Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Iñaki Urdangarín

¿DE DÓNDE HA SALIDO TANTO REPUBLICANO?

Publicado en

Cuando en el año 78, el Partido Socialista Obrero Español se abstuvo en la votación de la monarquía parlamentaria como forma del Estado Español, nadie imaginaba que 36 años después, en el seno de ese mismo partido, estaríamos discutiendo si agachar la cabeza negando nuestras profundas raíces republicanas y votar sí a Felipe VI, o volver a abstenernos en la sucesión del hijo del Borbón que heredamos de Franco.

Y la verdad es que muchos nos preguntamos ¿de dónde han salido tantos republicanos? Unos se lo preguntan aterrorizados, otros lo hacemos ilusionados, pero lo cierto es que hace unos años, muy pocos, nadie podría imaginar manifestaciones o concentraciones tan hermosas como las que se produjeron el lunes en distintas ciudades de España: alegres, festivas, tricolores, pacíficas, llenas de orgullo y esperanza, atestadas de sueños de un futuro diferente, de jóvenes sonrientes y no tan jóvenes felices.

Me gustaría recordaros que en este país, durante los primeros años de la democracia, manifestarse republicano era casi un delito, no en vano, tuvimos que esperar al año 2004, hace solo 10 años, para que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid sentenciara que exhibir banderas republicanas estaba amparado por la Constitución. Los compañeros socialistas hemos sufrido en carne propia tener que quitar banderas republicanas de las casetas del Partido por “tener la fiesta en paz”. Y la Casa Real era una de las instituciones más valoradas en el CIS, hasta que dejaron de preguntar por ella…

No es hasta el 2011, cuando imputan a Iñaki Urdangarín, marido de la Infanta Cristina, hermana del heredero, hija del Rey, en el caso Noos, cuando se empieza a cuestionar públicamente la institución de la monarquía y el comportamiento de algunos de sus miembros. A partir de ese momento, los españoles caemos en la cuenta de que hay una familia extensa del Rey con cuentas en Suiza, con “amigas entrañables”, viviendo como privilegiados, cuando los demás estamos sufriendo una crisis cruel que ha quebrado todos nuestro sueños de una vida mejor, no solo para nosotros, sino también y lo que es peor, para nuestros hijos.

Para rematar este malestar ciudadano, el Rey se rompe una cadera en una cacería de elefantes en Bostwana en 2012, de la que nadie tenía conocimiento en España, ni siquiera el Gobierno, cuando es obligación del Jefe del Estado comunicar a éste sus viajes fuera del territorio nacional y de ahí nos enteramos de que “El Campechano” tiene una “amiga entrañable” con la que estaba en este viaje sudafricano, que al parecer ha dispuesto de una vivienda muy cerca de La Zarzuela y que no era la primera vez que salía en viaje oficial con el monarca cuyos gastos sufragamos todos los españoles de bien.

Y así llegamos a que en los últimos 14 de abril, las manifestaciones en recuerdo de la II República dejaron de ser minoritarias, para nostálgicos octogenarios y pasaron a ser multitudinarias, llenas de jóvenes que lucían orgullosos la tricolor y que clamaban por un cambio constitucional que convirtiera la monarquía parlamentaria española en la III República.

¿Quiero decir con esto que los republicanos somos mayoría? Sinceramente, no lo creo. En España todavía hay generaciones enteras de gentes mayores de 50 años a los que se les educó en el miedo a la República y en el convencimiento de que la Monarquía es lo único que nos separa de un Golpe de Estado o una nueva Guerra Incivil. Es lo que yo llamo la generación presa del Síndrome de Estocolmo de la Transición, que actualmente dirige la política española, las grandes empresas, los centros del poder en general. Hemos de reconocer que no hemos hecho pedagogía sobre lo que realmente significa una república, como tienen en EEUU, Francia o Alemania y que por tanto nada tiene que ver con ser comunista, socialista, revolucionario o subversivo, sino que es un régimen tan legal, constitucional, estable y próspero como cualquier otro, en función de cómo se utilice.

Soy de las que, una vez pasada la euforia de la abdicación, detenida a pensar unos días, algo que en este país no somos muy dados a hacer, creo que hacer un Referéndum hoy solo serviría para legitimar la monarquía para otros cuarenta años y que por tanto, lo mejor que podemos hacer los socialistas republicanos es abstenernos en la votación de la Ley Orgánica de sucesión, como ya hicimos en el año 78 y empezar a debatir una postura clara y nítidamente republicana del Partido Socialista de cara a, en un futuro cercano, poder promover una Reforma Constitucional completa, que incluya, entre otros muchos temas importantísimos, también la Jefatura del Estado.

PD Mi columna de los jueves en Diario Progresista aclara el complejo procedimiento necesario para EL ADVENIMIENTO DE LA REPUBLICA

Anuncios

PENA DE BANQUILLO

Publicado en

Asistimos en los últimos días al espectáculo de ver cómo la caverna mediática defiende a capa y espada, gritando Santiago y cierra España, la presunción de inocencia para la Infanta Cristina y la necesidad de no hacerla pasar por el escarnio público que supondría que entrara bajando la cuesta de los juzgados de Palma andando, como el resto de imputados de ese juzgado.

Afirman muy dignos que se la está sometiendo a una pena de banquillo sin haber sido escuchada, juzgada y condenada y que eso supone un perjuicio gravísimo para su persona en particular y para la imagen de la Casa Real en general. En una palabra, se escandalizan de que habiendo sido imputada y teniendo que declarar, no se la dé un trato de favor, facilitando su entrada a los juzgados en coche y lejos de los ojos del pueblo.

Hay que recordar a estos tertulianos más monárquicos que el propio Juan Carlos, que la Infanta ya fue imputada en su día por los numerosos indicios delictivos que acumulaba en su persona y que en un hecho sin precedentes, la Audiencia Provincial de Palma la “desimputó”, verbo que hasta la fecha permanecía ajeno a nuestros oídos.

Olvidan también que para volverla a imputar el Juez Castro ha tenido que redactar un Auto de 277 folios para evitar que la Fiscalía Anticorrupción lo recurriera como el anterior, que a tenor de lo dicho por reputados juristas, era impecable.

No quieren que nos fijemos en que los técnicos de Hacienda –somos todos, pero unos más que otros- que dijeron en su día que las facturas presentadas por Noos para justificar determinados gastos del matrimonio Urdangarín-Borbón eran falsas, hoy dicen que son “simuladas” y dan por bueno lo que es infumable, para rebajar la cuantía de lo defraudado y deje de ser delito para quedarse en una simple sanción administrativa.

En una palabra, que si todos los españoles somos iguales ante la Ley, la ciudadana Cristina Borbón debería estar Imputada hace meses, por no decir años, debería haber declarado ante el juez Castro como en su día lo hizo su marido Iñaki Urdangarín, su socio Torres y la mujer de éste último y debería responder por lo robado a las arcas públicas. Y no sirve como excusa el morbo mediático de su declaración porque otros personajes públicos han tenido que someterse a ese y peores escarnios y la caverna no se ha pronunciado al respecto, recordemos aquí esperpentos como el de Isabel Pantoja o el de Ortega Cano o Julián Muñoz…

Dejo para el final la pena de banquillo a la que se ha sometido y se sigue sometiendo a políticos que sin haber sido siquiera imputados, han protagonizado portadas de los mismos diarios que hoy claman contra el circo mediático en torno a la Infanta. Recordemos que en algunos casos, para mayor abundamiento se han inventado figuras jurídicas como la “preimputación” con la que la jueza Alaya señaló a los ex presidentes andaluces Manuel Chaves y Pepe Griñán, que no existe en el ordenamiento jurídico español y que solo sirve para llenar horas de tertulias ensuciando sus nombres.

No oí entonces al Gobierno pedir que se respetara la presunción de inocencia y la buena imagen de estos servidores públicos, quizás porque eran socialistas, me atrevo a pensar. Tampoco leí declaraciones del Ministro de Justicia o de Interior, cuando imputaron a Pepe Blanco por la acusación sin pruebas de un delincuente confeso, quitando hierro al asunto en el sentido de que cualquiera puede ser imputado y eso no significa que al final de la instrucción uno resulte procesado y mucho menos condenado como hacen ahora con Cristina de Borbón, todo lo contrario, cuando el Tribunal Supremo archivo la causa contra el socialista Blanco, lo que hicieron estos periodistas tan respetuosos hoy con la presunción de inocencia fue sospechar de algún tipo de trato de favor del alto tribunal para con el ex Ministro de Zapatero.

Se ve que no solo no somos todos iguales ante la Ley, sino que no lo somos en absoluto ante la prensa y no olvidemos que la imagen de un político para el ciudadano es la que los medios de comunicación quieran dar de él.

DEFRAUDAR POR AMOR

Publicado en

Acabo de ver al abogado de la Infanta Cristina, imputada por defraudar a Hacienda y blanquear dinero junto con su marido, Iñaki Urdangarín, Duque de Palma o empalmado, como le gusta a él afirmar en sus correos electrónicos, explicar que no pude acusarse a su clienta de ningún delito porque es una mujer que se casó enamorada y en todo momento actuó por amor, cuando imputaba gastos familiares a la empresa, cuando contrataba el personal de servicio a través de la empresa, cuando firmaba un fraude tras otro, todo lo hacía ciega de amor.

Lo cierto es que yo he hecho auténticas barbaridades por amor, me he liado la manta a la cabeza y he abandonado mi casa, mi familia, mis amigos y hasta mi ciudad por amor. He renunciado a una vida cómoda en un dúplex fantástico y con un buen coche por amor. He consentido que el amor de mi vida fuera el amor de la vida de alguna otra por amor. He puesto mi vida patas arriba y vuelto a comenzar de cero por amor, pero lo que nunca he hecho es defraudar a Hacienda o blanquear dinero por amor, llamadme rara.

Ya habíamos escuchado la excusa de la mujer florero en el caso de los regalos que la Gurtel hizo a Jesús Sepúlveda, marido de la Ministra Ana Mato, tales como un Jaguar en el garaje que la pobre no vio, confeti por toneladas para los cumples de los niños, viajes a Eurodisney y otras zarandajas que pasaron completamente inadvertidas a esta despistada pepera. Ni que decir tiene que para el común de los matrimonios españoles no coló, todos sabemos que es muy difícil mover un músculo en pareja sin que se entere tu contrario.

“Yo no zabía ná zeñó Jues”, también lo habíamos escuchado a las dos mujeres de Julián Muñoz, alias Cachuli, tanto Maite Zaldivar, la oficial, como Isabel Pantoja, la amante, alegaron absoluto desconocimiento del origen de los millones que gastaban a espuertas junto al de los pantalones sobaqueros. Los ciudadanos de Marbella no se lo creían y pasaban de enseñar dientes, dientes, que es lo que les jode. Tampoco coló y el Juez los ha condenado a todos a diversas penas de cárcel.

Ayer mismo se descubrió una cuenta en Suiza a nombre de Rosalía Iglesias, la mujer del malvado Bárcenas, la misma que acudió hace unos meses al Juez Ruz a pedir que se le desbloqueara alguna cuenta para poder pagar la luz y el agua. Es triste pedir, señor Juez, pero más triste es robar, déjeme usted sacar unos eurillos del banco que soy una pobre mujer desvalida que no sabía nada de los millones de mi esposo en el extranjero…

Tenemos algún caso más que pretenden llevar con discreción pero que no va a pasar desapercibido a unos lectores sagaces como vosotros, el marido de Loli Cospe se está forrando desde que su señora es jefaza de Génova, pero ella no se ha dado ni cuenta porque está distraída explicando lo del despido en diferido con forma de simulación del Tesorero del PP, Luis el cabrón, borrando discos duros y dejando la sede limpita para cuando llegase el Juez en busca de las facturas falsas de la reforma millonaria.

En fin, que como decía aquel dúo de mi juventud, Ella Baila Sola: “De mayor yo quiero ser mujer florero, metidita en casita yo te espero. Las zapatillas de cuadros preparadas, todo limpio y muy bien hecha la cama”.