Anuncios
Canal RSS

NOSTALGIA

Publicado en

nostalgia

Dice nuestra Real Academia Española que la nostalgia es la pena de verse ausente de la patria o de los deudos o amigos. Y también una tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida.

Me gusta esta segunda acepción, tristeza melancólica que te causa el recuerdo de la dicha perdida, de la felicidad que se escapó, de los momentos maravillosos que ya nunca volverán. Me recuerda a la canción de Sabina, “Peces de ciudad” que dice en un momento: “en Macondo comprendí que al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver”, qué gran verdad y qué poco caso hacemos el común de los mortales.

Sobre la nostalgia se han escrito y se han cantado las cosas más bonitas y tristes, sobre todo referidas a esta segunda acepción, la tristeza de la pérdida del objeto de nuestro amor, mi favorita “nostalgia” cantada por Diego El Cigala “hermano, yo no puedo rebajarme, ni pedirle, ni rogarle, ni decirle que no puedo más vivir, desde mi triste soledad veré caer las rosas muertas de mi juventud”.

Sin pronunciar la palabra pero abrazando el concepto con una fuerza y sentimiento difíciles de igualar me viene a la memoria “Hoy tengo ganas de ti” de Miguel Gallardo que entre otras perlas maravillosas dice: “Quiero apagar en tus labios la sed de mi alma y descubrir el amor juntos cada mañana, hoy tengo ganas de ti, hoy tengo ganas de ti”.

En la poesía, como os decía antes, también se han ocupado largamente de la nostalgia y aquí quiero destacar la magia de las palabras de Benedetti en un poema titulado precisamente “Nostalgia” y que tras enumerar cosas que podrían evocar ese sentimiento termina con una sentencia de muerte: “la válida la única nostalgia es de tu piel”.

No es necesario estar triste, abandonado o deprimido para sentir nostalgia, se puede ser perfectamente feliz, disfrutar de la persona amada, de una vida cómoda y sentir nostalgia de la nostalgia misma. Eso me pasa a mí en ocasiones, que añoro aquellos viejos malos tiempos en los que moría de amor, como cantaba Miguel Bosé: “yo no sé muy bien qué es lo que está pasando, tengo seco el corazón y es de haber llorado tanto. No me quedan más que dos o tres recuerdos, una carta, alguna flor, un adiós muy corto y un te quiero”.

Porque existe un especial placer en el dolor, ese regodearse en la pérdida del amor y sufrir por lo que pudo haber sido y no fue, un ratito, eso sí, luego se enjuga uno las lágrimas, se pinta la sonrisa de carmín y sale a la calle a vivir la vida loca. La verdad es que, esa bis dramática que yo tenía en mi mocedad se me ha curado con los años, lo que es muy de agradecer porque ser tan intensa es agotador, pero en días como hoy, días raros de primavera, sin motivo ni razón, me posee la nostalgia, nostalgia de mi misma.

PD: Os dejo aquí mi columna de los jueves en Diario Progresista IRA ET IGNIS

Anuncios

Acerca de martuniki

Abogada. Técnico en Prevención. Tertuliana. Bloguera. Incordio en redes sociales. Junta letras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: