Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Ramón Jaúregui

¿PODEMOS GANAR LAS ELECCIONES EUROPEAS?

Publicado en

Hoy, entrevistado en la Cadena Ser, nuestro Secretario General, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha vaticinado que el Partido Socialista Obrero Español ganará las elecciones europeas que se celebrarán en junio de 2014. Vaya por delante que yo coincido en esta percepción con Alfredo, creo que el PSOE, puede y debe ganar esas elecciones porque nos jugamos mucho todos, el Partido, España y la Unión Europea.

Lo que no tengo tan claro es que podamos hacerlo con los nombres que están apareciendo últimamente en los medios de comunicación. Si la lista del PSOE a las elecciones europeas la conforman las siguientes viejas glorias en busca de un retiro dorado en el que engordar sus cuentas bancarias y sus pensiones vitalicias será muy difícil, no solo ganar estas elecciones, que ya sería grave, sino también, convencer a los ciudadanos de que los cambios producidos en la Conferencia Política recientemente celebrada, no son papel mojado.

Sin entrar a valorar si los compañeros lo han hecho bien o mal, si están suficientemente preparados para ser europarlamentarios, si hacen acopio de mérito y capacidad, porque ya os digo que sí, que son buenos compañeros, trabajadores y preparados, pero que llevan demasiado tiempo siendo la cara visible de una clase política que genera el rechazo de la mayoría de nuestros votantes, paso a desgranar la lista que han apuntado diversos medios:

RAMON JAUREGUI: 65 años, cargo público desde el 80 que entró a formar parte del Paramento vasco, en el 83 fue Delegado del Gobierno en Euskadi, Consejero de Justicia en el 95, Diputado Nacional en varias legislaturas desde el 2000… Una vida entera, más de 30 años, viviendo de la política, en primera línea tanto en Euskadi como en España, es imposible que Ramón sea la cara de la renovación, del nuevo PSOE que genere ilusión entre nuestros votantes.

DIEGO LOPEZ GARRIDO: 66 años, cargo público desde el 1993 en que fue elegido Diputado por primera vez, repitiendo hasta 2008 en que fue Secretario de Estado para la Unión Europea. También ha sido portavoz del primer Gobierno Zapatero en 2006. Toda una vida dedicado a la política, 20 años como Diputado, tampoco es posible que Diego sea la imagen de un PSOE moderno, que gira a la izquierda, que pelea por el socialismo en Europa.

PEPE BLANCO: 51 años, Diputado desde el 96, Secretario de Organización del PSOE desde el 2000 con la llegada de Zapatero, Vicesecretario General del PSOE en 2008, Ministro de Fomento en 2009, Portavoz del Gobierno en 2011, objeto de persecución y caza de brujas de la derecha por el episodio de la Gasolinera y las acusaciones de Dorribo de prevaricación, absuelto por el Tribunal Supremo. Otra cara más que visible de los últimos 20 años del socialismo, vinculado a Zapatero desde su origen, controvertida su participación en la elaboración de las listas electorales de la Comunidad de Madrid, cuando en 2003, dos traidores, Tamayo y Saez, privaron a Simancas de ser Presidente de la misma. Otra cara vieja que no puede encarnar un nuevo PSOE.

Tenemos que tomarnos en serio la elaboración de estas listas europeas, no pueden ser un premio a los servicios prestados, un cementerio de dinosaurios, o un aparcamiento de pesos pesados molestos. Los jarrones chinos en los Palacios y museos, en el Parlamento Europeo, gente joven o jóvenes maduros, caras nuevas o al menos no tan viejas, garra, ganas de cambiar el mundo, valor, un pizca de insensatez, un mucho de trabajo y toneladas de credibilidad.

La renovación según Jaúregui

Publicado en

El jueves pasado tuvimos en la Agrupación Socialista de Chamartín a Ramón Jaúregui, venía de la Ejecutiva Federal en la que había sido elegido por Alfredo Pérez Rubalcaba como organizador en jefe de la Conferencia Política que el PSOE realizará en próximo otoño. Una Conferencia Política que se realiza para no cumplir con las resoluciones del 38 Congreso celebrado en Sevilla donde se mandataba una Conferencia de Organización a convocar antes de un año, pero de eso ya os he escrito muchas veces y no tiene solución.

Jaúregui nos habló de las bondades de nuestro actual sistema electoral que propiciaba mayorías fuertes y estables que hacían al país gobernable. Nos previno sobre lo malo que sería hacer el sistema más proporcional porque nos pasaría lo que a Italia, que habría muchos partidos pequeños. También nos advirtió que eso supondría dejar a provincias pequeñas como Soria o Teruel sin representantes en el Congreso. Luego clamó contra las listas abiertas porque eso podría llevar a que grupos de poder, medios de comunicación, influyeran sobre el votante cambiando el orden que los socialistas queremos o lo que es peor, tachando al líder…

Con estas prevenciones ante la mayor democracia externa, me temía lo peor con relación al debate estatutario que deberá realizarse en la Conferencia Política y en el que muchos de nosotros aspiramos a conseguir 1 militante 1 voto en la elección de Secretarios Generales, ejecutivas, listas al Congreso, a las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos; tolerancia cero con la corrupción, limitación de mandatos, etc., y mis peores augurios se vieron cumplidos con creces.

Ramón dejó claro que eso de elegir al Secretario General mediante el voto de toda la militancia no iba a poder ser porque generaba híper liderazgos y hacía que el Secretario General ser creyera todo poderoso y no rindiera cuentas a la ejecutiva -vamos, como ahora- Y que además, qué pasaba luego en el Congreso con las ejecutivas. Yo le expliqué lo fácil que era que en voto directo de la militancia se eligiera no solo al Secretario General sino también a su ejecutiva, o cuando menos a la permanente, como se hace en las agrupaciones de manera que eligiéramos, no solo a un líder, sino a un equipo de trabajo y para un proyecto concreto, ya os adelanto que no le gustó nada mi intervención.

De todos modos, hace unos meses también me había dicho Oscar López que lo de elegir a Secretarios Generales por la militancia se había votado en el plenario de Sevilla y se había perdido por lo que no se debatiría en la Conferencia. Poco les importa que esas propuestas se debatieran durante semanas en las Agrupaciones y ganara abrumadoramente el sí, tampoco que en ese plenario quedaran cuatro gatos porque la mitad se fueron a celebrar que Rubalcaba había ganado y la otra mitad a llorar que Chacón había perdido… Es esta falta de seriedad de los delegados otro de los argumentos que abunda en la necesidad de acabar con el voto delegado por castas y abrirse a la democracia directa de toda la militancia.

En cuanto a las listas desbloqueadas para que fuéramos la militancia quienes determináramos qué compañeros queríamos en los primeros puestos para luego representarnos como Diputados nacionales o autonómicos y en las concejalías, ya anunció, que si se admitía, que él no era partidario, sería con una regla que corrigiera la elección de la militancia y que solo cambiaría el orden impuesto desde arriba si había una gran preeminencia. Vamos que teníamos que arrasar para que nuestra opinión se tuviera en cuenta, si ganábamos por poco, se haría lo que dijeran los que mandan que para eso son más espabilados que nosotros.

Finalmente quedó claro que el reducido y selecto número de socialistas que irían a la Conferencia Política del otoño que viene, debatirían y decidirían sobre las aportaciones que la militancia está haciendo en estos meses y serían ellos los que decidirían qué se apruba y qué no, que todo lo recogido on line será orientativo, una idea de lo que queremos pero que no tiene por qué coincidir con lo que resulte al final…

Si estas son las opiniones y pensamientos del máximo responsable de la ponencia que se debatirá en otoño en la Conferencia Mix, me quedan pocas dudas de que nada cambiará, seguiremos con unos procedimientos arcaicos que hacen poderosas las mesas camillas, las prebendas, los repartos de familia y demás taras que nos han llevado a meter en las listas a golfos como a Tamayo y Saez, a tener que recurrir a independientes que luego nos salen ranas o escuchar a 300 expertos externos porque se ve que los de casa somos medio bobos.