Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Bipartidismo

DEBATE SOBRE EL DEBATE

Publicado en

Ayer tuvo lugar el debate entre el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de la oposición, el socialista Pedro Sánchez, con la estatua de Manuel Campo Vidal por moderador, en un plató de televisión, que por aséptico resulto penoso.

Asuntos estéticos aparte, que no quiero que me acusen, más, de frívola, el debate ha generado mucho debate, permitidme la redundancia, antes, durante y después de la celebración del mismo.

Antes, con el coñazo que han dado unos y otros sobre la negativa de Rajoy a debatir con nadie más que con el líder del PSOE. En la lógica de aquellos que llevan 4 años gobernando con el rodillo de su mayoría absolutísima no entra el dar una oportunidad a quien no tiene representación alguna en el Parlamento español. Es lógico y como estrategia, es buena.

Durante, porque en un ejercicio de manipulación sin precedentes, o bueno, con precedentes en las teles autonómicas o en la TVE, que controla el PP, pero desconocido en la televisión privada, La Sexta, que tituló el asunto como  “el debate del fin del bipartidismo”, decidió comentar el debate con los dos aspirantes a terminar con el bipartidismo que encarnan Sánchez y Rajoy, a la sazón enemigos acérrimos de los debatientes, sin permitir que hubiera representantes del PSOE y del PP que pudieran dar la réplica a los ataques constantes que de facto se sucedieron contra ambas organizaciones. Y como colofón del disparate, los anfitriones eran nada menos que el matrimonio Ferreras/Pastor cuya animadversión hacia Pedro Sánchez me hace escandalizar hasta a mí.

Después, porque no había terminado el debate y ya estaban diciendo todos que había perdido Sánchez. Los del PP porque tenían que apoyar a Rajoy aunque estuviera acorralado, con el tic dislocado y sin ser capaz de fijar un solo mensaje en el televidente. Los de Ciudadanos porque aspiran a morder entre el electorado que huye del PP, su corrupción y sus recortes, y podría recabar en el PSOE, como tradicionalmente había sucedido con aquellos más conservadores, menos aventurados a la hora de acudir a las urnas. Y los de Podemos porque una vez desmembrada, fagocitada y digerida Izquierda Unida, su objetivo es ocupar el lugar del PSOE en la izquierda española.

No pretendo deciros aquí quién ganó el debate, que eso es muy subjetivo y cada uno tenéis vuestros ojitos, vuestro cerebrito y vuestro corazoncito, como diría Flanders y os habéis hecho ya, a estas horas del día después, vuestra composición de lugar. Solo quiero apuntaros un par de cosas que me han llamado la atención.

La primera es que aquellos que se quejaban de los debates encorsetados, con tiempos pactados, con bloques cerrados y de guante blanco que venían sucediéndose entre PSOE y PP, ahora se quejen de que hubo interrupciones, 100 Sánchez, 75 Rajoy, de que hubo ataques bastante fuertes y cuerpo a cuerpo. ¿En qué quedamos amiguitos, es que solo es debate si salís vosotros, Pablo y Albert?

La segunda es que, pese a que Pedro Sánchez lo hizo mucho mejor de lo esperado por todos, la crítica está servida. Hoy es porque acorraló a Rajoy con el tema de la corrupción, Bárcenas y demás. Me juego mi lindo cuello a que si ayer Sánchez pasa de puntillas por la corrupción para centrarse solo en propuestas en positivo, se le hubiera acusado de dejar salir vivo a Rajoy, de no querer tocar el tema por si le salpica o de que los del Régimen se tapan.

Finalmente me deja estupefacta escuchar al día siguiente, a los aspirantes, decir cosas tan delirantes como:

  • Pablo Iglesias: que no le gustan los insultos… él mismo, durante los últimos meses, solo nos ha llamado casta, régimen, corruptos, tontos, ladrones, traidores, mafia, ignorantes, lumpen, subnormales… o su amiga Ada Colau, criminales, esta misma semana.
  • Albert Rivera: que él no habla del pasado, que un debate es para hablar de futuro y proponer cosas nuevas, cuando fue él quien le sacó a Soraya Sáenz de Santamaría la corrupción del PP en el debate a cuatro. Consejos vendo para mí no tengo.

En mi casa, mi hija, que se está tragando todos los debates, leyendo los programas y tratando de conformar un voto basado en criterios objetivos me decía: ¿por qué este hombre (Rajoy) solo habla de Zapatero? Si yo fuera Pedro Sánchez le preguntaría ¿usted sabe cómo me llamo? Es más, si Pedro le dice a Rajoy: “¿usted sabe que yo no soy Zapatero? le voto.

No sé si los debates consiguen que se ganen votos cuando lo haces bien, pero lo que sí estoy segura es de que te hacen perder votos cuando la cagas y que ayer, el que perdió votos fue el que lleva toda la campaña de campo y playa, como si estas elecciones no fueran con él, como si no llevara gobernando España cuatro largos años de recortes y sufrimiento, el Presidente Rajoy.

 

 

 

 

Anuncios