Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: pereza

COSAS QUE ME DAN PEREZA INFINITA EN TWITTER

Publicado en

Antes de empezar quiero dejar claro que yo no soy experta en redes, para eso, como para todo en la vida, hay que estudiar, formarse, trabajar y valer, y no es mi caso. Mi tiempo para la formación se lo dedico al Derecho, que para eso soy abogada y por tanto, lo de las redes es una afición, luego todo lo que escriba a partir de ahora serán mis apreciaciones personales sin mayor valor científico.

Todo lo que hago en la red, mi perfil, la imagen que los demás tienen de mi, eso que los expertos llaman la huella digital, es fruto de mi experiencia y mi intuición, no he hecho ningún curso, ni he leído ningún libro sobre la materia y apenas si ojeo por encima los artículos que recomiendan mis gurús de cabecera.

Con formación o sin ella, hay varias cosas que me dan una pereza infinita cuando las veo y que os voy a contar porque hace días que no tengo ganas de escribir de política y este me ha parecido un tema tan interesante como inocuo:

 1.- Repetir hasta la saciedad la misma noticia, enlace, acontecimiento, o lo que sea, incluyendo cada vez a distintos usuarios no solo no consigue captar mi atención y que reutietee el asunto, sino que a la tercera vez que veo pasar el link por mi timeline me conjuro para no abrirlo bajo ningún concepto. Briconsejo, si me mandas un DM pidiéndome ayuda o difusión del asunto, es mucho más fácil que te haga caso que si me abrasas a citas con todo lo que se te pasa por la mente.

 2.- Discutir con discutidores profesionales. A poco tiempo que llevéis por la red del pajarillo ya habréis visto que hay gente experta en meterse en cualquier conversación y reventarla por aburrimiento. Tienen además el vicio de ir incluyendo usuarios en el marrón para que llegue un punto en que apenas puedas poner 30 o 40 caracteres porque los demás están ocupados por la ristra de co-discutidores. Paso enormemente de estas jaulas de grillo y os recomiendo hacer lo mismo, no aportan nada y te descolocan los chacras, el chi y el aura.

 3.- Conseguir seguidores a costa de seguir a miles de personas. Esto no es una competición, a todos nos gusta que nos lean porque nos engorda el ego, que es una de las cosas más satisfactorias de la vida, pero no merece la pena seguir compulsivamente a todo lo que se mueve a la espera del follow back. Por no hablar de que un timeline con miles de personas es ingobernable, os lo digo por experiencia, el mío ya está tomando tintes de barullo insoportable y eso que he ido colocando a la gente en listas.

 4.- Seguir a alguien para que te siga. Otra tontada, primero porque yo no siempre me entero de que alguien me sigue, depende de a través de qué aplicación entre y con cuanto tiempo lo haga, veo o no, si tengo nuevos seguidores. Segundo porque no devuelvo un follow porque sí, miro la biografía y si es socialista casi tiene me tiene ganada, pero también echo un ojo a los últimos tweets que ha puesto, sin son cansinos, me contengo, que ya tengo saturado el timeline.

 5.- Soportar estoicamente aquellos que te insultan, que te atacan, que te dan la brasa mortal porque como son seguidores, si los borras te dejarán de seguir. Pues muy bien, tanta paz lleven, como descanso dejan. De verdad, es mucho mejor tener pocos seguidores de calidad que un montón de plastas, trolls, resentidos, cansinos y demás flora y fauna que anda por aquí.

6.- Apuntarse a toda moda, iniciativa o hahstag que surja. No pongo mi foto del Revés, no me pongo la bandera de Chiquitistán, no repito hastag que me hacen sentir vergüenza ajena de quien los haya propuesto, no hago dibujos artísticos con los 140 caracteres… llamadme estoica pero me gusta que la gente me reconozca rápido por la foto de mi perfil y que sigan pensando que no he perdido del todo el juicio apuntándome a cosas infantiles, faltonas o zafias. Soy así de rancia, qué le vamos a hacer.

 7.- No hacer ni caso de todo lo leído anteriormente. Eso es lo que hago yo porque es mi naturaleza, que no tiene por qué coincidir con la vuestra y que no garantiza, ni mucho menos, el éxito. Esto de twitter es para pasárselo bien, para comunicarse con otros, para informarse de cosas que a uno le interesan, para compartir con otros aquello que nos inquieta y hasta para conocer gente, pero desde luego, no hace falta tomárselo tan en serio, ni siquiera tomarnos a nosotros mismos tan en serio.

Anuncios