Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Gabilondo

CRONICA DE UNA DESLEALTAD II

Publicado en

Nota previa: como en la ocasión anterior este relato no es mío, pero respondo de la veracidad de los hechos porque las personas que me lo han hecho llegar son de total confianza y porque cuadran con las distintas quejas que me habían llegado desde varios ámbitos. Repito también que este espacio está a disposición de cualquier compañero/a que lo desee, siempre desde el respeto a los principios y valores que inspiran al socialismo.

El domingo 24 de mayo, cerca de la medianoche, Antonio Miguel Carmona se aprestaba a dirigirse ante los medios de comunicación que estaban expectantes de escuchar su reacción a los resultados electorales que situaban, por primera vez, al PSOE, en la ciudad de Madrid, como tercera fuerza política pero que le daban la tan ansiada “llave” de gobierno que no detentará Ángel Gabilondo, el candidato de Cesar Luena, en la Comunidad de Madrid.  Al final, el dinero gastado -un número de 6 cifras sólo para posicionar al ex ministro de educación en internet y redes sociales- no había servido de nada y, contra todo pronóstico, Antonio Miguel Carmona se situaba en una posición de fuerza. La lucha interna enconada que se produjo durante todo el largo periplo electoral y que, para los responsables de campaña del profesor universitario, emuló una especie de “David contra Goliat” se saldaba de una forma sorprendente e inesperada. “Salvar el culo ya es todo un éxito” dijo, reflejando la situación, uno de los concejales que concurrió en la lista de Antonio Miguel Carmona y, que a diferencia de otros, mantuvo una lealtad modélica.

Antonio Miguel Carmona estudió su discurso con exactitud puesto que es un buen socialista y un hombre de partido. Consultó a muchas personas lo que decir, incluso a Rafael Simancas, que vino a pedirle la dimisión pero que, ante el giro de los acontecimientos, se tuvo que quedar con las ganas. En esos rápidos contactos que entabló por diferentes vías (hablando con su equipo, whatsapp y twitter) diseñó en su mente la idea de la gobernabilidad: actuaría, desde ese mismo momento, sosteniendo el gobierno que los madrileños habían elegido y permitiendo el tan ansiado cambio en la capital. Tengo la información de que Pedro Sánchez no le cogió el teléfono esa noche pero una de las personas de su entorno de confianza incidió en que reconociera en su intervención la pérdida de votos antes de hablar de lo que finalmente habló ante el aplauso de los militantes de la cuarta planta, que solo una hora antes lo daban por muerto como señale en mi crónica anterior. Antonio Miguel Carmona habló de la gobernabilidad, de responsabilidad y de cambio, lo que esperaban los ciudadanos de Madrid pero no en Ferraz.

Una vez acabada la intervención ante los medios de comunicación el equipo de Antonio Miguel Carmona se fue a festejar a un discreto bar que, por respeto a sus dueños, no puedo desvelar y dónde se repitieron dos frases: “Hemos sobrevivido” y “¡Vicealcalde!”. Él llamó a la calma a los que allí se encontraban y evitó cualquier pronunciamiento contra la dirección federal de Ferraz pero no rebatió muchas de las cosas, algunas de ellas muy insultantes, que allí se dijeron cuando la bebida espumosa que se sirvió había hecho efecto entre los asistentes. Y es que había bronca a pesar de haber sobrevivido, se había hecho una campaña electoral con todo en contra. ¡Ah y me olvidaba! También, como es natural se habló allí de cargos y de futuro puesto que es algo intrínseco en el ser humano y a ver si alguien lo desmiente.

Me comentan que desde Ferraz pararon el día lunes 25 de mayo cualquier esperanza de que Antonio Miguel Carmona fuese vicealcalde de Madrid, algo que deseaba la ganadora de las elecciones, Manuela Carmena. Muchos le intentamos convencer de que aceptase secundar el gobierno municipal encabezado por la candidatura de Ahora Madrid y que desobedeciera las órdenes del partido puesto que era impredecible el futuro que le tenía preparado Cesar Luena en su difícil e incompresible entramado. Antonio Miguel no aceptó el reto de enfrentarse con Ferraz, creo que más por miedo que por lealtad, porque a esta altura ya sabe que no le quieren y que, en cuanto puedan, se lo quitaran de encima. ¿Sobrevivirá a las generales? ¿Realmente creen que no le pedirán el acta de concejal antes? Ni yo lo sé pero no me fio y tengo, al igual que muchos militantes, bases fundadas para desconfiar. El tiempo lo dirá.

Como anécdota puedo contar que algo que sentó muy bien a Antonio Miguel Carmona fue poner en su sitio a Esperanza Aguirre que, a la desesperada, le ofreció la alcaldía y dijo suscribir la totalidad de su programa. “Hacer que muera políticamente Esperanza Aguirre con el daño irreparable que ha hecho a los madrileños  es lo más gratificante que me llevo de toda esta difícil campaña electoral” afirmó en una reunión de trabajo con gente incondicional. Antonio Miguel tiene convicciones y, sobre todo, una ideología clara. Algunos hubieran preferido verlo perder y castigar a Madrid con políticas neoconservadoras con tal de controlar el PSM como ya han mostrado de manera clara, contundente e inequívoca.

Antonio Miguel Carmona actuó con responsabilidad y contribuyó al cambio en Madrid haciendo propuestas muy interesantes que se plasmaron en un acuerdo rubricado en una rueda de prensa. La historia es conocida, es algo que forma parte de la actualidad y que todo el mundo sabe, por eso no me explayaré más sobre este tema. Creo que su vocación de servicio hará que funcionen mejor las cosas en Madrid a pesar de que solo puede realizar acciones desde fuera ya que no entró en el gobierno, como era su deseo y, repito, el de Manuela Carmena.

El sábado 20 de junio se produjo otro episodio en la larga crónica de deslealtades desde Ferraz hacia Antonio Miguel Carmona puesto que se le impidió ir a la Sexta, a pesar de que se había hablado con el canal unos días antes para contar con su presencia, a la que tuvo que declinar de asistir finalmente. Al final fue entrevistado en el programa de la competencia, Un Tiempo Nuevo, aunque desconozco, de momento, como se negoció esa posición intermedia. Lo cierto es que hubo un tira y afloja para que no fuera a la Sexta y creo firmemente que toda exposición mediática en este momento fortalece al partido y realmente no entiendo porque se actúa así desde la dirección federal.

El domingo 21 de junio, los que asistimos a la proclamación “a la búlgara” de Pedro Sánchez como candidato a la presidencia del gobierno por nuestro partido pudimos observar que a Antonio Miguel Carmona no le quieren y que lo aceptan porque no les queda más remedio pero, sinceramente, creo que en cuanto puedan se lo cargarán por lo que debe extremar precauciones. Puedo casi asegurar que no habrá movimientos en este sentido hasta después de las generales. Hasta entonces se producirán, por enésima vez, muchas deslealtades que Antonio Miguel Carmona seguirá, mucho me temo, sufriendo en silencio.

311

Publicado en

En el Reglamento de Primarias del Partido Socialista Obrero Español, desarrollado en la Conferencia Política que se celebró en Madrid en noviembre de 2013, se determinó que los candidatos a las elecciones municipales donde el censo superase los 20.000 habitantes, se elegirían por el mecanismo de Primarias con el voto de la militancia de la localidad en cuestión.

Así se hizo en Parla, municipio del sur de la Comunidad de Madrid, donde por una abrumadora mayoría, ganó el compañero Pablo Sánchez. El Reglamento también dice que será el Comité Federal quien ratifique las listas, pero todos entendimos que esto es un mero trámite cuando escuchamos a nuestro flamante Secretario General, Pedro Sánchez hablar de que el cambio lo tenía que protagonizar la militancia y que él era el candidato de la militancia, elegido por el voto directo de la misma, un diputado de base…

Sorprendentemente, en Madrid, además de declarar no idóneo al Secretario General, avalado por más del 50% de la militancia como candidato a la Comunidad, Tomás Gómez, disolver su Ejecutiva Regional, su Comité Regional y poner la Federación en Gestora, por razones que aún no hemos acertado a comprender: no eran legales, porque 3 meses después de la infamante rueda de prensa de César Luena no hay imputación ni acusación alguna contra Gómez; no eran por los resultados ya que de las supuestas encuestas internas en las que se vaticinaba un mal resultado para Tomás Gómez que manejaba el Partido nada se ha sabido y lo que si conocemos es un CIS que dice que Gabilondo perderá del orden de 9 diputados en la Asamblea de Madrid con respecto a los que obtuvo nuestro Secretario General… Además, digo, se ha defenestrado al candidato elegido abrumadoramente por la militancia de Parla en extrañas circunstancias.

En defensa de su honor y de la voluntad de los militantes parleños, Pablo Sánchez acudió a la Justicia ordinaria y es ahí donde se ha producido uno de los espectáculos más bochornosos en el PSOE de Pedro Sánchez (adjunto vídeo) El abogado de Ferraz, explica a la jueza, que si bien es verdad que hay recogido un procedimiento de primarias, este no tiene importancia porque lo realmente determinante es lo que digan los 311 miembros del Comité Federal, relevantes socialistas, para más señas y no pelagatos de a pie como nosotros, simples militantes. Y que por tanto, al no ser ratificado por el Comité Federal, Pablo Sánchez no fue en ningún caso candidato de Parla pese a ser elegido en Primarias y ser presentado en un acto público de la Federación…

Tras escuchar al abogado que representa al PSOE en nombre de César Luena, que no quiso comparecer ante la jueza, que como militante valgo menos que cualquiera de los 311 miembros del Comité Federal, por primera vez en 20 años no voy a participar de la campaña electoral ni voy a ser interventora del PSOE el día de las elecciones. Ese domingo acudiré a votar y votaré en conciencia de acuerdo a mis principios y valores socialistas, porque las direcciones federales pasan y la organización con todo lo que representa, permanece, pero no le quitaré un solo minuto de mi tiempo a mi familia, a mis amigos, a mi vida para dedicárselo a aquellos que me ningunean y que me consideran mano de obra sin voz ni voto.