Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Aborto

FANATISMO ANTIABORTISTA

Publicado en

Desde que el Presidente Rajoy decidiera renunciar a la descabellada idea del Partido Popular de reformar la actual Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, una ley de plazos, moderna y homologable con las de las democracias europeas que nos rodean, recuperando una restrictiva ley de supuestos que volvía a criminalizar a las mujeres que tomaran la dolorosa decisión de abortar y que las obligaba a pasar por un calvario de exámenes y autorizaciones, se ha desatado una especie de esquizofrenia antiabortista que está alcanzando cotas de esperpento inenarrables.

Algunos creemos que el aborto es tolerable en las 14 primeras semanas del embarazo porque en ellas aún no hay un feto sino un embrión, y es en este final del primer trimestre del embarazo en que el desarrollo embrionario lo convierte en un verdadero proyecto diferenciado de ser humano cuando consideramos razonable establecer el límite al aborto legal.

El hecho de que creamos que debe ser legal poder abortar dentro de ese plazo no nos convierte en defensores del aborto, porque sin duda ninguna, cuando una mujer se ve en la obligación de abortar es porque antes han fracasado muchas otras cosas: métodos anticonceptivos, información y formación sobre salud sexual y reproductiva, apoyo social, ayudas del Estado… en fin, que no es una fiesta sino un drama cuyas dimensiones solo puede conocer aquella que se ha visto abocada a pasar por tan terrible experiencia.

Otros creen que la vida comienza en el momento mismo de la concepción y por tanto no están de acuerdo con establecer un plazo en el que el aborto sea legal, salvo con las excepciones de que la madre haya sido violada o el feto tenga importantes malformaciones incompatibles con la vida, o al menos con una vida en condiciones dignas. Esta postura es un tanto inexplicable para mí porque si piensas que hay vida desde el momento de la concepción no debería haber ninguna excusa para acabar con ella, digo yo.

Esta es la postura de aborto cero es la que defienden los defensores de la vida a ultranza, que piensan que no solo no debe permitirse abortar en ningún plazo ni bajo ningún supuesto, sino que tampoco se debe permitir el uso de la llamada píldora del día después porque si ya hay concepción y por tanto habría aborto. Aunque no comparto su postura me parece bastante más coherente que otras intermedias. Eso sí, si te cruzas con uno de ellos y les explicas educadamente tus razones para permitir el aborto legal te llamarán nazi, genocida y otras lindezas.

Finalmente nos encontramos con el caso de los que, como la alcaldesa del PP de Zamora, médico para más inri, piensan que cada óvulo no fecundado es un aborto incipiente (sic) Estos creen que la sexualidad solo tiene sentido con fines reproductivos y por tanto no toleran los métodos anticonceptivos, ni los contraceptivos, mucho menos el aborto. Sin duda son los más beligerantes con aquellos que nos encontramos en las antípodas de su pensamiento ultra conservador.

No es un debate científico porque no se trata de determinar el momento exacto en que existe un ser humano diferenciado y cuándo éste puede vivir independiente de su madre, algo que la ciencia tiene más o menos resuelto, ni siquiera es un debate político porque hay gentes de derechas y de izquierdas favorables y contrarias al aborto, es un debate moral, de lo que para unos es tolerable y para otros una atrocidad y el Estado no puede estar legislando atendiendo a los valores morales de nadie sino que debe establecer un mínimo de consenso sobre un tema tan delicado como la maternidad.

Y eso es exactamente lo que existía en España con relación al aborto, un consenso, una convivencia pacífica de la mayoría que se mostraba conforme con establecer un plazo dentro del cual una mujer pudiera abortar sin necesidad de permisos, tutelas o excusas, con todas las garantías médicas y legales. Y eso es lo que ha comprendido tardíamente el Partido Popular, que a la mayoría social le repugnaba la idea de obligar a ser madres a quienes no deseaban serlo, que les resultaba intolerable la idea de traer al mundo criaturas que no podrían sobrevivir sino unos pocos meses o años sometidas a terribles sufrimiento, que no comprendían por qué teníamos que someternos a los dictados morales de una minoría.

Anuncios

2014 AÑO HORRIBLE PARA EL PARTIDO POPULAR

Publicado en

Este primer mes del 14, número que me encanta desde siempre, no solo porque es mi fecha de nacimiento sino también porque normalmente, al apellidarme con la G, solía ser el 14 en clase durante mi infancia. También hice la comunión un 14 y me fui a vivir con el que fuera mi marido, otro 14, bastantes años después, ha resultado ser de lo peor para el Partido Popular, de lo que nos congratulamos el resto de la humanidad.

Aunque empezaron el año vendiéndonos la visita de Rajoy a Obama, tras dos años de mandato pasando olímpicamente de él, como un éxito, lo cierto es que lo único que se trajo el Presidente del Gobierno de España de allí fue una caja de M&M. A partir de ese momento de euforia y cielos azules de España, a Mariano, los suyos, no hacen más que darle disgustos.

Tenemos al ala ultra de su partido marchándose a VOX, otro partido de centro derecha, dicen ellos, como el PP, pero más rancios si cabe. La última de sus bajas, la de Alejo Vidal Cuadras, que se ha dado cuenta de que su Partido ya no es lo que era justo cuando han decidido que no contaban con él para ir en las listas europeas como los últimos tropecientos años.

Sin haberse ido a VOX, pero quién sabe si no lo hará dentro de un tiempo, Mayor Oreja le ha dicho no a Rajoy, no a encabezar las listas al Parlamento Europeo del PP, no a seguir pastoreándole a aquellos españoles que vivían con el dictador asesino Francisco Franco, tiempos de extraordinaria placidez.

En Madrid, el Tribunal Superior de Justicia ha paralizado los planes de privatización de la Sanidad Pública que se traían entre manos el Heredero de Esperanza Aguirre, Ignacio González y su Consejero de Sanidad, Javier Fernández Lasquetty. Un triunfo de la movilización ciudadana, de la llamada Marea Blanca, de los socialistas de Madrid que hemos participado activamente y desde el primer momento en esta lucha, de los socialistas en general que siempre hemos defendido la Sanidad Pública, gratuita, universal y de calidad que materializó nuestro querido compañero Ernest LLuch, un triunfo, en suma, del sentido común, de la dignidad, de la decencia y del valor.

En Castilla La Mancha, el alto tribunal ha obligado a María Dolores Cospedal –el “de” se lo pone ella que piensa que así queda más glamurosa -a readmitir a 500 trabajadores interinos que había despedido en 2012, en aras a un ahorro que no se aplica ella misma en su jugosísimo sueldo, acusando al Gobierno regional del PP que encabeza de violación del derecho a la libertad sindical consagrada en la Constitución.

Y sigue el culebrón de los papeles de Bárcenas con la contabilidad B del PP que su ex Tesorero, ex Senador, ex Gerente y ex se fuerte Luis, hacemos todo lo que podemos, va entregando en la Audiencia Nacional al Juez Ruz. Obras ilegales en la sede de Génova, sobresueldos en negro a todo hijo de vecino popular, cobro de comisiones a cambio de adjudicación de obra pública a grandes constructoras, fraccionamientos de ingresos para driblar la Ley de Financiación de los Partidos Políticos y demás asuntos turbios en diferido y con forma de simulación.

Me dejo para el final el circo que ha montado el otrora progre Gallardón, hoy reencarnado en Torquemada, con su contra reforma de la Ley del Aborto que no es apoyada en Europa, ni por la familia Lepen y que sitúa a España a la cola de Europa en cuanto a derechos y libertades de las mujeres. Una Reforma que no quieren ni en su propio partido y que está haciendo un agujero terrible a su partido en las encuestas, tanto es así que han decidido guardarla en un cajón hasta que pasen las Elecciones Europeas. Como si las mujeres fuéramos tan tontas como ellos quieren pintarnos en su Ley y nos fuéramos a olvidar un solo día de tan infamante ultraje.

Sí, sin duda alguna, el 2014 no va a ser un año fácil para el Partido Popular, los socialistas vamos a trabajar por ganar las elecciones europeas, por elegir a los mejores de nosotros para encabezar las listas municipales y autonómicas y por abrir a la toda la sociedad de progreso y libertad la elección del que será el Presidente socialista del Gobierno de España en el 2015. Queremos, podemos y debemos.

 

 

Ley del Aborto

Publicado en

La primera vez que escuché hablar del aborto debía tener unos 12 o 14 años. Un familiar llamaba a mi madre para decirle que había dejado a su novia embarazada y que no sabía qué hacer. Ambos eran muy jóvenes, apenas llevaban un par de meses de noviazgo, estaban empezando la universidad y por supuesto no tenían trabajo. Pese al paso de tantos años recuerdo la conmoción que sufrieron todos, la noche entera de discusiones sobre qué hacer, las lágrimas, los gritos y al final la búsqueda de una clínica clandestina donde le practicaran un aborto a la chica.

Aquella vez yo no tuve muy claro qué es lo que estaba pasando hasta que lo asimilé y ya en el Instituto, recuerdo que en las históricas manifestaciones de estudiantes en el curso 86/87 entre otras consignas gritábamos, nosotras parimos, nosotras decidimos mientras uníamos pulgares e índices para hacer un símbolo de la libertad sexual de la mujer, como una reivindicación básica y transversal a cualquier otra que se hiciera en aquellos primeros años de socialismo en los que se despenalizó el aborto.

La Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo del año 85 aprobada por el primer gobierno de Felipe González despenalizaba tres supuestos de aborto: riesgo grave para la salud física o psíquica de la madre (en cualquier momento del embarazo), violación (12 semanas) y malformaciones (22 semanas). Esta concepción del aborto estaba muy condicionada por el momento histórico en que se tomó, demasiado cerca aún de la dictadura, con una Iglesia Católica relacionada con las más altas cotas del poder y una sociedad española pidiendo a gritos libertad. Fue en realidad una liberalización fáctica del aborto con una pátina que calmara conciencias retrógradas.

En el año 2010, el Gobierno de Zapatero decidió modernizar y homologar nuestra norma con la del resto de países de nuestro entorno convirtiéndola en una ley de plazos que despenalizara por completo el aborto durante un número de semanas concretas sin tener que dar para ello excusa alguna. Así nació la Ley Orgánica de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, que además de regular el aborto reunía una serie de medidas para fomentar una sexualidad responsable que redujera a mínimos los casos en los que se llegaba a interrumpir el embarazo.

Con esta norma se terminaba la hipocresía de alegar daños psíquicos en la madre para tener que abortar cuando lo que existía realmente era un embarazo no deseado y la libertad de la mujer para no ser madre si no quiere. El aborto quedaba despenalizado durante las primeras 14 semanas de embarazo sin necesidad de que interviniera ningún tercero que autorizara, ratificara o matizara la voluntad de la mujer, que se elevaban a 22 en casos de graves riesgos para la vida de la madre o el propio feto.

Quizás esta norma hubiera sido admitida pacíficamente si en lugar de llevarse desde el Ministerio de Igualdad por Bibiana Aido, objeto de las iras de la caverna, se hubiera llevado desde el Ministerio de Sanidad como una reivindicación de los profesionales médicos que padecían la falta de seguridad jurídica que propiciaba la anterior norma. Ahí Zapatero estuvo valiente y la derecha reaccionaria salió en manada de sus residencias de lujo del brazo de la Conferencia Episcopal a la calle, lo que llevó al Partido Popular a recoger en su programa electoral del 2011 la derogación de esta Ley del Aborto.

Esta promesa electoral del PP será quizás la única que va a cumplir en esta legislatura porque el Ministro Gallardón, reconvertido de progre a Gran Inquisidor desde su advenimiento al Gobierno de Mariano Rajoy, se ha puesto manos a la obra para retrotraernos a tiempos remotos y oscuros.

Durante estos meses de “debate” de la norma hemos oído tantas barbaridades por parte del Ministro y sus correligionarios acerca del derecho de las mujeres a decidir sobre su vida sexual, sobre su salud reproductiva, sobre su propia maternidad, que tengo el convencimiento de que este tema es una señuelo para distraer la atención de sus votantes y de los nuestros de los verdaderos problemas de España: más de seis millones de parados, empresas que entran a concurso por millares, recortes en Sanidad, en Educación, abandono de los Dependientes, financiación ilegal del Partido Popular desde hace decenios, etc. que no voy a molestarme en comentarlas. Terminaré diciendo algo que no creí que fuera necesario volver a repetir: “NOSOTRAS PARIMOS, NOSOTRAS DECIDIMOS”.

PD. MI COLUMNA DE LOS JUEVES EN DIARIO PROGRESISTA: INTEGRISMO CATOLICO

Qué pretende Gallardón

Publicado en

Desde que el flamante Ministro de Justicia del Gobierno de Rajoy, Alberto Ruiz Gallardón, anunciara que en la retro reforma de la Ley del Aborto, eliminará el supuesto de graves malformaciones fetales como causa legal de aborto, muchas han sido las reacciones al respecto y casi ninguna buena.

Algunos dicen que lo hace para distraer la atención sobre la grave situación de España, con una prima de riesgo a punto de alcanzar el número de La Bestia, 666, pagando unos inasumibles intereses de la deuda casi al 8%, con las instituciones europeas dándonos la espalda y con un Gobierno popular inútil, ineficaz, chulángano y falaz.

Otros dicen que es un guiño a los sectores de la ultra derecha que nunca le han considerado uno de los suyos. Que desde cuando era Presidente de la Comunidad de Madrid le tenían por un progre. De todos es conocida su mala relación con Esperanza Aguirre, sector más rancio de la derecha rancia española.

Yo pienso, sencillamente, que es mala gente. Rajoy le ha nombrado Ministro de Justicia, precisamente el único ministerio que él no quería porque es una cartera poco mediática, donde su ego no puede desarrollarse, figurar, salir en los medios y ser la sal de todas las salsas. Eso le empuja a afrontar una reforma del Código Penal dura, retrógrada, alejada de la realidad de la Unión Europea, conservadora, restrictiva, facha, tardofranquista, injusta, inútil, ineficaz, repugnante y mediática, muy mediática.

Gallardón siempre fue el Gran Impostor, su supuesta progresía era más falsa que las cuentas de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid. Su ambición está por encima de su ideología, si hay que hacerse pasar por moderno, pues se hace, pero ahora está aflorando su verdadera naturaleza. No en vano, su propio padre dijo: “si cree que yo soy facha, espere a conocer a mi hijo Alberto”.

El problema es que, con la ocurrencia de prohibir el aborto cuando existan graves malformaciones fetales, se ha pasado de frenada. Desde todos los sectores con implicaciones en el caso le llueven más que justificadas críticas: médicos, como el neurocirujano infantil, Javier Esparza, que explica aquí los sufrimientos que acarrearía al niño esta decisión http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/07/24/actualidad/1343153808_906956.html o como la carta abierta de esta madre coraje, Merche Negro, con un hijo con parálisis cerebral http://www.eldiario.es/zonacritica/2012/07/22/carta-a-gallardon/ o desde las clínicas especializadas en la interrupción del embarazo que le acusan de criminalizar el aborto http://ecodiario.eleconomista.es/sociedad/noticias/4137284/07/12/aborto-las-clinicas-acreditadas-acusan-a-gallardon-de-criminalizarlo-todo-y-no-aclarar-nada.html o desde las asociaciones de mujeres que están siendo atacadas, criminalizadas, ultrajadas por este Ministro del paternalismo caduco.

En estos momentos, me acuerdo mucho de mi tío Felix, el hermano pequeño de mi abuela, que pese a padecer Síndrome de Down, vivió con nosotros hasta los 60 años. Me acuerdo de mi abuela siempre preocupada de morir ella (le lleva 20 años) antes que él y dejarle solo en el mundo. Me acuerdo de su tía, la Madrina Chon, que fue quién le cuidó cuando su madre murió y que hasta el último día de su vida, atacada por una demencia senil, fruto de sus ochenta y muchos años, decía ¿quién va a cuidar de mi niño ahora? No me acuerdo pero me cuenta mi abuela, como mi bisabuela Tomasa, murió de un cáncer de hígado sin haber cumplido los 60 y con el sufrimiento atroz de dejar a su hijo pequeño, Felix, desamparado.

Cuando me quedé embarazada de mi hija Alba, con 22 años, lo primero que le dije a la ginecóloga es que en mi casa había antecedentes de Síndrome de Down y que yo no quería traer al mundo un hijo así. Se que habrá mucha gente que me diga que son niños maravillosos, cariñosos, que te dan muchas alegrías, lo se, lo he disfrutado en casa, pero también he padecido la angustia, el miedo, la incertidumbre y no la quería para mí.

Nadie está obligado a abortar, no hay una violencia estructural que obligue a las mujeres a interrumpir sus embarazos, pero lo que si va haber si Gallardón perpetra esta barbaridad, es un montón de mujeres, de niños, de hombres, de familias enteras condenadas a una vida de enfermedad, sufrimiento, dolor y muerte.

PIDE AL MINISTRO DE JUSTICIA QUE NO REFORME LA LEY DEL ABORTO http://http://www.change.org/es/peticiones/pide-al-ministro-de-justicia-que-no-reforme-la-ley-del-aborto