Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Congreso Ordinario

EL PRIMERO QUE SE ANIMA ES PATXI LÓPEZ

Publicado en
patxi

Víctor Lena (EFE)/ATLAS

 

Como ya os comentaba hace unos días, el año 2017 iba a ser muy entretenido en el Partido Socialista Obrero Español porque es año congresual, además del preceptivo Congreso Federal Ordinario, también se celebrarán los Congresos Regionales y Provinciales. Y nada más conocerse la tan esperada fecha de celebración del cónclave socialista, 18 de junio, el primero que se ha animado a salir a la pista de baile ha sido el compañero Patxi López.

Para ser honesta, y sabéis que siempre trato de serlo con vosotros, no conozco a Patxi López en persona, ni siquiera hemos charlado por Twitter, que no es muy dado a la interacción con compañeros, por lo que la imagen que tengo de él es la que él mismo ha dado a lo largo de su trayectoria política, fundamentalmente de su etapa de Lehendakari y recientemente como Presidente del Congreso e incondicional de Pedro Sánchez.

Como Lehendakari, me alegré de que aceptara los votos del PP para sacar de las instituciones vascas a los amigos de los etarras y a los equidistantes que miraban para otro lado ante la violencia y que fuera estando él en la presidencia del País Vasco, con Rubalcaba como Ministro del Interior y con Zapatero como Presidente del Gobierno de España, cuando se terminara con ETA definitivamente. Eso es algo que nadie podrá negarle nunca.

Como Presidente del Congreso, creo recordar que ya lo he escrito por aquí, me pareció que no estuvo a la altura del cargo, que tomó decisiones partidarias como dejar que Pedro Sánchez interviniera con su discurso solicitando el voto favorable a la investidura una tarde y las réplicas al día siguiente, o que estirara los plazos como más interesaba al candidato socialista o que se le subieran a las barbas todos los portavoces, sobre todo Pablo I con su cal viva, pero hay que reconocer que no es un puesto fácil y que Sus Señorías no hicieron por facilitarle la labor.

Como incondicional de Pedro Sánchez, discrepo con él en todas y cada una de las decisiones tomadas en los últimos doce meses, la de no dimitir la noche del 20 de diciembre, la de aceptar el encargo del rey de formar gobierno, la del gili pacto con Ciudadanos, la repetición de elecciones, el acercamiento al populismo, el intento de pacto con los separatistas en contra de lo acordado en el Comité Federal y, la más sangrante de todas, el Comité Federal de la ignominiosa urna detrás de una cortina para intentar blindarse con Sánchez, celebrando un Congreso Exprés.

Me sorprendió que se abstuviera en la investidura de Rajoy, como acordó el Comité Federal, en lugar de votar no, en conciencia y atenerse a las circunstancias o, en último caso, dimitir como lo hizo Pedro Sánchez, para no tener acatar una decisión colectiva con la que no estaba de acuerdo, pero al mismo tiempo, no ser desleal con las normas y procedimientos de su Partido.

Me sorprende aún más que ahora, diga que fue un error abstenerse porque, o fue hipócrita antes o lo es ahora, máxime cuando la oposición del PSOE en el Congreso está consiguiendo mejoras como el SMI, la paralización de las revalidas, el incremento del techo del gasto de las Comunidades Autónomas, que el Gobierno del PP tenga que asumir parte de la financiación de la Dependencia, etc, que de haberse repetido las elecciones el 18 de diciembre, no existirían.

Me sorprende que pretenda capitalizar el no es no de Sánchez, barco del que se bajó cuando vio la primera vía de agua y no me extraña el cabreo de los que se quedaron en el naufragio, aunque resulta aterrador ver las lindezas que le están dedicando a López los más acérrimos de Sánchez. Del mismo modo que me sorprende que pretenda pilotar un giro a la izquierda del PSOE quien no dudó de gobernar con el apoyo del PP cuando le fue útily siempre se caracterizó por ser un hombre moderado y dialogante.

Si todo lo anterior no fuera suficiente para dejar claro que Patxi López no es mi candidato ideal ni por asomo, baste decir que su padrino es Rodolfo Ares y sus fontaneros (entiéndase estos como hombres conocedores del procedimiento interno, de los equilibrios de poder, de los juegos de mesa camilla dentro de la organización) Oscar López, César Luena y Rafael Simancas.

Oscar López con el que yo tenía buena amistad, pero que ante pregunta de Eshter Palomera sobre mi Expediente Disciplinario dijo no conocer el tema (sic) y no se molestó en contestarme un Whatsapp en el que yo me ofrecí a explicárselo. César Luena que me echó del partido en el que llevaba militando bastantes más años que él, tratando de hacer coincidir la fecha en que me comunicaran la apertura del expediente con el día de mi boda, una vileza que define claramente al personaje. Y Rafael Simancas, que después de lo sucedido en Madrid el 11 de febrero de 2015, podéis estar seguros de que será difícil que un socialista madrileño se sienta cómodo compartiendo nada con él.

Pero tranquilos, aún falta mucho para que tengamos que elegir a quien queremos como Secretario General del PSOE, se presentarán más candidatos y candidatas, unos nos gustarán, otros nada en absoluto, pero todos son compañeros que merecen nuestro respeto, aunque solo sea por cariño a las siglas a las que todos representamos por lo que mejor avalar, animar, arropar, apoyar y votar al que nos guste y no hacer leña del que no.

Anuncios

NO MAS LISTAS EN LAS LISTAS

Publicado en

image

Se repiten las elecciones, sí, como lo oís, aunque nadie pudiera sospecharlo, ha sido imposible llegar a acuerdos con esta aritmética parlamentaria endiablada y este poco nivel de los líderes políticos actuales y el 26 de junio toca volver a votar, para lo que habrá que presentar nuevas listas electorales de todas las formaciones políticas.

En el caso del PSOE, nuestro Secretario General en funciones, Pedro Sánchez, ha dicho que se va a presentar a las primarias abiertas a la sociedad que fijan nuestros Estatutos para elegir al cabeza de lista socialista, pero también ha dicho que las listas van a ser las mismas que se presentaron el pasado 20 de diciembre, esas con las que obtuvimos un resultado histórico que celebraban con júbilo en la Casa del Pueblo de Ferraz, mientras el busto de Pablo Iglesias, el bueno, lloraba en silencio en el hall.

Ambas afirmaciones son una contradicción en sí mismas, primero porque si se abren primarias puede que no sea Sánchez Castejón el elegido del PSOE por lo que, indefectiblemente, las listas no serán iguales. Pero además, estas afirmaciones, sobre todo la segunda, denotan el profundo desprecio que siente nuestro General Secretario hacia las normas internas de nuestra organización (que fijan procedimientos para la elaboración de las listas), hacia la sufrida militancia socialista (que tiene voz, aunque no voto, a la hora de proponer los nombres que van en esas listas), hacia los Comités Regionales (encargados de elaborar las listas en cada territorio) hacia la Comisión Federal de Listas (órgano que tiene la misión de supervisar estas listas enviadas por los territorios) y hacia el Comité Federal (que es el que aprueba finalmente las listas definitivas).

Lo cierto es que ya le consentimos, a Sánchez, digo, que en diciembre incluyera en las listas por Madrid a quien se le puso en sus voluntades, verbi gracia Irene Lozano, que desde la tribuna del Congreso durante su paso por UPyD, se dedicó a insultarnos, a los socialistas, de todas las formas imaginables, o su protegida, Zaida Cantero, famosa por defender su causa, haber sufrido acoso laboral por parte de un superior en el Ejército, pero desconocida en la defensa de cualquier otra causa común del socialismo español, hasta la fecha.

Pensará Pedro, con buen criterio, que si en diciembre hizo lo que se le antojó, por qué no habría de hacerlo ahora, nuevamente. No le afecta el hecho de haber cosechado un resultado ridículo, vergonzante, irrisorio, en Madrid, donde Sánchez era el número uno y sus flamantes fichajes la cuatro y la seis, desplazando a las socialistas (con carné) madrileñas, a los puestos a partir del octavo, de no salir, según todas las encuestas.

Ser el cuarto en Madrid, por detrás del resto de líderes nacionales Rajoy, Iglesias y Rivera, no parece haberle quitado ni un segundo de sueño a Pedro, por lo que insiste en presentar una lista que hace que nuestros votantes de siempre renieguen de nosotros. Unos nombres que hacen que coger la papeleta del puño y la rosa sea un calvario hasta para militantes acérrimos como yo. Un desprecio hacia la militancia femenina madrileña que debería remover las conciencias de tanta socialista feminista que se ha entregado en cuerpo y alma a la causa.

Dudaba si escribir esta entrada NO MAS LISTAS EN LAS LISTAS, o, a la vista del coñazo que ya nos están dando en los medios de comunicación y en las redes sociales con los eslóganes de campaña, una titulada OTRA CAMPAÑA ELECTORAL NO, POR EL AMOR DE DIOS, pero me he decantado por la primera porque es gravísimo todo lo que está sucediendo desde hace un par de años en nuestra organización. Aún no alcanzo a comprender cómo se permite la conculcación constante de los Estatutos, el retorcimiento torticero de los reglamentos, el uso y abuso de la posición de fuerza de la actual dirección federal y el ninguneo constante a la militancia, a la que solo se acude para consultas no vinculantes sobre pactos no firmados, pero a la que se la niega, desde hace meses, su derecho a elegir mediante el voto directo de todos y cada uno de nosotros al Secretario/a General.

Confío en que en el Comité Federal que se celebrará el próximo sábado, 30 de abril, algunos de los que están ahí, teóricamente para representarnos a los militantes, alcen la voz por todos los que no podemos hacerlo y pongan freno a esta deriva autoritaria que ya ha llegado demasiado lejos.

LO QUE TOCA ES CONGRESO ORDINARIO

Publicado en

1m1vOs imagináis a Rajoy diciendo a finales del 2015: no convoco elecciones generales porque con la que hay liada en Catalunya con los secesionistas declarando la independencia unilateralmente, la economía creciendo en precario con la amenaza de una nueva crisis en ciernes y el yihadismo atacando el corazón de Europa… no toca enzarzarse en cosas tan pueriles como la democracia, el respeto a la legalidad vigente y a las normas de convivencia que nos hemos dado los españoles pacíficamente. Pues eso es lo que está haciendo la dirección federal del PSOE.

No debería ser necesario explicar esto, pero como hay mucha gente que desconoce los Estatutos del PSOE y mucho periodista de parte que hace como que no los conoce, lo primero que quiero indicar es que Pedro Sánchez fue elegido Secretario General del PSOE en un Congreso Extraordinario provocado por la dimisión de Rubalcaba, cuyo mandato terminaba en febrero de 2016. Es decir, a Pedro, que es verdad que le votamos/votaron, los militantes, se le eligió para un tiempo concreto, el que le restaba de legislatura a Alfredo Pérez Rubalcaba y ese tiempo hace casi dos meses que se ha terminado.

El hecho de que a Pedro le eligiéramos en un Congreso en el que votó la militancia y no unos delegados fue obra de la cabezonería de Eduardo Madina que puso como condición sine qua non este avance en la democracia interna para presentarse y de la generosidad del todavía Secretario General, Alfredo Pérez Rubalcaba y su Ejecutiva que accedieron a ello. En el Comité Federal del 30 de enero, se decidió continuar con esta buena práctica que algunos llevábamos años reivindicando y por eso, en el próximo Congreso Ordinario del PSOE, que tiene que celebrarse en mayo, el 8 votaremos todos los militantes.

Es cierto, que en circunstancias extraordinarias, los Estatutos del PSOE, permiten cierta flexibilidad a la Ejecutiva Federal saliente y a su Comité en la elección de fecha de celebración de los Congresos Ordinarios y que, históricamente, se ha preferido que éstos no coincidieran con períodos electorales por razón de oportunidad política, pero esto que está sucediendo ahora es la primera vez que lo vivo en veinte años de militancia.

El retraso en la celebración de las elecciones generales, las que tocaban en noviembre y Rajoy llevó a finales de diciembre, casi en Navidad, hacía muy difícil que el Congreso Ordinario del PSOE se celebrara en su tiempo, primeros días de febrero, por lo que el Comité Federal, reunido el 30 de enero, ya decidió aplazarlo al mes de mayo en algo que la dirección vendió como un consenso y que por lo que estamos bien hoy, no fue tal.

Es decir, si  en enero ya se sabía que el calendario electoral es el que es, nuevas elecciones en junio si no se forma gobierno, algo harto probable dada la aritmética electoral y entonces se decidió que era buen momento el Congreso en mayo, no entiendo que circunstancias han cambiado para que la dirección federal de Pedro Sánchez quiera imponer un nuevo aplazamiento, algunos hablan que sine die.

En realidad sí lo entiendo, pero quiero oír cómo lo explica Luena, que va a ser digno grabarse. La razón es que ya el 30 de enero a Pedro Sánchez se le impuso, por parte del Comité Federal, la obligación de cumplir con las normas de nuestro partido y celebrar un Congreso Ordinario, que él no quería ni muerto, en el mes de mayo. La razón es que, aunque sus leales van por ahí enarbolando el comodín de “candidato elegido por la militancia” lo cierto es que gran parte de que aquellos apoyos fueron prestados y hoy tendría muy difícil reeditarlos. La razón es que no se siente ni mucho menos tan apoyado, como pretende aparentar en público, por la militancia, esa que ha pasado mayoritariamente de refrendar su histórico pacto con Ciudadanos y no quiere arriesgarse a darnos voto, que la voz ya tratan de cercenárnosla con Expedientes Disciplinarios, a las pruebas me remito.

Hay un hecho cierto que muchos anunciamos el 20 de diciembre y que la realidad, siempre obstinada, viene a darnos la razón: habrá nuevas elecciones el 26 de junio porque los que quieren pactar no pueden y los que pueden pactar no quieren, así de retorcida resultó la aritmética parlamentaria que depararon las urnas. Esto no ha cambiado con la investidura fallida de Sánchez sino que se ha puesto aún más en evidencia. Y hay un hecho discutible y es si sería oportuno o no celebrar el Congreso Ordinario del PSOE antes de esas nuevas elecciones. Que es obligatorio, estatutario y moralmente necesario, no hay quien lo discuta, pero acepto debatir sobre su oportunidad política, sobre el momento más apropiado para acometerlo.

Mi opinión es que no solo no sería malo sino que sería muy positivo ya que podríamos utilizar la campaña de elección del Secretario/a General como precampaña electoral y culminar el mes de mayo con un nuevo líder, un mejorado equipo de trabajo y un nítido proyecto socialista que nos ayude a recuperar todo el espacio perdido frente a podemos. Terminaríamos de componer nuestra nueva apuesta con unas listas electorales que no hicieran avergonzarse a nuestros votantes, sin advenedizos, sin enemigos declarados, con socialistas de bien, valientes y descarados que no se arruguen frente al podemismo.

No tengo ninguna duda de que nuestros adversarios venderían como pelea interna lo que no es sino DEMOCRACIA y participación de la militancia, como no se produce en ninguna otra organización política de nuestro país, ya lo hacen ahora. Tampoco dudo de que los altavoces mediáticos de unos y otros tratarían de hacer sangre enfatizando las diferencias y amagando a la opinión pública lo enriquecedor del debate, ya lo hacen ahora. Pero, ¿desde cuándo ha sido fácil ser socialista? ¿Tuvo algo a su favor nuestro fundador Pablo Iglesias cuando decidió apostar por aquello en lo que creía? ¿Vamos a hacer lo mejor para nuestra organización o lo fácil para los que la lideran temporalmente? Yo no tengo dudas, compañeros y compañeras, porque como decía un buen amigo militante socialistas madrileño: “ante la duda, DEMOCRACIA”