Canal RSS

ARREPENTIOS PECADORES

Publicado en

 

NASA.jpg

Anuncio de la NASA Recreación de la superficie del exoplaneta Trappist-1f NASA/JPL-CALTECH

 

 

Dentro de una hora, la NASA ha convocado una rueda de prensa para comunicarnos un anuncio urgente y, después de ver n mil veces la película Armagedon, fundamentalmente porque sale Bruce Willis guapísimo, la banda sonora es ideal y a mi Albóndiga le encanta Ben Affleck… Pero no nos despistemos, digo que ante el anuncio de la NASA y tras haber visto tantas veces cómo un asteroide asesino se disponía a colisionar con la Tierra y provocar la destrucción de todo lo que conocemos y lo que no, yo estoy nerviosa.

Seguramente no sea nada, que han descubierto una bacteria que vive en el azufre de Marte o hielo en la cola de un cometa o un planeta enano a chorro cientos de años luz que podría contar con condiciones que facilitaran algún tipo de vida, cosas de estas inexplicables para la mayoría de los mortales pero que deben de ser de gran utilidad para la CIENCIA, así con mayúsculas, por la alegría con la que nos lo cuentan, pero, pero, pero ¿y si lo que nos anuncian es el inminente fin del mundo, el Apocalipsis, el Armagedon?

Imaginaos por un momento que solo nos quedara una semana de vida, no solo a nosotros, individualmente, sino a todos los que conocemos, a nuestra familia, a nuestros amigos y hasta a nuestros enemigos, ¿qué haríais si esto se acabara?

Lo primero que pensáis es dejarlo todo y salir corriendo a una playa paradisiaca con vuestras parejas y pasar los días que os queden tirados al sol, bañándoos en aguas cristalinas, comiendo manjares exquisitos y haciendo el amor de todas las formas imaginables pero, ¿os imagináis cómo se van a poner los aeropuertos de gente corriendo de un lado a otro para encontrarse con sus familiares, para decirle a aquel gran amor que se equivocaron al dejarle, para reconciliarse con ese hermano al que no ven hace décadas o simplemente para cumplir el sueño de su vida de ver tal o cual ciudad?

Descartada la playa paradisiaca siempre podríamos optar por la costa española, que ahí sí que podemos llegar en coche, pero claro, que estamos en febrero y, aunque con el cambio climático estamos pasando unos días que más parece mayo, no va a ser lo mismo que el Caribe o las Maldivas. Como ventaja tenemos que la comida en cualquier sitio de España es infinitamente mejor que en ningún lugar del mundo, pero ¿acaso quedaría algún camarero o cocinero currando sabiendo que es su última semana de vida? Ni de coña, tampoco saldría nadie a pescar, ni se recolectarían las frutas o verduras, ni se despiezaría la carne, en fin, que íbamos a pasar más hambre que los pavos de Manolo (que no sé muy bien quién es este señor que hacía pasar tanta hambre a sus pobres aves y que ha pasado a formar parte del refranero español).

Convengamos pues que nos tocará pasar nuestra última semana de vida en casa y con lo que tengamos en la nevera que ya os digo yo que el Mercadona no va a abrir por mucho que se empeñe Juan Roch en dar servicio. Olvidaos también de la tele o la radio, quizás las redes sociales sí que sigan funcionando por aquello de que los contenidos los creamos nosotros y seremos tan chorras de andar perdiendo el tiempo contando nuestras últimas horas de vida como si le importara a alguien nuestra última cena o nuestro último polvo, o si alguien fuera a leerlo después de que el meteorito nos hiciera fosfatina.

En mi casa tengo bastantes sobras del cumpleaños de pin y pon que celebramos el sábado y la cava llena de botellas de buen vino, que nuestros amigos fueron muy espléndidos y nada originales en sus regalos y, sabedores de que un buen caldo siempre es bien recibido, repusieron todo lo que se bebieron en la celebración. Sí, creo que podríamos pasar una semana sin demasiadas fatigas alimentarias ni etílicas, confiando en que la luz, el agua y el gas son de esas cosas que funcionarían sin gente porque están bastante automatizadas/informatizadas, aunque igual es mucho confiar.

Pues ya tengo diseñada mi semana del fin del mundo: en casa, con mi santo y mi gato, comiendo sobras del cumpleaños, bebiendo buen vino, viendo pelis antiguas que haya olvidadas por las estanterías, en el sofá bajo la mantita, queriéndonos, pero sin aspavientos que no tenemos edad y, con suerte, recibiendo la visita de mi hija, por aquello de despedirse de sus mayores… ¡Un planazo, oigan! Confío en que la NASA haya descubierto vida inteligente en los alrededores de la Casa Blanca o algo así, porque acabo de deprimirme, mucho.

PD LA NASA HA DESCUBIERTO UN SISTEMA SOLAR CON SIETE PLANETAS COMO LA TIERRA

Anuncios

Acerca de martuniki

Abogada. Técnico en Prevención. Tertuliana. Bloguera. Incordio en redes sociales. Junta letras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: