madrid que se saldaron con 192 muertos y más de un millar de heridos y que provocaron el indigno espectáculo del Gobierno saliente mintiendo y mandando mentir a periodistas, embajadores y cargos públicos, sobre la autoría de los mismos.

Aquellos atentados no cambiaron el sentido del voto, por mucho que la caverna mediática se empeñe en repetirlo, pero la gestión posterior del los mismos que hicieron el Presidente Aznar y su Ministro del Interior, Ángel Acebes, probablemente sí que ayudó a que algunos indecisos inclinaran su voto contra aquellos que mentían y manipulaban a su interés partidario con los muertos y heridos.

En nuestro caso, mi madre y yo, desde hacía semanas, teníamos preparada una reunión de Trivialeros en Valencia para ese fin de semana (jugadores de trivial on line en aquel vetusto IRC de Hispano), por lo que solicitamos el voto por correo y emitimos nuestra papeleta mucho antes de la masacre porque no teníamos previsto volver a Madrid hasta el mismo domingo de las elecciones por la tarde y no queríamos arriesgarnos a no llegar a votar a tiempo.

Aquel 12 de marzo de 2004, viernes, salimos de trabajar y conducimos hacia Levante para disfrutar de la semana previa a las fallas con un grupo de amigos, entre consternados, acongojados y absolutamente indignados. Esa misma tarde, ya en Valencia, acudimos a la multitudinaria manifestación que se convocó en repulsa por los atentados y ya con los primero síntomas de cabreo sordo por la manipulación de la información que pretendía imponer el Partido Popular de Aznar.

Recuerdo salir de la ducha en la habitación del hotel corriendo a ver la televisión cuando compareció en rueda de prensa un demacrado y sin afeitar Ángel Acebes, con los ojos inyectados en sangre y la mentira cruzándole su macilento rostro, lo que me supuso un resbalón y un costalazo de antología por correr descalza con los pies mojados por la tarima, y desde el suelo escucharle insistir en que había sido ETA y gritarle: ¡mientes, miente, mientes!

El mismo domingo de las elecciones, pese a que habíamos votado por correo, salimos de Valencia nada más comer porque queríamos llegar al colegio electoral antes del cierre para ver a los compañeros que estaban trabajando en las mesas de interventores y para asegurarnos de paso que nuestros sobres con nuestras papeletas estaban allí. Ese domingo no podía quedarse nadie sin votar, estaba en juego nuestra dignidad como país, nuestra democracia, nuestra memoria colectiva y todas las cosas buenas por las que llevábamos luchando años.

La participación en esas elecciones que dieron la victoria al socialista José Luis Rodríguez Zapatero fue del 75,66%, 10 puntos más que en las últimas que ganó Aznar con mayoría absoluta, cumpliéndose esa máxima de que si la izquierda vamos a votar ganamos y si nos quedamos en casa gana la derecha. Una curiosidad, en aquellas elecciones, en términos de número de votos absolutos, los socialistas ganamos en Andalucía, Extremadura, casi toda Castilla La Mancha, Aragón, Catalunya, Tenerife, León y Álava.

Pero volviendo a mis recuerdos, cuando la televisión dio por ganador al Partido Socialista Obrero Español, en casa abrimos una botella de cava para celebrarlo y después nos acercamos al centro con intención de celebrarlo hasta que un contenido Zapatero nos dio las gracias por el trabajo realizado y nos mandó para casa que no estaba España para celebraciones. Y tenía razón, después de haber enterrado a tantos conciudadanos tan solo un par de días antes, la alegría por la victoria socialista se mezclaba con un sabor amargo de impotencia ante la barbarie.

NOTA DE LA AUTORA: creo que ya he escrito antes sobre la victoria del 2004 en este MartuBlog pero no he querido comprobarlo antes para ver si el paso del tiempo va construyendo nuevos recuerdos o estos permanecen fieles en la memoria. 11 de marzo de 2004

QUÉ FÁCIL ES SER FACHA

Publicado en

Anoche estuve en la tertulia de Intereconomía, “El Gato al Agua”, que ya sabéis que yo soy de las que lleva la frase de nuestro fundador Pablo Iglesias: “Sois socialistas no para amar en silencio vuestras ideas, ni para recrearos con su grandeza y con el espíritu de justicia que las anima, sino para llevarlas a todas partes”, hasta sus últimas consecuencias y pude volver a comprobar lo fácil que es ser de derechas.

En el décimo aniversario de la matanza perpetrada por un grupo de integristas radicales islámicos, fanáticos, asesinos en nombre de un dios vengador, volvieron a ponerse sobre la mesa teorías conspiranoicas de las que han abjurado hasta los propios autores, pero que algunos siguen defendiendo, instigando y alimentando, para no reconocer que mintieron al afirmar que había sido ETA, temerosos de que la verdad les hiciera perder las elecciones, como así fue.

Puestos frente a la ignominia de un Presidente del Gobierno de España, José María Aznar, llamando a los directores de los principales periódicos del país para que en las portadas del viernes 12 y sábado 13, apareciera bien grande en titulares que la autora de tamaña salvajada había sido la banda terrorista ETA, otrora Movimiento de Vasco de Liberación; y de un Ministro del Interior, Angel Acebes, que demacrado y sin afeitar comparecía con ojos vidriosos afirmando febril que las bombas las habían puesto los etarras pese a que toda la prensa internacional se hacía eco del mayor atentado terrorista islamista perpetrado en suelo europeo.

Puestos frente a la descarnada realidad, los tertulianos de la derecha decían anoche que lo realmente malo no era que el Gobierno de España mintiera al pueblo en vísperas de las elecciones, sino que la oposición se rebelara contra esa patraña oficial y afirmara que los españoles nos merecíamos un gobierno que no nos mienta. Ningún remordimiento de conciencia por jugar con el dolor de los familiares de las 192 víctimas, de los miles de heridos, de los millones de madrileños y españoles consternados por el horror, lo verdaderamente malo es que los socialistas no nos estuviéramos calladitos dejándoles hacer.

Igual que estos tertulianos, políticos del Partido Popular, algunos con responsabilidades tan grandes como ser Presidentes de la Comunidad de Madrid y de Castilla La Mancha, hablo de Ignacio González y Dolores Cospedal, al ser preguntados afirmaban que lo importante era saber la verdad. No les basta con una sentencia de 600 folios, con más de 200 de fundamentos jurídicos y 70 de hechos probados, después de más de 3 años de investigación en la Audiencia Nacional, no les basta con la ratificación de esa sentencia por el Tribunal Supremo sin poner pero alguno.

No, en el PP, siguen pensando que todo fue obra de los malvados socialistas para usurparles el poder. Unos, los más infames, llegan a acusar a una parte del PSOE de conspirar con ETA y con los servicios de inteligencia del país, para que Mariano no ganara sus primeras elecciones en 2004. Otros, los que no se atreven a tanto, pretenden que hubo un “golpe de estado encubierto” al rebelarse la ciudadanía ante tantas mentiras cobardes del Gobierno de Aznar: “créanme ha sido ETA” o “mírenme a los ojos, hay armas de destrucción masiva en Irak”. No conciben que los votantes somos mayores de edad y no necesitamos tutelas en democracia y mucho menos mentiras “piadosas” que intenten torcer nuestra voluntad.

Después se habló del paro y también la respuesta facha es fácil, la culpa de de Zapatero y de los socialistas. Da igual que hoy haya casi 400.000 parados más que cuando el PSOE abandonó el poder, da igual que haya más de 1.000.000 de afiliados a la Seguridad Social menos que cuando gobernábamos los socialistas porque ellos tienen claro de que todo es debido a la Herencia Recibida, nada que decir de la inútil Reforma Laboral, de que el único empleo que se crea es precario, temporal, a tiempo parcial. Nada que objetar a la bajada de salarios enorme que están sufriendo quienes tienen el lujo de mantener su empleo. Nada. La culpa es de lo mal que lo dejaron todo los socialistas y ellos tan tranquilos.

Que el tema es la inmigración y la desesperación que lleva a miles de seres humanos a saltar una valla de 6 metros de altura, rematada en cuchillas, recibiendo pelotazos de goma y arriesgándose a una caída mortal o a laceraciones brutales, la culpa es de los socialistas, bien porque en 2005 pusimos las concertinas, que luego quitamos, bien porque regularizamos a los millones de inmigrantes irregulares que teníamos trabajando de facto en España y disfrutando del Estado del Bienestar (Sanidad, Educación, Servicios Sociales) pero sin aportar nada al sostenimiento del mismo, bien porque pedimos que se investiguen las muertes de 15 seres humanos que trataban de alcanzar la orilla a nado en la playa del Tarajal.

Lo dicho, que fácil es ser facha en este país, el PP lo hace todo bien y cualquier cosa que esté pasando, haya pasado o pase en el futuro, es responsabilidad de los socialistas. Fin de la cita.