Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Reforma Laboral

101 amarillas

Publicado en

Decía mi abuelo, que en paz descanse, que más valía una colorada que ciento una amarillas, refiriéndose que cuando se tiene un problema es mejor afrontarlo de frente y cortando de raíz desde el principio a ir parcheándolo y sufriendo una y otra vez las consecuencias de no haberlo solucionado definitivamente.

En estos tiempos difíciles, de presupuestos menguantes, de recursos escasos, de duras decisiones, a empresas que afrontan la situación de manera valiente y decente, negociando con sus trabajadores la finalización de su sus contratos indemnizándoles por todo el tiempo dedicado al servicio de la marca y solucionando así el problema de raíz.

Hay otras empresas que aplican duramente la reforma laboral y se libran de sus trabajadores con los escasos 20 días por año trabajado y con el techo mensual que el PP fijó para abaratar el despido hasta límites rayanos en la desvergüenza. Éstos también solucionan el problema de raíz aunque sea tapándose la nariz para soportar el hedor y silenciando sus conciencias por utilizar tan injusta herramienta para adelgazar la plantilla.

Otras, las peores, desaparecen y dejan a sus trabajadores en una situación imposible, de alta en la Seguridad Social pero sin cobrar salarios durante meses. Al no estar despedidos no pueden cobrar la prestación por desempleo, no pueden buscar otro trabajo, pero tampoco ingresan nada de su empresario pirata. Estos trabajadores pasan por un drama de dimensiones enormes, meses sin ingresos, sin prestaciones, en el limbo laboral.

Hay otras, las imaginativas, que se dedican a firmar modalidades de contratos que siendo legales son ilícitas porque no se ajusta el objeto del contrato a las tareas realmente realizadas: contratos de obra y servicio para ocupar puestos estables en las empresas, contratar como agentes de comercio a trabajadores que no asumen el riesgo económico de la compra de la mercancía, tener en plantilla falsos autónomos que dependen totalmente de esa empresa, o andar repartiendo a los trabajadores por empresas de un grupo para diluir gastos y evitar que se generen antigüedades…

Nadie duda que en tiempos difíciles, en un país como España, donde los empresarios no invirtieron en la modernización de sus empresas en años de bonanza, donde no se plantearon que solo la investigación y el desarrollo podría ayudarlos a capear el temporal, donde cualquiera compraba un terreno, dos máquinas y se hacía empresario construyendo apartamentos en la playa aprovechando el círculo virtuoso del ladrillo, el ajuste solo pueden hacerlo a través de los despidos de trabajadores.

Tenemos los malos ejemplos de los presidentes y ex presidentes de la CEOE, alguno en la cárcel por hundir sus propias empresas y llevarse el dinero a paraísos fiscales, como Díaz Ferrán, otros pagando a sus trabajadores en sobres, fuera de nóminas, como Arturo Fernández que tendrá que explicar de dónde salía ese dinero negro. Y otros clamando por el advenimiento de la esclavitud en España: trabajar más, por menos, despedir funcionarios, desacreditando las cifras de la EPA y demás indecencias como Rosell.

En Alemania, cuando una máquina para, por causa de la crisis, de la bajada de producción, supone el despido de 2 trabajadores, en España, cuando una máquina para, por las mismas causas, manda al desempleo a 6 trabajadores. Este es nuestro drama, la falta de inversión productiva, la absoluta irrelevancia de la innovación, la inexistencia de empresarios profesionales, formados y preparados.

En esto del ajuste de plantillas, si yo fuera un empresario y pasara realmente dificultades económicas, aplicaría el consejo de mi abuelo: más vale un Expediente de Regulación de Empleo, pactado con los representantes de los trabajadores, intentando buscar la mejor solución para la plantilla y para la empresa, con jubilaciones anticipadas, bajas incentivadas, excedencias y cualquier otra fórmula que permita aligerar los gastos de personal sin poner parches, sin arbitrariedades, sin amiguismos, sin chanchullos y sin malabarismos, para evitar tener que cagarla y salir en los papeles…

Anuncios

Madre despedida

Publicado en

Ayer en la Asamblea de Madrid, como cada jueves, en el Pleno, se enfrentaron Tomás Gómez y Esperanza Aguirre a cuenta de los recortes y mentiras del Gobierno del Partido Popular.

El guión suele ser muy parecido: Gómez pregunta y recrimina que donde antes todo era culpa del Gobierno central de Zapatero que asfixiaba Madrid, ahora todos son recortes de Mariano Rajoy recibidos sin rechistar por la Lider-Esa.

Ayer se introdujo una novedad, Tomás se saltó la pregunta que traía preparada y leyó una nota que le había dado una mujer en Callao unas horas antes. En ella explicaba que era enfermera, que estaba jubilada y vivía con su madre y con su hijo universitario y que con los recortes, las subidas de impuestos y demás, había pasado de tener una vida cómoda a pasar penurias. Os dejo el video aquí.

En la contestación, Esperanza Aguirre, lejos de preocuparse por una madrileña que no sabía cómo iba a pagar la Universidad de su hijo a partir de ahora, hizo dos comentarios que además de falaces son contradictorios:

  • Hay que recortar de lo superfluo, como son subvenciones a partidos y sindicatos.
  • El Psm no puede hablar de recortes porque lleva 2 meses sin pagar a sus trabajadores.

Digo que son contradictorios porque si el Psm no paga a sus trabajadores es porque pasa dificultades económicas y si pasa dificultades económicas es porque no vive de subvenciones sino de las cuotas de sus militantes y de las donaciones que todos lo cargos políticos hacen al Partido. Es lo que llamamos cariñosamente el impuesto revolucionario que desde el Presidente del Gobierno pasando por Ministros, Diputados, Alcaldes, Concejales hasta los Vocales Vecinos aportan al sostenimiento del Psoe.

A nadie se le escapa que con las dos derrotas electorales, la de mayo y la de noviembre, el Psoe en general y el Psm en particular han visto reducidos drásticamente sus cargos electos y por tanto las aportaciones que los mismos hacían al Partido.

Así que no miente Esperanza Aguirre cuando dice que los trabajadores del Psm no han cobrado las dos últimas nóminas aún, pero calla que mientras Tomás Gómez está intentando buscar soluciones para todos los trabajadores lo menos traumáticas posibles, Esperanza aplica la Reforma Laboral de su líder MariaNO Rajoy para despedir a trabajadores.

Esperanza Aguirre ha empezado a aplicar la nueva reforma laboral para el personal que tiene contratado en la Administración. Una de las empresas públicas de la Comunidad de Madrid, Gedesma (Gestión y Desarrollo del Medio Ambiente de Madrid, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente), despidió hace dos semanas a ocho de sus trabajadores alegando causas económicas.

Así explica El País en su artículo cómo a nuestra Presidenta Regional no le tiembla el pulso para despedir a trabajadores alegando causas económicas, incluso a una madre que acababa de incorporarse tras la baja maternal.

Choca que sea la Comunidad de Madrid, la que presume que no tiene déficit, la que dice que sus cuentas son las mejores, la primera en aplicar la Reforma Laboral, la primera en apuntarse a incrementar las ya dramáticas listas del paro, la primera en machacar a sus ciudadanos.

¡Señora Aguirre, usted debería lavarse la boca con lejía antes de hablar de defensa de los derechos de los trabajadores!

Leo en la Sin Razón que Sita€spe le debe una pasta al Psm: En las pasadas autonómicas el PSOE obtuvo 36 escaños en la Asamblea por los que la Consejería de Economía debería entregar al partido 719.322 euros (casi 20.000 euros por diputado), a los habría que añadir otros 800.000 euros más por los ingresos por papeletas (a 1,01 euro por voto). La dirección del PSM dice que no ha cobrado. AGUIRRE MOROSA!!!!

Mi colaboración en Diario Progresista CUESTIÓN DE SOLIDARIDAD http://www.diarioprogresista.es/cuestion-de-solidaridad-11501.htm

100 días de involución

Publicado en

Desde que el 20 de noviembre de 2011, el Partido Popular de Mariano Rajoy consiguiera la mayoría absoluta más grande que nadie ha tenido en democracia en este país, que unida a la victoria en todas las Comunidades Autónomas y casi todos los Ayuntamientos que estaban en juego en mayo de ese mismo consiguiendo un poder casi total, se ha producido en nuestro país un claro proceso de involución.

Involución cultural, Ministro de la WERTgüenza,  que acaba con la asignatura de educación para la ciudadanía, que elimina becas pero subvenciona los toros, que escandaliza a cualquiera con sus declaraciones fascistas y retrógradas.

Involución religiosa con demandas por delitos religiosos a músicos como Krahe, con la proliferación de los colegios ultra católicos de Comunión y Liberación, Legionarios de Cristo, Opus Dei, etc. Con la extensión del Concordato al Bachillerato…

Involución en los derechos, del Ministro GALLARDON contra la despenalización del aborto que nos homologaba a las democracias europeas, con el Recurso al Constitucional de la ley de matrimonio homosexual, con la limitación del acceso a la justicia gratuita, con la elitización de la carrera judicial…

Involución laboral, con la Contra Reforma laboral que facilita el despido libre y casi gratuito. Que supone una rebaja generalizada de los salarios, hasta el 30% sin posibilidad del trabajador de oponerse. Que obliga a acudir al puesto de trabajo enfermo al poder ser despedido si se acumulan 9 días de baja en 2 meses. Que permite al empresario decidir horarios, jornadas, turnos, descansos, etc sin atender al Convenio, a la Negociación Colectiva ni a ningún requerimiento del trabajador…

Invlución policial que apalea chavales en Valencia por orden de la Delegación del Gobierno pepera o que amenaza con hacer de la jornada del jueves 29 de Huelga General una batalla campal entre piquetes informativos y fuerzas del orden público.

Más de 1o0 largos y tristes días de involución. Andaluces, asturianos, el 25 de marzo podéis decidir caer en este retroceso de décadas o mantener un rayo de esperanza en vuestras hermosas tierras. Para que lo único que retroceda el 25 de marzo sea la hora, votad por vuestros derechos, votad por vuestro futuro. ¡Votad PSOE!

Tiempos de humillación

Publicado en

Apenas si lleva unos días en vigor la Reforma Laboral y a mi alrededor se suceden las anécdotas laborales caracterizadas por una situación común a todas ellas, la humillación.

Un amigo que me llama para contarme que después de dos años con contratos temporales en su empresa le tocaba que le hicieran fijo pero que le han propuesto contratarle nuevamente con otro CIF del grupo para volver a empezar con contratos de seis meses.

Con la voz entrecortada pregunta: ¿Martu, qué hago?, como abogado se que podemos ir a pleito y se que lo vamos a ganar y también se que al día siguiente se va a ir a la calle con una mano delante y otra detrás gracias a la Reforma Laboral, así que me guardo mis arengas sindicales, me como los cinco años de carrera, el Estatuto de los Trabajadores, la militancia socialista y todo lo bueno y decente que conozco y le recomiendo: “aguanta, traga, firma y respira hondo que ya vendrán tiempos mejores.”

Otra amiga me cuenta que su jefe la humilla, la ningunea, no le da tarea, la acusa de ser una vaga, en fin, un retrato claro del moobing. Mi amiga duerme mal por las noches, odia su trabajo y su salud se está viendo afectada pero cobra un buen salario del que viven ella y su hijo de 14 años, porque mi amiga está divorciada y saca adelante su familia con escasa ayuda de su ex. Cuando me dice si llevamos a su empresa al Juzgado, trago saliva y niego, niego como Pedro a Jesús, niego y reniego de mis principios porque se que mi amiga necesita su sueldo.

Otro buen amigo me enseña su correo electrónico, la empresa le ha enviado un mensaje explicando que si un trabajador quiere hacer huelga está en su derecho pero que tiene que comunicarlo a la empresa para que le descuenten el día de salario y le recuerdan muy educadamente que el contrato laboral queda en suspenso ese día y que la empresa no tiene obligación de cotizar a la Seguridad Social. Me confiesa mi amigo que ha firmado hace poco, que no se atreve a jugársela, que acaban de contratarle y que aunque ese correo es una provocación pues que se la tiene que envainar. Yo callo y otorgo.

Y así podría llenar cientos de líneas, miles de líneas, millones de líneas, tantos como asalariados hay en España. Tantos como trabajadores que saben que a partir de ahora vienen tiempos de humillación de la mano del Gobierno de Mariano Rajoy.

Compañeros todos, trabajadores y trabajadoras de España, nacionales y llegados de lejos, por cuenta ajena o autónomos, indefinidos y temporales, funcionarios, damnificados todos por esta injusta e ineficaz Reforma Laboral, no podemos ceder al chantaje del miedo, no podemos arrugarnos porque el futuro sea oscuro ya que está en juego que sea aún peor.

El jueves 29 de marzo tenemos una cita con la historia y no podemos faltar. De la decisión que tomemos depende no solo nuestro porvenir sino también el de nuestros hijos y el de nuestros nietos.

Estamos ante un cambio sin precedentes de las relaciones laborales que solo nos traerá miseria, inseguridad y humillación, no lo consintamos. ¡El 29 de marzo, todos a la Huelga General!

¡Huelga general!

Publicado en

Hoy, nuevamente, cientos de miles de españoles hemos salido a la calle para decirle al Gobierno de Mariano Rajoy que no vamos a consentir su Reforma Laboral que cercena los derechos adquiridos mediante años de lucha obrera, con la burda excusa de la crisis y el paro.

La gravedad de esta Reforma impuesta por los populares a la clase trabajadora es tal que aún la ciudadanía no ha podido asimilarla. Lo mismo facilita que tu empresario te despida si faltas al trabajo 9 días en 2 meses, aún con justificación, que le permite bajarte el sueldo en un 30% sin tu consentimiento con el único requisito de haber ganado menos en los últimos 9 meses, ¡Ojo que no tienen que acreditar pérdidas, solo disminución de beneficios!.

Igual permite al explotador modificar tus condiciones de horario, de empleo, de ciudad en la que desarrollas tu labor al módico precio de 20 días por año trabajado con un máximo de dos.  Dos años es el tope de indemnización aunque lleves trabajando lealmente para tu empresa 20 o 30 años. Dos años es el miserable precio por el que te irás a la calle para que en tu lugar contraten a tus hijos con un periodo de prueba de un año. Un año entero en el que los nuevos trabajadores deberán ponerse de rodillas, hacer genuflexiones y consentir cualquier capricho de su empleador porque pueden ser despedidos sin motivo y sin indemnización durante 364 días.

Una Reforma que hace desaparecer los salarios de tramitación, una obligación que tenía el empresario en caso de que en juicio se determinara que vuestro despido era improcedente, de pagarte el sueldo por los meses que tardase en tramitarse el procedimiento. En estos momentos los Juzgados de lo Social llevan un retraso en torno al año y medio.

El Partido Popular de Mariano Rajoy  de la mano con la CEOE ha dado un zarpazo mortal a la Negociación Colectiva, a los derechos sindicales y laborales, a la democracia y a todo lo bueno que construimos entre todos durante los últimos treinta años y por eso es necesaria la Huelga General.

Se que es duro asumir una jornada de Huelga General, que una merma en la nómina en estos tiempos difíciles a nadie nos deja indiferentes, que nuestros jefes toman nota de quiénes son los alborotadores, que todo está en nuestra contra, pero tenemos algo que ellos no tienen, tenemos dignidad y tenemos la razón.

Compañeros y compañeras, hermanos y hermanas, por nosotros, por nuestros padres y por nuestros hijos, por todo lo bueno que tenía y ha de seguir teniendo esta tierra, el 29 de marzo, todos juntos venceremos al opresor.

Arde Grecia

Publicado en

Ya adelanto que esta entrada no va a ser un sesudo y objetivo análisis de la crisis griega, que aquí no encontrarás elaboradas estadísticas sobre el P.I.B., la deuda interna o externa helena, los salarios o el número de funcionarios, la burbuja inmobiliaria o la utilidad de las medidas de la troika.

Aquí solo encontrarás solidaridad con el pueblo griego. Empatía con su sufrimiento, reconocimiento de lo injusto y cruel de su situación. Y miedo, miedo de vernos de aquí a poco tiempo como ellos. Miedo a que los recortes sociales del PP, la brutal reforma laboral y las escasas medidas de estimulo a la economía de este gobierno de tecnócratas ultraliberales nos pongan en una situación desesperada como la que sufre la clase trabajadora helena.

No se si los griegos vivían por encima de sus posibilidades, tampoco creo que los españoles lo hiciéramos. Se que vivían como sus gobiernos les animaban a hacerlo. Se que los que mentían en las cifras que enviaban a Europa no eran los trabajadores sino el gobierno de derechas de Grecia.

No se si Grecia estaba preparada para entrar en el Euro, tampoco se si lo están o estaban los demás países que hemos ido entrando en la moneda única, pero si se que una vez dentro es responsabilidad de todos no dejarles caer, no dejar caer a ninguno porque la desgracia de uno es la de todos, o debería serlo.

Yo solo se que la clase trabajadora griega está pagando los errores, mentiras y fraudes de su anterior Gobierno. Que los más desfavorecidos en Grecia ven derrumbarse sus vidas condenados a pagar una deuda inmensa que se hará eterna y que les aboca a la miseria de varias generaciones.

Yo solo veo a un pueblo que sufre, que pasa hambre. Que en plena Europa del siglo XXI vuelven a abandonarse niños en las puertas de los orfanatos porque no se tiene con qué darles de comer. Veo ancianos desamparados, abandonados a su suerte en un duro invierno de frío y penuria. Veo jóvenes sin futuro que se echan a las calles a clamar por lo más básico, poder trabajar, poder estudiar, poder labrarse un porvenir.

Hoy Atenas arde literalmente. El pueblo ha estallado con una violencia que desde la comodidad de nuestros hogares, con la calefacción a 22º, tras haber cenado y comentándolo en twitter con una conexión de 20Mg, algunos no entienden.

No seré yo quién defienda la violencia pero tampoco osaré criticar a quienes presa de la desesperación hoy caen en ella y prenden fuego a la capital de la que fue la cuna de la cultura moderna. No antes de pararme a pensar cuánta impotencia, cuánta miseria, cuánta rabia y cuanto dolor siente un padre al ver que no tiene con qué sacar adelante a su familia. No antes de pararme a pensar qué sentiría si me desahuciaran de mi casa, la que llevo años pagando con mucho sufrimiento a un banco que se está haciendo rico con mi penuria. No antes de tratar de imaginar lo que es llegar una mañana a trabajar y que tu empresa haya cerrado sin una explicación, sin una compensación y sin tener el amparo del Estado del Bienestar.

Lo que más miedo da es que igual España no está hoy tan lejos de Grecia. Lo que aterra es que este Gobierno del PP es primo hermano del que condenó a los helenos al infierno en el que viven. Lo que produce pavor es que con la Reforma Laboral que aprobó Rajoy el viernes quizás no estemos tan lejos como nos pensamos de nuestros compañeros griegos.