Anuncios
Canal RSS

¿GENTE NORMAL O CASTA?

Publicado en

En los años 90, en Barcelona, yo trabajaba en una empresa de cimentaciones especiales desde las nueve de la mañana y hasta las siete de la tarde con un montón de tiempo perdido para comer que aprovechaba para pasear por el Exaimple barcelonés y conocer sus joyas arquitectónicas y que me sirvió para aprender a estar sola, a disfrutar de un tiempo de silencio y meditación.

Cuando terminaba en la oficina iba a la facultad de derecho, como me perdía las primeras horas, los compañeros que me pasaban los apuntes me dejaban las últimas para mí por lo que salía de clase a las nueve o las diez de la noche, dependiendo del día. Como vivía a una hora de la universidad imaginad a qué horas llegaba a casa, solo para cenar y acostarme rápido que había que madrugar.

Mi marido trabajaba en Zona Franca en una fábrica de coches por lo que el autobús de la empresa le recogía en nuestro barrio, un barrio obrero de la periferia a las cinco y media de la mañana. Cuando él se iba yo estaba durmiendo, una hora después me levantaba para desayunar y acudir a mi curro. Sobre las seis de la tarde, el autobús de la empresa volvía a dejarle en el barrio pero a esa hora yo estaba aún trabajando o si era viernes y tenía la tarde libre, en la facultad, apenas si nos veíamos.

Entonces no había móviles, internet, whatsapp por lo que en el descanso de clase yo corría a la cabina de teléfonos para poder hablar con él cinco minutos. Como mi aula tenía los asientos corridos y una mesa para todos, si no estaba sentada en el extremo, saltaba corriendo por la mesa para que me diera tiempo a cruzar la Facultad, llegar al teléfono, hablar cuatro palabras con él y volver a tiempo del inicio de la siguiente clase.

Ayer, cuando vi a los diputados salir corriendo para no perder el último tren o avión después de realizar la última votación, tras doce horas en el Congreso y toda la semana en Madrid me acordé de aquellas carreras que yo me daba por la Facultad hasta el teléfono y las que me daba a las diez de la noche por la Diagonal para no perder el autobús y llegar a mi casa después de quince horas de jornada antes de que mi marido se hubiera acostado.

Reivindicamos que queremos políticos como nosotros, gente normal con problemas de gente normal, que nos comprendan porque vivan y sientan como nosotros y cuando nuestros políticos hacen lo que cualquiera de nosotros, nos escandalizamos. Ayer las carreteras de Madrid se colapsaron con toda la gente que salía de puente, esta mañana ha pasado tres cuartos de lo mismo. Y sí, es verdad que hay mucho paro y gente que no puede salir, yo misma me encuentro entre ellos. No he viajado este puente porque en noviembre vienen los pagos del segundo plazo de hacienda y la economía familiar, mermada por el paro, no llega para viajes de placer. Pero no está en mi ideario socialista querer igualarnos a todos en la miseria sino todo lo contrario, volver a gobernar pensando en la gente, para los más desfavorecidos, sin recortes austericidas, ni privatizaciones de lo público en beneficio de los amigos.

Ya había escrito alguna vez aquí en ese sentido, lo absurdo que es hablar de casta política, de que están fuera de la realidad, de que no pisan la calle y luego, cuando, por ejemplo en twitter, se relacionan como personas normales les lapidamos y buscamos tres pies al gato de cada comentario, de cada palabra, haciéndoles huir del ámbito público. Con lo que sucedió ayer pasa algo parecido. ¿Qué mal hay en querer dormir en casa, con los tuyos, después de llevar días fuera? ¿Hubiera cambiado en algo el sentido de la votación por quedarse sentados y firmes hasta que sonara la campana? Ya os digo que no, que lo grave que sucedió ayer no es que un grupo de gente, padres y madres de familia, maridos, esposas, hijos, amigos, evitaran perder el último avión o tren, lo grave que ocurrió ayer es que la mayoría absolutísima del PP se cargó el Sistema Público de Pensiones impunemente y sin que hoy estamos todos afeándoselo sino discutiendo si son galgos o podencos.

Hemos perdido otra batalla, vamos perdiendo la guerra y mucho me temo que de seguir así, jamás recuperaremos todos los derechos perdidos en tan solo dos años. ¡Qué pena tan grande!

Anuncios

Acerca de martuniki

Abogada. Técnico en Prevención. Tertuliana. Bloguera. Incordio en redes sociales. Junta letras.

»

  1. Martu, no puedo estar de acuerdo contigo.
    Primero, porque los diputados no son trabajadores ordinarios, atados a un curro que no les gusta y que hacen con desgana porque es lo que han encontrado. Son personas que están ahí por vocación (se supone) y a los que hemos elegido para que lo hagan bien. Y salir corriendo, sin tan siquiera esperar a que Posada levantara la sesión no es hacer las cosas bien.
    Y segundo porque muestra el nivel adquisitivo de unas personas que pueden irse de puente mientras se niegan a subirnos el salario mínimo, con el que nunca podremos ni irnos de puente ni llegar a final de mes.
    Un cordial saludo.
    David.

    Responder
  2. Martu, mi más sincera enhorabuena por tu blog, te sigo en Twitter y me encantas, pero no había entrado en tu blog hasta ahora. Lo tendré presente. Te deseo encuentres trabajo pronto yo estaba igual que tu hace muy poco y sé lo duro que es. Sort, salut, república i més escola pública!

    Responder
  3. En la entrada cuentas tu experiencia y nos hacer creer que para los pobres políticos, todas las semanas son iguales y les pasa lo mismo. No creo que sea así ¿No? Ayer, tuvieron una jornada maratoniana, pero ayer. El resto de semanas son más tranquilas e, incluso, pueden salir mucho antes y llegar antes a ver a sus familiares queridos. Luego, por un día que salen tarde tampoco es para que protagonicen esa espantada, porque no se puede calificar de salida apresurada, fue una desbandada, rozando la mala educación.
    Lo peor llega cuando intentan justificar lo injustificable, que tuvieron que salir corriendo para no perder el billete que tenían sacado con nuestro dinero. No, hombre, no. Por si acaso, saque Ud. el primer billete de la mañana, si cree que va a tener un día malo que, insisto, es un día malo dentro de muchos buenos.
    ¡Que ya lo querrían muchos!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: