Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Rubalcaba

EL AUTOENGAÑO DE PEDRO SANCHEZ

Publicado en
EL AUTOENGAÑO DE PEDRO SANCHEZ

 

El domingo por la noche, en la sede de Ferraz, después de cosechar los peores resultados del Partido Socialista Obrero Español, nuestro Secretario General, rodeado de su núcleo duro, compareció en Ferraz para asegurar que “habíamos hecho historia”. Sin duda la hicimos, pero no en el sentido que lo contó Pedro Sánchez, casi eufórico, sino como lo vivimos los pobre socialistas en nuestras casas, al ver que otra vez nos había ganado el PP y por mucho.

Las cifras son obstinadas, el PSOE, mi Partido, mi organización, la que me importa y me duele como cualquier otro miembro de mi familia, obtuvo 5.530.693 votos, un 22,01%, por lo que nos corresponden 90 diputados (realmente 89 porque el independiente canario se va al Grupo Mixto, aunque asegura que votará con los socialistas).

En noviembre de 2011, el PSOE, con Rubalcaba a la cabeza, con toda la caverna acusando a Zapatero de ser el culpable de todos los males del universo, consiguió 6.973.880 votos, un 28,73% y 110 diputados, en el que ya era un nefasto resultado con relación al obtenido en 2008 donde alcanzamos 11.289.335 votos, un 43,87% y 169 diputados.

Perder más de cinco millones de votos en dos legislaturas no parece ser motivo de preocupación para el PSOE de Pedro Sánchez, él solo es responsable de lo sucedido desde que es Secretario General, dicen sus palmeros. Vamos pues a detenernos en los resultados electorales de la era Sánchez aunque para ello tengamos que mezclar diversas elecciones, algo que no me gusta mucho, pero las circunstancias obligan.

  • Elecciones Europeas de 2014,  PSOE 23% de los votos
  • Elecciones Autonómicas 2015, PSOE 25% de los votos.
  • Elecciones Generales 2015, PSOE 22% de los votos.

Tras el resultado de las europeas, Rubalcaba comprendió que el PSOE no merecía caer a un miserable 23% y dimitió. De esa dimisión se celebró el Congreso Extraordinario que nombró a Pedro Sánchez Secretario General para sacarnos de ese pozo.

En mayo de 2015, el resultado volvió a ser malo, con un triste 25%, el peor en ese tipo de elecciones, pero quedó maquillado por algunos buenos resultados regionales y, sobre todo, por la recuperación de poder territorial apoyados, en gran parte, por Podemos, nuestro principal adversario político.

Que el mapa político español se tiñera de rojo fue escudo suficiente tras el que parapetarse en Ferraz y nadie perdió un minuto en hacer autocrítica y mucho menos en extrapolar los números de las autonómicas a las generales que se avecinaban, porque ello nos hubiera adelantado el desastre del 20 de diciembre.

En las generales, se ha vuelto a la tozuda realidad, un 22% de los votos, por debajo incluso del resultado que hizo dimitir a Rubalcaba; obtenido en unas elecciones generales, siempre más favorables para nosotros que unas europeas. Y lo que es mucho peor, tan solo 89 diputados que nos mantienen como segunda fuerza, lejos de la tercera, gracias al reparto de escaños por circunscripciones aunque solo nos separen de ellos algo más de 300.000 votos.

Si todo lo anterior no fuera motivo suficiente para sacar de su euforia a Pedro Sánchez y su equipo, la aritmética parlamentaria nos ha dejado a los pies de los caballos. Rajoy, con sus 123 diputados, no puede formar gobierno con los 40 de ciudadanos, salvo abstención del PSOE, lo que sería visto como una traición por nuestras bases y utilizado como ariete por Podemos, que pasaría a ser la verdadera oposición al PP.

Pero es que nosotros, con nuestros 90 diputados (soy generosa y meto al independiente canario), tampoco podemos gobernar ni aunque Pablo Iglesias consiguiera reunir sus 69 diputados para apoyarnos, algo que ni él mismo puede asegurar. Por lo que habría que sumar, además de a las cuatro almas de Podemos, a un puñado de partidos minoritarios con independentistas catalanes y vascos.

Un sin dios con el PSOE como diana de todos los ataques, desde la derecha y desde nuestros propios socios de gobierno. Los que alcanzaron la Presidencia de sus Comunidades Autónomas gracias al apoyo de Podemos en la investidura saben bien que la lealtad institucional no forma parte de sus genes y que no dudan en votar contra los presupuestos socialistas, junto con el PP, como ha pasado, por ejemplo en Extremadura.

Si la figura del Secretario General, Pedro Sánchez, no estuviera tan cuestionada por su nefasto año y medio de mandato, nadie hubiera dudado desde Ferraz, en calificar estos resultados como desastrosos, como una debacle sin precedentes y como un sonoro no de la ciudadanía al PSOE.

El autoengaño de Pedro Sánchez, convenciéndose de que ser segundos es suficiente, porque podría ser peor si nos hubiera ganado Podemos en votos es una estrategia de supervivencia. El autoengaño de Pedro Sánchez mirándose al espejo y repitiéndose que puede ser Presidente del Gobierno decapartito porque así lo han querido los españoles, solo tiene una causa, en febrero, marzo a lo sumo, hay que celebrar un Congreso Ordinario del PSOE, donde nuestra organización, toda ella, militantes incluidos, debemos decidir seguir o no apostando por él.

Quizás me equivoque pero todo parece indicar que en cuanto nos dejen expresarnos, sacaremos a Pedro Sánchez de su autoengaño y le enfrentaremos a la dura realidad de su fracaso absoluto.

Anuncios

COHERENTES INCOHERENCIAS

Publicado en

PREAMBULO: Dice nuestro Secretario General, Tomás Gómez en este video que él prefiere las primarias abiertas a cerradas. Yo no, yo hubiera preferido que a los cabeza de lista del Partido Socialista Obrero Español los eligiéramos los afiliados al Partido, pero como la mayoría de los delegados presentes en el Plenario del Congreso de Sevilla, que no eran muchos, la verdad, aprobaron que hubiera primarias abiertas para elegir al candidato a Presidente del Gobierno, pues allá que vamos todos.
Una vez aclarado por enésima vez que yo no defiendo las primarias abiertas sino la coherencia en el discurso, la correspondencia entre las palabras y los hechos, paso a comentar las dos propuestas que el Secretario General del Partido Socialista de Madrid va a defender en el Comité Federal del PSOE que se celebrará mañana sábado, propuestas que emanan de su ejecutiva porque el Comité Regional del PSM se reunirá después de celebrado el Comité Federal:

  • a) PRIMARIAS ABIERTAS EN TODAS PARTES dice Tomás que él quiere que el Federal apruebe primarias abiertas en todas las Comunidades Autónomas. Lo primero es que eso ya se debatió y votó en la Conferencia Política y se aprobó que serían abiertas las primarias de aquellos territorios en que su Ejecutiva Regional las pidiera y siempre con la autorización de Ferraz, luego si el Comité Federal de mañana aprueba otra cosa se estaría pasando por el forro de los mismos lo acordado democráticamente unos meses antes.
  • Lo segundo es que hay muchas Comunidades Autónomas en España y de muy diversa composición geográfica y demográfica: unas grandes, otras pequeñas, uni provinciales o con muchas provincias… Y los representantes de muchas de ellas expresaron sus reticencias a las primarias abiertas tanto en el Congreso de Sevilla como en la Conferencia Política, ¿por qué habríamos de obligarles a abrir un proceso que ellos consideran que en su territorio sería perjudicial? ¿Por qué imponerles un criterio que no comparten y que en ningún momento han pedido? Máxime cuando han defendido su postura coherentemente durante los últimos años. La decisión acordada por la mayoría parece más democrática y razonable, que cada ejecutiva regional decida lo que considere más positivo para su territorio con el visto bueno del Federal.
  • Cuando algunos nos quejamos de que Madrid apostara por no pedir primarias abiertas al Federal lo hicimos en aras de defender aquello por lo que se venía apostando desde hace meses. Igual que los compañeros de Valencia que llevan pidiendo primarias abiertas mucho tiempo, todos hemos escuchado a Tomás Gómez pedir una y otra vez que se celebraran las primarias abiertas para elegir al candidato a las elecciones generales de noviembre de 2015 cuanto antes, que teníamos que escuchar a la ciudadanía, que ante la duda, democracia…, luego para ser consecuente con ello hay que hacer lo mismo en Madrid.
  • b) PRIMARIAS REGIONALES A LA VEZ QUE NACIONALES aquí ya os digo que yo me declaro incapaz de entender esto. ¿Os veis compatibilizando la recogida de avales para la Comunidad y para el Estado? ¿Os imagináis el sin dios que supondría realizar simultáneamente debates entre candidatos a las primarias regionales y a las primarias nacionales? Os visualizáis, vosotros que sois militantes, el día de la elección con dos censos distintos, porque si bien para las primarias cerradas el censo es idéntico tanto para Comunidad como para Nacional, en el caso de las abiertas no es así, un ciudadano puede estar interesado en inscribirse en el censo para votar al candidato a la Moncloa pero importarle poco el de la Puerta del Sol y viceversa luego el trabajo sería arduo. Por no hablar del tema logístico: doble de urnas, doble de mesas, doble de interventores de las candidaturas y doble de tiempo para llevar a cabo la votación y el escrutinio de los votos. Todo esto con la increíble militancia menguante más que harta de tantas tonterías.

Estas propuestas me parecen una huida hacia adelante. Si uno cree en las primarias abiertas las defiende sin ambages, sin condiciones leoninas, sin peros y si uno, como yo, no cree en las primarias abiertas, no las pide para nadie en ningún caso y de esta sencilla manera se evitan las coherentes incoherencias en las que venimos cayendo una y otra vez, los unos y los otros.
Mención aparte merecen aquellos que jamás han creído en las primarias, ni abiertas ni cerradas, que han defendido el liderazgo férreo del que fuera o fuese líder en cada momento y que ahora, para sacudir al enemigo interno, se apuntan al carro de pedir primarias abiertas en Madrid como forma de desgaste del Secretario General. Me cansáis infinitamente.

PD MI COLUMNA DE LOS JUEVES EN DIARIO PROGRESITA: ¿GAMONAL O AMONAL?

0TR0 PSOE EN 10 PASOS

Publicado en

1.- CONFERENCIA POLÍTICA culminación de los trabajos realizados por toda la militancia durante tantos meses con un nuevo programa que nos devuelva a los principios y valores del socialismo y nos permita tener algo que ofrecer a la ciudadanía. Sin olvidar los cambios estatutarios que permitan ampliar la democracia interna, la participación de la militancia en la toma de decisiones, limitación de mandatos, tolerancia cero con la corrupción…

2.- DIMISION DE RUBALCABA con reconocimiento de la importante labor que ha hecho durante tantos años de socialismo y sobre todo, de haber asumido el coste personal para su imagen de representar al PSOE en uno de los peores momentos de nuestra historia, pasando de ser el Ministro más valorado de Zapatero al político peor valorado hoy.

3.- CONGRESO EXTRAORDINARIO un congreso al que acudan delegados mandatados que respeten la voluntad de las bases expresada libremente en cada agrupación y donde la máxima aspiración sea conseguir una ejecutiva de integración, con los mejores, sin rencores y sin noche de los cuchillos largos, una ejecutiva que deberá llevar a cabo la regeneración del PSOE y la puesta en práctica del programa que salga de la Conferencia Política.

4.- ELECCIONES EUROPEAS con una nueva ejecutiva y un programa claramente de izquierdas, podemos afrontar las elecciones europeas como el principio del cambio, como una oportunidad de volver a ilusionar a la ciudadanía, con ideas y con personas que lleven a cabo esas ideas, con un método de elección de los nombres de las listas más transparente y democrático que la elección a dedo por los distintos Secretarios Generales. Una lista que no sea un cementerio de elefantes, un destierro de incómodos o un premio a los servicios prestados sino un conjunto de los mejores de entre nosotros.

5.- CONGRESOS EXTRAORDINARIOS REGIONALES Y PROVINCIALES en cumplimiento de nuestros estatutos, tras el Congreso Federal Extraordinario deben celebrarse los Congresos Regionales y provinciales que harían que en un año todo el PSOE estuviera elegido con métodos democráticos, con la participación de la militancia y con normas sobre paridad, incompatibilidad de cargos, etc

6.- PRIMARIAS CCAA Y GRANDES CIUDADES antes de mayo de 2015 tenemos que poder elegir a nuestros candidatos a las presidencias de las Comunidades Autónomas y las alcaldías de las grandes ciudades de España a través de primarias, cuando menos de toda la militancia, si así se decidiera de simpatizantes o abiertas, un proceso ilusionante de sana competencia entre candidatos que permitan a los votantes ver que en el PSOE tenemos proyecto, tenemos ideas y tenemos ganas de llevarlas a cabo.

7.- ELECCIONES MUNICIPALES Y AUTONOMICAS mayo de 2015 puede ser determinante para el futuro, no solo del socialismo, sino de España, importantes victorias en grandes ciudades o en feudos tradicionalmente populares, serían el golpe final para el gobierno de Mariano Rajoy. Recuperar comunidades históricas como Extremadura y Castilla La Mancha, más arañar algún bastión de la derecha como Madrid o Valencia sería definitivo.

8.- PRIMARIAS NACIONALES inmediatamente después de las elecciones autonómicas y sin perder el ritmo que estos procesos electorales le habrán impreso al partido, hay que celebrar unas primarias abiertas a toda la ciudadanía como se comprometió Rubalcaba en Sevilla, a la francesa y jugándonos mucho en ellas.

9.- ELECIONES NACIONALES Con un programa cargado de principios y valores socialistas, con los mejores de entre los nuestros en la organización, con los mejores encabezando Gobiernos regionales y municipales y con un candidato elegido por toda la ciudadanía, el Partido Socialista Obrero Español puede y debe ganar las próximas elecciones generales no por nosotros, sino por todos aquellos que están sufriendo en España con las políticas austericidas del Partido Popular.

10.- RECUPERACION DEL ESTADO DEL BIENESTAR, DE LOS AVANCES SOCIALES, DE LOS DERECHOS INDIVIDUALES, DE LAS POLÍTICAS ACTIVAS DE EMPLEO, DE LA LAICIDAD, DEL FEDERALISMO, Y DE LA REPUBLICA, la esencia de lo que fue y siempre debió ser nuestro Partido y que durante algún tiempo olvidamos.

SI YO FUERA RUBALCABA

Publicado en

Si yo fuera Rubalcaba sería uno de los mejores políticos que ha dado este país, un socialista ejemplar que ya era grande cuando muchos de los que hoy le critican ni habían nacido. Sería el Ministro del Interior que acabó con ETA pese a todos los obstáculos que puso en su camino la derecha mediática y parlamentaria. Si yo fuera Rubalcaba sería el Secretario General del Partido Socialista Obrero Español y solo por eso ya merece la pena invertir una vida.

Si yo fuera Rubalcaba habría ganado el XXXVIII Congreso por una ajustadísimo resultado contra Carmen Chacón y no habría sabido, no habría querido o no me habrían dejado hacer una ejecutiva que integrara realmente todos los sentires del PSOE, por lo que a día de hoy tendría un Partido dividido, clamando por un nuevo Congreso desde que terminamos de cantar la Internacional en Sevilla. Una prensa que se pregunta a diario quién será mi sucesor o sucesora, cuándo convocaré primarias para elegir el candidato a unas elecciones que no serán hasta el 2015, si yo me presentaré o daré paso a una nueva generación.

Si yo fuera Rubalcaba habría tomado nota de la jugada magistral de José Antonio Griñán en Andalucía. Contra lo que preparaba la jueza Alaya, contra los que conspiraban desde dentro para moverle la silla y poner a otro que encarnara mejor el sentir del Antiguo Testamento, contra los que luchan denodadamente por romper el pacto de las fuerzas de izquierdas porque no pueden soportar el contraste que suponen las políticas sociales de la Junta de Andalucía frente al austericidio popular, Griñán ha sabido gestionar su sucesión con maestría.

Si yo fuera Rubalcaba estaría analizando la jugada que se está preparando con paciencia y tiempo su némesis, Carmen Chacón. Un plan de que de puro sencillo puede funcionar: deja el escaño, se marcha a dar clase a una prestigiosa Universidad de los Estados Unidos y anuncia que volverá cuando soplen vientos favorables. Con ello demuestra que es una política que no tiene miedo a dejar la teta de lo público, que tiene una profesión, una carrera que le permite ganarse la vida cómodamente lejos de los escaños y que podrá volver limpia de la podredumbre que hoy se le presupone a todo lo que rodea la vida política española.

Si yo fuera Rubalcaba leería con atención las encuestas que, pese al desplome salvaje del sobrecogido Partido Popular, dejan al PSOE muy lejos de ser el Partido de la alternativa, ese refugio donde se cobijaban los españoles cuando querían algo mejor en sus vidas, más derechos, más dignidad, más respeto, más libertad, más decencia, más democracia. Encuestas en las que los socialistas no levantamos cabeza pese a que ha transcurrido casi la mitad de la legislatura y el rollo de la herencia recibida y la maldad intrínseca de Zapatero ya no cuela.

Si yo fuera Rubalcaba aprovecharía la Conferencia Política de Noviembre para terminar con un broche de oro este año y medio de trabajo en un nuevo Proyecto Socialista. Aprovecharía la reunión de los socialistas para diseñar entre todos un nuevo Modelo de Partido, para darnos unas reglas de juego más transparentes, participativas, democráticas y modernas. Unos Estatutos donde la militancia volviera a ser el pilar fundamental de este partido, donde se extendiera al máximo posible el concepto utópico de 1 militante 1 voto, donde se limitaran los mandatos, se declararan incompatibilidades entre cargos públicos y orgánicos, donde se armara nuestro Partido contra la corrupción de los nuestros para dar ejemplo a la sociedad de que no somos iguales a esos otros, ni parecidos.

Si yo fuera Rubalcaba anunciaría en la Conferencia Política de noviembre mi dimisión y convocaría inmediatamente un Congreso Extraordinario para elegir a los hombres y mujeres que devuelvan a nuestro amado Partido al lugar que merece consiguiendo con ello un triple objetivo:

  1. Romper la estrategia de aquellos que esperan en la sombra a que todo se hunda para venir a arreglar los destrozos cual Montoros de pastel.
  2. Llegar a las elecciones europeas habiendo generado en la sociedad expectación, siquiera interés, por ver si los socialistas realmente habíamos conseguido dejar atrás algunas cosas del pasado y mirábamos al futuro con renovado orgullo socialista.
  3. Recibir el reconocimiento, el cariño y el respeto que sin duda alguna merece un político de la talla de Alfredo que ha dado tanto por nuestro Partido y que, con sus aciertos y sus errores, sus luces y sus sombras, es uno de los más grandes de entre los nuestros.

PD MI COLUMNA DE LOS JUEVES EN DIARIO PROGRESISTA: MORALINA POPULAR

APOSTAR POR LAS EUROPEAS

Publicado en

En estos días hemos visto a nuestro Secretario General, Alfredo Pérez Rubalcaba reunido con los dirigentes socialistas europeos tratando de consensuar una posición común y fuerte frente a la derecha europea que nos ha traído recortes, miseria y austericidio. Alfredo les ha pedido a nuestros compañeros de la izquierda europea que den la batalla, que no dejen que Europa se convierta en un enorme mercado donde prime el sálvese quien pueda.

Coincido con Rubalcaba en que la izquierda europea, no solo la española, nos jugamos mucho en las elecciones del próximo año y que concurrimos a ellas en el peor escenario posible, con una desafección política gravísima, con una población desesperada porque no ven salida a la crisis que nos asola, con un votante escéptico ante los grandes partidos y que puede caer en brazos de oportunistas y demagogos como pasó en Italia y con los mercados, los ricos, los poderosos, aprovechando está debilidad política para hacerse con todo.

La sociedad española, al igual que el resto de sociedades europeas, se ha dado cuenta que las grandes decisiones económicas se toman en Bruselas y que necesitamos tener una amplia mayoría socialdemócrata, socialista, de izquierdas, progresistas, en el Parlamento Europeo para cambiar estas políticas de la derecha basadas en el recorte, el control del déficit, el ajuste en derechos de los trabajadores, el empeoramiento de las condiciones laborales, la subida de impuestos a las clases medias mientras se conceden amnistías a los ricos…

Por lo que nos toca al PSOE, estas elecciones europeas nos ponen ante el reto de demostrar a la sociedad española que queremos hacer las cosas bien, que hemos aprendido de los errores del pasado y que no volveremos a fallarles. Una magnífica manera de empezar sería que la decisión sobre los nombres de los compañeros y compañeras que vayan en las listas socialistas para ser diputados en Europa los elijamos entre todos los militantes del Partido.

¿Por qué es tan importante quiénes y sobre todo cómo se eligen esos quiénes? Porque cunde la idea de que los Partidos Políticos son máquinas de colocación de sus más fieles y obedientes seguidores en los distintos cargos institucionales, que solo quieren alcanzar el escaño para vivir bien, que no están formados, que no tienen experiencia profesional fuera del Partido, que son estómagos agradecidos.

Esto, que no es del todo cierto, tiene algo de verdad. Como diría el ínclito Rajoy: es mentira, salvo algunas cosas. Sobre todo en las listas europeas, elecciones que nadie se tomaba muy en serio y que se convertían en cementerios de elefantes, destierro de díscolos, pago de servicios prestados. Algo que no podemos permitirnos los socialistas en 2014. Tenemos la obligación de enviar a los mejores a pelear en Bruselas para que desde allí dejen de bombardearnos con políticas liberales.

Es fundamental que todos y cada uno de los socialistas y las socialistas que resulten elegidos como Eurodiputados sean conocidos en sus agrupaciones, en sus pueblos y ciudades. Que sus compañeros de Partido sientan que es uno de los suyos quien va allí a defender los intereses de todos, de los trabajadores, de los más desfavorecidos. Que defenderá la Sanidad Pública, la Educación Pública, el Estado del Bienestar. Que peleará por una Fiscalidad justa en la que paguen más los que más tienen y reciban más los que más lo necesiten. Que no le pillarán con la maleta huyendo el viernes de Bruselas. Que hará de nuestros principios y valores su bandera.

Abramos un proceso nuevo, imaginativo, transparente, moderno, de elección de los mejores de entre nosotros para enviarlos a luchar contra el capital a Europa. Hagamos que la sociedad nos mire con curiosidad al principio, con expectación más adelante y si es posible, con ilusión y esperanza. Volvamos a ser ese Partidos en el que los españoles confíen para hacer de Europa un lugar mejor, más justo, con más derechos, con respeto, tolerancia y solidaridad.

¿Tirando de péndulo?

Publicado en

Hace tiempo que no escribo sobre nuestro Partido, nuestro querido PSOE, y no lo hago no porque no crea que tenemos mucho que cambiar, mucho por hacer, mucho por decidir, sino porque había llegado a mis oídos el rumor de que nuestro Secretario General, Alfredo Pérez Rubalcaba, tenía la sana intención de anunciar su retirada una vez terminara la Conferencia Política de Noviembre, convocando un Congreso Extraordinario que refrendara todos los debates, diálogos, propuestas y cambios internos que se llevan discutiendo casi ya dos años y a la vez que eligiera el nuevo equipo que devolviera la confianza de los electores en los socialistas.

Parece que animado por el desplome en las encuestas del sobrecogedor Partido Popular, convencida ya gran parte de la ciudadanía de que los populares mintieron e hicieron trampas para llegar al poder y siguen mintiéndolo para mantenerlo, seguros los votantes de que Rajoy no tiene ni la más remota idea de cómo sacarnos de la crisis, de cómo generar empleo, de cómo incentivar la inversión económica productiva, nuestro compañero Alfredo se ha venido arriba y olvidando que el interés del PSOE está muy por encima de cualquier interés, ego o aspiración personal, se ha arrepentido de su generosa decisión de dar un paso atrás y no piensa en convocar Congreso Extraordinario alguno sino en presentarse como candidato a las elecciones generales del ya cercano 2015.

En esta megalómana aventura, Rubalcaba no está solo, hay muchos a su alrededor que le animan a presentarse aunque sepan que eso sería fatal para todos, que él no podrá gobernar porque sigue demasiado ligado a la figura del antiguo socialismo, de Zapatero y de la reforma exprés de la Constitución. Pero le animan porque prefieren seguir administrando su trocito de miseria en la oposición que arriesgarse a verse fuera del poder. Algunos que no tienen a donde ir porque carecen de oficio o experiencia alguna lejos del abrigo del Partido. Esos que le cuentan al oído el rollo mañanero de la Ley del Péndulo por la que cuando uno de los dos grandes partidos cae, el otro, gobierna. Esos que no han comprendido que la mitad de la población se plantea no acudir a las urnas, que de los que acuden, muchos siguen pensando, por injusto que eso sea, que PP y PSOE somos iguales y que no dejarán de hacerlo si no les damos muestras de futuro y no nuevas versiones del pasado.

Creo sinceramente que Alfredo Pérez Rubalcaba es uno de los mejores políticos que hemos tenido en este país, que tiene labia, discurso, didáctica, capacidad de réplica y buen tino, pero creo que su momento ha pasado. Le elegimos como Secretario General en un Congreso que se cerró en falso y por apenas 11 delegados de diferencia y aun así ha hecho una tarea importante de creación de un proyecto político socialista, pero eso no es suficiente, nuestros votantes siguen sin perdonarnos los dos últimos años de Gobierno de Zapatero y las muchas decisiones contrarias a nuestros principios y valores que se tomaron por “el bien común”, decisiones que se asocian indefectiblemente con Rubalcaba, Vicepresidente primero y Ministro del Interior de aquel Gobierno.

Hubiera sido un final fantástico a una carrera política ejemplar, que una vez terminada la Conferencia Política en la que de verdad se afrontaran las reformas estatutarias internas necesarias para ampliar la democracia y la transparencia en la toma de decisiones en nuestro partido, Rubalcaba hubiera presentado su renuncia y hubiera convocado un Congreso Extraordinario. Con nuevas reglas del juego, unas reglas que aumenten la capacidad de decisión de todos y cada uno de los militantes, elegiríamos una nueva dirección política alejada de periodos anteriores con la que demostrarle a los ciudadanos que hemos entendido su enfado, que sabemos lo que hicimos mal pero que tenemos un proyecto para España lejos de las privatizaciones del PP, lejos del desmantelamiento del Estado del Bienestar del PP, lejos de la confrontación territorial del PP, lejos de los conflictos internacionales del PP, lejos de contabilidades en B, comisiones, sobresueldos y sobornos.

De quién será el candidato o candidata a las elecciones generales de finales de 2015 por el Partido Socialista Obrero Español no he hablado porque eso lo tendrán que decidir todos aquellos que se sientan socialistas y quieran participar en unas primarias abiertas donde además de darles voz, les daremos también voto, por primera vez en la historia de la democracia española.

PD MI COLUMNA DE LOS JUEVES EN DIARIO PROGRESISTA: SIN DERECHOS

FIN DE LA CITA

Publicado en

Esta mañana, el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha comparecido en la Cámara, obligado por el escándalo internacional que ha supuesto los papeles de Bárcenas en los que queda más que obvia la financiación irregular, sino ilegal del Partido Popular durante los últimos 20 años, obligado por la amenaza de Moción de Censura por parte del líder de los socialistas Alfredo Pérez Rubalcaba, obligado por el clamor popular de una ciudadanía harta de soportar salvajes recortes sobre sus espaldas mientras otros en Génova recibían sobresueldos.

Esta mañana, el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en lugar de explicar por qué se mensajeaba con un delincuente confeso como Luis Bárcenas y qué quería decir cuando aseguraba al delincuente que hacían todo lo que podían, se ha enredado en leer citas de Rubalcaba cuando era Ministro del Interior, terminando cada una de ellas con la coletilla: “fin de la cita”, que no tenemos claro si es una treta escénica de Arriola o que Rajoy es tan torpe orador que no ha comprendido que eran pistas para él pero no había que leerlas en voz alta.

Salvo los incondicionales de su bancada que le han aplaudido a rabiar ante cada obviedad, ante cada falacia, ante la desvergüenza de sacar pecho por la EPA cuando todavía estamos seis millones de españoles desempleados y sin miras de encontrar trabajo en demasiado tiempo, el resto del país hemos visto un Presidente del Gobierno acorralado, incapaz de hacer frente a la realidad frente a la que le ha puesto un brillante Rubalcaba y cuya única explicación ha sido emular al Campechano en un patético, lo siento, me equivoqué.

No ha aclarado si se equivocó nombrando a Bárcenas Tesorero, recogiendo los sobres que le daba, encubriéndole ante la prensa presumiendo de su honorabilidad, manteniéndole en plantilla hasta que el clamor popular y judicial les hizo despedirlo simuladamente, permitiéndole disponer de despacho en Génova, de coche oficial, de chófer, dándole a su señora el privilegio de entrar a declarar por el garaje en lugar de pasando vergüenza frente a la prensa como cualquier otro imputado o enviándole mensajes de apoyo, cariño y fuerza en los que le aseguraba que hacían todo lo que podían por él, que como bien ha dicho Rubalcaba quiere decir que lo que no hacemos es porque no podemos, no porque no queramos…

Tampoco ha asumido la responsabilidad de su error, porque cuando un político de máximo nivel, el Presidente de España, el Presidente del Partido Popular, se equivoca tiene que comprender que no basta con una disculpa, que no ha sido un desliz, un resbalón, un traspiés, que han sido años de encubrimiento, mentiras, falta de respeto a los ciudadanos, años de recibir sobresueldos en su partido en A y en B, años de recibir donaciones de grandes empresas constructoras a cambio da la adjudicación de obra pública allá donde gobernaban los populares, años de pagar campañas electorales de forma ilegal con estas suculentas mordidas, años de amañar el resultado de las votaciones al competir de forma desleal, o como ha dicho Rubalcaba, dopados…

Hoy, en sede parlamentaria, toda la oposición, salvo la derecha catalana, han pedido la dimisión de Rajoy, que asuma su responsabilidad y se marche, que deje de dañar la imagen de España, de perjudicar la recuperación económica que necesita de confianza internacional, que devuelva la dignidad a las instituciones españolas, la confianza en la política a los ciudadanos, que asuma las consecuencias del error que él mismo ha reconocido, pero me temo que Rajoy está sordo, ciego y mudo ante el clamor de la sociedad española y no tiene intención alguna de asumir nada. Mañana se irá de vacaciones, un lujo que millones de españoles no pueden permitirse este año, y mientras se fuma un puro igual se acuerda de aquello que dijo mi admirada Escarlata O’Hara al pie de la impresionante escalinata de Tara: mañana, eso ya lo pensaremos mañana.

PD: MI COLUMNA DE LOS JUEVES EN DIARIO PROGRESISTA: LO IMPORTANTE ES LA ECONOMIA