Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Navidad

Lotería de Navidad

Publicado en

Ya está aquí el Gordo, pasado mañana, 22 de diciembre, los niños y niñas de San Ildefonso nos harán pasar la mañana con su soniquete de millones y esperanzas y nos harán recordar a la mayoría que lo importante es tener salud.

Desde niña, el día de la lotería era un día especial. Mi padre ponía la radio para oír el sorteo mientras desayunábamos y nos preparábamos para ir al cole. Más adelante, mi padre ponía la televisión -en blanco y negro- y además de oírles cantar, también veíamos a esos niños con la ilusión de que la siguiente bola fuera el Gordo, fuera nuestro gordo.

Ya se que estadísticamente, el Sorteo de Navidad es el que menos probabilidades tiene de tocarnos y que además el premio no es el más Gordo, pero si, quizás el más repartido y sobre todo, el más compartido.

La verdad es que yo juego lo justo, con los compas del curro, con los de la Agrupa y algún amiguete que nos cambia un décimo porque no confío en más suerte que la que uno se labra, pero me gusta que sea el día de la Lotería.

Imagino que es porque significa que ha empezado la Navidad, que ya no hay escusas para cerrarse a las luces, las fiestas, los regalos, los villancicos y demás parafernalia que tanto desagradan a algunos pero que a mí, aún me hacen sonreír.

Para ser sincera, ya no con la fuerza de antaño, Navidad, junto con mi cumpleaños eran mis momentos favoritos del año. He de reconocer que este año aún no me siento imbuida del espíritu navideño. El domingo me enteré de que este sábado ya es Noche Buena y no solo no había comprado ningún regalo sino que ni siquiera había pensado en ello.

Esto es dramático ya que en mi casa nos intercambiamos los regalos después de la cena de Nochebuena, casi siempre mientras Raphael nos canta o José Mota nos hace reír y no es plan aparecer con las manos vacías que mi familia es muy tremenda y muy rencorosa.

Igual no es culpa de que yo me haga mayor y pierda la ilusión, espero de corazón que no sea así. Apuesto porque son las circunstancias locas que me rodean las que me tienen algo despistada, pero las aguas volverán a su cauce y yo volveré a ser esa insensata que canta villancicos mientras monta el árbol en el puente de la Inmaculada Constitución con su hija adolescente avergonzada de la madre que le ha tocado en suerte.

No quiero dejar nunca de ilusionarme, no quiero renunciar a soñar, no quiero dejar de creer en el amor, de confiar en que todo es posible, de luchar sin tregua por lo que quiero, por lo que siento, no quiero y no voy a hacerlo.