Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Corrupción

COMPI YOGUI

Publicado en

COMPI YOGUI“Te escribí cuando salió el artículo de lo de las tarjetas en la mierda de LOC y ya sabes lo que pienso Javier. Sabemos quién eres, sabes quiénes somos. Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde. Un beso compi yogui (miss you!!!)”.

La reina Leticia, la mujer del Jefe del Estado, Felipe VI, el que vino a regenerar la imagen de la monarquía después de que su hermana y de rebote, su padre, se vieran implicado en el escándalo del caso Noos, junto con el duque empalmado, se ha cascado un “Luis, sé fuerte” en toda regla al enviarle este cariñoso mensaje a López Madrid, yerno de Villar Mir, investigado por el uso de las tarjetas Black de Caja Madrid.

La contestación del yernísimo tampoco tiene desperdicio: “Os lo agradezco mucho. En el futuro extremaré el cuidado, vivimos en un país muy difícil y seré aun más consciente de mi conducta” que nos recuerda a aquella mítica frase de Rajoy al ser preguntado por la situación de la economía española “is very dificult, todo esto”.

A los que COMPI YOGUI no os diga nada, como a mí, os aclaro que se ve que López Madrid y doña Leti se hicieron amiguitos del alma compartiendo clases particulares de yoga cuando ella se hizo novia del Príncipe Felipe. Atiéndase al detalle, clases particulares de yoga, que estos son de la élite y no van al gimnasio municipal de su barrio o pueblo, como el común de los mortales, a sudar con el populacho. Que no vamos a ser todos iguales, que no va a ser esto el comunismo.

Después de hacerse amigo de doña Leti y comer junto con el ya Rey, para quejarse amargamente de lo difícil que es España porque un juez te investiga por financiar ilegalmente al PP o gastar la pasta de todos los españoles con una tarjeta opaca, López Madrid también ha sido imputado por acosar a una doctora y ahora mismo está entre los investigados de la Púnica, polidelincuencia pija, vamos.

Hace mucho tiempo que algunos venimos reivindicando que, además de perseguir ferozmente a los corruptos, había que poner el acento en los corruptores, porque unos no existirían sin los otros. Y no me vale que me cuenten el rollo de que si no aceptas pagar las mordidas, los políticos no te adjudican obras. Si eso fuera así, te vas al Juzgado y lo denuncias pero no entras en el juego ilegal e inmoral de inflar los precios de la Obra Pública para poder pagar la comisión de turno a cargo del Erario Público, es decir, de todos y cada uno de nosotros, pringados españolitos de a pie.

Durante algunos años, aquellos del círculo virtuoso del ladrillo, que decía Montoro, de la burbuja inmobiliaria, de cuando en España, atábamos los perros con longanizas, muchos veíamos con estupor cómo los vecinos del municipio acudían a las puertas de los cuartelillos de la Guardia Civil a recibir como héroes a alcaldes detenidos por corrupción inmobiliaria, porque creían que no importaba que el político robara del Ayuntamiento porque el dinero público no era de nadie y total, si creaba empleo, bien empleado estaba.

Lo único bueno que ha traído esta atroz crisis económica, esta gran estafa a los más desfavorecidos, es que nos ha obligado a abrir los ojos a la realidad: lo público es de todos, es tuyo y es mío, es nuestro, son nuestros impuestos, pagados con sacrificio por todos nosotros y sirve para sostener los servicios públicos de los que disfrutamos sin excepción. Cuando uno roba dinero público, priva a sus convecinos de disfrutar de una mejor Sanidad Pública. Priva a nuestros hijos de tener una Educación Pública de calidad, becas con las que estudiar, con las que salir al extranjero y complementar su formación. Priva a nuestros mayores de ver incrementadas sus pensiones, les obliga a copagar sus medicamentos y les deja sin asistencia social o residencias de mayores en las que se les atienda con la dignidad que se han ganado durante décadas de contribuir a sostener el Estado del Bienestar.

De modo que si a López Madrid, que se pagaba con la tarjeta Black de Caja Madrid cosas como restaurantes, tiendas de moda o viajes, algunos miles de euros, le parece que España es un país muy difícil, ¿qué les debe parecer a los pobres pensionistas que vieron volar sus ahorros con las preferentes de Caja Madrid? ¿Qué les debe parecer a los que fueron engañados para comprar acciones de Bankia que el mismo día que salieron a Bolsa perdieron todo su valor?

De modo que si a doña Leticia, que vive como una reina en el Palacio de la Zarzuela, que no tendrá que preocuparse jamás porque a sus hijas les falte la luz para hacer los deberes, tengan frío porque no puedes pagar la calefacción, se acuesten con hambre porque no había nada en la nevera para darles de cenar, les parece que el que robaba de lo público, de lo de todos, es un buen amigo y había que quererle, ¿qué pensarán los que son desahuciados por Caja Madrid y se ven con sus niños en la calle? ¿qué pensarán los que ven a sus hijos, dependientes, abandonados por las Administraciones Públicas a la crueldad de la necesidad, además de la enfermedad?

No, España no es un país muy difícil, a España la han vuelto un país muy difícil, los compi yoguis de turno y sus amiguitos del alma.

Anuncios

CADENA DE RESPONSABILIDAD CORRUPTA INFINITA

Publicado en

Debido al clima de alarma social generado por la aparición de varios escándalos en los que hay implicados políticos corruptos de todas las formaciones políticas que han tenido o tienen responsabilidad de gobierno municipal, regional o nacional, creo que es necesario pararse un momento a reflexionar sobre lo que está ocurriendo, sobre la responsabilidad de lo que está ocurriendo y, lo que me parece aún más interesante, a quién beneficia todo lo que está ocurriendo.

La primera pregunta que hay que hacerse es si en España hay más corrupción que en otras democracias de nuestro entorno y si fuera así, por qué. Lo cierto es que aunque los indicadores de percepción ciudadana de la corrupción como problema están creciendo, el número de causas es similar a los de otros países de la UE por lo que no tenemos más corruptos que en otros países sino que nos estamos enterando ahora de muchos casos, todos juntos y percibimos que es un drama. Y es que es un drama que aquellos en los que hemos depositado nuestra confianza, creyendo que eran los mejores, para administrar lo público, lo nuestro, lo de todos, hayan resultado un fiasco, aunque solo hubiera sido uno.

Lo segundo que hay que plantearse es si cabe hablar de corrupción así, en abstracto, en general y metiendo en el mismo saco muy diversas conductas, probadas o no, judicializadas o no, falsas o no, o hay que hacer el esfuerzo de analizar cada caso con el nombre y los apellidos del implicado y con los hechos de los que se le acusan, las pruebas que hay al respecto, sin atender al partido político al que representa. Esto último, aunque sea mucho más trabajoso es bastante más eficaz. Estamos habituados a que si el que mete la mano en la caja es un socialista el titular sea: “los socialistas roban” pero si el que recibe un sobre es un popular sea: “los políticos roban”.

Habría que reflexionar también sobre la diferencia entre la responsabilidad penal, la que se depura en los Tribunales y tiene sus procedimientos, sus tiempos y sus garantías procesales y la responsabilidad política, que siendo menos exigente que la primera en cuanto a formalismos, sobre todo el de la presunción de inocencia hasta la sentencia firme, tampoco puede ser entendida como una responsabilidad objetiva que se extiende hasta el infinito. No puede ser nunca lo mismo robar, ser socio del que roba, ser consentidor del latrocinio, haber nombrado al que roba, enterarte de que uno roba y no hacer nada, enterarte de que uno roba y hacer algo, no enterarte de que uno roba…

Si tuviéramos tiempo, si fuéramos capaces de pararnos a pensar en lugar de dejarnos llevar por la ola de indignación ciudadana, más o menos guiada por diversos intereses aunque absolutamente justa, podríamos darnos cuenta que hay que fijar tres barreras anti corrupción, antes, durante y después de cometidos los delitos:

  • Procedimientos y controles previos que dificulten la acción de corruptores y corruptos, mecanismos de adjudicación de obras y servicios transparentes, a la vista de los ciudadanos, cuentas claras, financiación de partidos limitada y fiscalizada por órganos independientes… y cualquier otra cosa que se os ocurra.
  • Revisión de cuentas públicas por un Grupo Especializado Antifraude de Hacienda, no solo anuales sino también aleatorias, por sorpresa, como si fueran las paralelas de Hacienda que te la pueden hacer porque hay sospecha de fraude pero también porque te número ha salido elegido en el sorteo. Para eso hacen falta medios, dotar tanto a las Unidades antifraude como a la Fiscalía y a la Judicatura de medios, humanos y materiales en la lucha contra la corrupción y el fraude fiscal.
  • Agilización de los procesos judiciales en los que estén implicados políticos para evitar que la causa se convierta en un instrumento de lucha política. Cooperación de las organizaciones implicadas para facilitar la depuración de responsabilidades caiga quien caiga. Condenas ejemplares, cumplimiento íntegro de las penas, imposibilidad de indulto, devolución de lo robado…

Si fuéramos capaces de quitarnos la chaqueta del partido en el que militamos o simpatizamos, tendríamos que poder diferenciar la responsabilidad penal de la política, pero también tendríamos que ser capaces de exigir responsabilidad política ajustada a los hechos y a la participación en los mismos porque si no, nos encontramos con que se le pueda exigir responsabilidad a la madre del político por parirlo, a sus profesores por no enseñarles ética, a sus familiares por no impedir que se corrompieran, a sus superiores por no saber que aquel al proponían un día se corrompería y a los propios votantes que creyeron en su honradez, como los anteriores, y no supieron ver sus aviesas intenciones.

RESPONSABILIDAD POLITICA

Publicado en

A la vista de las dimensiones que está alcanzando el tema Bárcenas, íntimamente relacionado con la trama corrupta Gurtel y una más que probable financiación ilegal del Partido Popular durante años, con reparto de sobresueldos procedentes de dinero opaco incluido, muchos españoles nos preguntamos ¿es que nadie va a asumir responsabilidades políticas?

No hablamos de esperar a que la Justicia, que es lenta pero inexorable, determine si se han cometido delitos, cuáles y por parte de quiénes, sino de asumir que hubo un Partido cuyos responsables pusieron al frente de su contabilidad a un personaje como Bárcenas, al que el Juez Ruz ya ha bloqueado numerosas cuentas en el extranjero. Esto de por sí, ya sería motivo suficiente para que aquel que decidiera confiar en Luis “El Cabrón” presentara su dimisión.

Pero hablamos además de que aquellos que durante años han defendido la honorabilidad del entonces Tesorero y Senador del PP, Bárcenas, asuman que, o bien nos han estado engañando durante años porque sabían de las andanzas sobrecogedoras de su compañero de Partido y las ocultaban, o bien eran ellos los engañados por este súper villano que robaba a espuertas en Génova sin que nadie se diera cuenta. Esto de por sí, también sería motivo suficiente para que Rajoy, Cospedal, Floriano y otros tantos de sus defensores, valedores y padrinos, dimitieran.

Hablamos de declaraciones delirantes de la Secretaria General de los Populares, Dolores Cospedal tras saberse que Luis Bárcenas había seguido en nómina de Génova hasta enero de este mismo año, ya imputado y con más de una cuenta descubierta y bloqueada en paraísos fiscales en el extranjero, sobre “un despido en diferido con forma de simulación” que supusieron una burla, una ofensa para la inteligencia de los españoles y que en sí mismas serían motivo suficiente para dimitir.

Algunos, como el Presidente del Senado, Pío García Escudero, han reconocido que recibieron sobres con dinero del Tesorero del PP, supuestamente para reparaciones de daños sufridos en sus viviendas o sedes por atentados terroristas y que no documentaron esos préstamos, ni los declararon a Hacienda. Que un representante público no declare a Hacienda oscuros ingresos recibidos, debería ser motivo suficiente para que presentara su dimisión.

Ahora nos hemos desayunado con unos mensajes SMS entre Luis Bárcenas, Tesorero del Partido Popular y Mariano Rajoy, Presidente del Gobierno de España y del PP, durante meses, al menos hasta marzo de este nuestro 2013, cuando todos los españoles sabíamos ya que “El Cabrón” era un delincuente. Unos mensajes que dejan claro que desde Génova se apoyaba, se animaba, se arropaba y se mimaba al que durante años había sido su tesorero. Unos mensajes entre un delincuente, según palabras del portavoz del PP, Alfonso Alonso y su Presidente, el Presidente de todos los españoles. Unos SMS que serían motivo suficiente para que Rajoy presentara su dimisión.

Pero en España nos hemos acostumbrado a que nadie asuma sus responsabilidades políticas amparándose en la acción de la Justicia sin comprender que ambas responsabilidades, las penales y las políticas son distintas y no necesariamente acumulativas. Puede que no se pueda responsabilizar jurídicamente de unos hechos a un delincuente porque los mismos hayan prescrito o haya un defecto de forma en la instrucción, como ocurrió en el caso de otro renombrado Tesorero del Partido Popular, Naseiro, pero eso no significa que los hechos no sucedieran y no fueran escandalosos por su turbiedad.

En otros países de nuestro entorno, democracias antiguas, sus responsables políticos dimiten por haber copiado en una tesis doctoral o por haber puesto en una multa como conductora a su señora, en lugar de ellos mismos. En otros países de nuestro entorno, en la vieja Europa, la prensa habla de Mariano Rajoy como un Presidente asediado por el escándalo, salpicado por la corrupción, un Presidente que no soportaría un solo día más en su cargo si estuviera en alguno de esos países que nos ponen como ejemplo cuando nos recortan derechos.

El Presidente de España ha perdido la autoridad moral suficiente para pedirnos a los españoles sacrificios en aras de la recuperación económica, para pedirnos que sigamos apretándonos el cinturón hasta la asfixia para contener el déficit, que sigamos soportando recortes en nuestros derechos sociales e individuales por el bien común. El Presidente Mariano Rajoy debe asumir su responsabilidad política y dimitir, que no es un nombre ruso, sino la única salida decente para un comportamiento indecente.

Artículo publicado en LA NOTICIA IMPARCIAL el lunes, 15 de julio de 2013

PSOE: El impulso necesario

Publicado en

EL PSOE tiene 135 años de historia; somos un viejo partido que poco a poco, de cara a la ciudadanía y a buena parte de su militancia se está convirtiendo en un partido viejo. Debemos reforzar el PSOE orgánicamente, cambiarlo y hacerlo más dinámico, más atractivo para que toda esa mayoría social de progreso latente en España entre en nuestras sedes y debatan con nosotros.

Sin perder la esencia de lo que somos hemos de renovar nuestros Estatutos para dar un mayor papel a la militancia en la toma de decisiones, lo que ha venido a resumirse en 1militante 1voto y que quiere decir que debemos terminar con el voto delegado que acaba siendo un mercadeo de voluntades en los Congresos. ¿Cómo? Debatiendo largo y tendido sobre ello, mientras tanto podemos volver a los delegados mandatados para que los que debatan en el próximo Congreso lo hagan respetando lo decidido por todos los militantes en sus agrupaciones.

LAS PRIMARIAS SOCIALISTAS

Las primarias abiertas deben contemplarse como un acuerdo de mínimos para cualquier socialista; debemos entrar en contacto directo, en un diálogo permanente con esa ciudadanía que está esperando de nuestro partido una señal, y qué mejor forma que hacerlos partícipes de nuestros procesos para la elección del liderazgo institucional. En Francia y en Italia han supuesto un revulsivo para una izquierda adormecida, en España deben ser el inicio de una nueva mayoría social de progreso que haga empoderarse al PSOE y así recuperar las políticas de izquierdas necesarias en España, porque para el PSOE el Gobierno nunca es un fin en sí mismo, es un medio para cambiar la realidad.

Las primarias abiertas como hicieron en Francia supusieron un revulsivo que llevó a François Hollande a la Presidencia de Francia, pero al mismo tiempo, las primarias abiertas italianas supusieron otro fracaso de los socialistas italianos. ¿Qué queremos decir con esto? Que las primarias son un buen sistema para implicar a la ciudadanía con los postulados socialistas, pero no son la panacea. En sí mismas, no nos garantizan volver a gobernar si antes no cambiamos el modelo de Partido y recuperamos los principios y valores socialistas; no socialdemócratas, sino socialistas.

CORRUPCIÓN EN LA POLÍTICA

Corrupción y política son dos términos radicalmente incompatibles, y tenemos los socialistas que hacer bandera de ello. La corrupción no es diferente cuando ocurre en nuestras propias filas o en filas ajenas; con la que ocurre en nuestra casa debemos ser, si cabe, más contundentes, sólo así conseguiremos recuperar el crédito que nunca debimos perder. La corrupción es el cáncer de nuestra ya no tan joven democracia y tenemos que aplicar una terapia de choque para frenarlo.

Cuando un socialista es corrupto, para la sociedad (ayudada por los medios de comunicación) todos los socialistas somos corruptos. En cambio, cuando el Partido Popular se ve inmerso en un caso de corrupción y financiación ilegal, como han puesto de manifiesto la investigación policial de la trama Gürtel y los papeles de Bárcenas, los poderes mediáticos se encargan de decir que todos los políticos con corruptos. Esto es tremendamente perjudicial para nuestro Partido porque el electorado de izquierdas es muy sensible a la corrupción, mientras que el fiel electorado de derechas sigue votando monolíticamente a aquellos cuya honorabilidad ha sido más que cuestionada. No hay más que ver lo sucedido en Valencia, por ejemplo.

MOVIMIENTOS SOCIALES Y EL PSOE

Unos movimientos sociales activos y dinámicos son imprescindibles en cualquier sistema democrático, y el PSOE debe ser cómplice de todos los movimientos sociales de progreso. No se trata de inmiscuirnos en sus procesos o reivindicaciones; de lo que se trata es de ser un apoyo, un impulso para considerar la ya nombrada y tan necesaria mayoría social de progreso.

En este momento el PSOE está muy lejos de los movimientos sociales, culpa sin duda del error cometido por Zapatero en mayo de 2010 cuando aceptó los postulados impuestos por Europa, contrarios al ideario socialista en lugar de dimitir antes de tomar medidas que traicionaran nuestros principios y valores por los que los ciudadanos nos habían votado. Que vuelvan a confiar en nosotros es cuestión de tiempo, compromiso, coherencia y trabajo.

EL IMPULSO NECESARIO

Las encuestas hablan de que el PSOE no levanta cabeza, pero nosotros nos rebelamos ante esta realidad para cambiarla, y para cambiar tenemos que cambiar el PSOE, hacer de nuestros dirigentes, concejales, diputados, personas cercanas a la clase trabajadora y a los colectivos más desfavorecidos, sin excepción. Desde el primero hasta el último debemos estar en cada manifestación, en cada reivindicación, apoyando a toda esa gente, que es la nuestra, que se resiste a las contrarreformas de la derecha.

Las encuestas dejan claro que el electorado está volviendo a la izquierda antes que el propio PSOE, y esta es una de las pocas consecuencias buenas de esta enorme estafa a la que llaman crisis. Con los años de bonanza, con la burbuja inmobiliaria, con la especulación y el círculo virtuoso del ladrillo, los españoles nos aburguesamos. Ahora la crisis nos ha devuelto a la cruda realidad, el capital es insaciable y sin el freno del comunismo terminará con todos los derechos sociales adquiridos gracias a los pactos entre patronos y obreros para redistribuir la riqueza. Ahora es cuando el PSOE puede y debe sacudirse de encima la socialdemocracia, la ambigüedad y la equidistancia y recuperar los principios y valores del socialismo que nos han dado 134 años de historia gloriosa.

REGENERACIÓN DEMOCRATICA

Estamos viviendo la crisis política más acusada que nuestra memoria reciente recuerda; tenemos que darle un nuevo impulso al socialismo español, siendo contundentes y radicales con la corrupción, aseverando nuestro discurso para con las minorías; debemos hacer del PSOE un partido útil para España y los españoles.

Tenemos que devolver la dignidad a la vida política, con los años de bonanza económica todos nos hemos vuelto indolentes con aquellos que no estaban a la altura de los cargos públicos que ocupaban, parecía que mientras todos tuviéramos para disfrutar de pequeños lujos no importaba que algunos metieran la mano en la caja pública, la de todos. Ahora, con la crisis, quizás nos hemos vuelto menos transigentes, más escrupulosos y no estamos dispuestos a tolerar comportamientos inmorales y mucho menos ilegales de aquellos que tienen que velar por el bien común. Aquí los socialistas tendremos que dar ejemplo siendo absolutamente intolerantes con cualquiera que desde nuestras filas ensucie el buen nombre de nuestra organización, de nuestra historia, de todos aquellos que dieron su vida en defensa de la libertad, de la democracia y la igualdad.

ELECCIONES EUROPEAS

Tenemos en las elecciones europeas del próximo mes de mayo una oportunidad única para reactivar el socialismo español, no podemos esperar ni un segundo más para afianzar un proyecto común y compartido con la sociedad española. Un buen punto de partida sería plantear la hipótesis de realizar unas elecciones primarias para elegir candidato del PSOE a estas elecciones, y así mantener un diálogo con esta sociedad que tanto necesita una señal.

Tradicionalmente las elecciones europeas no son percibidas por la sociedad como unas elecciones importantes o decisivas, creen que no forman gobiernos y que por tanto en ellas se puede experimentar, votar alegremente e incluso no ir a votar, pero esto es un error tremendo y los socialistas tenemos que hacer ver a los votantes que ahora, más que nunca, las grande decisiones vienen de Europa y que disponer de una mayoría de izquierdas en el Parlamento Europeo podría suponer un gran cambio en las políticas de austeridad que nos están llevando al desastre absoluto. No hay duda de que para ello, el PSOE debe tomarse en serio la elección de los que integren esas listas, normalmente cementerio de dinosaurios, pagos de favores o exilios de elementos molestos. No sabemos si con unas Primarias, pero sí desde luego ofreciendo varios candidatos ilusionantes, comprometidos y decididos a debatir entre ellos y lograr movilizar a nuestro maltrecho electorado que está esperándonos con los brazos abiertos.

Artículo escrito al alimón con Mariano Beltrán y  publicado en Diario Progresista el jueves, 30 de mayo de 2013 http://www.diarioprogresista.es/psoe-el-impulso-necesario-31066.htm

Separada, pero sin paga

Publicado en

La maravillosa Martirio, cantaba, allá por los años 80, creo recordar, una canción que decía: “soy separada, sí, separada, pero sin paga…” y que no consigo sacarme de la cabeza desde que he leído el asombroso caso de Ana Mato y su discapacidad para recordar si estaba o no casada con el gurtelino Jesús Sepúlveda en aquellos tiempos en que la Gurtel se encargaba de numerosos gastos domésticos del matrimonio.

Ella cuenta que está separada del imputado desde el año 2000 y que por eso nada tiene que ver con las conductas ilícitas de su ex, pero la Agencia Tributaria dice lo contrario, no solo no está separada legalmente, sino que durante aquellos años tan “sobrecogedores”, estaba casada y en régimen de gananciales con Jesús Sepúlveda, el padre de sus hijos y lo seguía estando, como mínimo en el 2007.

No sorprende que Ana Mato no sepa si es separada pero sin paga o casada pero con morro porque tampoco vio un Jaguar aparcado en el garaje de su flamante chalet, que la trama Gurtel había regalado a su intermitente marido, Jesús. Tampoco sabe Ana que era Correa quien pagaba las fiestas de cumpleaños en su casa o la comunión de sus niños o los viajes familiares o los viajes de la hoy Ministra…

Yo que me separé en el año 99, que en aquellos años no había divorcio express y primero tenías que separarte y después pedir el divorcio, recuerdo bien los sinsabores que me produjo ese fracaso personal que siempre es el final de una relación matrimonial, más aún, cuando en ella hay hijos de ambos que sufren las consecuencias, no comprendo como la Ministra de Sanidad no tiene clara cuál es su relación con Jesús Sepúlveda, su marido y padre de sus hijos.

Una separación o divorcio requiere mucho papeleo, abogados, horas de negociación sobre el futuro de los hijos, sobre el reparto de bienes, sobre las pensiones a las que tienen derecho unos u otros, regímenes de visitas, vacaciones, utilización del domicilio conyugal… Un laberinto de pena, rencor, dolor, agravios y pérdidas, que todo el que ha pasado por él tarda en olvidar, ¿todos? no, la Ministra Ana Mato ha borrado el episodio de su memoria hasta tal punto que hoy es incapaz de aclarar su estado civil cuando es preguntada por ello.

La Ministra del COPAGO sanitario, la que obliga a nuestros mayores a pagar más por los medicamentos que necesitan para mantener su calidad de vida, la que cobra los desplazamientos en ambulancia que los enfermos crónicos utilizan para seguir recibiendo sus tratamientos, la que cobra por las sillas de ruedas o las prótesis, como si fueran un capricho para aquellos que tienen la desgracia de necesitarlas, la que cobra por la alimentación que enfermos oncológicos requieren para soportar el duro tratamiento a base de quimioterapia, la que cobra por lo que es un derecho NO PAGABA sus propios gastos personales y familiares.

Esto sería cómico si no fuera dramático. La Sanidad Pública en manos de alguien que o bien no tiene escrúpulos para recibir regalos de una trama corrupta como la Gurtel, de mentir sobre su estado civil para echarle la culpa a  su marido de sus propios actos, de recibir sobresueldos en Génova sabedora de que provenían de comisiones ilegales pagadas por grandes empresas a cambio de favores políticos; o bien no se enteraba de nada lo que dice muy poco sobre su capacidad intelectual y de responsabilidad.

PD Mi columna de los jueves en Diario Progresista, hoy LOS SALVAPATRIAS

Alfredo, esto no tira

Publicado en

Tras unos días desayunándonos con el latrocino, la corrupción y la financiación ilegal del Partido Popular, el reparto de sobres entre sus altos cargos, cuentas en Suiza con millones de Euros, fiestas infantiles pagadas con sobornos y los papeles de Bárcenas, hoy aparecen las primeras encuestas electorales que marcan un desplome sin precedentes del PP.

Los ciudadanos, hartos de soportar el peso de la crisis, de ver recortados sus salarios, sus derechos laborales, de pagar más por la subida del IVA, de cobrar menos por la subida del IRPF, de ver como desaparecen sus pagas extras, como cierran sus centros de salud, como cobran por las medicinas o las prótesis que necesitan para vivir, de observar sus menguantes pensiones, o la falta de profesores para sus hijos, no toleran que los que nos piden sacrificios se estén haciendo de oro a nuestra costa.

Algunos de nosotros, acusados de desleales, malos socialistas, sectarios, antirubalcabistas y demás perlas, llevamos tiempo avisando de que algo así podría producirse y que el Partido Socialista no ha hecho sus deberes. El Congreso de Sevilla en el que resultó elegido Alfredo Pérez Rubalcaba como Secretario General aplazó el debate estatutario, la reforma profunda de nuestra organización, para una Conferencia de Organización que debía producirse a mediados del año pasado y que no va a producirse nunca.

El problema no es quítate Alfredo que ponemos a otro/a porque eso no solucionaría nada. El quid de la cuestión es renovar el Partido Socialista en sus estructuras, en sus procedimientos, en su manera de proceder internamente. Con unos métodos de elección democráticos y transparentes igual no tendíamos al pijo tecnócrata de Mulas al frente de la Fundación Ideas y nos habríamos ahorrado el espectáculo de la mamarracha de su mujer llevándose miles de euros que tanta falta nos hacen para formar a  nuestras bases.

Ya os he hablado en otras ocasiones del Modelo de Partido que yo defiendo, se basa en la democracia, la participación, la transparencia, algo que la ciudadanía reclama y que nosotros no le estamos ofreciendo en estos momentos. Tenemos que acabar con el mantra de PP y PSOE son los mismo, se tapan los unos a los otros porque todos tienen cosas que ocultar, la corrupción es inherente a la política o todos los políticos son unos chorizos.

De la desafección ciudadana hacia la política solo hay unos beneficiados, y no, no son los magenta que hoy dan palmas con las orejas porque la intención de voto, sin elecciones a la vista, les resulta favorable, sino los “mercados”, el capital, los ricos y poderosos que se forran desregularizando Europa y obligando a gobiernos democráticos a aceptar su tiranía. Hoy los trabajadores tenemos menos derechos, la sociedad civil menos mecanismos de control del dinero, las democracias europeas menos fuerza frente a los especuladores.

El Partido Socialista Obrero Español está atrapado entre los que creen que es pronto para que los ciudadanos vuelvan a confiar en nosotros porque hace poco más de un año que dejamos el poder tras tomar medidas que contradecían nuestro ideario, nuestros principios y valores, pero que con el paso de los meses se olvidaran y volverán a votarnos como opción de gobierno (sic) y los que están sentados esperando que este tsunami se lleve por delante a la actual dirección para ponerse ellos, en plan Montoro y su “dejar que los socialistas hundan España que ya vendremos nosotros a rescatarla”…

Alfredo, esto no tira, pero no tira no porque tu estés al frente, eso es lo de menos, no tira porque nos empeñamos en mantener unas estructuras decimonónicas en las que la militancia no pintamos nada y ¿si el Partido no cuenta con sus militantes, cómo va a creer la ciudadanía que contará con ellos? Porque nos queréis distraer con una pseudoconferencia on line en la que no estáis dispuestos a instaurar la máxima de 1 militante 1 voto para todos los cargos orgánicos. Porque mientras los militantes nos dejamos la piel en la calle, en mesas de firmas, poniendo la cara para que nos la partan, el Partido cuenta con 300 expertos externos para reformarse, 300 expertos entre los que estaba el listo de Mulas (sic). Porque no apartamos radicalmente de nosotros a aquellos que han sido pillados metiendo la mano, sino que barajamos amiguismos, tiempos y oportunidad política, lo que nos coloca, de cara a la opinión pública, en el mismo plano que el Partido Popular.

Alfredo, esto no tira y podría tirar, tendría que tirar porque este país no volverá a tener un verdadero Estado del Bienestar si los socialistas no volvemos a ser un referente para la sociedad, un modelo, un espejo en el que se miren los ciudadanos y sientan que están en buenas manos.

Amy, Irene y Zoe y otras chicas del montón

Publicado en

Irene Zoe Alameda, también conocida por Amy Martin, es la mujer de Carlos Mulas, el hasta hace nada director de la Fundación Ideas, fundación constituida por el Partido Socialista Obrero Español en su 37 Congreso en 2008 con el fin de agrupar los trabajos de el Instituto Pablo Iglesias, el Ramón Rubial, el Jaime Vera y el Consejo Progreso Global. Ha estado presidida  por José Luis Rodríguez Zapatero desde su origen y ahora lo está por nuestro Secretario General, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Irene Zoe Alameda, también conocida por Amy Martin, es la mujer de Carlos Mulas, que desde su cargo de director de la Fundación Ideas contrató con ella innumerables trabajos por los que cobraba cantidades ingentes de dinero a razón de 3000€ por artículo. No olvidemos que este “compañero” ya cobraba 5.000€ mensuales en la Fundación, más lo que le facturaba con su empresa, Storyilnes Proyects.

Irene Zoe Alameda, también conocida por Amy Martin, es la mujer de Carlos Mulas y ambos son dos golfos, unos sinvergüenzas sin escrúpulos a los que el Partido Socialista, la familia socialista, la clase trabajadora, los 6 millones de parados, los dependientes abandonados, los jubilados que tienen que pagar sus medicinas, la amenazada Sanidad Pública española, la maltrecha Educación Pública y todo lo que en realidad debería preocupar a un socialista, a un ser humano, a una buena persona, les importa un pito.

He esperado varios días antes de escribir sobre esto porque no quería hacerlo al calor de la rabia y la indignación que me produjo conocer que algunos de los nuestros son tan repugnantes como muchos de los de ellos. No quería que la frustración que me produce saber que dentro del Partido Socialista no somos capaces de erradicar estas conductas indignas me hiciera perder la perspectiva.

Hoy, que todo ha quedado claro, que se ha actuado con rapidez y contundencia, que se ha cesado a Carlos Mulas como director de la Fundación Ideas y se le ha abierto un expediente de expulsión del Partido Socialista, ha llegado el momento de reflexionar sobre las causas que nos han traído hasta aquí. Cómo es posible que la estructura de una organización centenaria como la nuestra no esté blindada para impedir que basura como esta campe a sus anchas a costa de nuestro esfuerzo, de nuestra reputación y de nuestro dinero.

Hace algunos años decidimos dejar parte de nuestra esencia, de nuestra fuerza como un todo y nos encomendamos a la figura de un líder carismático que nos devolviera al Gobierno de España. Fue en el año 2000 y el elegido resultó José Luis Rodríguez Zapatero. Que efectivamente nos hizo ganar justo 4 años después, pero cuyo liderazgo indiscutible, cuyo poder omnímodo, vino acompañado de una serie de oscuros personajes que hicieron de nuestro amado Partido su cortijo particular.

Hoy que vemos con estupor como el Partido Popular ha estado financiándose durante años, casi durante toda su historia, a base de mordidas, de comisiones ilegales, de chanchullos como el que esconde la trama Gurtel, mayor exponente del escándalo que sacude Génova, 13 y los sobres en dinero negro con los que su Tesorero, Luis Bárcenas pagaba un sobresueldo a altos cargos populares, hoy, nosotros tenemos la obligación de ser ejemplares.

Los que hoy dirigen el Partido Socialista Obrero Español tienen el deber de estar a la altura de las siglas que representan. Hay que investigar a todos y cada uno de los que puedan estar aprovechándose de nuestra organización para enriquecerse, a los que los apoyan y encubren y a los que lo consienten mirando para otro lado. Tenemos que extirpar cualquier atisbo de corrupción entre los socialistas sin atender a quiénes son sus padrinos, a quiénes apoyaron en tal o cual batalla interna o de la mano de quién pensaban medrar. Solo de esta forma podremos demostrar a la sociedad que no somos iguales, ni parecidos, a aquellos que amparan y protegen a los corruptos entre sus filas.