Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Noos

PENA DE BANQUILLO

Publicado en

Asistimos en los últimos días al espectáculo de ver cómo la caverna mediática defiende a capa y espada, gritando Santiago y cierra España, la presunción de inocencia para la Infanta Cristina y la necesidad de no hacerla pasar por el escarnio público que supondría que entrara bajando la cuesta de los juzgados de Palma andando, como el resto de imputados de ese juzgado.

Afirman muy dignos que se la está sometiendo a una pena de banquillo sin haber sido escuchada, juzgada y condenada y que eso supone un perjuicio gravísimo para su persona en particular y para la imagen de la Casa Real en general. En una palabra, se escandalizan de que habiendo sido imputada y teniendo que declarar, no se la dé un trato de favor, facilitando su entrada a los juzgados en coche y lejos de los ojos del pueblo.

Hay que recordar a estos tertulianos más monárquicos que el propio Juan Carlos, que la Infanta ya fue imputada en su día por los numerosos indicios delictivos que acumulaba en su persona y que en un hecho sin precedentes, la Audiencia Provincial de Palma la “desimputó”, verbo que hasta la fecha permanecía ajeno a nuestros oídos.

Olvidan también que para volverla a imputar el Juez Castro ha tenido que redactar un Auto de 277 folios para evitar que la Fiscalía Anticorrupción lo recurriera como el anterior, que a tenor de lo dicho por reputados juristas, era impecable.

No quieren que nos fijemos en que los técnicos de Hacienda –somos todos, pero unos más que otros- que dijeron en su día que las facturas presentadas por Noos para justificar determinados gastos del matrimonio Urdangarín-Borbón eran falsas, hoy dicen que son “simuladas” y dan por bueno lo que es infumable, para rebajar la cuantía de lo defraudado y deje de ser delito para quedarse en una simple sanción administrativa.

En una palabra, que si todos los españoles somos iguales ante la Ley, la ciudadana Cristina Borbón debería estar Imputada hace meses, por no decir años, debería haber declarado ante el juez Castro como en su día lo hizo su marido Iñaki Urdangarín, su socio Torres y la mujer de éste último y debería responder por lo robado a las arcas públicas. Y no sirve como excusa el morbo mediático de su declaración porque otros personajes públicos han tenido que someterse a ese y peores escarnios y la caverna no se ha pronunciado al respecto, recordemos aquí esperpentos como el de Isabel Pantoja o el de Ortega Cano o Julián Muñoz…

Dejo para el final la pena de banquillo a la que se ha sometido y se sigue sometiendo a políticos que sin haber sido siquiera imputados, han protagonizado portadas de los mismos diarios que hoy claman contra el circo mediático en torno a la Infanta. Recordemos que en algunos casos, para mayor abundamiento se han inventado figuras jurídicas como la “preimputación” con la que la jueza Alaya señaló a los ex presidentes andaluces Manuel Chaves y Pepe Griñán, que no existe en el ordenamiento jurídico español y que solo sirve para llenar horas de tertulias ensuciando sus nombres.

No oí entonces al Gobierno pedir que se respetara la presunción de inocencia y la buena imagen de estos servidores públicos, quizás porque eran socialistas, me atrevo a pensar. Tampoco leí declaraciones del Ministro de Justicia o de Interior, cuando imputaron a Pepe Blanco por la acusación sin pruebas de un delincuente confeso, quitando hierro al asunto en el sentido de que cualquiera puede ser imputado y eso no significa que al final de la instrucción uno resulte procesado y mucho menos condenado como hacen ahora con Cristina de Borbón, todo lo contrario, cuando el Tribunal Supremo archivo la causa contra el socialista Blanco, lo que hicieron estos periodistas tan respetuosos hoy con la presunción de inocencia fue sospechar de algún tipo de trato de favor del alto tribunal para con el ex Ministro de Zapatero.

Se ve que no solo no somos todos iguales ante la Ley, sino que no lo somos en absoluto ante la prensa y no olvidemos que la imagen de un político para el ciudadano es la que los medios de comunicación quieran dar de él.

DEFRAUDAR POR AMOR

Publicado en

Acabo de ver al abogado de la Infanta Cristina, imputada por defraudar a Hacienda y blanquear dinero junto con su marido, Iñaki Urdangarín, Duque de Palma o empalmado, como le gusta a él afirmar en sus correos electrónicos, explicar que no pude acusarse a su clienta de ningún delito porque es una mujer que se casó enamorada y en todo momento actuó por amor, cuando imputaba gastos familiares a la empresa, cuando contrataba el personal de servicio a través de la empresa, cuando firmaba un fraude tras otro, todo lo hacía ciega de amor.

Lo cierto es que yo he hecho auténticas barbaridades por amor, me he liado la manta a la cabeza y he abandonado mi casa, mi familia, mis amigos y hasta mi ciudad por amor. He renunciado a una vida cómoda en un dúplex fantástico y con un buen coche por amor. He consentido que el amor de mi vida fuera el amor de la vida de alguna otra por amor. He puesto mi vida patas arriba y vuelto a comenzar de cero por amor, pero lo que nunca he hecho es defraudar a Hacienda o blanquear dinero por amor, llamadme rara.

Ya habíamos escuchado la excusa de la mujer florero en el caso de los regalos que la Gurtel hizo a Jesús Sepúlveda, marido de la Ministra Ana Mato, tales como un Jaguar en el garaje que la pobre no vio, confeti por toneladas para los cumples de los niños, viajes a Eurodisney y otras zarandajas que pasaron completamente inadvertidas a esta despistada pepera. Ni que decir tiene que para el común de los matrimonios españoles no coló, todos sabemos que es muy difícil mover un músculo en pareja sin que se entere tu contrario.

“Yo no zabía ná zeñó Jues”, también lo habíamos escuchado a las dos mujeres de Julián Muñoz, alias Cachuli, tanto Maite Zaldivar, la oficial, como Isabel Pantoja, la amante, alegaron absoluto desconocimiento del origen de los millones que gastaban a espuertas junto al de los pantalones sobaqueros. Los ciudadanos de Marbella no se lo creían y pasaban de enseñar dientes, dientes, que es lo que les jode. Tampoco coló y el Juez los ha condenado a todos a diversas penas de cárcel.

Ayer mismo se descubrió una cuenta en Suiza a nombre de Rosalía Iglesias, la mujer del malvado Bárcenas, la misma que acudió hace unos meses al Juez Ruz a pedir que se le desbloqueara alguna cuenta para poder pagar la luz y el agua. Es triste pedir, señor Juez, pero más triste es robar, déjeme usted sacar unos eurillos del banco que soy una pobre mujer desvalida que no sabía nada de los millones de mi esposo en el extranjero…

Tenemos algún caso más que pretenden llevar con discreción pero que no va a pasar desapercibido a unos lectores sagaces como vosotros, el marido de Loli Cospe se está forrando desde que su señora es jefaza de Génova, pero ella no se ha dado ni cuenta porque está distraída explicando lo del despido en diferido con forma de simulación del Tesorero del PP, Luis el cabrón, borrando discos duros y dejando la sede limpita para cuando llegase el Juez en busca de las facturas falsas de la reforma millonaria.

En fin, que como decía aquel dúo de mi juventud, Ella Baila Sola: “De mayor yo quiero ser mujer florero, metidita en casita yo te espero. Las zapatillas de cuadros preparadas, todo limpio y muy bien hecha la cama”.

LA SEGUNDA YA TAL

Publicado en

Ante las reiteradas preguntas de la prensa al Presidente del Gobierno popular, Mariano Rajoy, sobre el encarcelamiento sin fianza del que fuera el Tesorero de su Partido durante décadas y hombre de confianza tanto del actual Presidente como de su predecesor popular en el cargo, José María Aznar, el máximo líder del Partido Popular se limitó a refugiarse en frases hechas de respeto a la Justicia y críticas veladas a su lentitud, para finalizar con la que sin duda será mítica frase: “la segunda ya tal”.

Tu Tesorero tiene millones y millones de euros en paraísos fiscales que ha obtenido de manera ilegal en el ejercicio del cargo en que tú y los tuyos le colocaste. Tu Tesorero ha recibido donaciones ilegales por su cuantía y por el emisor del “regalo” en cantidades industriales y supuestamente a cambio de favores de tu Partido. Tu Tesorero ha repartido sobres con dinero negro entre la mayoría de cargos de tu Partido entre los que más que probablemente estás tú. Tu Tesorero ha apuntado minuciosamente todos esos sobresueldos que la mayoría de tus correligionarios no han declarado a Hacienda sabedores de su origen siniestro. Tu Tesorero está en prisión sin fianza y tu respuesta a los españoles es: “la segunda ya tal”.

Independientemente de que todos confiamos en la Justicia y que esperamos que al final se aclare quiénes eran los donantes, cuánto dinero donaron, a cambio de qué favores y entre quienes se repartió el dinero negro, los españoles esperábamos de nuestro Presidente, el que dijo que nadie podría probar que lo que decían de Bárcenas no era cierto, en un claro acto fallido de su subconsciente, contestara a los periodistas algo más que: “la segunda ya tal”.

Cuanto más avanza la investigación policial y judicial, más claro queda la relación de la trama corrupta Gurtel, con los papeles de Bárcenas y el caso Noos, entre golfos anda el juego. Todas ellas tienen un nexo común y es la necesaria implicación de Administraciones gobernadas por el Partido Popular que facilitaban la circulación de dinero. Aquel, fueron tres trajes que nos quisieron colar con Francisco Camps, ese amiguito del alma del líder de la mafia, Correa y del que dijo nuestro Presidente Mariano Rajoy que él estaría delante, detrás, pero siempre a su lado, se ha convertido en millones y millones de euros en paraísos fiscales ante los que el máximo responsable del Partido Popular solo tiene que decir: “la segunda ya tal”.

Ahora pasamos por el esperpento de ver al Presidente del Gobierno de España, el que tiene que pelear en Europa porque nuestro país deje de ser conducido inexorablemente al austericidio, en manos de las amenazas, más que veladas, de un sátrapa como Bárcenas, que hace meses pasó por un Notario para entregarle no se sabe qué como seguro para no entrar en la cárcel. Pero Mariano tranquilo, basta con afirmar: “la segunda ya tal”.

No dudo de que en el Partido Popular, la mayoría de sus cargos, alcaldes, concejales y sobre todos sus militantes son honrados y deben sentirse asqueados de que aquellos que más arriba estaban y que más sueldo oficial cobraban y que más prebendas oficiales recibían, además se dejaran corromper cogiendo sin preguntar sobres con dinero en efectivo de procedencia incierta. No dudo de que estos cientos de miles de honrados ciudadanos con los que no comparto ideología pero a los que sí respeto, deben pensar que se merecen

¡ABUCHEAN A LA REINA!

Publicado en

¡Abuchean a la reina! Exclaman con estupor los tertulianos televisivos de todo signo político, ¡a la reina! Y alguno abunda, no solo a la reina, ¡también a los Príncipes de Asturias! No salen de su asombro de que el último icono de la realeza española, el gran mito de la profesional reina haya caído en desgracia, ni de que ni el alto, guapo y bien educado Príncipe, casado con su plebeya novia, se salve del furor republicano que recorre la geografía española.

Que los tertulianos se asombren demuestra lo lejos que están del vulgo porque no hay nada extraño en que aquellos que pagamos nuestros impuestos con duros sacrificios, sufrimos los rigores del paro, no sabemos si nuestros hijos podrán ir a la universidad porque la subida de tasas y el recorte en becas nos deja impotentes frente a la miseria, vemos como cierran por vacaciones los colegios donde muchos niños de España hacían su única comida completa al día, comprobamos como nuestros mayores dejan de tomar las medicinas que necesitan porque esos eurillos hacen falta para alimentar a hijos y nietos vueltos al hogar por haber sido desahuciados de sus impagadas e hipotecadas viviendas… nos acordemos de los muertos más recientes de toda la Familia Real.

Y vosotros os preguntaréis a qué viene tanta virulencia, pero es que estos señores que llevan años viviendo en Palacios, veraneando en yates de nombre premonitorio, esquiando en las mejores pistas del mundo, construyéndose adosados de 6000 metros cuadrados (todo es poco para el Heredero) a costa del Erario Público, además tenían negocios privados dedicados al más puro latrocinio, evadían impuestos, construían sociedades opacas y demás artimañas cual si fueran un Luis Bárcenas cualquiera.

Y aquí no hay distinciones, el Rey que no declara los Ferrari o que es famoso por tener una “amiga entrañable” alojada a gastos pagos en una residencia cercana al Palacio, por aquello de las escapadas a media noche. La reina que coge un avión y  se marcha de compras a Londres con el modesto sueldito que le pagamos todos los españolitos de apie. Los Príncipes de Asturias que viven en una casita de 6000 metros cuadrados donde ella se recupera de las múltiples operaciones de cirugía estética a las que se ha sometido por el bien de España. Las Infantas en modelo rosquillas, la lista y la tonta, casadas con unos profesionales del guinde, la juega y el buen vivir y la ristra de hijos de unos y otros, todo culpables.

Culpables de ser y de estar, de conocer y de consentir, de ayudar, de tapar, de apoyar, de aprovecharse de una Institución que gozaba del afecto de los españoles, en parte por méritos propios, en parte por la leyenda creada entorno suyo y sobre todo por deméritos de otros: mejor el Borbón que un Aznar cualquiera de Jefe del Estado, dicen muchos.

Yo no se del destacado papel de Juan Carlos en la Transición española, solo se que lo crió el dictador, Francisco Franco y que pasó por encima de los derechos dinásticos de su padre para ser Rey, cosas que desde luego, no se pueden poner en el haber de su currículo. Tampoco se si fue determinante en el fracaso del golpe de estado perpetrado por el ínclito Tejero o si esperó hasta el último momento para decantarse por el bando que tenía las de ganar al ver que la mayoría del Ejército no se levantaba a la orden de Armada. Se que se ha ido a cazar elefantes a África en malas compañías y con dudosa financiación. Se que tenía una amiga entrañable que paseaba en aviones del Estado Español y alojaba en residencias oficiales. Se que es un hombre como otro cualquiera y que por tanto no debería ser inimputable.

Me da igual que prohombres de mi Partido como Rubalcaba, Jáuregui y el propio Alfonso Guerra canten las alabanzas de la Casa Real como embajadores de la Marca España o como artífices de la Transición o el fracaso del Golpe de Estado. Entiendo que a su edad respiran por sus vivencias, pero la mayoría de los españoles no habían nacido o eran muy pequeños cuando sucedieron los hechos gloriosos que le atribuyen al Rey. En cambio, hoy, la mayoría de los españoles saben de las correrías del yerno en Noos y de cómo la Fiscalía protege a la Infanta en lugar de a la mayoría de los españoles que hemos sido las víctimas del robo, del fraude, de la evasión fiscal y demás artimañas que le atribuye el Juez Castro al matrimonio Urdangarín-Borbón.

No se extrañen pues de que los españoles de bien abucheemos a la Reina, a los Príncipes de Asturias y a cualquier otro sinvergüenza que se nos ponga por delante, porque estamos hartos, porque no podemos soportar más estrecheces en los nuestros mientras otros gozan de lo robado, porque nos duele ver a la Justicia arrodillada frente a la realeza, o los banqueros, o los políticos corruptos, porque está muy cerca el día en que la gota colme el vaso y luego vendrá el crujir y el rechinar de dientes.