Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: 15m

TIEMPOS DE EXTRAORDINARIA PLACIDEZ

Publicado en

Todos recordaréis a Mayor Oreja afirmando sin rubor que con Franco se vivían tiempos de extraordinaria placidez, para luego preguntar al periodista que le entrevistaba: ¿Por qué voy a tener que condenar yo el franquismo si hubo muchas familias que lo vivieron con naturalidad y normalidad?, poniendo de manifiesto lo que todos sospechamos del PP, que siguen fieles a sus orígenes, no en vano, Alianza Popular, precursora del Partido Popular, la fundó un grupo de Ministros de Francisco Franco.

Hoy, el Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, miembro de una secta católica, la Sacra y Militar Orden Constantiniana de San Jorge, de misa diaria, fervoroso anti abortista para lo que incluso creó una asociación llamada Familia y Dignidad Humana cuyo máxima es pelear contra el derecho al aborto de las mujeres españolas y firmante del recurso al Constitucional contra la Ley del Matrimonio Homosexual, ha amenazado con un anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana que haría llorar de orgullo y satisfacción al propio Franquito.

En esta norma, el Partido Popular pretende sancionar administrativamente conductas que los Tribunales Penales ya han indicado en numerosas ocasiones que no son constitutivas de delito, con lo que comenten un doble atropello, por un lado saltarse la jerarquía jurisdiccional, conculcar los derechos constitucionales y legislar a su antojo; y por otro, utilizar la Administración como juez y parte para tratar de acallar la voz de la calle.

Que al Partido Popular no le gustaba la Constitución lo sospechábamos muchos, recordemos que Alianza Popular, su antecesora, tuvo grandes problemas para conseguir que la mayoría de los miembros de su Junta nacional votaran SI en el referéndum sobre la Constitución Española. Que tampoco les gusta mucho la libertad de expresión lo ponen de manifiesto todos y cada uno de los artículos de este infame anteproyecto de Ley.

Parece que ni ellos mismos se creen sus mentiras sobre la luz al final del túnel, la nueva versión de los brotes verdes, y sobre lo bien que va España y lo mucho que vamos a crecer y lo rápido que se va a crear empleo y demás camelos que nos largan a diario tanto desde el Gobierno como desde sus voceros de la caverna. Parece que seguiremos en crisis legislando al dictado de la troika a cambio de sus rescates bancarios, financieros y su visto bueno para seguir recortando el ya exiguo Estado del Bienestar.

Parece que el año que viene será aún más duro que este y los españoles volveremos a encontrar decenas de razones para salir a la calle a gritar que no, que no queremos seguir pagando el pato por los errores de los ricos y poderosos, especuladores, avariciosos. Que no soportamos más este desgobierno que solo mira por los suyos, por los de siempre, por los que cada vez tienen más a costa de los que cada vez tenemos menos. Que no nos creemos más mentiras de sobrecogedores despidos en diferido con forma de simulación, ni de Tesoreros malvados que roban a pobres genoveses, ni de corruptos que firman peticiones de indulto de otros correligionarios corruptos.

Parece que Rajoy nos va a quitar también el derecho al pataleo, el último de los derechos que nos quedaban como ciudadanos libres de un país democrático de la vieja Europa. Guardemos un minuto de silencio por la democracia española porque si estos consiguen salirse con la suya, tendrá poco que envidiar a los regímenes autoritarios que tanto les gusta nombrar a los tertulianos cavernarios más afamados.

Anuncios

DOS AÑOS DESPUES

Publicado en

Ahora que se cumple el segundo aniversario del movimiento 15M, quiero volver a reflexionar sobre ello, con más distancia, quizás con mayor indulgencia e incluso con más hastío. Digo volver a reflexionar porque he encontrado seis entradas de este MartuBlog etiquetadas como 15M que podéis leer aquí, desde la primera cuando surgió, a la última hace relativamente poco tiempo. Lo bueno de tener un blog es que todo queda escrito para el posterior análisis.

Desde el 15 de mayo de 2011, en España ha desaparecido el bipartidismo como deseaban los indignados, para dar paso al monopartidismo de la gaviota azul. Salvando honrosas excepciones como Andalucía, Canarias y Asturias donde gobierna la izquierda en coalición, el resto del país, incluidas Catalunya y Euskadi, están dirigidas por partidos de derechas, nacional españolista o nacional independentista, distintas banderas, mismas recetas económicas: recorte, ajuste de déficit y corrupción.

Esto que acabo de decir no es una opinión contra el 15M, es la constatación de un hecho, el tsunami del 2011 se llevó por delante todos los gobiernos autonómicos y la mayoría de los municipales que ostentaba el Partido Socialista a favor de un PP que nos prometió empleo, crédito, prosperidad y otras tantas mentiras electorales con las que ganó las elecciones en noviembre de ese mismo año y que hoy, apenas año y medio después, ya ha reconocido no tiene ni idea de cómo cumplir.

Desde ese 15M los socialistas hemos acompañado todas las reivindicaciones sociales que han surgido a favor de la Educación Pública, con la marea verde, con los miles de interinos que, como en Madrid están siendo despedidos dejando a nuestros niños sin clases de apoyo, sin optativas, sin todo aquello que da calidad a la enseñanza. De la Sanidad Pública, con la marea blanca, no en vano, el padre de la Sanidad Pública Universal y Gratuita es un socialista, Ernest LLuch. Con la marea amarilla de la Justicia contra las abusivas tasas que impiden el acceso al sistema judicial de los que menos tienen. Con la marcha negra de los mineros que defienden con dignidad y orgullo el futuro de sus hijos y que son un ejemplo de la lucha obrera desde antes del advenimiento de la democracia.

Desde ese 15M los socialistas hemos presentado recursos de inconstitucionalidad contra el copago en la Sanidad, el llamado recetazo, contra la bajada de las pensiones, contra las tasas judiciales, contra los pliegos de privatización de la Sanidad madrileña y contra todo aquello que el PP está implantando amparado en su mayoría absolutísima que perjudica a quienes más lo necesitan en estos tiempos de oscuridad.

Desde ese 15M los socialistas hemos recogido firmas contra la privatización de la sanidad. Hemos abrazado hospitales, algunos de ellos construidos porque nuestros alcaldes se encerraron con sus vecinos hasta lograrlos. Hemos montado mesas para informar a los ciudadanos del peligro que suponían los planes de iluminados como Lansquetty de entrega de la gestión de los Hospitales de Madrid a Fondos de Inversión. Hemos puesto urnas donde más de un millón de madrileños le han dicho no al Partido Popular de Madrid, ese que experimenta en nuestra región lo que luego implanta su Partido a nivel nacional.

Desde ese 15M los socialistas hemos recibido insultos y agresiones por estar en la calle con los que defienden lo mismo en lo que nosotros creemos, aquello que construimos durante muchos años de gobierno socialista con acuerdos, con solidaridad, con el esfuerzo de todos y la voluntad inquebrantable de hombres y mujeres de la izquierda. Hemos hecho recorridos enteros de manifestaciones por la educación o la sanidad en las que ciudadanos que igual pisaban la calle por primera vez en su vida nos acusaban de ser iguales al PP, pese a que estábamos allí, con ellos y no en suntuosos despachos de la calle Génova pagados con dinero Gurtel.

Que los socialistas nos equivocamos en el pasado, es un hecho, solo puede equivocarse aquel que Gobierna, aquel que toma las decisiones que considera más adecuadas en cada momento, aquel que afronta los retos con las armas de las que dispone aunque quizá no fueran las idóneas en ese momento. Y como nos equivocamos, la ciudadanía nos mandó a la oposición, pero eso es todo, ahí termina nuestro castigo. En democracia, cuando un Gobierno lo hace mal, sus ciudadanos le mandan a reflexionar una temporada. Fin del drama, del complejo y del flagelo. Toca levantarse y trabajar, con la cabeza alta, sin permitir que nadie nos impida estar en la calle defendiendo nuestros principios y valores. Sin esconder nuestras siglas ni nuestros colores por miedo a una ciudadanía que está peleando por lo mismo que lo hacemos nosotros. Con orgullo de ser socialista y tener detrás 134 años de historia gloriosa.

Yo PSOE.

Hoy es 26s

Publicado en

Anoche me acosté sobrecogida por lo que leía en las redes sociales a cerca de lo que estaba sucediendo en los aledaños del Congreso de los Diputados en Madrid. Lo que desde allí nos transmitían es que miles de ciudadanos enfadados pero pacíficos estaban siendo represaliados por la policía, con una brutalidad impropia de un Estado de Derecho.

Anoche me acosté deseando que todo fuera un mal sueño, que los tweets que hablaban de un periodista que podía quedarse parapléjico fueran fruto de la exageración, que los que contaban que la Policía cargaba sin mediar provocación, que había policías de paisano infiltrados provocando los actos violentos, que se maltrataban ciudadanos de edad como si fueran delincuentes habituales fueran intoxicación de parte.

Anoche me acosté enferma al escuchar a alguno de los míos decir que se sentía acosado en lugar de ponerse del lado del débil, del oprimido, del trabajador, del pobre, del obrero, del manifestante, del sindicalista, de los que hasta ahora habían sido los nuestros.

Y hoy es 26S y amanezco con las imágenes de un mal sueño, que desgraciadamente es una realidad, una sucia y fea realidad. Veo Policías golpeando chicas, ancianos, jóvenes con las manos levantadas, reporteros gráficos. Veo ciudadanos tratando de contener a los que se acercaban a la policía de forma violenta y que son golpeados por los mismos a los que pretendían defender.

Los que me leéis habitualmente sabéis que soy poco sospechosa de pro indignados, perroflautismo, ocupa plazas y demás colectivos que decíanconformaban lo que se llamó el #15M sino más bien de todo lo contrario.

Ya he escrito aquí sobre lo que opinaba al respecto del mensaje criminal que se esgrimió como lema principal de estos “movimientos sociales”: “Todos los políticos son iguales o Psoe y PP la misma mierda es”.

Casi un año de gobierno popular ha puesto de manifiesto cuán diferentes somos los socialistas de la derecha rancia española. Y esto no quiere decir que desde el Partido Socialista no se cometieran errores, que se cometieron muchos y alguno muy grave. Tampoco quiere decir que me guste ni un pelo la Oposición útil o de mano tendida que ha pretendido desarrollar Alfredo Pérez Rubalcaba. Pero de ahí a no darse cuenta de que jamás en democracia sucedieron hechos tan graves como los que está protagonizando el Gobierno de Mariano Rajoy, va una ceguera o una cerrazón interesada que no estoy dispuesta a consentir.

Ayer mucha gente protestaba contra los políticos en general, yo protesto contra los políticos que eliminan los derechos de los trabajadores, que nos quitan la Sanidad, la Educación de nuestros hijos, que nos llaman vagos a los parados, que gritan “que se jodan” en el Congreso de los Diputados, que perdonan a los defraudadores, que no quieren subirles los impuestos a sus amigos los ricos pero que nos fríen a las clases menos pudientes.

Ayer algunos de los que protestaban contra los recortes antisociales a los que estamos siendo sometidos por el Gobierno de Mariano Rajoy, se dieron cuenta que no es lo mismo ocupar una plaza cuando gobierna el Psoe y son tratado con respeto, con tolerancia y con prudencia o cuando gobierna el PP y son apaleados como animales por aquellos que deberían estar al servicio del ciudadano.

Ayer, los que salieron a la calle a reivindicar sus derechos, a pelear por su futuro, a defender el pan de sus hijos, a mi me ganaron para la causa y hoy es 26s y hoy volvemos a la calle.

Convocatorias contra la democracia

Publicado en

Hace ya más de un año escribí una de mis entradas más polémicas, INDIGNADA CON LOS INDIGNADOS, en la que dejaba claro lo que pensaba y pienso del movimiento #15M. Transcurrido el tiempo y vistos los acontecimientos, tengo aún más claro que antes que no me equivoqué con ellos. Una vez desalojados los socialistas de todos los gobiernos autonómicos, municipales y hasta el nacional, el movimiento se ha diluido.

No digo que no hubiera una parte inocente y espontánea dentro del movimiento, pero de lo que estoy convencida es de que los únicos que resultaban y resultan beneficiados de cantinelas como: “todos los políticos son iguales”, “la corrupción es inherente a la política” y demás mantras repetidos hasta la nausea, son el Partido Popular cuyos votantes son inasequibles al desaliento y votan siempre contra viento y marea.

Ahora se cierne sobre Madrid una nueva amenaza. Se ha convocado a través de las redes sociales, no tengo muy claro por quién o quiénes, para el día 25 de septiembre una suerte de asalto a la Cámara Baja con el lema “ocupa el Congreso” somos el 99% y esto es muy grave, gravísimo.

Con una Marcha sobre Roma, en octubre del año 1922, Benito Mussolini llevo a los camisas negras al poder con la inestimable ayuda del Rey de Italia, Victor Manuel III quien encargó al propio Duce formar gobierno.

Quizás, algunos en España añoran los tiempos del dictador, Francisco Franco, aquellos tiempos de extraordinaria placidez en los que se podía salir a la calle sin encontrar delincuencia, solo españoles de bien, católicos, apostólicos y romanos, bien casados y cargados de hijos, trabajadores, mano de obra obediente y callada que ayudaba al sostenimiento de la madre patria.

Quizás, otros, están impacientes porque el Partido Popular termine de desmantelar el Estado del Bienestar y poder hacer negocio con la Sanidad o la Educación, ahora que el círculo virtuoso del ladrillo se ha terminado. Se les hace largo esperar a las siguientes reformas que recorten aún más los derechos de los trabajadores, de las mujeres, de los inmigrantes y quieran acelerar las cosas.

Quizás, los más, no tienen ni idea de lo malo que sería que no existieran la política y los políticos. Creen que el mundo sería mejor si en lugar de elegir a nuestros representantes mediante el sufragio universal nos auto gobernásemos y no se dan cuanta que a falta de política son los mercados, los especuladores, los ricos y poderosos los que deciden por todos nosotros.

Si el sistema tiene fallos, que los tiene, solo hay una manera de corregirlos, desde dentro. Si hay políticos corruptos hay que denunciarlos, juzgarlos y condenarlos. Si nuestra Constitución necesita una actualización después de 30 años de servicio, se buscan los consensos y apoyos necesarios y se cambia. Cualquier cosa democráticamente decidida entre todos es mejor que la mejor de las utopías.

No secundaré convocatorias contra la democracia, jamás. Yo MARCHARÉ SOBRE MADRID el 15 de septiembre en defensa de la Democracia, del Estado del Bienestar, de la Educación y la Sanidad Pública, de la Ley de Dependencia, de los derechos de los trabajadores, de los funcionarios, de los jubilados, de las mujeres, de los homosexuales, de los inmigrantes, de todos nosotros.

Delegación del Gobierno en Madrid

Publicado en

Desde que Cristina Cifuentes, fiel discípula de Esperanza Aguirre fue nombrada Delegada del Gobierno de MariaNO Rajoy en Madrid se ha producido un hecho insólito: con su actitud arbitraria y reaccionaria, ha logrado hacer buena a Dolores Carrión que ejerció el cargo con una arrogancia y una falta de tacto preocupantes.

En Madrid, los ateos no pueden manifestarse en Semana Santa porque ofenden el sentimiento religioso de los católicos, sin embargo, los fascistas, los paquistas, los ultra derechistas, pueden manifestarse el día en que la Final de la Copa del Rey enfrenta a Barcelona y Bilbao.

En Madrid, la policía requisa senyeras e ikurriñas a los aficionados de FC Barcelona y del Athletic de Bilbao, banderas constitucionales de la Comunidad Autónoma Catalana y Vasca, banderas que representan valores recogidos en nuestra Constitución como son una pluralidad de nacionalidades y regiones.

En Madrid, la policía requisa silbatos antes de la entrada de un partido de futbol para que los españoles, catalanes, vascos y madrileños, no expresen libremente su malestar con una institución, la corona, que por anacrónica e injusta, ha sido abolida en la mayoría de Estados del mundo moderno.

En Madrid, la policía requisa pancartas que hagan alusión a un presunto delincuente, defraudador, ladrón y golfo, Iñaki Urdangarín, también yerno del Borbón; y las que hagan alusión al accidente que el Rey de España sufrió estando cazando elefantes en Botsuana mientras seis millones de españoles buscan empleo.

En Madrid, los sindicatos no pueden terminar sus manifestaciones en la Puerta del Sol, como viene sucediendo desde hace años porque molesta a la Condesa de Murillo, así que se finalizan en Sevilla, minúscula isla a unos pocos de metros del destino solicitado.

En Madrid, los indignados no pudieron celebrar el aniversario del 15M acampando en la Puerta del Sol, origen del movimiento, a diferencia de lo que sucedió en Barcelona donde se pactó con ellos un permiso excepcional y limitado a ese fin de semana y donde la ejemplaridad en el comportamiento de unos y de otros fue la tónica.

En Madrid, la policía tiene orden de identificar a todas las personas que integren un grupo mayor de veinte personas porque se necesita autorización para manifestarse: “no me armen corrillos, piernas largas”.

En Madrid, la violencia en las actuaciones policiales durante las concentraciones pacíficas de indignados en el aniversario del 15M nos ha dejado imágenes de policías golpeando con los puños a chicas indefensas aunque para nuestra Cristina eso es un comportamiento moderado de las fuerzas de seguridad del Estado.

De Madrid al cielo se decía en aquella Madrid abierta y cosmopolita, capital de la Movida Madrileña, con Don Enrique Tierno Galván como alcalde tan querido por los madrileños y las madrileñas. Dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor, desde luego, cualquier Madrid pasado, fue mejor.

Incongruencias a cuenta del #15M

Publicado en

Hace una semana escribí una entrada llamada Indignada con los indignados que fue muy polémica y generó un intenso debate aquí y en twitter.

Desde aquel día han pasado varias cosas que me reafirman en mis pensamientos y que ponen de manifiesto que hay mucha incoherencia en las reacciones que suscita el movimiento nacido en Sol.

Por ejemplo, una noche un grupo de indignados porque no se permitan las fiestas del orgullo gay en Chueca, fueron a casa de Ruiz Gallardón, el Alcalde de Madrid a increparle. Éste fue objeto de todo tipo de insultos mientras paseaba a su perro en un claro ejemplo de lo que no se puede hacer.

Como yo ya dije que ir al Congreso a insultar a los Diputados, elegidos por decenas de millones de españoles era una aberración, hoy puedo decir que ir a casa de Gallardón a insultarle es otra aberración. Lo que es incongruente es que los modernos tertulianos que veían genial que se dijera que la Cámara Baja era la Cueva de Alí Babá, vieran fatal que se increpara a Gallardón. Coherencia.

Como cuando se consiente una se tienen que consentir cientos, los indignados de Madrid se dedicaron a insultar, agredir, boicotear las tomas de posesión de los municipios madrileños, incluida la comunidad que creyeron pertinente.

La policía hubo de escoltar a algunos de nuestros compañeros a sus coches, compañeros trabajadores, honrados y decentes como Antonio Miguel Carmona. También hubo de hacer un cordón policial para permitir la salida de los coches de los concejales del Ayuntamiento de Madrid. Y aquí los enrollados contertulios volvieron a pensar que era un derecho ciudadano impedir el normal desarrollo de las investiduras y que la policía era muy malvada por apartarlos de la calle para que salieran los concejales. Coherencia.

Como cuando se inicia una carrera hacia la autodestrucción es muy difícil ponerle freno, los indignados de Barcelona decidieron no permitir la entrada al Parlament de los Diputats en Corts a los que insultaron, escupieron, rociaron con pintura y demás barbaridades. Los Mossos d’esquadra actuaron con contundencia contra este atropello a la democracia. Resultado, ‘o tempora, o mores’, los chupiguays contertulios creen que la violencia es muy mala pero claro las criaturas tienen derecho a impedir los recortes presupuestarios de Artur Mas. Coherencia.

No señores, al señor Mas lo han elegido la mayoría de los catalanes en unas elecciones democráticas en las que todo el que ha querido ha ejercido su derecho al voto para cuatro años. Si no estamos de acuerdo con lo que hace la derecha catalana igual debemos espabilar al meter el voto en las urnas y no lamentarnos ahora de que la cabra tire al monte.

El jueves anterior a las elecciones, Tomás Gómez, entonces aspirante a la Presidencia de la Comunidad de Madrid manifestó su simpatía por las razones de fondo del movimiento #15M y se ofreció para sentarse a escuchar sus reivindicaciones.

El pasado martes, en el debate de investidura de la señora Aguirre Gil de Biedma, donde la Lider-Esa dijo que el #15M era el germen del totalitarismo sin despeinarse ni nada, Tomás Gómez, ya como portavoz del Grupo Parlamentario Socialista propuso crear una comisión para hablar y escuchar a los portavoces del movimiento. Esto si es Coherencia.

La propuesta de diálogo ofrecida por Tomás fue contestada por el portavoz del #15M que acudió anoche al programa Al Rojo Vivo de la Sexta con una negativa y un desprecio que no se lleva muy bien con sus slogans de queremos políticos que nos escuchen, queremos más participación ciudadana… Coherencia.

En el colmo de la dialéctica diabólica, el portavoz de los indignados decía que es muy injusto que por unos pocos violentos se demonice a todo el colectivo. En cambio le parece lo normal que por unos pocos corruptos se insulte a toda la clase política española. Coherencia.

Lo bueno de este mundo moderno es que todo queda registrado y se puede uno retrotraer y ver si la postura defendida por tal o cual persona es coherente.

En estos días de alta volubilidad yo sigo en el mismo sitio que en mayo, comparto la indignación de fondo, las reivindicaciones justas y el soñar con un mundo mejor. Desprecio las generalizaciones, las manifestaciones violentas, no solo físicamente sino verbalmente y el ataque a nuestra democracia que tanto nos costó tener.

De Fracaso y fracasitos

Publicado en

Desde que escribí la entrada “Indignada con los indignados” ando recibiendo multitud de críticas y hasta algún insulto, la mayoría de ellos en el sentido de no asumir la derrota electoral.

Además de comprobar que en España tenemos un severo problema de comprensión lectora, me veo en la obligación de aclarar algunos conceptos a propios y ajenos.

El día 22 de mayo se produjo un Fracaso, con mayúsculas, el del Partido Socialista Obrero Español que perdió en las urnas un millón y medio de votos y que tendrá que asumir que las políticas que se han llevado a cabo desde el Gobierno de España al dictado de las instituciones políticas y financieras europeas, no han gustado a la población.

Ese es el Fracaso rotundo y sin paliativos, hemos perdido todas las Comunidades Autónomas que estaban en liza, hemos dejado de gobernar en la mayoría de los Ayuntamientos, hemos sufrido un revolcón como no se recordaba otro y habrá que asumirlo o nos exponemos a convertirnos en un partido en caída libre.

Pero además de ese Fracaso ha habido numerosos fracasitos que también deberían hacer reflexionar a los que los han sufrido de las razones de los mismos:

  • Izquierda Unida, fuerza política de izquierdas que debería haber recogido todo ese voto descontento con las políticas menos progresistas del Psoe, apenas si ha incrementado un 1% sus votantes y eso es un fracasito. Si además a esto le unimos que por ancestrales odios territoriales están dejando escapar la posibilidad de Gobernar en Extremadura y en unos 100 ayuntamientos, el fracasito, pasa casi a ser fracaso.
  • El movimiento 15m, indignados, acampados en sol o como quieran denominarse que comenzó sus protestas a una semana de las elecciones, casualmente y sin intención de influir en su resultado, también es un fracasito. Si lo que querían era luchar contra el bipartidismo, en lugar de conseguir la entrada de otras fuerzas políticas más progresistas, más cercanas a sus posturas en los gobiernos, lo que han conseguido es el monopartidismo popular nada sensible con sus reivindicaciones.
  • El Partido Popular, que solo ha subido 200.000 votos con la madre de todas las crisis es también un fracasito, pero no por esto sino por su papelón en el tema de Bildu. Ellos que querían evitar a toda costa que los abertzales estuvieran en los gobiernos vascos les han hecho el caldo gordo, han facilitado su victoria electoral convirtiéndoles en mártires de la causa euskaldun.
  • Los políticos de alto standing que se han ido alejando de la realidad, de sus organizaciones, de sus votantes, para acabar tan separados de ellos que unos y otros no se reconocen, son un fracasito.
  • El electorado español que castiga el desacierto en la toma de decisiones políticas del Gobierno con razón, pero que no pide responsabilidad alguna a los corruptos de la trama Gurtel que han arrasado en sus circunscripciones es un fracasito. Cada ciudadano es responsable de lo que hace con su voto, es responsable de ir o no a votar y de elegir con seriedad la papeleta que introduce en la urna, porque de ello puede depender su futuro.
  • Y yo misma soy un fracasito. Estaba convencida de que desde la militancia responsable, el trabajo duro y la lealtad se podía cambiar el mundo, pero quizás no…

twitter-follow screen_name=’martuniki’