Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: congreso de los diputados

PATXI LOPEZ, PRESIDENTE DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Publicado en

Hoy, martes 12 de enero de 2016, un acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos, ha dado la presidencia del Congreso de los Diputados, al socialista Patxi López, el que fuera Lehendakari en el momento de terminar con el terror de ETA. El PP, no ha participado de este pacto, repito, el Partido Popular no ha participado de este acuerdo entre socialistas y ciudadanos.

Lo que ha hecho Mariano Rajoy, muy astutamente, es abstenerse de presentar a su propio candidato, ya que, al no contar con apoyo de ninguna otra fuerza política, perdería la votación y el socialista sería elegido por mayoría simple en segunda votación. De esta manera, se evita el espectáculo de debilidad en que le deja su soledad en la Cámara y, de paso, siembra dudas sobre su ansiada gran coalición.

Pactar la mesa del Congreso no significa pactar Gobierno, tenemos el antecedente muy cercano de Valencia, donde el PSOE pactó la Presidencia de las Cortes Valencianas con Ciudadanos pero pactó el Gobierno con Compromís y Podemos. Pactar la mesa del Congreso permite que arranque la legislatura y que se puedan presentar iniciativas, de hecho, mañana mismo, los socialistas presentarán 15 medidas urgentes, fundamentalmente en materia de políticas sociales, porque los españoles no pueden seguir esperando a que se forme un Gobierno.

Podemos, que no ha querido unirse a este acuerdo porque no se les ha concedido su imposición de disponer de cuatro grupos parlamentarios diferentes, con sus cuatro portavoces, ya anda alborotando en las redes sociales agitando el fantasma de la gran coalición o acusando a Ciudadanos de ser más de lo mismo y perpetuar el bipartidismo.

Habría que recordar a estos señores de Podemos que ellos se presentaron a las elecciones todos juntos y que por eso andan diciendo que son la tercera fuerza política española con sus 69 escaños, y a solo 350.000 votos del PSOE. Pero, si como dicen ahora para justificar la creación de cuatro grupos parlamentarios diferentes, no se presentaron todos juntos, entonces Podemos solo tiene 42 escaños, apenas dos más que Ciudadanos y a años luz de su ansiado asalto al PSOE.

Dejando claro que los que han pactado son PSOE y Ciudadanos, que Podemos no ha querido sumarse sin sus cuatro grupos y que al PP no le ha quedado nada más que rendirse a la evidencia de su soledad parlamentaria, que se constituya la mesa del Congreso es una buena noticia en sí misma ya que sin ella no es posible presentar iniciativas, como comentaba antes, que es la única manera de mejorar la vida de la gente, de revertir los recortes del PP que tanto sufrimiento han traído a tanta gente, de hacer Política con mayúsculas, sin platós, sin micrófonos, sin periodistas estrellas amigos.

Algo a reseñar es que por primera vez en las cuatro décadas de democracia española, el Presidente del Congreso no pertenece al partido más votado y eso garantiza mayor pluralidad, dinamismo, ecuanimidad, cintura, necesidad de pacto, de acuerdo, de consenso. Se acabó el rodillo de la mayoría absolutísima del PP, los vetos a las preguntas o propuestas de la oposición, los Reales Decretos Ley sin extraordinaria y urgente necesidad, se acabó. Ahora toca negociar, toca seducir, toca dialogar, toca ceder, toca transaccionar, insisto, toca hacer Política, con mayúsculas.

Pese a este buen comienzo, sigo siendo bastante pesimista en cuanto a lo que va a durar esta legislatura. De un lado tenemos al PP con el que no se puede pactar porque está anclado en que se le han de ceder los apoyos por el bien de España, por la responsabilidad, por la gravedad del problema catalán, etc, pero sin ofrecer nada a cambio y cuando hablo de algo a cambio me refiero a apartar al amigo de Luis, se fuerte, Bárcenas, ofrecer derogación inmediata de leyes injustas como la Reforma Laboral, la Ley de Educación, la Ley Mordaza…

De otro lado está Podemos, que solo considera democracia cuando se les vota a ellos, que solo está satisfecho con los pactos en los que se les beneficia a ellos y que tienen el convencimiento de que si se repiten las elecciones conseguirán absorber lo que queda de IU y adelantar al PSOE como primera fuerza de la oposición, aunque esto signifique que el PP Gobierne otros cuatro años más.

Con este panorama, el empeño de Pedro Sánchez de formar Gobierno es una causa perdida, lo sabe él, lo saben los suyos y lo sabemos la mayoría de nosotros. La única razón que tiene para seguir intentándolo es que su futuro político está ligado a su llegada a la Moncloa y reconozco que esa es una poderosa razón. Pero como decía aquel, los esfuerzos baldíos conducen a la melancolía, esperemos que alimentar las esperanzas legítimas de la gente que necesita desesperadamente un Gobierno de progreso, no nos pase factura cuando se repitan las elecciones a finales de mayo o principios de junio.

Anuncios

¿GENTE NORMAL O CASTA?

Publicado en

En los años 90, en Barcelona, yo trabajaba en una empresa de cimentaciones especiales desde las nueve de la mañana y hasta las siete de la tarde con un montón de tiempo perdido para comer que aprovechaba para pasear por el Exaimple barcelonés y conocer sus joyas arquitectónicas y que me sirvió para aprender a estar sola, a disfrutar de un tiempo de silencio y meditación.

Cuando terminaba en la oficina iba a la facultad de derecho, como me perdía las primeras horas, los compañeros que me pasaban los apuntes me dejaban las últimas para mí por lo que salía de clase a las nueve o las diez de la noche, dependiendo del día. Como vivía a una hora de la universidad imaginad a qué horas llegaba a casa, solo para cenar y acostarme rápido que había que madrugar.

Mi marido trabajaba en Zona Franca en una fábrica de coches por lo que el autobús de la empresa le recogía en nuestro barrio, un barrio obrero de la periferia a las cinco y media de la mañana. Cuando él se iba yo estaba durmiendo, una hora después me levantaba para desayunar y acudir a mi curro. Sobre las seis de la tarde, el autobús de la empresa volvía a dejarle en el barrio pero a esa hora yo estaba aún trabajando o si era viernes y tenía la tarde libre, en la facultad, apenas si nos veíamos.

Entonces no había móviles, internet, whatsapp por lo que en el descanso de clase yo corría a la cabina de teléfonos para poder hablar con él cinco minutos. Como mi aula tenía los asientos corridos y una mesa para todos, si no estaba sentada en el extremo, saltaba corriendo por la mesa para que me diera tiempo a cruzar la Facultad, llegar al teléfono, hablar cuatro palabras con él y volver a tiempo del inicio de la siguiente clase.

Ayer, cuando vi a los diputados salir corriendo para no perder el último tren o avión después de realizar la última votación, tras doce horas en el Congreso y toda la semana en Madrid me acordé de aquellas carreras que yo me daba por la Facultad hasta el teléfono y las que me daba a las diez de la noche por la Diagonal para no perder el autobús y llegar a mi casa después de quince horas de jornada antes de que mi marido se hubiera acostado.

Reivindicamos que queremos políticos como nosotros, gente normal con problemas de gente normal, que nos comprendan porque vivan y sientan como nosotros y cuando nuestros políticos hacen lo que cualquiera de nosotros, nos escandalizamos. Ayer las carreteras de Madrid se colapsaron con toda la gente que salía de puente, esta mañana ha pasado tres cuartos de lo mismo. Y sí, es verdad que hay mucho paro y gente que no puede salir, yo misma me encuentro entre ellos. No he viajado este puente porque en noviembre vienen los pagos del segundo plazo de hacienda y la economía familiar, mermada por el paro, no llega para viajes de placer. Pero no está en mi ideario socialista querer igualarnos a todos en la miseria sino todo lo contrario, volver a gobernar pensando en la gente, para los más desfavorecidos, sin recortes austericidas, ni privatizaciones de lo público en beneficio de los amigos.

Ya había escrito alguna vez aquí en ese sentido, lo absurdo que es hablar de casta política, de que están fuera de la realidad, de que no pisan la calle y luego, cuando, por ejemplo en twitter, se relacionan como personas normales les lapidamos y buscamos tres pies al gato de cada comentario, de cada palabra, haciéndoles huir del ámbito público. Con lo que sucedió ayer pasa algo parecido. ¿Qué mal hay en querer dormir en casa, con los tuyos, después de llevar días fuera? ¿Hubiera cambiado en algo el sentido de la votación por quedarse sentados y firmes hasta que sonara la campana? Ya os digo que no, que lo grave que sucedió ayer no es que un grupo de gente, padres y madres de familia, maridos, esposas, hijos, amigos, evitaran perder el último avión o tren, lo grave que ocurrió ayer es que la mayoría absolutísima del PP se cargó el Sistema Público de Pensiones impunemente y sin que hoy estamos todos afeándoselo sino discutiendo si son galgos o podencos.

Hemos perdido otra batalla, vamos perdiendo la guerra y mucho me temo que de seguir así, jamás recuperaremos todos los derechos perdidos en tan solo dos años. ¡Qué pena tan grande!

Compañero Chaves:

Publicado en

Ayer, en el Congreso de los Diputados, el rodillo de la mayoría absoluta del Partido Popular impedía el debate y búsqueda de soluciones al drama que supone para miles de pequeños ahorradores españoles la estafa de las preferentes.

 En la tribuna de visitas, algunos de estos ciudadanos, inermes ante los poderosos bancos, asistían entre atónitos e indignados al espectáculo de un Congreso de los Diputados ajeno a su sufrimiento y un Gobierno dispuesto a salvar al sistema financiero, pero que no moverá un músculo por las personas estafadas por ellos.

 En ese momento alguno perdió los nervios, que es de lo poco que les queda por perder después de la vergonzante quita a las que les van a someter, solo por confiar en la palabra de su caja de ahorros, la de toda la vida, probablemente la que también lo fue de sus mayores, y desde la Tribuna gritó su impotencia contra los insensibles populares y el Presidente del Congreso, ese que tiene a su mujer manejando millones en cuentas en paraísos fiscales, les mandó desalojar.

 Mientras los representantes del pueblo pedían a los garantes de la segurdad del pueblo que los desalojaran de la sede en la que reside la soberanía popular, algunos diputados socialistas entre ellos Odón Elorza, Pepe Martínez Olmos y algunos más, aplaudieron a los afectados por las preferentes en solidaridad con su gravsimo problema, lo que soliviantó a Manuel Chaves, ex Presidente de Andalucía, ex Presidente del Partido Socialista y actual diputado en Cortes.

 En un gesto tan autoritario como inexplicable en un socialista, Chaves se volvió y golpeando el escaño de la diputada que tenía detrás mandó cesar los aplausos y le espetó al también diputado socialista Odón Elorza que si sabía en qué Partido estaba, a lo que este último le respondió muy acertadamente que en el PSOE.

 El compañero Chaves no es santo de mi devoción desde su papelón en el culebrón veraniego que nos brindó Zapatero, allá por el 2010 al llamar a Tomás Gómez a la Moncloa para que cediera dócilmente el liderazgo de la candidatura en Madrid a la ex Ministra, ex candidata a alcaldable y ex organizadora iberoamericana, Trinidad Jiménez. Todo aquel episodio fue vergonzante para un partido socialista que dice defender la democracia interna, la transparencia y a sus militantes, pero el papel de Chaves afirmando paternalistamente haberse reunido con Gómez en un vano intento de convencerlo para que cediera y aceptara un puesto compensatorio en un futuro, para luego tener que desmentirlo es solo equivalente al de Rubalcaba afirmando aquello de que decirle no al Presidente no sale gratis.

Tampoco entiendo cómo es posible que Manolo Chaves esté permitiendo los ataques inmorales de la caverna mediática y del Partido Popular hacia su sucesor, Pepe Griñán, cuando él era el Presidente de la Junta de Andalucía cuando se nos colaron un puñado de golfos a robarles a todos los andaluces a través de la firma de Expedientes de Regulación de Empleo fraudulentos y cuando él fue el que nombró al Consejero de Trabajo directamente implicado, pero allá cada uno con su conciencia y honor.

 Por lo que refiere a su papel de ayer, defendiendo la sacro santa Cámara en lugar de a los desfavorecidos, los engañados, los pobres, los que sufren, los que debería sentir como nuestros, destila un olor a naftalina, casi tan asfixiante como el de la defensa del juancarlismo que hace Rubalcaba, afirmándose republicano pero cómodo con el Rey Borbón. Un socialismo viejuno anclado en el tan cacareado espíritu de la transición, que la mayoría de los españoles, entre los que me encuentro, ni vivimos, ni sentimos, ni añoramos.