Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: campaña electoral

ESTOY DE BAJON

Publicado en

image

No sé si será la primavera, que siempre trae la malvada astenia, o si será la edad, que estoy hecha una cuarentona y se me están dislocando las hormonas. No sé si tendrá la culpa el panorama político español, que es para llorar o emigrar, o ambas cosas a la vez, pero insisto, yo estoy de bajón.

Creo que no es por lo de la pre menopausia porque eso solo me afectaría a mí y noto que el bajón es generalizado. Se nota en Twitter, que la gente no está para nada, que no tenemos ganas ni de sacarnos los ojos, con lo que eso anima las tediosas tardes. Se nota en las conversaciones familiares, que nadie salta por encima de la mesa dando voces y soltando espumarajos por la boca en defensa de su partido, el que sea. Se nota en las tertulias políticas, que nos hacen bostezar a propios y extraños. Y se nota, sobre todo, en mis compañeros de partido que guardan un atronador silencio, un silencio sonoro que decía aquel, que pone los pelos de punta.

Están de bajón los sanchistas porque la crónica de una muerte anunciada está llegando a su fin. Nadie, en su sano juicio, cree que el PSOE mejorará los pésimos resultados del 20 de diciembre que vendieron como históricos, por lo que Pedro no podrá seguir alargando su interinidad al frente de la Secretaría General ni un día más y no tendrá más remedio que convocar el Congreso Ordinario que debía haberse celebrado hace meses.

Que ese Congreso Ordinario no lo va a ganar Pedro Sánchez, es un hecho tan seguro como el que no va a mejorar los resultados de diciembre el 26J, es por ello que el desánimo cunde entre las filas de acérrimos, pero, y esto es lo extraño, también entre los que no lo son.

Estamos de bajón, también, los que nunca hemos querido que Sánchez fuera nuestro Secretario General y los que han descubierto que no lo querían después, todos. Estamos de bajón, digo, porque nos duele el PSOE, nos duele en el alma ver como un error tras otro de la actual dirección federal nos conduce al abismo, pero nada podemos hacer para evitarlo. Valgan unos ejemplos sencillos:

  • Las listas, que Pedro se ha empeñado en que sean las mismas que en junio, en lugar de tomar nota de aquellos lugares en los que no hemos funcionado, analizar por qué, qué nombres suman y qué nombres restan y ponerle solución. Lo de Madrid es el más claro absurdo “sostenella y no enmendalla” que he visto en mi vida.

Habiendo bajado de 10 míseros diputados que conseguimos en 2011 a 6 vergonzantes en 2016, lejos de comprender que inclusiones aventureras como Irene Lozano, conocida por insultarnos gravemente desde la Tribuna del Congreso, una cunera del PSCE, Maritxel Batet, que no ha dudado en volverse a su lugar natural en cuanto le han quitado de encima a su rival, Carme Chacón o la comandante Cantero a la que nadie conoce más causa que la suya propia, Sánchez no dudó en afirmar que repetiría íntegra la lista -casi un minuto antes de que desertara la ex de UPyD-

  • El Comité de Campaña, por primera vez en nuestra historia reciente, ningún miembro de Juventudes Socialistas estará en el Comité de Campaña ¿por qué? Según el ínclito Simancas porque son una organización distinta del PSOE (sic) Se ve que andamos sobrado de voto joven y podemos prescindir de la parte más activa, más dinámica, más valiente y más roja de nuestra ideología.
  • El mensaje, uno de los mayores errores del pos batacazo electoral de diciembre fue afirmar rotundamente que con el PP no se iba ni a hablar, cerrándose una parte del terreno de juego y obligándose por ello a jugar en terreno podemita. Así, lo segundo que ha dicho Pedro, lo primero es que iba a repetir como candidato, simulacro de primarias mediante, es que no iba a hablar con el PP, fuera cual fuera el resultado el 26J, otra vez jugando en un terreno achicado.

Hay quien desde la prensa afirma, muy alegremente, que estamos encantados de que Pedro se la pegue, de que cuanto mayor sea la hostia, más contentos los críticos, ¡qué poco nos conocen! Nada más lejos de la realidad, críticos, como yo, votamos en diciembre PSOE, pese a Pedro Sánchez, pese a César Luena, pese a la defenestración de Tomás Gómez, pese a las purgas en Madrid, pese a mi propio Expediente Disciplinario, y lo hicimos porque nos duele el PSOE más que nuestro propio dolor.

Lo que quisiéramos los críticos, me atrevo a decir que somos la mayoría hoy en el Partido, es que la actual dirección federal nos escuchara, cambiara el rumbo, dejara atrás el sectarismo, las rencillas y las miserias personales y se remangara para trabajar todos juntos en salvar a nuestra organización de un futuro incierto. Que, en lugar de quejarse de la división interna, nuestro Secretario General, entonara el mea culpa y reconociera que el que ha sembrado la semilla de la discordia, de la desunión, es su Secretario de Organización, César Luena, al que no quieren ni gran parte de sus afines, porque ha confundido el orden con el autoritarismo, porque no sabe que el respeto se gana, no se impone.

Lo que quisiéramos los críticos es no tener que serlo, o serlo por cosas menores, que el que tiene el vicio, como yo, de salir a ganar, siempre encuentra cosas que podrían hacerse mejor para llegar aún más lejos, más alto, más rápido, más todo.

Lo que quisiéramos los críticos, de todo corazón, es que hubiera alguna posibilidad de que el PSOE ganara las elecciones el 26J y Pedro Sánchez fuera el Presidente del Gobierno sin malabarismos, sin pactos anti natura, sin sopas de siglas, porque España necesita desesperadamente que los socialistas volvamos a gobernar y, desgraciadamente, esto no va a pasar en junio porque el que tiene la llave que abre la puerta a todo esto no piensa soltarla.

Anuncios

¡QUÉ FATIGA DE RE-CAMPAÑA ELECTORAL!

Publicado en

PSOE

¡QUÉ FATIGA DE PRECAMPAÑA DE LA RE-CAMPAÑA ELECTORAL!

Pues ya se han disuelto las Cortes, se acabó esta Legislatura, como ya vaticinamos algunos que ocurriría, siendo acusados de todo y por su orden, y ya estamos en la precampaña de la re-campaña electoral, ¡qué dios nos asista!

Personalmente afronto esta re-campaña electoral en una difícil situación personal, me encuentro que tendría que pedir el voto y cantar las excelencias del Secretario General que me ha abierto un Expediente Disciplinario por el que me quiere expulsar de mi partido, en el que estoy afiliada antes que él mismo, por discrepar de sus decisiones orgánicas.

Tendría que hacer campaña y defender, al Secretario General que ha presionado a 13tv para que no me llamen en sus tertulias, a través de la responsable de su imagen/comunicación, no sé muy bien qué, amenazando con todos los males del infierno si lo hacen, prometiendo que si no voy yo (ni Corcuera) enviarían al propio Pedro y algunos primeros espadas a ser entrevistados o participar en las tertulias de la cadena, en una palabra, impidiendo que critique leal y libremente su actuación al frente del PSOE en la televisión.

Tendría que decirles a los votantes que aquel que ha destrozado nuestra organización en Madrid, defenestrando al Secretario General y candidato elegido por los militantes, disolviendo su Ejecutiva y el Comité Regional y privando durante meses a la militancia de Madrid de sus derechos estatutarios, por odios personales, por miedo a los rivales o por venganzas gestadas durante una década por oscuros personajes del socialismo madrileño, es el candidato idóneo para dirigir, nada menos, que el Gobierno de España.

Pero al mismo tiempo, sé, que solo el Partido Socialista Obrero Español puede revertir estos, ya casi 5 años (gracias Pablo I), de desgobierno del PP. Que hay una manera de salir de la crisis sin dejar atrás al 25% de parados, al millón ochocientos mil hogares sumidos en la miseria energética, al 30% de niños que viven bajo el umbral de la pobreza, a los dependientes que no están cobrando aquello a lo que tienen derecho por Ley, a los mayores que han dejado de tomar sus medicamentos porque no pueden hacer frente al copago farmacéutico mientras ayudan a sus hijos y nietos en paro, a las familias que están siendo desahuciadas sin una solución habitacional alternativa, a las decenas de miles de universitarios que se han visto obligados a abandonar sus estudios porque no pueden pagar las desorbitadas tasas de matrícula, a los centenares de miles de españoles que están teniendo que emigrar para procurarse un futuro digno… y que esa manera de salir de la crisis luchando contra las desigualdades se llama Partido Socialista Obrero Español.

Así que no pediré el voto para Pedro Sánchez Castejón, el peor Secretario General que hemos padecido los socialistas, desde el advenimiento de la democracia y posiblemente, en toda nuestra historia centenaria. No aplaudiré sus propuestas ni ocurrencias, no retransmitiré sus mítines, no agitaré los pompones ante sus actuaciones, no seré tan hipócrita, porque eso es algo que ni vosotros ni yo misma me podría consentir.

Pero sí pediré el voto para el Partido Socialista Obrero Español, que existía mucho antes de Sánchez y que, afortunadamente, seguirá existiendo, dentro de un par de meses cuando él ya no sea su máximo dirigente. Pediré el voto para el partido de hombres y mujeres que están gobernando sus Comunidades Autónomas desde el socialismo, la lucha contra las injusticias sociales y contra los recortes impuestos por el todavía desgobierno de Mariano Rajoy, pediré el voto para el Partido de Susana Díaz, de Guillermo Fernández Vara, de Emiliano García Page, de Javier Fernández, de Javier Lambán, de Ximo Puig, de Patricia Hernández, de Francina Armengol.

Pediré el voto para el Partido de Felipe González y Alfonso Guerra, de José Luis Rodríguez Zapatero y Carme Chacón, de Alfredo Pérez Rubalcaba y Elena Valenciano, de Tomás Gómez y de Maru Menéndez, de Juan Carlos Rodríguez Ibarra y José Bono, de Pepe Griñán, de Eduardo Madina, de Antonio Miguel Carmona, de Pablo Sánchez, de Mariano Beltrán, de César Calderón, de Moisés González, de José Ramón Gallego, de Javier de los Nietos, de Ricardo Domínguez, y por qué no, de Martu Garrote, y de mi marido, y de mi madre, y de tantos y tantos que durante 137 años han escrito nuestra gloriosa historia. Te pediré que votes PSOE porque está plagado de hombres y mujeres valientes, comprometidos, luchadores, incansables, sabedores de que hemos hecho cosas mal, pero hemos hecho muchísimo bien y de que no hay ninguna razón para que no volvamos a hacerlo.

¡VOTA PSOE!

Reflexiones pedantes de campaña

Publicado en

Estas elecciones generales que se nos viene encima van a tener el dudoso honor de, según dicen los emergentes y sus palmeros mediáticos, acabar con el bipartidismo. Yo me preguntó qué coño de bipartidismo teníamos si desde el 2011 el Partido Popular gobernaba el país, la gran mayoría de las Comunidades Autónomas y todas las grandes ciudades de España. Pero en fin, que sí, que vamos a acabar con el bipartidismo y tal.

Lo que quieren decir es que por primera vez, parece, y digo bien, parece, que hay más de dos partidos con opciones de gobernar. La verdad es que yo creo que sigue habiendo dos grandes partidos, PSOE y PP, que obtendrán más de la mitad de los escaños y dos partidos medianos, Ciudadanos y Podemos, que podrán ser llave de gobierno si consiguen sacudirse el espíritu naif con el que se han presentado a la campaña electoral. Además no podemos olvidarnos de los pequeños como IU y de los nacionalistas, que pueden tener mucho que decir.

Ante esta compleja situación, el panorama el día 21 de diciembre va a ser apasionante, para los que nos gusta la política, pero muy confuso para el común de los mortales. Máxime si tenemos en cuenta que la mayoría de la gente que anda discutiendo sobre pactos electorales aún confunde términos básicos como gobernar con una mayoría absoluta, gobernar en minoría con pactos puntuales o gobernar en coalición con otro partido.

Hay gran confusión con este rollo de dejar gobernar a la lista más votada o, como dice el PP, hacer un pacto de perdedores. Pero hay que aclarar a la gente que en España tenemos un sistema Parlamentario y que no gobierna quien gana las elecciones sino quien suma apoyos suficiente para ser nombrado Presidente. Y que se puede ser Presidente con el apoyo o con la abstención de otros y que eso no supone ni que apoyen tus políticas ni que vayan a votar que sí a tus propuestas, solo que te dejan ser investido.

Si a esto le unimos que los que se supone serán llave de gobierno, o como se decía en mis tiempos, partido bisagra, Podemos y Ciudadanos, ya andan asegurando que no entrarán a formar parte de ningún gobierno de otros y que ni siquiera apoyarán la investidura de un candidato que no sea el que ellos mismos han presentado, el panorama se presenta complicado para aquel que gane las elecciones y trate de formar gobierno.

Estoy convencida de que tanto unos como otros andan locos entrar en un Gobierno en el que serían decisivos para la toma de cualquier decisión, pero que temen que decirlo les reste votos en este momento o devuelva votos a sus dueños naturales, cualquiera de los dos grandes. Por eso asistimos a esta ceremonia de la confusión en la que todos los candidatos se ven Presidentes del Gobierno de España y niegan pactos con ninguna otra fuerza política en caso de no serlo, lo que haría casi imposible que esta legislatura llegara a término.

Los socialistas tenemos experiencia en gobernar en solitario, como hizo Felipe González con sus mayorías absolutas o con un socio de gobierno, con CIU en la última legislatura; y también tenemos experiencia en gobernar en minoría con pactos puntuales, lo que se llamó la geometría variable de los gobiernos de Zapatero, e incluso de gobernar en coalición, como hizo en la pasada legislatura Susana Díaz con Izquierda Unida en Andalucía, por ejemplo.

Hará falta mucha inteligencia, mucha generosidad y mucha paciencia para afrontar los importantes retos que se le presentarán a quien gobierne España después del 21 de diciembre. La campaña electoral de infantilismo, ataques personales, formas extravagantes, discursos grandilocuentes y muy poca propuesta seria, tangible y cuantificable, no me dan demasiadas garantías de que lo anterior vaya a ser posible.

Espero equivocarme, por el bien de los millones de parados, de los millones de niños en el umbral de la pobreza, de los millones de jóvenes sin empleo y sin futuro, de los millones de trabajadores pobres, de los dependientes abandonados, de los desahuciados, de los que llevan cuatro años sufriendo los brutales recortes del PP y que no necesitan otros cuatro años más de derecha, ni vieja, ni nueva.