Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: dación en pago

Escrache y líneas rojas

Publicado en

Aunque ya hace una semana escribí en Diario Progresista mi opinión acerca del Escrache, con el paso de los días, las posiciones se radicalizan y el tema sigue siendo de máxima controversia en los medios de comunicación, en las redes sociales y las casas y bares españoles.

Hay quien justifica que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca cruce la línea roja de la protesta en democracia porque el fin último que persiguen, acabar con el drama de los desahucios, lo justifica. En cambio estamos los que pensamos que si hoy nos parece bien que se acose a los diputados de la derecha para que voten favorablemente por la dación en pago, mañana nos podemos encontrar con que se presione a diputados de la izquierda para que prohíban el aborto o el matrimonio homosexual…

Cuando he manifestado mi desagrado ante el hecho de involucrar a los hijos y familiares de los diputados en la protesta frente a sus domicilios porque son terceros que ni han elegido estar ahí, ni tienen la capacidad de decidir, ni son responsables de las decisiones que tomen sus padres, se me ha contestado que más sufren los hijos de los desahuciados cuando la policía los lanza de sus viviendas… Si manejara el mismo nivel de cinismo que estas personas podría contestarles a mi vez que más sufren los negritos de África que se mueren de hambre comidos por las moscas, pero creo que con ese debate todos perdemos, incluida la causa que se quiere defender.

Otros me han dicho que la Iniciativa Legislativa Popular contó con 1.400.000 firmas y que por tanto la PAH está legitimada para acosar en todo momento y lugar a los diputados del Partido Popular que van a votar que no a la dación en pago. A estos les contesto que una de esas firmas es mía y otra de mi santo, que estamos plenamente de acuerdo en que hay que solucionar los desmanes de las entidades financieras y sus cláusulas abusivas, que hay que cambiar el procedimiento hipotecario que deja al deudor indefenso ante el sistema, que hay que ofrecer soluciones diversas a situaciones diversas: dación en pago, alquiler social, moratorias, etc.

Pero también les cuento que en las últimas elecciones generales celebradas en noviembre de 2011, el Partido Popular obtuvo 10.830.693 de votos; el Partido Socialista 6.973.880 de votos; Izquierda Unida  1.680.810 de votos y UPyD 1.140.242 de votos… y que esto no es una cuestión de cantidad, sino de calidad democrática.

En los programas electorales de muchos partidos se contemplaban soluciones para el drama de los desahucios hipotecarios pero una gran parte de la población que hoy clama contra ellos decidió quedarse en casa y no votar, o votar en blanco como una forma de protesta que jamás entenderé. En cambio, casi 11 millones de personas votaron al Partido Popular, el que está en contra de la dación en pago porque creen que pone en riesgo el sistema financiero, y la democracia consiste en que la mayoría hace lo que cree mejor para todos.

No puedo estar de acuerdo con la protesta de la PAH, por muy pacífica que sea, porque se ha tomado la decisión de acudir a los domicilios particulares de personas públicas, domicilios en los que viven sus familiares que no son personas públicas y se ha hecho con el fin claro de amedrentarlos, de torcer su voluntad política con una velada amenaza sobre su círculo íntimo. Si hubieran acosado a los Diputados en sus despachos, a la entrada de las Cortes, en sus actos públicos, en la sede de su Partido en Génova yo les estaría apoyando, es más iría a las protestas, pero en España muchos dieron su vida para defender la democracia y a sus representantes elegidos por el pueblo, la inviolabilidad del domicilio, el derecho a la intimidad, a la esfera personal y esto del Escrache cruza demasiadas líneas rojas.

MI COLUMNA DE LOS JUEVES EN DIARIO PROGRESISTA: UNA HORA MENOS

Anuncios

El drama de los desahucios

Publicado en

Ayer, una desafortunada frase de la ex ministra socialista, María Antonia Trujillo en twitter, afirmando que el que tuviera una deuda, que la pagase, desataron las iras de los internautas y dieron para debatir durante horas sobre el asunto.

Reafirmando que lo que dijo Trujillo me parece una barbaridad, quiero también dejar claro que ni todos los hipotecados son unas pobres víctimas del sistema bancario, ni todos los desahucios iguales, ni por tanto, hay una única solución justa a este dilema.

Son muchos los amigos que me han dicho que no me meta en este fangal, que la gente está muy mediatizada con el tema y que, aunque saben que tengo razón en diferenciar unas situaciones de otras, el blog se va a convertir en una batalla campal.

Como nunca he sido de rehuir una buena batalla dialéctica, voy a hacer lo que siempre hago, mojarme, ser honesta con mis principios y valores y exponéroslos sin ambages, eso si, espero la misma lealtad en los comentarios. Solo entre todos encontraremos una salida a este laberinto humano.

Lo primero es dejar claro que la dación en pago no es la solución a todos los males, en la mayoría de los casos es injusta para el hipotecado que ya ha pagado gran parte de su deuda y se va con las manos vacías. En otros casos supone poner en la calle a una familia que si no paga su hipoteca es porque no puede y difícilmente va a encontrar un alquiler. Y además, de manera generalizada y no ponderada supondría la ruina de los balances bancarios.

Por tanto dación en pago como parte de una nueva Ley Hipotecaria, una reforma sobre los desahucios, mayor discrecionalidad judicial para aplicar la norma valorando las circunstancias personales de cada caso, alquileres sociales, parque de vivienda a precios asequibles, si. Pero como “la solución” sin más, no gracias.

Otro punto hartamente debatido anoche fue si el que firmaba una hipoteca lo hacía engañado por el banco o sabía bien dónde se metía, y aquí volvemos a tener que discriminar por casos:

– gente humilde que avalaba a sus hijos para que se compraran un piso no imaginaban que eso ponía en riesgo su vivienda de toda la vida, ellos solo ayudaban a los suyos, que es lo que hace un buen padre de familia.

– listos que iban al banco a ampliar la hipoteca para comprarse un Mercedes, para reformar la casa y comprar buenos muebles, para irse con la parienta al Caribe. O esos mismos listos que cuando el director del banco les decía, te doy 5 kilos más para el cochazo, no decía, no gracias majo, que luego te lo tengo que devolver con intereses.

– gente humilde que se compraba una vivienda razonable en la que criar a sus hijos, desarrollar su proyecto de vida, cuya hipoteca era una parte de los ingresos familiares y que hoy ven a todos los integrantes de la familia en paro y no alcanzan a pagar las cuotas bancarias.

– listos que vivían en un piso casi pagado, cómodamente, pero consideraban que ellos merecían un chalet, con jardín y piscina porque no eran unos pobretones y se metían en hipotecas archimillonarias o en la trampa mortal de las hipotecas puente.

Mientras algunos especulaban con el ladrillo, invertían en casas, se compraban un apartamento en la playa, conducían cochazos y veraneaban por el mundo, otros decidíamos que 240.000€ eran 40 millones de pesetas, por lo que de comprar por ese precio nada y nos pasábamos 10 años de alquiler, eso si, oyendo la cantinela de: “eres tonta, estás tirando el dinero”.

Es lo mismo que ocurre ahora con la gente que abandonó los estudios para irse a ganar 2.000 o 3.000 € en la construcción y que venían a la puerta de la facultad con sus bólidos tuneados a reírse de los pringados que invertíamos tiempo y dinero en nuestro formación para el futuro. ¿Es un drama una generación de gente sin estudios y sin trabajo ni miras de tenerlo? Si. ¿Sería justo rescatarlos a ellos y no a los que dedicaron su esfuerzo, económico y humano a estudiar y también están en paro? Vosotros veréis.

Sé que lo fácil es decir que los Bancos son unos cabrones, que lo son y con eso todo solucionado, pero una sociedad que aspira a tener un futuro tiene que reconocer sus errores del pasado, sobre todo para no repetirlos. Cada ciudadano como tal, tiene una serie de derechos, pero también unas responsabilidades y obligaciones de las que muchos hicieron dejación en los tiempos de bonanza.

En este país somos muy dados a socializar las pérdidas cuando durante años cada uno ha disfrutado de las ganancias a título particular. Busquemos una solución al drama de los desahucios que contemple la realidad desde todos los ángulos y que sea justa, proporcionada, leal con todos los ciudadanos y que no deje a nadie atrás. Juntos, podremos.

De todo un poco

Publicado en

Hoy pensaba escribir sobre la Huelga General de ayer, el éxito que supuso en un país con seis millones de parados, con una Reforma Laboral que convirtió el despido libre en casi gratuito, con unos empresarios que amenazan a sus trabajadores con atenerse a la consecuencia si secundan la Huelga, que gran parte del país se paralizara, es un rotundo éxito.

Que millones de españoles abarrotaran las grandes y pequeñas ciudades de España en manifestaciones modélicas contra los Recortes Sociales del Partido Popular, convencidos que otras políticas son posibles y que ello nos devolvería el futuro que nos han robado los especuladores, los mercados, los ricos y poderosos, es un rotundo éxito.

Que la caverna mediática se esfuerce en minimizar los datos tanto de participación en la Huelga como de asistencia a las manifestaciones, en exaltar los pocos hechos violentos, en magnificar la violencia en lugar de los millones de manifestantes pacíficos, con sus familias, con sus hijos, con sus mayores, todos en defensa de lo público, de lo nuestro, de lo de todos, es un rotundo éxito.

Pero es que hoy están pasando cosas tremendas. Algunas de ellas estaban cantadas: el Gobierno radical del Mariano Rajoy no acepta NI UNA SOLA de las propuestas del Partido Socialista en la negociación de la solución a los desahucios. ¿Y qué hacíamos nosotros allí? me pregunto yo. Cuando no se acepta que estén otras fuerzas políticas, las asociaciones que llevan años luchando contra los desahucios, los que de verdad sufren y entienden del tema, los socialistas no deberíamos participar en el intento de enjuague de imagen de los populares.

Para conseguir que el Banco detenga un desahucio, el afectado tendrá que ingresar menos de 19.200 € al año y además pertenecer a una familia numerosa, o con un menor de 3 años, o con un discapacitado a su cargo y además estar en paro. Pero luego nada de hablar de cambiar la Ley Hipotecaria, nada de viviendas sociales, con alquileres asequibles, mucho menos de la dación en pago, nada de hacer obligatorio para la banca el código de buenas prácticas, al menos para la que está enjuagando sus balances con el dinero público, el nuestro, el de todos. Total, un parche y malo. Para este viaje no necesitábamos alforjas.

También nos hemos enterado hoy que Consejo de Estado dijo en junio que cobrar un euro por receta es inconstitucional porque rompe con el igual acceso a los medicamentos de todos los españoles. Los socialistas de Madrid nos alegramos enormemente ya que nuestro Secretario General, Tomás Gómez había anunciado en el Senado que recurriríamos la medida al Constitucional. Pero, siempre hay un pero últimamente, parece que hubo 3 votos a favor de la medida en el Consejo de Estado y 2 de ellos nos llenan de vergüenza y preocupación, sus autores son: Ledesma y María Teresa Fernández de la Vega, dos socialistas, dos miembros destacados de gobiernos anteriores, dos traidores a los nuestros, dos ejemplos de por qué la sociedad nos da la espalda.

Además, los datos confirman que Francia crece al 0,2% después de llevar 5 trimestres estancada lo que significa un importante respaldo a las políticas sociales de François Hollande y un ejemplo de que hay políticas alternativas a las de la derecha y los mecados, mientras que Alemania se estanca y Merkel reconoce que hay millones de alemanes en el umbral de la pobreza. Igual todavía hay esperanza para Europa si nos libramos de los ortodoxos del déficit y el recorte y volvemos a creer en lo público.

Lo de Botella eludiendo las preguntas de los periodistas porque el informe sobre el escándalo del Madrid Arena es infumable y no se sostiene y pidiendo a Calvo que no dimita, total si solo hay cuatro chicas muertas y una malherida, es de Juzgado de Guardia, pero ya no me da la neurona para escribir ni una letra más.

Y todo esto en una mañana de jueves, tengo miedo de lo que nos pueda deparar el resto del día.