Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: 28A

POR QUÉ VOY A VOTAR A CIUDADANOS PARA QUE GOBIERNE CON EL PSOE, SIN SÁNCHEZ.

Publicado en

Ya sé que el voto es secreto y no tendría por qué contar a quién voto y mucho menos por qué lo hago, pero yo soy así de transparente. Aunque si os soy del todo sincera había decidido votar a Ciudadanos pero decir públicamente que me había abstenido, fundamentalmente para ahorrarme la turra que unos  otros me dais. De hecho estoy convencida de que hay mucho voto oculto a Ciudadanos por la misma razón, lo pesados que estáis los del trifachito y los del frente popular, ambos, coñazo de gente sois.

Hecha esta salvedad paso a explicar por qué voto a Ciudadanos. Que os tenga que explicar por qué no puedo votar a Sánchez me parece de juzgado de guardia pero os refresco la memoria: Pedro, en persona, sí, en persona, que lo nuestro es personal, que fuimos juntos al instituto, empezamos a militar juntos en la Agrupación socialista de Tetuán y hemos estado siempre en bandos opuestos en el PSOE de Madrid. Como decía, Pedro en persona se encargó de que me abrieran 2 expedientes disciplinarios, el primero acabó en un año de suspensión de militancia, el segundo consiguió que me fuera diez minutos antes de que me echaran.

Pedro, a través de su jefa de prensa, Maritxa Ruiz Mateos, a la que también conozco desde el 98 de la Agrupación de Tetuán, fue a 13tv donde yo trabajaba como colaboradora autónoma, ganándome el jornal honradamente, a exigir que yo no volviera a ir bajo amenaza de no mandar ningún socialista, de retirar la subvención a la cadena si Sánchez llegaba al gobierno (era el año 2015) y demás plagas bíblicas. Y lo acabaron consiguiendo. También hicieron lo propio en Telemadrid.

Pedro y el entonces su mini yo, Luena, no dudaron en verter toneladas de mierda contra un hombre honrado, como Tomás Gómez, hasta conseguir destrozar su carrera política y a un paso de matarle civilmente, porque decirme a mí quién contrata a un político corrupto en este país. Y así podría seguir con una lista enorme de depurados por el sanchismo, que si no duda en masacrar a los propios, imaginad a los ajenos.

Hay quienes me decís que el PSOE es más que Sánchez, que lo importante es el partido, las siglas, pero os equivocáis, el partido, sus principios y valores, lo encarnan quienes lo dirigen en cada momento y si la filosofía a la que veneran es acabar con el que no piensa igual, masacrar al disidente, premiar al amigo aun carente de talento y colocar a los apoyos aun en puestos para los que no están ni remotamente preparados, pues el PSOE ya no es el PSOE, si no algo que podemos denominar el PDROE y que solo sirve al interés personal del líder.

Hay también quienes me queréis asustar con el malvado trifachito, sin daros cuenta que me da el mismo miedo un presidente socialista en manos de Podemos, el independentismo catalán y las sanguijuelas vascas. Que no sé por qué la derecha española es mala por naturaleza y las derechas catalanas y vascas son gloria bendita.

Y como me da tanto miedo Vox como Podemos, el PP, como el independentismo catalán, la derecha española como la vasca o catalana, quiero un gobierno centrado, de centro izquierda, concretamente. Un gobierno formado por dos partidos constitucionalistas  y que igual es hasta capaz de devolver al PP a posturas de consenso en los temas fundamentales para España como la reforma de las pensiones, la ordenación de competencias autonómicas, el desafío independentista catalán, una reforma fiscal integral, una buena ley de educación… tantas cosas.

Claro, no puedo votar a Sánchez pero tampoco quiero dejar de votar, así que voto aquello que creo que podría conducir a un gobierno del PSOE con Ciudadanos pero sin Sánchez. ¡Eso es imposible! gritáis los unos y los otros, pero nada es imposible en este país de locura electoral en el que vamos de sorpresa en sorpresa. Si Ciudadanos tiene suficientes votos, lo más cerca posible del PSOE, podrá pactar con los socialistas casi de igual a igual, con la fuerza de poder exigir que el candidato no sea Sánchez.

Imaginad que la otra alternativa es que el PSOE estuviera en manos de indepes y bilduetarras, o que Ciudadanos tuviera que admitir un gobierno con el PP y Vox, malo para unos y para otros. Con mi fórmula, el PSOE gobernará y podrá aplicar gran parte de su programa (ya pactó con Ciudadanos 150 medidas en 2016), Ciudadanos podrá presentarse como el que salvó a España de Sánchez y de Vox, punto por la derecha, punto por la izquierda.

¡Pero Sánchez no se irá! Gritáis cargados de justa indignación. Lo sé, a Sánchez lo echarán los suyos cuando perciban que con él se acabó el poder, pero sin él seguirán subidos en la mamandurría por la que no conocen ni a sus madres. No sería el primer líder que sacrifica un partido por seguir en el machito. Si me apuráis, esa es la estrategia que Ciudadanos hubiera debido seguir en Andalucía y hoy les haría estar mejor posicionados en las encuestas, pero eso es llorar sobre la leche derramada y no conduce a nada.

¡Pero Sánchez y Rivera se odia! Ya, ¿creéis que Sánchez e Iglesias se aman? Pero ahí les tenéis, haciendo el paripé de futuros socios electorales porque a ambos les conviene para mantener Falcon y casoplón en la sierra. Nada nuevo bajo el sol.

Me atrevería a segurar que un gobierno en el que no estén ni los ultras de Vox, ni los golpistas catalanes es mayoritariamente deseado por los españoles. Hay encuestas por ahí que dejan clara que esa es la preferencia de la mayoría de los votantes del PSOE, luego no nos engañemos, si España lo vota, los políticos lo harán aunque hoy juren por la gloria de su madre que es imposible.

¡Votad lo que os de la gana, sin miedo, sin odio, sin marcos mentales impuestos por unos y otros! ¡Votad en conciencia! ¡Votad en libertad! y si no os da la gana, pues no votéis, ni estas son las elecciones que acabarán con España, ni vendrá el Armagedon porque os quedéis en casa, ni creo que el lunes las cosas vayan a ser diametralmente opuestas al sábado porque votéis a unos, a otros, o no votéis.

 

 

Anuncios