Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Cataluña

YO NO ME VISTO DE BLANCO

Publicado en

psoeYo no me visto de blanco, no, yo siempre voy vestida de rojo, de rojo PSOE, Partido Socialista Obrero ESPAÑOL. De ese rojo que no pienso quitarme para parecer de la izquierda auténtica, de los ideales que hoy son de abajo, ayer comunistas, anteayer socialdemócratas, siempre suyos (de lo de ellos, de lo que les viene mejor en cada momento).

Como mucho, estos días, y en vista de la deslealtad del Govern catalán con el Estado español, con la Constitución española, con la soberanía nacional del pueblo español, con las instituciones españolas, con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado españolas, puedo añadir a mi rojo socialista una franja gualda, que no nos olvidemos de que además de Socialistas somos ESPAÑOLES.

Por España, para hacer de España un lugar mejor donde los trabajadores pudieran alcanzar una vida digna, con derechos laborales, con salarios que no fueran de miseria, con educación para sus hijos, con protección de su salud, con todas esas cosas de las que  hoy disfrutamos como si hubieran caído del cielo, se decidió nuestro fundador, Pablo Iglesias, a  la creación del PSOE, Partido Socialista Obrero ESPAÑOL.

Por España, para defender a la República, a las instituciones del Estado Español, al pueblo de España, los socialistas nos mantuvimos leales y firmes en contra del alzamiento militar del golpista Franco. Y lo pagamos caro: muerte, cárcel, represión, exilio…

Por España, los socialistas trabajamos en la clandestinidad y en el exilio, con la ilusión de devolver a los españoles la democracia, la libertad, la dignidad perdida durante 40 años de dictadura y ostracismo. Y por España, los socialistas formamos parte activa de la Transición, para que los españoles tuvieran una Constitución que fuera garantía de paz, de libertad, de igualdad, de prosperidad, de convivencia…

Y lo hicimos todos los socialistas, los madrileños, los catalanes, los andaluces, los vascos, los castellanos, viejos y nuevos, los navarros, los gallegos, los asturianos, los murcianos, los extremeños, los canarios, los baleares, los valencianos, los aragoneses, los riojanos, los cántabros, todos, porque éramos Socialistas, Obreros y ESPAÑOLES, con nuestras singularidades, unas recogidas en la propia Constitución y otras sentidas y vividas por cada uno como nos daba la gana.

Así que no, no me despojaré del rojo para vestir el neutral blanco porque no, no creo que haya un conflicto entre dos partes iguales en el que tengan que mediar los ángeles. Creo que hay un Govern golpista, desleal y traicionero que ha llevado a su Comunidad Autónoma al borde del abismo, que ha enfrentado catalanes entre sí y a su vez con el resto de españoles, que ha provocado la huida de grandes  pequeñas empresas empobreciendo a sus administrados y que nos ha puesto a todos los españoles en una situación insoportable.

¿Quiere eso decir que me parece bien lo que ha hecho y hace el Gobierno del PP? No. Creo que Mariano Rajoy en particular y su partido en general, son culpables de dejar que un problema de hace décadas se pudra y emponzoñe hasta límites insospechados.  Y más aún, creo que, interesadamente, se hicieron campañas de agravio hacia los catalanes como forma de afianzar el voto en el resto de España. Pero eso no justifica el golpe de Estado que han protagonizado los Puigdemont, Junqueras, Forcadell, Turull y demás.

Anuncios

¡NO SE NEGOCIA CON GOLPISTAS!

Publicado en

Compañeros y compañeras del PSOE que andáis acomplejados por defender la Constitución de la que fuimos principales artífices y casi únicos defensores (os recuerdo que el germen del PP, Alianza Popular, promulgó la abstención y hasta el no a la Carta Magna y fuimos la izquierda quienes tiramos del carro) no se negocia con golpistas. Socialistas, con y sin carné que os dejáis engañar por los que señalan a la democracia mientras perpetran un golpe de Estado en Cataluña perfectamente planificado, no se negocia con golpistas. Progres variados que os llenáis la boca de diálogo y os escandalizáis porque los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado cumplan con el mandato judicial y hagan cumplir la legalidad vigente, tengo algo que deciros ¡NO SE NEGOCIA CON GOLPISTAS!

La semana pasada, los Puigdemont, los Turull, las Forcadell, los Junqueras, dieron un golpe de Estado en el Parlament, promulgando una Ley de Independencia que el Tribunal Constitucional ya ha dicho que no tiene encaje en nuestro ordenamiento jurídico, que además no respeta ni el Estatut de Cataluya que los propios catalanes votaron como norma de convivencia, no respeta las normas de su Cámara, pensadas para que una mayoría no cualificada no pueda imponer al todo su voluntad, amordaza a la oposición (que no olvidemos tuvo más votos que el independentismo en las elecciones “plebiscitarias”), no escucha a su propio Consell jurídico y es una vergüenza internacional.

Entonces, ya debieron ser puestos a disposición judicial, pero no, decidimos esperar y apelar al diálogo con quienes ya habían decidido romper el orden constitucional y salirse de las normas de convivencia pacífica de todos los españoles, catalanes y no catalanes, independentistas y no independentistas. No comprendimos que una vez decidido que, sin legalidad, sin garantías, sin el más mínimo respeto a la democracia, se iba a celebrar un referéndum ilegal (aunque fuera usando viejas y niños como escudos humanos) ya no valían las palabras, había que pasar a los hechos.

Después hemos visto cómo se trataba de impedir por todos los medios, unos pacíficos, otros violentos, todos ilegales, que la Policía y la Guardia Civil (los Mossos a las órdenes del desleal Trapero ni estaban ni se les esperaba) cumplieran con un mandato judicial: evitar la celebración de un referéndum declarado inconstitucional por el alto Tribunal. Se han sacado de quicio los incidentes, que sin duda los hubo y alguna que otra extralimitación de los que se encontraron en situaciones límites en el cumplimiento de su labor. Recuerdo a los lectores que levantar los brazos mientras se delinque o se entorpece la acción de la justicia, no da patente de corso para seguir delinquiendo.

Lo último que nos faltaba por ver es que en las últimas horas se esté acosando en sus hoteles a los funcionarios públicos, los guardias que el Estado ha enviado a proteger a los catalanes de los sediciosos, a la legalidad de los que tratan de imponer su voluntad, a los leales a la Constitución de los desleales con todos los españoles y al estado de derecho de los golpistas. Y mientras la población catalana que no es independentista, que se siente española, o andaluza, o murciana, o madrileña, pero que no está de acuerdo con el totalitarismo que destilan sus vecinos. Esos catalanes que descuelgan banderas españolas de los ayuntamientos, hacen caceroladas para que no descansen los guardias e imponen una huelga patronal o gubernamental a quienes quieren seguir viviendo, trabajando y siendo España, esa parte de Cataluña no independentista, sintiéndose sola y desamparada, pasando pena y miedo, mucho miedo.

pactos-de-moncloa

Lo primero que hay que restablecer en Cataluña es la legalidad, el ordenamiento jurídico, el orden constitucional, porque fuera de él solo hay barbarie. El Estado no puede consentir que los golpistas se salgan con la suya porque eso romperían el propio sentido del Estado. Una vez los responsables de la comisión de tan gravísimos delitos sean apartados de la vida pública, solo queda EL DIÁLOGO, pero no solo con Cataluña sino entre todos los españoles. Un diálogo como el que nos llevó hace 40 años a la democracia y la libertad bajo el amparo de la Constitución.

Diálogo entre el pueblo español, todos los españoles y españolas, residan en la Comunidad Autónoma donde residan, con lealtad a las instituciones españolas, sin imposiciones de unos sobre otros, sin privilegios ancestrales, sin españoles de primera y de segunda, sin agravios comparativos. Diálogo sí, pero no con golpistas.

Termino este escrito escuchado el mensaje del Jefe del Estado que comparto plenamente.

 

¡ESPAÑA ES UN PAÍS MARAVILLOSO!

Publicado en
¡ESPAÑA ES UN PAÍS MARAVILLOSO!

En estos días estamos asistiendo a uno de los momentos más difíciles de España, con la insoportable presión del independentismo catalán llevada a su máxima expresión ayer con la celebración del referéndum ilegal y la torpeza en la respuesta, no solo del Gobierno, que lo fue y mucho, sino, en general, de todo el arco parlamentario español.

Como en cualquier guerra, y esta lo es, la primera víctima es la verdad. Se ha mentido sobre quién y cómo podía votar, se han elevado las cifras de heridos que ni en Kosovo, se ha asegurado contar con la mayoría silenciosa, se han denunciado abusos que no han existido, se ha afirmado contar con una legalidad de la que no se disfruta y, la mayor de todas, se ha convencido a una parte de la población de que esto no iba de INDEPENDENCIA, sino de DEMOCRACIA, como si los que promueven, pagan y amparan este referéndum no fueran independentistas…

Pero, cómo convencer a una parte de la sociedad catalana que está luchando por un sueño, una utopía, algo tan heroico como librarse de la derecha española y vivir en la bucólica república independiente, pacífica, rica, decente, grande y libre catalana, con la frialdad de los datos, de los hechos objetivos, como que su independencia supondría la salida de la Unión Europea, la pérdida del 80% de sus exportaciones (que son al resto de España), que no podrían financiarse ya que los mercados han calificado la deuda catalana de bono basura, en resumen, un mal negocio.

Habría que explicarles que España es un país maravilloso, pero para hacerlo, para que Rajoy o cualquiera de sus compañeros de Gobierno pudieran hacer sentir a los catalanes que realmente merece la pena  seguir juntos en este maravilloso país llamado España, primero tendrían que sentirlo ellos mismos. He dicho sentirlo, no envolverse en su bandera y hacer como que lo sienten mientras llevan su dinero a paraísos fiscales, desmontan el Estado del Bienestar que mejoraba la vida de los españoles y enfrentan a territorios en una competencia fiscal que acaba con la solidaridad interterritorial.

Pero no quiero hablar de política, quiero hablar de España, un país que hace 40 años, a la muerte del dictador, supo perdonar, que no olvidar y mirar al futuro juntos. Ese es mérito de los vencidos, mucho más que de los vencedores, que renunciaron a cobrar venganza, a devolver los agravios sufridos durante la dictadura y decidieron que juntos podríamos construir un futuro para las generaciones venideras. Y así lo hicimos, salimos del ostracismo y entramos en Europa y aprovechamos la generosidad de los Fondos de Cohesión para hacer crecer el país, para tratar de igualar territorios, para que no hubiera españoles de segunda y de tercera…

Y desarrollamos un Sistema Sanitario en el que a nadie se deja atrás, que es la envidia del mundo, que usan como modelo para tratar de tener uno propio, grandes potencias como Estados Unidos de América. Y somos líderes mundiales en donación de órganos, porque somos un pueblo generoso que pensamos en los que tenemos alrededor. Y tenemos unas unidades de élite que acuden a cualquier lugar del mundo donde se nos necesite cuando hay un incendio o un terremoto poniendo sus propias vidas en peligro. Y tenemos unos Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que son requeridas en conflictos internacionales para ayudar a construir la paz y la democracia.

Y organizamos unos Juegos Olímpicos, que no solo colocaron a Barcelona en el mundo, sino que fueron los mejores hasta la fecha y que marcaron un antes y un después en el olimpismo. Y tenemos grandes deportistas de reconocido prestigio en el mundo, que llevan el nombre de España y sus colores a lo más alto allá donde compiten. Y somos los mejores en muchos deportes de equipo, donde colaboran nacidos en todos los puntos del país.

Y derrotamos juntos a ETA, unidos frente al terrorismo y al horror en el pasado, como ahora lo estamos frente al yihadismo o cualquier otra forma de violencia que nos quieran imponer. Contra los unos y los otros hemos salido a la calle sin preguntarnos de qué territorio era la sangre derramada, ni dónde había nacido el que clamaba a nuestro lado con el mismo dolor que nosotros mismos.

España es un lugar maravilloso que perdería una parte esencial de ella misma si Cataluña se independizara, pero es que Cataluña perdería aún más si dejara de formar parte de este gran país que es España. Juntos hemos hecho grandes cosas y nos quedan otras muchas por hacer, como luchar contra los corruptos de aquí y de allá, recuperar los derechos y libertades perdidos con la excusa de la crisis, ampliar el Estado del Bienestar, construir una Europa de ciudadanos y no de capitales… tantas cosas.

UN EJERCICIO DE CIENCIA FICCIÓN, O NO.

Publicado en

La cosa catalana está que arde. Los independentistas han optado por la secesión, pasándose por el arco del triunfo la Constitución, el Estatuto de Cataluña y todo el marco legal vigente en España. El Partido Popular ha decidido que este es un tema mucho difícil y muy difícil y que mejor se encargue el Tribunal Constitucional que son gentes de bien que han estudiado mucho. El PSOE acaba de anunciar que el jueves presentará en el Parlamento español una propuesta para que se cree una Comisión Parlamentaria de reforma territorial, pero que aún no lo ha hablado con nadie, que se lo va a comentar esta tarde a Rajoy y luego al resto de líderes de las otras fuerzas. Podemos está inmerso en una batalla interna por su posición frente al 1 de octubre. Y Ciudadanos lo tiene claro, legalidad vigente y nada más.

A la vista de la firme determinación secesionista y el guirigay en la respuesta de los constitucionalistas, hoy me ha dado por pensar qué pasaría en el panorama político español sin Cataluña. En concreto, cómo quedaría el Parlamento, sede de la soberanía nacional de lo que quedara de España si los catalanes dicen adiós. Y, aunque es un mero ejercicio de ciencia ficción, primero porque veo inviable una salida de Cataluña de España y segundo, porque de producirse, habría que cambiar el reparto territorial de escaños, pero vamos allá.

ELECCIONES 2016

En el PARLAMENTO ESPAÑOL hay 350 ESCAÑOS, de los cuales DIPUTADOS CATALANES son 47, con el siguiente reparto entre los partidos de implantación nacional:  EL PSC 7; EL PP 6; CS 5. ECP 12.

SIN LOS CATALANES, el Parlamento español solo tendría 303 diputados, por lo que la MAYORIA ABSOLUTA quedaría fijada en 152 señorías. La aritmética parlamentaria, con los resultados del 26J, restando los obtenidos en Cataluña por cada partido, sería la siguiente:

  • PP 131
  • PSOE 78
  • CIUDADANOS 25
  • PODEMOS 59

No hay duda de que el partido más damnificado sería Podemos, que perdería sus parlamentarios de En común Podem, nada menos que 12, quedándose con tan solo 59 diputados (no entro a valorar el asunto Compromís, o Mareas gallegas, que eso da para un libro).

Con unas sencillas sumas, para configurar una mayoría de gobierno en el Congreso, que ya hemos dicho que el límite de la mayoría absoluta quedaría fijado en 152 diputados, podrían ser las siguientes:

  • PP + CIUDADANOS 156
  • PSOE + CIUDADANOS 103
  • PSOE + PODEMOS 137

Parece que solo la derecha se vería beneficiada, al menos sobre la ficción de los números, de una salida extemporánea de Cataluña de España porque junto con Ciudadanos tendría la mayoría absoluta, sacudiéndose el yugo del PNV, que le ha sacado el tuétano para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

Las fuerzas de progreso, salvo que fueran capaces de superar sus recíprocos vetos, algo inviable mientras Iglesias y Rivera no lo remedien, no sumarían ni por el centro izquierda, ni por la izquierda más radical, quedando los españoles condenados a ser gobernados por la derecha, una vez más.

Sería muy osado, a raíz de este ejercicio de ciencia ficción parlamentaria, extraer conclusiones sobre las actitudes, o falta de ellas, frente al llamado “procés” de unos y otros, pero da que pensar.