Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Elecciones

POR QUÉ SEÑOR, POR QUÉ…

Publicado en
img-20190220-wa0028250763375.jpg

El 28 de abril tenemos una cita con las urnas. El presidente Sánchez, a la vista de la falta de apoyo de sus socios independentistas a sus Presupuestos Generales del Estado, ha decidido terminar con esta atípica legislatura y convocarnos a los ciudadanos a votar.

La noticia, personalmente, me ha alegrado bastante. Desde que Sánchez ganara la Moción de Censura, vengo defendiendo que no se puede gobernar España con tan solo 84 diputados, con el desafío catalán, el déficit de las pensiones, la precariedad laboral, el grave deterioro de la Sanidad y la Educación públicas, entre otros muchos problemas internos, todos ellos agravados por la eminente llegada de una nueva crisis internacional, Brexit, proteccionismo yanqui y asalto chino, mediante.

Por tanto, insisto, la noticia me parece buena, en sí misma, aunque el calendario me suscite dudas. Desde luego, mejor el 28 de abril que el super domingo de mayo, juntando las generales, con las europeas, las municipales, las autonómicas y en algunos lugares las de los cabildos insulares, un pandemonio ingobernable. Aunque la campaña electoral de las generales se hará en plena Semana Santa con medio país entre cirios y el otro medio entre cañas y gambas…

Me sorprende, sin embargo, lo que se han cabreado los líderes de los partidos de la oposición, sobre todo Casado y Rivera, porque Sánchez al fin les ha hecho caso en algo. Después de llevar meses pidiendo elecciones, ahora parece que no les venía del todo bien, en su pugna con Vox por repartirse el espacio electoral de la derecha española. Nunca llueve a gusto de todos.

Me sorprende, también, la irrelevancia en la que anda sumida Podemos, con su líder de baja paternal, con una batalla interna por el poder que les está desangrando poco a poco y con la incongruencia de aquellos que venían a acabar con la casta pero se han metamorfoseado a la perfección con ella, hasta el punto de que es difícil distinguir el casoplón de lujo de los Iglesias Montero del ático de lujo de De Guindos.

Dicho lo anterior, lo cierto es que el espectáculo de ayer en el Congreso de los Diputados, convertido en taberna cutre en la que comenzar las hostilidades de la pre campaña electoral, me ha generado un sentimiento de pereza absoluta, una galbana inmensa, un sopor insondable, que solo rompo para exclamar ¡Por qué señor, por qué!

Nos quedan un par de meses de hablar del librito de memorias del Presidente, del colchón de los Sánchez/Obama, de la chaqueta con olor a naftalina que se cambia Rivera, del aprendiz de Aznar capaz de proferir  una retahíla de insultos por minuto digna de Guinness , de la novia cantante de Albert, de Cataluña, del campeón de lanzamiento de huesos de aceituna, del Falcón, del máster de uno, de la tesis del otro y de lo ultra que es Abascal, de la momia de Franco y de cualquier otra estupidez que evite que alguno haga propuestas reales y serias para solucionar los problemas de los españoles.

Eso sí, el domingo 28 de abril hay que ir a votar porque si tu no vas ellos vuelven. Y aquí ellos es un ente abstracto que puede englobar, dependiendo de tu interlocutor:

  • Sánchez, Podemos y los indepes
  • Casado, Rivera y los ultras de Vox
  • El tifus, el cólera y la malaria
  • Los alien, un meteorito y el fin del mundo

Si os soy sincera, esto de ir a votar contra alguien, o para que no gobierne tal o cual, o porque si no pasarán cosas terribles y desgraciadas que nos sumirán en la más profunda miseria, me quita las ganas de votar. Y entonces, en mi mente, susurro ¡Por qué señor, por que!

Anuncios

HACE TIEMPO QUE NO PASABA POR AQUÍ…

Publicado en

Hace tiempo que no pasaba por aquí, no sé si porque no tenía nada que contaros o porque no encontraba las ganas para contaros lo mucho o lo poco que me pasaba. Ya os he dicho alguna vez que lo de escribir es terapéutico para mí y que lo hago como una necesidad, por tanto, el estar tanto tiempo silente solo puede significar que no sentía la necesidad porque estaba muy bien o porque estaba fatal.

Lo cierto es que el año 2018 ha sido uno de los más complicados de mi vida, no de los más difíciles, que yo las he pasado canutas en el pasado cuando me divorcié con una niña de cuatro años y una mano delante y la otra detrás o cuando trabajaba en el infierno laboral de cuyo nombre no quiero acordarme aquí y salía un día sí y otro también llorando de mi convento.

El año pasado ha sido complicado porque no me encontraba bien, ni física, ni animicamente y no sabía muy bien por qué. No hay duda que recibir el diagnóstico de enfermedad celíaca y tener que cambiar por completo de hábitos de vida para limpiar mi cuerpo hasta volver a sentirme en forma ha contribuido a que todo lo demás me pareciera difícil, complicado, agotador.

Tampoco ayudaba el hecho de haber puesto tantos sueños, tantas ilusiones, tanto esfuerzo, tanto tiempo, tanto trabajo, tanto amor, tanto de todo, en un proyecto que ya no existe y que jamás volverá a ser aquel por el que algunos dimos lo mejor de nosotros mismos, hablo del PSOE, claro.

El año pasado fue el año en que me tocó reinventarme, cambiar de hábitos de vida por la celiaquía, cambiar de hábitos de pensamiento por la orfandad de la izquierda española, cambiar de hábitos laborales porque había que empezar a pensar en una misma antes que en la organización, cambiar de hábitos, cambiar de hábitos…

Hoy, superada la cuesta de enero del 2019, he vuelto a sentir ganas de escribir y sin tener claro sobre qué iba a hacerlo, he abierto mi blog, ni siquiera recordaba la contraseña para hacerlo. He puesto los dedos en el teclado y mirad por dónde voy ya. Sin hablar de política, sin nombrar a mi némesis, Pedro Sánchez, sin pedir el voto para tal o cual formación solo escribiendo, pero claro, esto no vende, esto no tiene tirón para que la gente lo lea, el público quiere carnaza, polémica, lío y yo, vosotros queréis carnaza y yo como bloguera vuestra que soy, os lo voy a dar:

  • NO VOY A VOTAR A PEDRO EL 28 DE ABRIL. POR PRIMERA VEZ EN UNAS GENERALES, MI VOTO NO VA A SER PSOE. 

¿Y a quién vas a votar, Martu? Os preguntaréis y me preguntáis en las redes sociales. Pues no lo sé. Hasta ayer estaba más cerca de votar Ciudadanos, con los que comparto la defensa de la unidad de España, la retirada de privilegios a vascos y catalanes, el uso del castellano como lengua vehicular en todo el territorio nacional, la regulación de la gestación subrogada, etc. que de no votar, pero después de leer que la Junta de Andalucía se plantea retirar la gratuidad de las matrículas universitarias, con la anuencia de Ciudadanos, se me están quitando las ganas.

Y si de aquí al 28 de abril que tengo que decidir a quién votar en las generales no tengo nada claro qué va a pasar, imaginad hasta mayo que me decida a quién votar en las europeas, en las autonómicas y en las municipales… ¡Un sinvivir!

Y SI… UNA DE POLÍTICA FICCIÓN A CUENTA DE ENCUESTAS Y PACTOS.

Publicado en

Encuesta-GAD3-Mayo-en-escaños

Encuesta del ABC (de los que más cerca estuvo el 20D) publicada por @ElElectoral

Y SI… UNA DE POLÍTICA FICCIÓN A CUENTA DE ENCUESTAS Y PACTOS.

¿Y SI Rajoy y Rivera, ayudados por alguno más llegan a la mayoría absoluta?

Este es uno de los escenarios electorales más probable, si atendemos a las encuestas que más se acercaron a los resultados electorales el pasado diciembre. Vaticinan que el Partido Popular mejore sus resultados, no tanto en votos, pero sí en escaños (fundamentalmente debido a la abstención de la izquierda) y que Ciudadanos se mantenga o incluso arañe dos o tres diputados más, por lo que ambos, con la colaboración de nacionalistas de derechas, como el PNV, podrían formar gobierno.

¿Qué deberíamos hacer los socialistas en ese escenario, seamos segundos o terceros? Votar que NO a la derecha, a las dos derechas la vieja y la nueva y renovar el partido de arriba abajo.

¿Y SI Podemos tiene más votos pero menos escaños que el PSOE?

Si el voto de Izquierda Unida se mantiene para Podemos, al menos en un cincuenta por ciento y Podemos sufre un ligero desgaste, por tantas tonterías durante esta breve legislatura de circo sin pan, nos encontraríamos con que Unidos Podemos pueda tener seis millones de votos, frente a los cinco y medio del PSOE y aún así, tener menos escaños porque su voto se concentra en las grandes capitales donde los escaños a repartir son los que son y puede haber uno o dos en juego, nada más.

¿Qué deberíamos hacer los socialistas en ese escenario, de ser segundos por los pelos y muy lejos del PP? Votar que NO a populares y populistas y quedarnos en la oposición, renovando el partido de arriba abajo.

¿Y SI el PSOE consigue mantener la segunda posición también en votos pero lejos del PP y de poder gobernar?

Podría ser, aunque casi ninguna encuesta lo contempla, que mucho antiguo votante del PSOE, que nos castigó en diciembre, desencantado de Podemos, vuelva a su voto clásico. Es difícil, porque no les hemos dado demasiadas razones para volver, pero los socialistas gozamos de un intangible en la memoria colectiva que puede conseguirlo.

¿Qué deberíamos hacer los socialistas en ese escenario de quedar segundos en votos y escaños pero igualmente lejísimos del PP? Votar NO al PP, irnos a la oposición y renovar el partido de arriba abajo.

¿Y SI Podemos gana al PSOE en votos y escaños?

Podría darse el caso de que la suma de Podemos con Izquierda Unida no reste, como creo yo, sino que realmente sume y que eso les permita acceder a escaños en pequeñas circunscripciones donde por separado no tenían opciones y así queden por delante del PSOE, lo dudo, pero podría ser.

¿Qué deberíamos hacer los socialistas en ese escenario terrorífico? Si el Partido Socialista Obrero Español deja de ser la fuerza hegemónica de la izquierda española, todos los que hayan tenido responsabilidad alguna, por activa o por pasiva en esa catástrofe, deben dimitir, abandonar la vida política y dejar que el resto renovemos el partido de arriba abajo. Nuestros representantes en el Congreso de los Diputados, deben votar NO a populistas y populares y pasar frío en la oposición.

¿Y SI todo queda más o menos igual que el 20 de diciembre?

No es descabellado pensar que puede que los españoles estemos un poco hasta las gónadas de que nuestros representantes políticos nos tomen el pelo y mercadeen con nuestros votos y decidamos volver a votar lo mismo que en diciembre, ya que nuestras ideas políticas no son de quita y pon y es de la clase política la responsabilidad de administrar sabiamente lo que deciden las urnas.

Es decir, si la suma de derechas no llega, pero la de izquierdas tampoco y son necesarios los secesionistas para formar gobierno.

¿Qué deberíamos hacer los socialistas, que es lo que deberíamos haber hecho en diciembre? Admitir que con 89 diputados no se puede gobernar, dimitir y asumir responsabilidades políticas, las que las tienen, votar NO a populares y populistas y renovar el partido de arriba abajo.

¿Y SI esto supone que haya unas terceras elecciones? No será nuestra la responsabilidad, como parece que no es de Rajoy el no haber querido intentar formar gobierno, ni de Iglesias el haber votado no a un candidato socialista un coalición con los populares. Los votantes dan y quitan razones y a nosotros, nos las han quitado.

No, no hay un ¿Y si el PSOE gana las elecciones? porque no hay nada ni nadie, ni una encuesta, ni interna ni externa, ni real ni inventada, que contemple esa opción. Esto es de lo único que debería estar hablando nuestro candidato y secretario general, Pedro Sánchez, de por qué, el partido que más y mejor ha gobernado este país, no tiene ni la más remota posibilidad de ganar unas elecciones. Todo lo demás… teatro, puro teatro.

ESTOY DE BAJON

Publicado en

image

No sé si será la primavera, que siempre trae la malvada astenia, o si será la edad, que estoy hecha una cuarentona y se me están dislocando las hormonas. No sé si tendrá la culpa el panorama político español, que es para llorar o emigrar, o ambas cosas a la vez, pero insisto, yo estoy de bajón.

Creo que no es por lo de la pre menopausia porque eso solo me afectaría a mí y noto que el bajón es generalizado. Se nota en Twitter, que la gente no está para nada, que no tenemos ganas ni de sacarnos los ojos, con lo que eso anima las tediosas tardes. Se nota en las conversaciones familiares, que nadie salta por encima de la mesa dando voces y soltando espumarajos por la boca en defensa de su partido, el que sea. Se nota en las tertulias políticas, que nos hacen bostezar a propios y extraños. Y se nota, sobre todo, en mis compañeros de partido que guardan un atronador silencio, un silencio sonoro que decía aquel, que pone los pelos de punta.

Están de bajón los sanchistas porque la crónica de una muerte anunciada está llegando a su fin. Nadie, en su sano juicio, cree que el PSOE mejorará los pésimos resultados del 20 de diciembre que vendieron como históricos, por lo que Pedro no podrá seguir alargando su interinidad al frente de la Secretaría General ni un día más y no tendrá más remedio que convocar el Congreso Ordinario que debía haberse celebrado hace meses.

Que ese Congreso Ordinario no lo va a ganar Pedro Sánchez, es un hecho tan seguro como el que no va a mejorar los resultados de diciembre el 26J, es por ello que el desánimo cunde entre las filas de acérrimos, pero, y esto es lo extraño, también entre los que no lo son.

Estamos de bajón, también, los que nunca hemos querido que Sánchez fuera nuestro Secretario General y los que han descubierto que no lo querían después, todos. Estamos de bajón, digo, porque nos duele el PSOE, nos duele en el alma ver como un error tras otro de la actual dirección federal nos conduce al abismo, pero nada podemos hacer para evitarlo. Valgan unos ejemplos sencillos:

  • Las listas, que Pedro se ha empeñado en que sean las mismas que en junio, en lugar de tomar nota de aquellos lugares en los que no hemos funcionado, analizar por qué, qué nombres suman y qué nombres restan y ponerle solución. Lo de Madrid es el más claro absurdo “sostenella y no enmendalla” que he visto en mi vida.

Habiendo bajado de 10 míseros diputados que conseguimos en 2011 a 6 vergonzantes en 2016, lejos de comprender que inclusiones aventureras como Irene Lozano, conocida por insultarnos gravemente desde la Tribuna del Congreso, una cunera del PSCE, Maritxel Batet, que no ha dudado en volverse a su lugar natural en cuanto le han quitado de encima a su rival, Carme Chacón o la comandante Cantero a la que nadie conoce más causa que la suya propia, Sánchez no dudó en afirmar que repetiría íntegra la lista -casi un minuto antes de que desertara la ex de UPyD-

  • El Comité de Campaña, por primera vez en nuestra historia reciente, ningún miembro de Juventudes Socialistas estará en el Comité de Campaña ¿por qué? Según el ínclito Simancas porque son una organización distinta del PSOE (sic) Se ve que andamos sobrado de voto joven y podemos prescindir de la parte más activa, más dinámica, más valiente y más roja de nuestra ideología.
  • El mensaje, uno de los mayores errores del pos batacazo electoral de diciembre fue afirmar rotundamente que con el PP no se iba ni a hablar, cerrándose una parte del terreno de juego y obligándose por ello a jugar en terreno podemita. Así, lo segundo que ha dicho Pedro, lo primero es que iba a repetir como candidato, simulacro de primarias mediante, es que no iba a hablar con el PP, fuera cual fuera el resultado el 26J, otra vez jugando en un terreno achicado.

Hay quien desde la prensa afirma, muy alegremente, que estamos encantados de que Pedro se la pegue, de que cuanto mayor sea la hostia, más contentos los críticos, ¡qué poco nos conocen! Nada más lejos de la realidad, críticos, como yo, votamos en diciembre PSOE, pese a Pedro Sánchez, pese a César Luena, pese a la defenestración de Tomás Gómez, pese a las purgas en Madrid, pese a mi propio Expediente Disciplinario, y lo hicimos porque nos duele el PSOE más que nuestro propio dolor.

Lo que quisiéramos los críticos, me atrevo a decir que somos la mayoría hoy en el Partido, es que la actual dirección federal nos escuchara, cambiara el rumbo, dejara atrás el sectarismo, las rencillas y las miserias personales y se remangara para trabajar todos juntos en salvar a nuestra organización de un futuro incierto. Que, en lugar de quejarse de la división interna, nuestro Secretario General, entonara el mea culpa y reconociera que el que ha sembrado la semilla de la discordia, de la desunión, es su Secretario de Organización, César Luena, al que no quieren ni gran parte de sus afines, porque ha confundido el orden con el autoritarismo, porque no sabe que el respeto se gana, no se impone.

Lo que quisiéramos los críticos es no tener que serlo, o serlo por cosas menores, que el que tiene el vicio, como yo, de salir a ganar, siempre encuentra cosas que podrían hacerse mejor para llegar aún más lejos, más alto, más rápido, más todo.

Lo que quisiéramos los críticos, de todo corazón, es que hubiera alguna posibilidad de que el PSOE ganara las elecciones el 26J y Pedro Sánchez fuera el Presidente del Gobierno sin malabarismos, sin pactos anti natura, sin sopas de siglas, porque España necesita desesperadamente que los socialistas volvamos a gobernar y, desgraciadamente, esto no va a pasar en junio porque el que tiene la llave que abre la puerta a todo esto no piensa soltarla.

Chavismo sin Chávez

Publicado en

Ayer se celebraron las elecciones presidencias en la República Bolivariana de Venezuela, tras la muerte del que ha sido su Presidente, líder cuasi religioso, ídolo de masas, ferviente creyente y azote del imperialismo yanqui, Hugo Chávez .

 Su sucesor, casi podemos decir, su heredero, pues fue nombrado por Chávez antes de morir como tal, ha ganado las elecciones por 1,5 puntos de distancia pero perdiendo en torno a 600.000 votos. Además, su opositor, Enrique Capriles, no reconoce su victoria, denunciando irregularidades y ninguneando al triunfador afirmando que Maduro será Presidente mientras tanto…

 Intentar analizar la campaña electoral y las votaciones en Venezuela con los ojos y la mente de un europeo es un error tremendo. Aquí sería impensable ver candidatos en chándal, envueltos en las banderas de sus países, contando anécdotas de la reencarnación del expresidente en un pajarito o alardeando de su masculinidad porque el contrario ha puesto en duda la misma.

Entender una revolución bolivariana profundamente religiosa como es la venezolana, desde la izquierda laica que impera en nuestro país y en los países de nuestro entorno, también se hace harto delicado. Cada día hemos visto en los telediarios las imágenes de capillas para Chávez, de ofrendas cual si fuera un santo, de rezos devotos de sus seguidores, convencidos de la existencia de una vida eterna y de que su adorado Comandante vela por ellos desde el más allá.

 Venezuela tiene serios problemas económicos pese a ser un país rico en petróleo. Chávez encontró un pueblo sumido en la pobreza y sus políticas tremendamente populistas en las formas, fueron claramente beneficiosas para los más desfavorecidos en su país en el fondo, de eso cabe poca duda. A cambio, las continuas sospechas de corrupción, fraude y actuaciones poco democráticas, configuraron una figura tan carismática como polémica.

 Hoy Maduro, que ha apostado por una etapa de “eficacia y honestidad absolutas”, como nuevo Presidente electo de los venezolanos tiene un incierto camino por delante, el de llevar a cabo un nuevo chavismo sin Chávez. De esto saben bastante los argentinos, que apostaron por el peronismo sin Perón. Nunca es fácil seguir tras la pérdida de un símbolo, de un referente, desde aquí deseo a Maduro fuerza y coraje para hacer lo mejor para su pueblo, un pueblo hermano, como es el venezolano.

 Independientemente de cual haya sido el resultado, me gustaría destacar la alta participación, un 78,71% de los venezolanos han acudido a las urnas. Cuando en la vieja Europa la política está siendo denostada, los ciudadanos se alejan de sus representantes electos e incluso un gran número de ellos dudan de que la democracia sea el mejor sistema, desde Latino América nos dan un ejemplo de compromiso y coherencia.

 No se puede cambiar el actual estado de las cosas desde fuera del sistema. Si no nos gusta lo que hace este gobierno, la única manera de cambiarlo es votar a otros en las próximas elecciones, otros que se comprometan con aquello que demandamos y que si no cumplen sepan que perderán nuestro apoyo a favor de aquellos que si lo hagan. Cuanto mayor sea el número de electores, más complicado será para un político ignorar la voz de aquellos a quien deben su mandamiento.

Si pensamos que los partidos políticos están copados por una oligarquía apoltronada, la mejor manera de acabar con ello es afiliarse masivamente a estos partidos y obligarles a tomar decisiones ajustadas a sus principios y valores. Cuanta más base social tenga un partido, más difícil será para sus dirigentes ignorar la voluntad de aquellos que los sostienen en sus cargos, mayor democracia interna existirá y mejor será la transparencia en la toma de decisiones.

 No se por qué asociación de ideas he empezado hablando de chavismo sin Chávez y he acabado hablando de calidad democrática en España, los caminos del cerebro son inescrutables y el mío, lunes por la mañana, aún está aclimatándose a este tiempo primaveral.

El ejemplo gallego o “NO TOCA”

Publicado en

Ayer, el Presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijó, claramente preocupado por el desgaste electoral que suponen las reformas injustas y anti sociales, que su partido, el Partido Popular, está realizando en España, anunció el adelanto de las elecciones autonómicas gallegas para el 21 de octubre, como las de Euskadi.

Inmediatamente una pregunta me surgió al leerlo, ¿quién será el candidato por el Partido Socialista a esas elecciones? Los más dijeron rápidamente que Pachi Vázquez, el Secretario General de los socialistas gallegos y que sería nombrado el sábado por el Comité Nacional del PSdeG porque ya no da tiempo a convocar unas primarias y porque otros futuribles como Pepe Blanco o Caamaño parecen dar un paso atrás. El propio Rubalcaba manifestó ayer sus simpatías por Pachi y le dio su bendición.

No voy a entrar a valorar ni si es el candidato más idóneo, porque desconozco en profundidad la realidad gallega, ni tampoco si da o no tiempo a realizar Primarias, porque la falta de tiempo solo será un argumento formal que esgrimir por aquellos que nunca han creído en la democracia interna y que llevan tiempo queriéndose deshacer de ese incómodo procedimiento que son las elecciones primarias.

Aquí, lo que está en juego es la credibilidad del PSOE como organización de izquierdas, democrática, moderna, abierta a la militancia en particular y a la sociedad en su conjunto. Está por ver si queremos mirar a los socialistas franceses que han salido de la crisis de identidad en la que estuvieron sumidos durante 19 años gracias a unas primarias abiertas a toda la ciudadanía o si queremos mirarnos en el espejo de los socialistas griegos, desangrándose en un rosario de pactos de gobierno que los están llevando a la desaparición.

Lo bueno de defender siempre lo mismo, en todas partes y bajo cualquier situación es que hoy no tengo que preguntarme quién se presenta o quién tiene oportunidades de ganar esas Primarias para apoyarlas, creo firmemente en el procedimiento. Creo que es más fácil acertar si las decisiones se toman entre muchos que si las toman unos pocos, por muy expertos que se crean éstos. Creo que cualquier elección democrática es más legítima que la que no lo es.

Pero es que además, en este país donde los socialistas apenas tenemos plataformas desde las que hacer llegar nuestro mensaje a la sociedad, desde las que explicar nuestro programa, nuestros principios y valores, unas elecciones primarias en el seno del Partido, son siempre un trampolín desde el que salir lanzados a la campaña electoral propiamente dicha.

Tenemos que desechar la idea de que las discrepancias internas son perjudiciales para los partidos, todo lo contrario, el debate, constructivo, respetuoso, sirve para enriquecer los programas, para abundar en los problemas y encontrar soluciones imaginativas, para formar a los candidatos y darles experiencia que les ayude a posteriori.

Hay que profundizar y facilitar la democracia interna, abriendo las primarias a todas las elecciones de todos los niveles del Partido desde el candidato a Presidente del Gobierno, Secretario General Federal hasta el último candidato o Secretario General de la última agrupación de España, facilitando la participación pasiva en las mismas que actualmente con el sistema de avales se hace casi imposible.

Espero no tener que oír desde los órganos federales otra vez el manido mensaje de, ahora no toca, ahora lo importante es ganar las elecciones, ahora nos vamos a concentrar en la campaña vasca y gallega y no podemos perder el tiempo en tonterías democráticas como las primarias o las Conferencias de Organización para que el Partido tenga Estatutos vigentes.

Sería muy triste ver que todo lo que se prometió en Sevilla se hizo con la boca pequeña, con los dedos cruzados a la espalda y sin ánimo de cumplirlo. Sería una nueva decepción, esta si cabe, más profunda, ver que no hemos aprendido nada, que seguimos anclados en los viejos procedimientos, en el Partido cerrado, elitista, de las mesas camillas y las decisiones en los despachos.

Sería desastroso hacer oídos sordos al mensaje que nos dio la sociedad el 20 de noviembre, retirándonos cuatro millones de votos, ASI NO…

Nada que perder, todo por ganar…

Publicado en

Cuando se celebren las elecciones generales, en noviembre o en marzo, nadie dará un duro por nosotros los socialistas. Mires la encuesta que mires, te agarres al dato que te agarres o te pongas como te pongas, la derrota electoral es el escenario casi cierto al que nos enfrentamos.

¿Quiere esto decir que damos la batalla por perdida? Nada más lejos de la realidad.

Tenemos el mejor candidato posible, Alfredo Pérez Rubalcaba. El político más valorado de España durante los últimos años. Un hombre serio, eficaz, didáctico y competitivo. El mejor orador desde los tiempos de Felipe González y Alfonso Guerra. El azote de la oposición.

Tenemos también el mejor ideario posible. Aunque no es fácil de explicar el Psoe ha estado y sigue estando del lado de los más débiles en defensa del Estado del Bienestar. Hemos hecho reformas que no nos han gustado ni a nosotros mismos, pero que han evitado que estemos en el lugar de Grecia, de Irlanda o de Portugal. Hemos mantenido el más alto nivel de protección a los desempleados, hemos subido las pensiones más bajas, el salario mínimo, las ayudas para la aplicación de la Ley de Dependencia…

Pero el mejor candidato con las mejores propuestas se enfrenta a la madre de todas las crisis sobre la que cabalga la peor oposición de Europa. Los irresponsables del Partido Popular que no dudan en utilizar contra el Gobierno el terrorismo, el paro, la crisis y la generación de desconfianza en los mercados.

Parece claro que Rajoy, sesteando va a llegar a la Moncloa. Es muy triste que un político gris, que ni en la oposición recibe el aprobado de los ciudadanos, al frente de un partido inmerso en una trama generalizada de corrupción, la Gurtel, que se ha financiado con el dinero de todos los españoles, pueda llegar a ser el Presidente de España, pero así es la democracia.

Ojo, que este es un partido envenenado en el que el Psoe nada tiene que perder puesto que nos dan por perdidos ya, en cambio tiene todo por ganar.

Si Rajoy no consigue la mayoría absoluta será un fracaso absoluto. Si no puede ganar a la tercera con todo a su favor, ya no lo hará nunca. Si jugando con cartas marcadas el Partido Popular no gobierna España yo auguro un tiempo luchas intestinas en Génova que puede acabar como Asturias y si no, al tiempo.

Yo creo que Alfredo, Pérez y Rubalcaba, puede y va ganar las elecciones y lo dejo aquí escrito a muchos meses vista que tiene más mérito que decirlo al día siguiente.