Anuncios
Canal RSS

Buscando mi amparo tendrás que venir…

Publicado en

Alguna vez he comentado aquí que soy muy coplera. Se lo debo a los interminables viajes Madrid – Don Benito en el 127 de mis abuelos, sin aire acondicionado, con un solo carril por sentido, cruzando Talavera de la Reina y demás pueblos de la geografía madrileña, castellano manchega y extremeña, con camiones limitados a 80 y con el Puerto de Miravete de por medio.

En esas horas de calor, aburrimiento y moscas, descubrí a Rocio Jurado, a Concha Piquer, a Marifé de Triana y me enamoré de esas letras de Rafael de León llenas de dobles significados, de amor y de gloria, de desamor y locura.

Aunque “buscando mi amparo tendrás que venir” es una frase para usar cuando un hombre no te hace caso, se va de tu vera o no te trata como debiera, yo la uso en todos los ámbitos de mi vida.

“Buscando mi amparo tendrás que venir” significa yo valgo mucho y tu no te estás enterando y cuando te quieras dar cuenta será tarde y tendré que usar otra de mis frases de cabecera “arrepentidos los quiere dios, pero yo no”.

“Buscando mi amparo tendrás que venir” quiere decir que la mejor persona para hacer tal o cual cosa soy yo y que si no me eliges en primera opción pierdes tu tiempo y el mío, que igual cuando quieras que yo te ayude esté ocupada en algo más interesante.

“Buscando mi amparo tendrás que venir” también vale en política. Aquí estoy yo y lo que te aporto, si lo quieres me llamas y si no, igual cuando quieras darte cuenta de que te hace falta yo ya estoy muy lejos.

“Buscando mi amparo tendrás que venir” es una constante en mi vida, sobre todo en la personal. Años después de que una relación se acabara porque el contrario no estaba interesado en mí, el susodicho ha venido a buscarme para contarme que fue un error alejarse de mí, que era lo mejor que le había pasado en la vida y demás lugares comunes. Pero siempre era tarde porque cuando cierras una puerta del corazón ya no se abre jamás.

“Buscando mi amparo tendrás que venir” es una muestra absoluta de autoestima, egocentrismo y hasta soberbia pero soy así, porque yo lo valgo.

Anuncios

Acerca de martuniki

Abogada. Tertuliana. Bloguera. Incordio en redes sociales. Junta letras, autora de MEMORIAS DE UNA MILITANTE DE BASE, BASE.

»

  1. Yo soy más de bolero, pero comparto tu sentir. Quien no te valora tampoco te merece, en cualquier estado de la vida. Si se dan cuenta tarde… Es tarde. No es soberbia, es supervivencia.

    Responder
  2. Alejandro Capuano Tomey

    Cuando estudiaba en el Nacional Vicente López (Argentina) me gustaba a rabiar una piba. Como no quería entrar directo le pedí a sus primas que sondearan el terreno por mí. Ellas me aseguraron que habían trasladado mis anhelos y requiebros…pero no había nada que hacer.
    Algunos años más tarde me encontré con la moza de mis anhelos en la Plaza Mayor de Madrid. Después de los saludos de rigor nos fuimos a tomar un café y lo primero que me echo en cara fue que no le hubiese contestado al menos las notas que me envió por mediación de ¿adivinan quiénes?. Si, sus primas. Al cotejar sin intermediarios los hechos nos cabreamos pero ya era tarde. Minutos mñas tarde me presentó a su marido y a sus hijos. Quedamos a cenar en mi casa para que conociera a mi mujer (por aquel entonces Alejandro, mi hijo, no habia nacido). cada uno tenía su vida y ya no había vuelta atrás.

    Responder
  3. Y vienen, vaya si vienen… hasta los que se van por tabaco aparecen una vez al año 😀
    PD: Si, tú lo vales!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: