Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Casa Real

La agenda del Rey

Publicado en

A raíz del accidente sufrido por el Rey de España en una cacería en Sudáfrica se ha desatado el debate sobre la institución monárquica en nuestro país, las obligaciones del regente y si es el momento de abdicar en su hijo o no.

Ya he dicho en muchas ocasiones que soy republicana. Tengo ciertas simpatías por el Rey de España, sobre todo por su papel en la Transición y en el Golpe de Estado que Tejero intentó el 23 de febrero del 81 pero eso no me hace idealizarlo.

La Casa Real española recibe una asignación de los Presupuestos Generales del Estado, es decir, de lo pagado con nuestros impuestos por todos los españoles de 8,26 millones de Euros en este año 2012 –un 2% menos que en años anteriores-mientras que la Sanidad y la Educación pública, la de todos nosotros, está sufriendo brutales recortes.

A los que hablan del gran papel de la corona en la representación de España, a los que me cuentan la milonga de que el Rey es un gran Jefe de Estado y que es mejor eso que tener un representante electo como sucedería en una república, solo puedo contestarles que con lo que cobran ya pueden ser buenos, no, buenísimos.

A los que dicen que el rey se ha pagado el viajecito de marras a cazar elefantes con su dinero privado yo les pregunto ¿qué dinero privado? El Rey no tiene más oficio que ser Rey, las 24 horas del día, ni más ingresos que lo que le damos todos los españoles en su asignación anual, luego no hay tales fondos privados.

Si no fuera por esos dineros que tan generosamente le da el Gobierno a la Casa Real, el Príncipe no se podría haber construido una chabola de 6.000 m2. Si amiguitos, para cuatro que son en casa ahora, contando a Leticia y las niñas, 6.000 m2.

Si no fuera por la asignación de más de ocho mil euros que reciben los Borbones, Leticia no se podría haber operado la nariz, ni aprendido a esquiar. Ni veranearían todos ellos dándose alegres chapuzones en un pedazo de yate, cuyo nombre Bribón, tiene su aquel.

A cambio de vivir en Palacios, veranear en yates, llevar los niños a coles privados, esquiar, viajar por todo el mundo alojándose en los mejores hoteles, es decir, pegarse una vida a cuerpo de rey, los miembros de la Casa Real no pueden hacer lo que les salga de sus reales pelotas.

Si tuviéramos un Jefe del Estado, Presidente de la República, por ejemplo, elegido cada x años por los ciudadanos, sus actos serían escrutados y fiscalizados por la opinión pública y en caso de no ser los más adecuados, en la siguiente cita electoral, elegiríamos a otro, como hacen, por ejemplo, en Francia.

Pero un Rey no es responsable legal de sus actos, no es políticamente elegible ni cesable y por tanto nos tenemos que comer con patatas todos los paganinis que se divorcien, que sean imputados por robar a espuertas de la Hacienda Pública, que tengan amantes, que se den escapaditas a cazar elefantes y cuantas barbaridades se les antojen a sus reales majestades.

Decía ayer Tomás Gómez y decía bien, que si el Rey no está por la labor de comportarse como su cargo requiere debe abdicar y así tendrá todo el tiempo del mundo para disfrutar de sus excéntricas y deleznables aficiones como la de cazar elefantes.

Digo yo más, ha llegado la hora de plantearnos en España si queremos seguir manteniendo una figura tan anacrónica como es la monarquía, campechana o no, o nos planteamos instaurar una República con Jefatura del Estado o no, que hay que ahorrar y el Presidente del Gobierno puede también representar al Estado, como es el caso de los Estados Unidos de América.