Anuncios
Canal RSS

La mucama de Lucía

Publicado en

Lucía Figar es la Consejera de Educación y Empleo de la Comunidad de Madrid. Aunque resulte extraño, para nuestra presidenta Esperanza Aguirre, ni Empleo, ni Educación tienen la suficiente entidad para tener un Consejero a tiempo completo y por eso Lucía acumula dos áreas de tanto calado.

Lucía, nuestra Consejera de Empleo, necesitaba una niñera para sus criaturas -ignoro cuántas y de qué edad- y por ello, en lugar de acudir al Servicio Regional de Empleo que ella dirige y contratar a un demandante madrileño de su bolsa de empleo decide hacer trampas.

Como no quiere un trabajador nacional, con familia, amigos e incluso filiación política o sindical sino una mucama, una criada, una filipina desarraigada, calladita y obediente se salta las normas que ella misma obliga a cumplir a otros.

En la demanda de empleo pone como condición sine qua non que la empleada del hogar que va a cuidar de sus niños, madrileños, hable tagalo. Imagino que todos sabéis que el tagalo es la lengua nativa de Filipinas y que poner esa condición lleva aparejado que solo una filipina pueda cumplir el requisito.

A nuestra Consejera de Empleo no le vale ninguno de los más de quinientos mil madrileños y madrileñas inscritos en busca de empleo. Ella, que aparece en los medios de comunicación como una ferviente defensora de la Educación pública madrileña, cree tanto en lo público que boicotea al Servicio Regional de Empleo para sentirse una adinerada del XIX con su mucama filipina.

El líder de los socialistas Tomás Gómez ha exigido su cese inmediato por parte de la presidenta regional y esto ha soliviantado al mundo pepero. Ellos creen que uno en su casa contrata a quien quiere para cuidar de sus hijos pero se les olvida que quien está elegido por los madrileños para velar por los intereses de los madrileños, no puede hacer trampas, utilizar atajos, saltarse las normas.

Cualquier Consejero debería ser el primero en dar ejemplo en el cumplimiento de la Ley, más aún la Consejera de Empleo, que tendría que haber sido muy escrupulosa con el respeto a la bolsa de empleo que recoge más de quinientos mil dramas personales y familiares de madrileños y madrileñas en paro.

Señora Esperanza, ya sabemos que Lucía es su proyecto personal de heredera. Su Señoría tiene las mismas artes  chulescas y chabacanas de su Lider-Esa pero está malogrando su brillante futuro con su despotismo frente a los docentes, su intolerancia frente a padres y alumnos y su clasismo rayando el racismo con el servicio doméstico.

¡Váyase, doña Luci o échela, doña Espe!

Anuncios

Acerca de martuniki

Abogada. Tertuliana. Bloguera. Incordio en redes sociales. Junta letras, autora de MEMORIAS DE UNA MILITANTE DE BASE, BASE.

»

  1. Me la imagino hablando por teléfono con sus amigas, presumiendo de filipina: “Una joya, Pituca, una joya. ¡Cómo me deja la plata!”.

    Responder
  2. En EEUU los nombramientos del Presidente deben ser aprobados por el Senado, lo que ha desembocado muchas veces en una caza de brujas, en particular contra las contrataciones del servicio doméstico.
    Me pregunto cuanot duraría L Figar en su puesto en EEUU, salvo que el tagalo sea la lengua que utilicen en la intimidad de su casa…
    No parece muy inteligente que la responsable de las políticas de no discriminación en el empleo ponga un requisito tan obvio para sesgar un proceso de selección.
    Pero como nuestra derechona “is different” no pasará nada, y si no, al tiempo…

    Responder
  3. Cada día que pasa y se acerca esta gente a su pretendido triunfo, nos demuestran el grave riesgo de involución que corre este pais en sus manos. Muy triste

    Responder
  4. Doña Luci quería contratar a la Preysler o imitarla ¡que no te enteras Marta!
    Fuera bromas, no creo que un tontuna como esta merezca tu atención ni la nuestra. Nuestros políticos no se caracterizan por ser un ejemplo con sus vidas privadas.

    Responder
  5. Así son, alimentan la xenofobia pero para pagar poco bien saben ser xenófilos. Harán que la chica jure bandera, eso sí.

    Responder
  6. Discrepo Fátima: no es una tontuna sin importancia. Estamos hablando de que la persona puesta ahí para CUMPLIR y hacer cumplir la ley, en lo tocante al servicio regional de empleo especialmente: ya que es la consejera, ha decidido hacer sólo lo segundo. ¡Que la cumplan otros!

    De nuevo, el lado ancho del embudo para ella y el estrecho para los demás. No es una tontuna circunscrita al ámbito de su vida privada. Es un escándalo, una hipocresía intolerable, una incompatibilidad entre su comportamiento y las obligaciones de su cargo.

    Si tuviera un mínimo de vergüenza, que lo dudo seriamente, o un mínimo de inteligencia, que a tenor de lo burda de la trampa ya se ve que no la tiene, debería pedir disculpas públicas cuando menos.

    Responder
  7. Escolastico Borge

    Nuevos tiempos, nuevas formas.
    Esta mañana se me acercó un morito ( o debería decir magrebi? es que no se si era del magreb… Bueno dejémoslo en morito en el buen sentido de la palabra) el caso es que se me acercó y después de intentar venderme cualquier cosa y yo de resistirme como gato panzarriba, le pagué un café-té y estuvimos de cháchara. De lo mal que están las cosas… de lo poco que vendía… de lo dura que es la crisis… y por fin (me lo veía venir) de que la culpa la tiene el joputa Zapatero. Llegados a ese punto ya no me pude resistir y le dije que estaba de suerte porque el día 21 Tío Mariano iba a resolverle todos sus problemas e incluso iba a conseguir un maravilloso trabajo y sería feliz en el país de Jauja. Ahora veo que no me equivoqué y seguramente proliferarán las ofertas de trabajo donde soliciten “alta cuantificación y dominio fluido del magrebí”. Que dios le coja confesao… Que hemos hecho mal para que hasta ellos le echen la culpa de sus males a Zapatero? País de locos…

    Responder
  8. Juan Pedro Esteve García

    Aparte de la legalidad o la ilegalidad que pueda tener la contratación de esta persona, que es importante, no lo pongo en duda, lo peliagudo es el trasfondo sociológico que implica. Confirma las sospechas de que hay una buena parte de los dirigentes del mundo político cuya escala de valores y cuyo imaginario estético se mueve en algún lugar entre las películas de Gracita Morales y las de la Escopeta Nacional.

    Responder
  9. Reblogueó esto en ramonyops.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: