Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Lenguaje

Abogado

Publicado en

Escribo esta entrada animada e inspirada por @icanogar que como buen lingüista encuentra interesante el debate que existe en la sociedad sobre el lenguaje sexista o el género en el lenguaje y porque como mujer, como socialista y como aficionada a juntar letras, también tengo mi postura al respecto.

En mi perfil tengo puesto que soy abogadO con o y en muchas ocasiones, compañeras me lo han afeado porque consideran más correcto que pusiera abogadA, pero a mí no me gusta. Yo quería ser juez y tampoco me gusta juezA ni fiscalA. ¿Me convierte eso en alguien machista? No lo creo, sinceramente.

Sobre si la lengua puede o no ser sexista escribió hace poco Millás y está claro que la lengua puede ser lo que de ella haga el que la usa, el que habla y el que escucha. El que la escribe y el que la lee. Por eso, cada uno de nosotros hace con el lenguaje lo que realmente desea y no lo que dicta la Real Academia de la Lengua Española o el censor de turno.

Para las feministas la lengua es una pelea constante, una afrenta cuando no se usa como ellas piensan que debe usarse y un campo de batalla en el que para mi gusto se emplean demasiadas energías. Quizás sea verdad como ellas dicen que la lengua visibiliza las diferencias reales entre hombres y mujeres,  las discriminaciones laborales, salariales, culturales… Y que lo que no se nombra no existe. No lo se, pero yo libro mis batallas en terrenos menos vistosos pero más efectivos.

Soy socialista y hace ya muchos años que mi Partido incluyó la defensa de los derechos de las mujeres iguales a los de los hombres como una parte fundamental de su ideario por lo que no necesito ser feminista porque el feminismo ya está incluido en mis principios y valores socialistas.

Tengo claro que esta postura me será afeada por muchas de mis compañeras de partido que son y se sienten feministas y creen que hay que seguir en la lucha desde el feminismo, más que desde el socialismo. Lo respeto aunque no lo comparto.

El lenguaje forma parte de mi naturaleza, necesito escribir para sentirme viva, hablo, discuto, disiento, me afirmo, me desahogo, río y lloro a través de la palabra, hablada o escrita, pero siempre palabras. Para ello debo sentirme cómoda usándolas y lo hago conforme me lo pide el corazón y la razón.

Un día me comentaba un compañero que él era muy respetuoso con las formas y que creía que había que utilizar el usted, el por favor, el gracias, el lenguaje no sexista, todo muy políticamente correcto, pero ese mismo compañero es un geta que engaña a su mujer, que le chulea la parte del sueldo que cobra en B y se la queda para sus juergas… Entonces yo comentaba que prefiero que me digan perra judía a la cara a que me digan señorita y me la claven por la espalda.

No pretendo darle a esta entrada ningún rigor científico, lingüístico o político. Escribo sobre lo que siento y siento que perdemos muchas energías en las formas y se nos cuelan los fondos. En España las mujeres cobramos menos que los hombres en general, no estamos presentes en los puestos de alta dirección, hay muchos trabajos con doble categoría para pagar menos a las mujeres…

En organizaciones como el Psoe y la UGT se cuida al máximo el lenguaje, todos los documentos pasan por el corrector de estilo para que compañeros y compañeras, trabajadores y trabajadoras, nos sintamos representados pero lo cierto es que ninguno de ellos ha tenido una Secretaria General, por ejemplo y con carácter general hay muchas menos mujeres que hombres en los puestos realmente de poder.

Por eso me niego a discutir sobre si tengo que poner en mi perfil que soy abogado o abogada, siento que los hombres, los barones, que son varones, nos entretienen con una zanahoria mientras van cómodamente sentados a las riendas de todo, incluido mi Partido.

Si lo que queréis es que las mujeres tengamos lo que merecemos por capacidad, por formación, por experiencia, por trabajo, por coraje, por tesón y por justicia, contad conmigo para cualquier cosa compañeras. Ahí daremos la batalla y venceremos porque nos asiste la razón y con ella siempre se gana.

Añado que a los hombres les iría mucho mejor si se acabara la discriminación que tanto talento desperdicia como bien me ha indicado un compañero en twitter.

Anuncios