Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Comunidad de Madrid

El Holandés Errante

Publicado en

Ayer, Iñigo Enriquez de Luna, Consejero de la Comunidad de Madrid, se refirió a Tomás Gómez, Portavoz socialista en la Asamblea, como el Holandés Errante, para hacer una gracieta a costa del origen humilde de nuestro Secretario General. Tomás Gómez nació en Escheden, Holanda porque en los años 60 sus padres emigraron de España, como tantos otros, huyendo del hambre y la miserias que asolaba los pueblos y ciudades de la España del tardofranquismo, en busca de un futuro mejor para ellos y para sus hijos.

Allí trabajaban y mal vivían con lo mínimo para poder ahorrar y volver un día a España. Por ejemplo, su madre trabajaba en una fábrica en la que había un aseo para holandesas y otro para españolas… Así de humillantes y duras eran las condiciones en las que nuestros compatriotas se ganaban la vida. Allí nació Tomás Gómez pero solo vivió con sus padres un par de años porque padecía de asma y el clima húmedo y frío ponía en riesgo su vida, por lo que sus padres decidieron dejarlo en España al cuidado de su abuela.

No puedo imaginar el dolor de esa madre abandonando a su hijo de apenas 2 años, a su primer hijo, a ese pequeño Tomás de ojillos verdes que casi no andaba, en brazos de su abuela, sabedora de que miles de kilómetros los separarían durante meses, lo más seguro años. Sin la posibilidad de coger un avión y venir a verle, ese era un lujo fuera de su alcance. Sin teléfonos móviles, ordenadores, webcam ni cualquier otro invento moderno que aliviara un poco la ausencia. ¡Qué dolor para una madre que se vuelve a Holanda sin su bebé, precisamente para que su hijo, ese hijo que tiene que dejar atrás, tenga un futuro.

Mientras, en Madrid, nace Iñigo, hijo de la Marquesa de Villablanca. Desde pequeño está rodeado de lujos y comodidades. Su madre no sabe lo que es pasar hambre, frío o la humillación de no poder compartir retrete con otras mujeres porque es una inmigrante. Su madre solo se separará de él para dejarlo en los brazos de la tata de turno, igual filipina como le gustan a su compañera de filas, Lucía Figar. Su madre podrá darle un beso de buenas noches y le escuchará decir sus primeras palabras y le comprará juguetes y las mejores ropas y le llevará a buenos colegios de pago.

Ahora, 40 años después y gracias a los buenos gobiernos socialistas de Felipe González que generalizó la Educación Pública de calidad acariciando la tan ansiada igualdad de oportunidades, el hijo de la emigrante y el hijo de la marquesa se encuentran cara a cara en la Asamblea de Madrid. Uno es economista y portavoz de la oposición socialista, el otro abogado y Portavoz del Partido Popular. Y es en este momento cuando el marquesito hace gala del clasismo y la arrogancia que ha mamado desde la cuna y para burlarse o despreciar al hijo de unos emigrantes se refiere a él como el Holandés Errante.

No somos iguales, está claro que no podemos ser iguales. Nosotros hemos visto a nuestros padres dejarse la piel por nosotros, unos emigrando, otros pluriempleados, pagando todo a plazos, sacando de aquí y de allá. Nosotros hemos heredado la ropa de nuestros hermanos, hemos veraneado con los abuelos, hemos pasado frío y usado una bata para ayudar al exigüo calor que daba una catalitica. Y sobre todo hemos aprendido educación y respeto hacia nuestros mayores. Ellos tienen rancio abolengo, pedigrí, títulos nobiliarios, marquesados, baronías, muchachas de servicio, chóferes, colegios de pago y cualquier cosa que se les antojara. Y han aprendido de sus mayores el desprecio hacia los que no son de los suyos como puso de manifiesto ayer Iñigo Enriquez de Luna, hijo de la marquesa de Villablanca.

De repente me acuerdo de ESTO