Canal RSS

Archivo de la etiqueta: amistad

En memoria de mi amiga SEL

Publicado en

Hoy se ha celebrado el funeral de mi amiga, mi hermana, Sel. Muchos aquí la conocéis bien, otros os habéis perdido el lujo de conocerla. Esto es lo que he escrito y leído en la Iglesia, a petición de su madre.

Me ha dicho mi abuela cuando le he explicado que me habíais pedido leer unas palabras sobre Selina: “Dile a su gente que nosotros lo hemos sentido mucho porque era de nuestra familia también”. Mi abuela tiene 92 años y ese ojo especial para calar a la gente de quien lo ha visto casi todo y supo enseguida que Selina era alguien muy especial.

Me habéis pedido ser breve pero cómo serlo cuando tienes que glosar la vida de alguien tan grande y que ha sido tan importante en tu vida. Podría estar hablándoos de ella horas y no diría ni una mínima parte de lo que hay que decir.

Hay una familia que te toca al nacer y que si tienes suerte, es tan grande y maravillosa como la vuestra, pero los que no hemos disfrutado de esa lotería, sí hemos tenido el privilegio de poder elegir, para formar parte de nuestra familia, como hermana a alguien tan formidable como Sel.

Todos sabéis qué personas tan especiales son Jaime y Pilar y Selina tenía lo mejor de Jaime: su amor por la lectura, por el orden, por la racionalidad… y lo mejor de Pilaruca, su humor, su alegría, su generosidad… Y de ambos un corazón enorme que no le cabía en el pecho y que te hacen dar gracias de poder haberla tenido en tu vida. De haberlos tenido en tu vida.

Es muy difícil explicar lo que ha representado Selina para nosotros porque sin ella igual hoy no estábamos aquí mi santo y yo, juntos, felices. Fue quien más apostó por nosotros, quién más nos apoyó, nuestra cómplice, nuestra tercera parte.

Generosa en sus relaciones, siempre era la mitad que pone otro cuarto y mitad. Sel hizo mejor a todo el que compartió su vida con ella, incluso cuando no lo merecían.

Creo que sí me está viendo ahora, aquí, en la Iglesia, en su funeral, se estará riendo lo suyo. Cuando me decía alguna maldad o se burlaba de mí por algo yo le reprochaba en broma, “el Señor te va a castigar” y ella siempre preguntaba con sorna ¿Qué señor, quién es ese Señor que yo no lo conozco? Si es verdad que las buenas personas van al cielo, amiga, tu debes estar con ese Señor, en un palco de honor allá arriba con buenas vistas a los que aquí abajo nos hemos quedado tan solos sin ti

Pero no estéis tristes porque nosotras, Sel y yo, Sel y vosotros, nos lo hemos comido todo, nos lo hemos bebido todo, nos lo hemos reído todo y nos lo hemos llorado todo. Podíamos haberlo hecho muchos años más, pero poca gente habrá vivido con tanta intensidad y alegría como ella y nosotros con ella.

¡Te queremos y siempre estarás con nosotros María Selina García- Enríquez y todas las hierbas!