Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: La Sexta

OPERACIÓN PALACE

Publicado en

Anoche peleaban por la audiencia dos de los egos mediáticos más grandes que jamás se han visto, de un lado, el ínclito Risto Mejide, estrenaba su programa Viajando con Chester, entrevistando al ex presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero; y de otro, Jordi Évole anunciaba un programa de periodismo de investigación en el que desvelaría claves secretas de lo ocurrido durante el golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, titulado Operación Palace.

Ya os confieso que como ambos dos me resultan igual de cargantes, demagogos, populistas y entregados al: “todos los políticos son iguales”, “la política no vale para nada”, “yo soy la verdad, la luz y la vida”, mi santo y yo estuvimos viendo un precioso documental en Divinity sobre la gestación con impresionantes imágenes de fetos en 4D. Pero como hace tiempo que tengo la costumbre de hacer cualquier cosa con el Twitter abierto, a la vez fui comprobando con estupor la broma de mal gusto que perpetró Évole en la Sexta.

Que el programa fue un montaje en plan Guerra de los Mundos versión cutre española ya lo sabéis todos. Que la intención no fue otra que sumar audiencia porque la moraleja de tamaño bodrio no se la encuentra nadie, también. Que hubo muchos que se creyeron lo que estaban viendo y hasta hicieron alarde en red de compartir las teorías “conspinaóicas” que allí se exponían, por supuesto. Que nada fue casual ni gratuito, no lo dudéis.

De lo de ayer se pueden extraer algunas conclusiones, a cual más preocupante, la primera de ellas es que los medios pueden mentir cuanto quieran porque la gente está dispuesta a creerse, casi cualquier cosa que den por televisión, siempre que venga envuelta en papel brillante de periodismo serio de investigación. Es más, que una vez convencidos de que la mentira es verdad, aunque el propio autor les comunique entre carcajadas que se la ha colado, siguen pensando que algo de realidad habrá…

Otra peligrosa conclusión del paripé de anoche es que nuestro sistema es frágil y que se le puede atacar de muy diversas maneras. Ayer Évole hizo más por aquellos que creen que lo nuestro no es una democracia, que la política solo está al servicio de sus propios intereses y que mejor nos iría con otro sistema (sic) que cualquier discurso, manifestación, libro, etc. Ayer, muchos de los que dieron su vida por la libertad, por la democracia, por este sistema que algunos se empeñan en denostar, se revolvían impotentes en sus frías tumbas.

A la vista de lo manipulable que es el público y de lo crédulos que resultan ante determinadas figuras mediáticas, piensa una, que es muy mal pensada, que no es la primera vez que nos la cuela, aunque sí es la primera vez que confiesa haberlo hecho. Si políticos de la talla de Anasagasti o Leguina, si periodistas del relumbrón de Iñaki Gabilondo, no tuvieron reparos en prestarse a esta farsa, imaginad la de entrevistas amañadas que os habéis comido en anteriores episodios del psicodrama “Salvados”.

Mención aparte merecen algunos/as estrellas del firmamento público, político, mediático, que se tragaron la bola hasta el corvejón y que hicieron gala de ello en las redes sociales para escarnio de propios y extraños, que aquí somos todos muy dados a unirnos al aquelarre. Y lo peor es que lo habían leído en documentos serios. Alguno hay que esta mañana me ha enlazado ensayos sobre magnas conspiraciones durante el 23F y me ha querido convencer de que el engaño era realidad, que todo en la vida es sueño y los sueños, sueños son…

Yo anoche solo podía acordarme de mi abuelo, militar en la reserva, nada sospechoso de rojerío, que al conocerse la toma del Congreso por Tejero, llamó a casa llorando y diciendo: “otra vez no, hijos míos, otra vez no”. Para algunos, un Golpe de Estado que acabara con nuestra democracia y que desembocara en una nueva Guerra Civil o dictadura, no era motivo para tomar a risa o especulación, sino una desgracia inmensa para todos los españoles.

PD MI COLABORACION EN PUBLICOSCOPIA DESARME DE ETA

Anuncios

NUEVOS ÍDOLOS

Publicado en

Ahora que la política está tan  denostada y que lo que prima es aseverar sin ningún fundamento ni razonamiento intelectivo previo que todos los políticos son iguales, que están alejados de la realidad y hasta que son corruptos, surgen con fuerza unas nuevas figuras a las que seguir ciegamente, los periodistas de investigación.

Estos nuevos ídolos están revestidos apriorísticamente de todas las virtudes que el votante progresista admira: honradez, objetividad, ecuanimidad, magnanimidad, inteligencia, perspicacia y sobre todo, independencia, apriorísticamente insisto.

En un mundo completamente mercantilizado, el de los medios de comunicación no es una excepción. Todas las grandes cadenas televisivas, la prensa escrita, los grupos editoriales, marcan su línea editorial basada en sus ideas políticas y sobre todo, en sus intereses económicos y esta se impone a cada rincón de sus medios.

La Sexta no es una excepción, desde su absorción por Antena 3, sus programas de debate, opinión, crítica y denuncia política han ido virando lenta pero inexorablemente hacia la línea editorial que marca su dueño, que no es precisamente de izquierdas. No es un cambio brutal ni descarado porque eso espantaría a todo el telespectador progresista que se refugió en ella con el advenimiento del Partido Popular a la radio y televisión pública, pero si es un cambio notable.

No veremos a estos iconos del periodismo independiente alabar al Partido Popular porque amén de no resultar creíbles, perderían su fuerza a la hora de que el mensaje cale, lo que ahora se estila es denostar a la clase política sin piedad y sin distinciones, apuntarse al carro del mensaje indignado de que las instituciones españolas están corruptas y ya no sirven para el fin que fueron diseñadas y así abonar el terreno a situaciones como las que se han dado recientemente en Grecia o Italia.

El plan es realmente bueno, eso hay que reconocerlo, si desde programas como Salvados de Évole, o el gran lanzamiento de ayer de Ana Pastor, El Objetivo se lanzan soflamas contra la clase política en general, esto solo daña al votante progresista por dos sencillas razones: la primera es que el votante del PP no pone jamás La Sexta, no hay más que ver las encuestas que el propio Wyoming hace en Serrano para constatar este hecho. Y la segunda y no menos importante es que al votante del PP la corrupción le molesta más bien poco tirando a nada y para muestra lo sucedido en Valencia o Madrid, cunas de la Gurtel, las últimas elecciones autonómicas.

Os cuento todo este desahogo porque anoche hice por ver el primer programa de El Objetivo, con la tan admirada Ana Pastor como presentadora y con el compromiso de hacer un programa basado en las cifras, qué más objetivo que unos datos dicen ellos mismos. Aguanté solo los tres primeros asuntos: la comparación de la democracia estadounidense con la española en cuanto a la tan cacareada transparencia, que era un ejercicio maquiavélico porque de ahí solo podía colegirse lo mal que estamos en España en lugar de hacer un análisis riguroso y matizado del asunto. Vi también el milagro económico de Aznar que se ve que es de máxima actualidad lo que hizo este integrante destacado del trío de las Azores en el año 1996 y finalmente me amargué la noche y cambié de canal con el uso torticero del asunto de los EREs de Andalucía explicado chabacana y torticeramente por el muñequito llamado “españolisto”.

Las razones de mi enfado son variopintas pero podemos resumirlas en: ¿no hay casos gravísimos de corrupción generalizada en política de un Partido como el PP con la Gurtel y los papeles de Bárcenas, o CIU con el Palau y las ITV de Oriol Pujol, o la Casa Real con el caso Noos que precisamente hay que ir a por el único gobierno de izquierdas de España? (no me olvido de Asturias y Canarias).

Y una vez elegido este tema, ¿cómo se puede meter en el mismo saco a Rosa Aguilar del PSOE que habló claramente de los 50 y los 17.7 millones de EREs intrusos, con el Campeón Arenas del PP que empezó por 700 millones y acabó con 1400 o con Rajoy hablando de miles de millones? ¿Y no hay otro medio que El Mundo que se ha caracterizado por su conspiranoia contra el PSOE en temas de tanta sensibilidad como los atentados del 11M?

Tampoco entiendo de qué se reían tanto ayer los de la izquierda auténtica porque creían ellos que iban contra el bipartidismo, les recuerdo el infame Equipo de Investigación de la semana anterior contra Sánchez Gordillo, que sin ser santo de mi devoción recibió un trato más propio de un delincuente que de un representante electo de sus ciudadanos.

Se que criticar a Evole o a Pastor me convierte en una reaccionaria, sectaria y no se cuantas barbaridades más que me vienen diciendo desde anoche, pero esto es lo que pienso, con mis motivos y mis razones, lejos de la irreflexión y el apasionamiento.