Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Universidad de Málaga

MANDÍBULA DE CRISTAL

Publicado en

En los últimos tiempos asistimos a un peligroso espectáculo, la caza al político, consistente en utilizar supuestos escándalos, investigaciones policiales más o menos veraces, denuncias anónimas, informes de la UDEF, acusaciones de rivales, filtraciones de propios y macro procedimientos judiciales que se eternizan el tiempo, para sembrar una sospecha de duda sobre todo el colectivo en general y sobre los más destacados miembros del mismo, en particular.

Hasta ahora, los flamantes regeneradores políticos de Podemos, a lomos de sus unicornios rosas, se creían a salvo de tanta maledicencia y, por qué no decirlo, mala leche, y señalaban con sus impolutos dedos acusadores a diestro y siniestro mientras gritaban airados: “casta”, “régimen”, “bipartidismo” y otras soflamas de esas facilonas que tan bien entran por los oídos de los hastiados españolitos de bien.

Hasta ahora, porque desde su irrupción en las encuestas como posible partido de gobierno, se ha abierto la veda y han empezado a publicarse noticias sobre pequeños fraudes, como las facturas en B con las que Pablo Iglesias contrataba con Canal 33, como la triquiñuela de tener su productora registrada como una Asociación sin Animo de Lucro para no pagar impuestos, o como el fraude del contrato de Errejón con la Universidad de Málaga que tantos quebraderos de cabeza les está dando a los podemitas en las últimas semanas.

Pero su idilio con la prensa, por lo menos con una parte de ella encabezada por Cuatro y La Sexta, se había visto interrumpido unos días antes tras la fallida entrevista de Pablo Manuel Iglesias con Ana Pastor, de la que salió bastante zaherido y la posterior anulación de su participación en el programa de Telecinco Un tiempo nuevo, al pretender imponer unas condiciones inaceptables para la realización de una entrevista previamente concertada.

Desde entonces, a los líderes mediáticos de Podemos apenas los hemos visto en Televisión, tanto Pablo Manuel Iglesias, como Iñigo Errejón, y hasta el pagado de sí mismo, Juan Carlos Monedero, han desaparecido de nuestras pantallas, intentando en un primer momento que su espacio fuera ocupado por otras figuras de segundo orden en la organización, lo que resultó un fracaso, tanto en el nivel argumental de los sustitutos como en su incidencia en las audiencias.

Lo que sorprende no es que se haya acabado la tregua periodística, el romance con los medios de comunicación, para Podemos, eso era algo que lógicamente ocurriría en cuanto dejaran de ser una utopía, una protesta y pasaran a ser una organización política como cualquier otra con sus líderes, sus estructuras, sus procedimientos y sus contradicciones.

Lo que sorprende no es tampoco el hecho de que entre los líderes de una formación que sostiene un discurso de pureza, de regeneración democrática, de alto nivel de exigencia ética, se hayan producido hechos que no están a la altura del listón que ellos mismos colocaron tan alto, era de esperar ya que una cosa es predicar y otra dar trigo y nadie soportaría un escrutinio profundo de sus palabras y acciones diarias durante toda su vida.

Lo que sorprende es la mandíbula de cristal que han demostrado tener estos que venían a salvarnos de todos los males de la tierra, los que estaban dispuestos a acabar con el injusto sistema económico capitalista y regenerar la vida política, social e institucional de España entera. A la primera dificultad, con las primeras sospechas, al primer contratiempo con la prensa, a la primera campaña de desprestigio se han venido abajo, pasando por todas las fases de una crisis: la negación, el victimismo (con la patética campaña en redes su odio nuestra sonrisa) y finalmente el ostracismo.

Los que llevamos años soportando el peso de tener en contra los poderes fácticos, la prensa, el capital, los ricos, los poderosos sabemos que si luchas por lo que crees, si defiendes tus principios y valores, si haces lo que te pide el corazón, solo queda apretar los dientes y seguir adelante, contra viento y marea, contra la injusticia, contra las infamias, contra las calumnias, contra la ingratitud, contra todo y contra todos, hay que seguir, levantarse y caminar.

Anuncios