Canal RSS

Archivo de la etiqueta: UGT-ANDALUCIA

¿QUE PASA EN UGT?

Publicado en

Antes de empezar quiero explicar por qué no he escrito una sola letra en este MartuBlog sobre la Unión General de Trabajadores hasta ahora y por qué me salto mi norma de no hablar del sindicato que durante más de diez años fue mi patronal, la peor empresa para la que he trabajado, la única a la que he tenido que denunciar en Magistratura, en la única donde no se han respetado mis derechos laborales, ni sindicales.

Cuando en septiembre del año pasado, la Comisión Ejecutiva Confederal de UGT, su máximo órgano de dirección y representación, decidió despedirnos a mi compañera Isabel y a mí, fundamentalmente por haber demandado un año antes a la organización por no reconocernos la antigüedad en contrato ni pagarnos los trienios correspondientes como al resto de compañeros indefinidos, me juramente para no hablar de ello públicamente por dos razones:

  • Porque no faltaría quien dijera que lo hago por venganza y
  • Porque soy afiliada a UGT aun a día de hoy, catorce meses después de que me despidieran miserablemente, porque creo firmemente en los principios y valores que defiende el sindicato aunque su cúpula no esté a la altura de las circunstancias, porque sin sindicatos, la patronal nos comería vivos a los trabajadores, porque las organizaciones están por encima de las personas que puntualmente las representan.

Hoy me salto este autoimpuesto silencio porque el anuncio de Cándido Méndez de que no se investigarán los desmanes de la Federación andaluza hasta el 9 de enero, tranquilamente, después de las Fiestas, sin prisa y sin mucho interés por desenmascarar prácticas que no son excepcionales de ese territorio, como sabemos bien los que hemos estado en la casa, ha sido la gota que colma el vaso.

Mi lealtad o cariño hacia las siglas me obliga a decir basta. Ya está bien señor Méndez, que hace tantos años que usted no pisa su centro de trabajo que se le ha olvidado lo que es. Basta ya, señores de las ejecutivas, tanto Confederal como Regionales de vivir como marajás sin escuchar el sufrimiento de aquellos a los que ustedes deberían defender. Se terminó el cachondeo, las comilonas todos los martes de ejecutiva, las dietas sin control para que sus excelencias viajen en taxi en lugar de coger el transporte público, ese que usan los obreros, los pobres, los descamisados, se acabó distraer fondos de formación para financiar una organización que han engordado y anquilosado hasta la gangrena, en la que reina el nepotismo, pero desgraciadamente no ilustrado.

Es muy difícil seguir callada cuando a mis compañeros se les ha aplicado la Reforma Laboral en un ERE criminal que ha echado a la calle a más de la mitad de la plantilla con tan solo 20 días de indemnización por año trabajado, como si en lugar de dejar la UGT estuvieran dejando una empresa de Arturo o Díaz Ferrán.

Es casi imposible no poner el grito en el cielo ante las informaciones de los desmanes de la ejecutiva andaluza de UGT en una Comunidad Autónoma donde el paro es una lacra social que está matando el presente y el futuro de cientos de miles de andaluces. Lo siento pero mi conciencia no me permite ignorar estas sinvergonzonerías ni un día más.

Dicho todo lo anterior animo a los que me leéis a afiliaros a un sindicato de clase, la UGT o CCOO, a luchar por mejorar las condiciones de trabajo en vuestras empresas, a pelear porque el PP no siga desmantelando los derechos de los trabajadores que durante tantos años hemos conseguido entre todos y a no desfallecer porque, como he dicho antes, las organizaciones están muy por encima de aquellos que puntualmente las representan.