Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Jordi Pujol

SIMPLIFICACIONES POLITICAS

Publicado en

Samsung 353Vivimos en una sociedad híper informada e híper conectada. Una sociedad que tiene acceso a cualquier noticia que se produzca en cualquier lugar del mundo casi en tiempo real, contada no solo por los medios clásicos de comunicación, sino también por cualquier usuario de una red social que la esté viviendo en directo. Una sociedad que parece que se ha saturado con tantos datos y que ha decidido quedarse con el mero titular.

Esta semana hemos tenido el enésimo ejemplo de cómo funciona esta simplificación política que tanto interesa a los ricos, los poderosos, los corruptos, los que manejan el cotarro. Felipe González, al ser preguntado por el escándalo del latrocinio de la familia Pujol comenta que la primera impresión que tuvo al oír la noticia es que se trataba de una actuación de cobertura de un padre a sus hijos. No dijo que creía en la honradez de Pujo, ni que Pujol no fuera un corrupto, solo dijo que le había sorprendido tanto la noticia que no podía creerla ya que él, como muchos otros en toda España, tenían a Jordi Pujol por un hombre honorable.

Sin embargo, lo que ha trascendido a los medios de comunicación es que Felipe González defiende a Pujol y la campaña ha permeado tanto en la sociedad, que hasta nuestro flamante nuevo Secretario General, Pedro Sánchez, se ha visto hoy en la obligación de corregir a Felipe, asegurando que si él creía en la inocencia de Pujol, Pedro no. Mal vamos si caemos en la trampa de la caverna y la nueva izquierda ideal de la muerte de bailar al son que nos toquen.

Unos días antes, otro referente del socialismo español, no es casualidad que siempre se malinterpreten o directamente se manipulen las palabras de socialistas, forma parte de esta campaña de acoso y derribo al PSOE en la que vivimos inmersos. Me refiero al artículo en el que Alfonso Guerra hablaba de la polarización de las políticas europeas y el resurgir de movimientos fascistas y comunistas en nuestro entorno, que se quiso extrapolar, o más bien “intrapolar” a la política española como un ataque a Podemos. De nada sirvió que Alfonso insistiera una y otra vez que él no había hablado de Podemos, ni mucho menos de un pacto entre el PSOE y el PP para detener su ascenso.

Aprovechando este quedarse en el titular y no leer el cuerpo de la noticia y ya de contrastarla con otras fuentes, ni hablamos, tenemos actuaciones como las de la jueza Alaya que hace escritos propios de Gila: “alguien se ha llevado el dinero de los andaluces y no miro a nadie” “alguien puede pasarse voluntario a declarar en el juzgado si le apetece” “alguien ha sido muy malo, malísimo”, pero que le sirven para salir en primera página de cualquier diario en los que se afirma que ha imputado a tal o cual socialista, aunque luego no sea una imputación, sino una preimputación, figura del derecho procesal penal español de su propia invención.

Así podría seguir durante cientos o miles de líneas más pero creo que ha quedado claro lo que estoy denunciando, España está aquejada del mal de la superficialidad, del populismo, de la demagogia, del discurso facilón, de la promesa electoral imposible y de la improvisación. Lo que hagan otros partidos no me importa, allá ellos, pero desearía que el Partido Socialista Obrero Español recordara que es un Partido con 135 años de historia, con vocación de Gobierno, con un proyecto político propio e independiente que no necesita mirarse en el espejo ni de la diestra ni de la siniestra. Defendamos nuestros principios y valores y aquellos que los encarnan desde hace décadas, mantengámonos firmes en aquello que creemos aunque recibamos la puya fácil de quien no ha tenido responsabilidad alguna de Gobierno y por tanto no ha podido errar, tampoco acertar. Y sobre todo, miremos al futuro, se terminó el flagelo por los errores cometidos y el voceo de los logros conseguidos. Ahora solo nos queda presentar una propuesta seria, coherente, de izquierdas y que nuestros actos no contradigan a nuestro discurso. Lo demás lo traerá el tiempo, la perseverancia y el trabajo.

Anuncios