Anuncios
Canal RSS

LO LLAMAN PERIODISMO Y NO LO ES

Publicado en
jeronimo_guerrero_en_un_acto_del_psoe_de_el_coronil

Jerónimo Guerrero. Acto del PSOE de El Coronil. PSOE SEVILLA

Esta mañana hemos sabido que la jueza de Primera Instancia e Instrucción del Juzgado nº 1 de Utrera (Sevilla) ha archivado la causa abierta contra nuestro compañero, el ex alcalde de El Coronil, Jerónimo Guerrero, que fue denunciado por un presunto delito electoral en las elecciones municipales de mayo de 2015.

La denuncia, que ha resultado falsa, como bien indicó en su momento el que era alcalde de El Coronil, Jerónimo, se interpuso unos días antes de las elecciones y con la única intención de perjudicar las aspiraciones de reelección del socialista. El propio Jerónimo acusó al SAT y a su líder, Cañamero de estar detrás de esta denuncia falsa que contribuyó de forma determinante a que el PSOE perdiera la alcaldía.

Que un partido político, o pseudo sindicato, lo mismo da, judicialice la vida política, de esta forma, es deleznable y convendría que todos los partidos llegaran a un acuerdo para no utilizar los procesos judiciales como arma arrojadiza durante las campañas electorales y respetar la presunción de inocencia, no solo para los propios sino también para los ajenos, pero no es ese del tema sobre el que hoy me gustaría reflexionar sino del papel que juega la prensa en estos casos.

No descubro nada nuevo si afirmo que, para la prensa, la imputación (ahora investigación) de un político, es tema de máximo interés y, por tanto, al que le dedican titulares, piezas en los telediarios, horas de tertulia, etc., y, sin embargo, el archivo de esas diligencias o la exoneración del mismo político, supone apenas una línea en una página par o una frase en un noticiero. No es noticia, te dicen, aunque lo que de verdad están diciendo es: no vamos a reconocer que somos unas aves carroñeras que nos tiramos sobre la descomposición en picado.

Hoy mismo, el compañero Jerónimo Guerrero, que vio su nombre asociado a un delito, que sufrió una campaña de difamación pocos días antes de las elecciones municipales y que, probablemente por ello, perdió la alcaldía de El Coronil, ha reclamado al equipo de Las Mañanas de Cuatro que dieran publicidad a la noticia del archivo, si no con la misma saña con la que contaron la de la denuncia, por lo menos haciéndose eco de la misma. La respuesta ha sido que el archivo de la causa contra él no era noticia.

Sin más, sin rubor, sin ápice de ética periodística, sin un mínimo de vergüenza torera. Que, si bien joderte la vida sí era noticia, que al fin la Justicia reconozca que eres una persona decente y honrada, no lo es. Porque lo que vende, compañeros y compañeras, es la picadora de carne, el ventilador de la mierda, la lapidación pública del político señalado, aunque sea sin causa.

Es claro que España necesita una regeneración de la vida política, que ha habido demasiados golfos metiendo la mano en la caja de lo público, con la falsa ilusión de que no era de nadie, cuando en realidad era de todos. No negaré que los ciudadanos sentimos que hay cierta impunidad para el que trinca, que no les pillan a todos y que, cuando lo hacen, tardan años en ser juzgados y condenados. Por no hablar de que en contadas ocasiones recuperamos lo que nos han robado.

Pero es también necesario que haya una regeneración del periodismo español. Es vital recuperar unos códigos éticos que impidan publicar noticias sin antes comprobar que tienen cierto grado de verosimilitud. Es fundamental que se le dé la misma importancia al hecho de que un político es imputado/investigado, que al hecho de que sea declarado inocente de los cargos por los que lo fue. Es de máxima importancia entender que la opinión pública tiene derecho a recibir de los medios de comunicación algo más que carnaza porque el buen periodismo, aquel veraz, imparcial, justo, ecuánime, siempre será recompensado por la audiencia.

Ahora que está de moda quejarse del populismo en política, igual habría que plantearse si esto que estoy aquí denunciando no es una suerte de populismo periodístico, darle a la gente lo que la gente pide, sea o no verdad, sea o no justo, sea o no ético. Pan y circo decían los romanos, pan y circo.

Anuncios

Acerca de martuniki

Abogada. Tertuliana. Bloguera. Incordio en redes sociales. Junta letras, autora de MEMORIAS DE UNA MILITANTE DE BASE, BASE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: