Anuncios
Canal RSS

El truco del almendruco

Publicado en

El Partido Popular ha iniciado el camino sin retorno hacia la privatización de la Sanidad española, hasta la fecha, envidia del mundo desarrollado, a través de unos sencillos pasos que nos están presentando como de justicia social y reparto de la carga.

Primero nos venden la moto de que las rentas más altas paguen un euro por receta es justo porque si Botín tiene dinero, ¿por qué no ha de pagarse las medicinas? Y por ahí nos meten el primer gol.

La clave no es que Botín se pague sus medicamentos sino que al señor Botín, paradigma del adinerado español y otros tantos como él, menos conocidos pero igualmente ricos hasta la nausea, paguen impuestos, muchos impuestos, tal cantidad de impuestos que con sus aportación contribuyan a pagarse sus medicamentos y los de muchos ciudadanos más, miles si es preciso.

El quid de la cuestión no es repartir miserablemente el gasto farmacéutico a euro por receta, sino obligar a pagar impuestos a las grandes fortunas, a las SICAV, a todos los que se llevan la pasta a paraísos fiscales y no contribuyen con España pese a considerarse más patriotas que nadie.

El segundo rollo macabeo que nos han querido colar estos listos del Partido Popular es el copago sanitario para las rentas superiores a 100.000€. Y por ahí también nos meten un golazo porque ya he leído yo compañeros felicitándose de que si ganan tanta pasta, pues que se paguen parte del tratamiento médico.

Que no, que esa no es la solución, que esos son solo los primeros pasos de la privatización, del repago, de la precarización de la Sanidad pública hasta convertirla en caridad. Es una aberración, además de injusta, completamente innecesaria, que pague más el que más enfermo esté aunque nos lo escondan detrás de la renta.

Que el camino va en la dirección de más impuestos para esas rentas altas. Que no tiene por qué haber un tope en el IRPF. Que no puede ser que a Cristiano Ronaldo le apliquen el mismo tipo impositivo que a un alto funcionario o a un empleado técnico con antigüedad.

Cada vez que oigo a un miembro del Gobierno de MariaNO Rajoy soltar el mantra de: “no podemos gastar más de lo que tenemos” mi cerebro siempre responde “que lo que no podemos es ingresar menos de lo que necesitamos”.

La solución al déficit no es recortar enloquecidamente gasto de las partidas sociales, de la Sanidad, de la Educación Pública, lo que en realidad esconde el deseo privatizador de darle negocio a sus amigos, a sus familiares, nepotismo popular.

La solución es subir los impuestos, pero subírselos a los que de verdad pueden pagarlos. Poner una tasa a las transacciones financieras que disuada a los especuladores. Cobrar a las entidades bancarias que se han beneficiado de rescates y otras ayudas del Estado, un impuesto que devuelva a las arcas públicas parte de lo aportado.

Subir el tipo máximo del IRPF lo que haga falta. El que tenga mucho dinero tendrá que aportar mucho dinero porque no lo ha ganado apoyando sus industrias o negocios en el aire sino en un tejido urbano o industrial, con saneamientos, con servicios, protegido por un sistema policial, judicial, sanitario, educativo… que hemos contribuido a pagar entre todos y del que se beneficia más que ningún otro. De justicia es que devuelvan a la sociedad parte de lo que ésta les ha dado.

Y por supuesto nada de amnistía fiscal. Aquel que haya robado defraudando a Hacienda ha de ser perseguido como el peor de los criminales. Teníamos la Oficina Nacional de Investigación del Fraude de la Agencia Tributaria que había logrado recuperar 10.000 millones de Euros el año pasado trabajando para la Fiscalía Anticorrupción. Ahora se ha cambiado al jefe de investigación, Víctor de la Morena por la flamante nueva Jefa Adjunta, Pilar Valiente (os acordáis que era presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores durante el Gobierno Aznar y tuvo que dimitir por liarla con Gescartera) y el objetivo para este año es hacer aflorar solo 8.000 millones de Euros. ¿Nos sobra el dinero, MariaNO? ¿Por qué aflojamos la mano con los ladrones, sinvergüenzas, chorizos? ¿Algún amiguito del alma en la sala?

Anuncios

Acerca de martuniki

Abogada. Tertuliana. Bloguera. Incordio en redes sociales. Junta letras, autora de MEMORIAS DE UNA MILITANTE DE BASE, BASE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: