Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Venezuela

GEOPOLITICA MUNDIAL Y ADOLESCENTES CONFUSOS

Publicado en

Ayer, llego a casa y me encuentro a mi proyecto de enfermera indignada con la actualidad política, nacional y mundial, y llena de preguntas sobre la misma, porque, según sus propias palabras, se había leído el periódico gratuito que le habían dado al entrar al metro y alucinada con lo que allí se contaba, estaba viendo el telediario, para comprobar con sus propios ojos, que todo aquel horror era real.

Su primera pregunta fue ¿a qué esperaba Europa, Estados Unidos, o quién sea, para detener la matanza de la revuelta en Ucrania? Que si estaban todos locos alguien tendría que poner orden, lo cual es un pensamiento razonablemente lógico en unos niños, como los nuestros, criados en la paz, en la democracia y en la libertad, que no han conocido el telón de acero, la guerra fría, ni la caída del muro de Berlín. No les cabe en la cabeza lo que sus ojos les muestran.

Sin ser una experta en geopolítica en territorios de la antigua URSS, por todo lo que he leído y escuchado estos días, lo primero que intentaba era explicarle que no se trataba de que la policía cargara contra el pueblo sin más,  sino que había detrás un conflicto complejo de una Ucrania que solo tiene 22 años de historia como país, dividida en pro rusos y pro Unión Europea, que venía de antiguo y que se recrudeció durante la II Guerra Mundial, en la que una parte del país apoyó a los nazis y luchó con ellos, mientras que otra parte del país se unió al ejército ruso contra los alemanes. Que unos hablan ruso y los otros hablan ucranio, que unos votan Yanúkóvich y los otros no.

Que en Ucrania hay una democracia y que el actual Gobierno había ganado unas elecciones por lo que la intención de los acampados en la plaza Maidan o de la Independencia en Kiev era hacer caer por la fuerza a un gobierno democráticamente elegido por los ciudadanos ucranianos en las urnas y eso, a priori, los países democráticos no podemos apoyarlo. Pero que eso no significaba abandonar a su suerte a la oposición ucraniana, ni defender, ni consentir los excesos de la policía contra los manifestantes, mucho menos los francotiradores acribillando a civiles y hasta a los servicios de emergencias, médicos y camilleros. Una barbaridad y como siempre, en el medio, un pueblo que sufre la violencia, la injusticia y las dificultades económicas que toda esta inestabilidad, fraude y mamoneo concita.

Ella, que como la mayoría de su generación, aún cree que las cosas son blancas o negras, que hay buenos y malos, que hay verdad y mentira sin matices, recriminaba que para entrar en Irak o Afganistán no habían tenido Estados Unidos ningún miramiento, que lo que tenía que hacer era para esa barbarie. Ahora ponte a explicarle que los países son soberanos y solucionan sus propios conflictos, que es mejor la mediación, la cooperación y la ayuda internacional, que la intervención militar. Aclárale  la diferencia que supone para el ejército americano, entrar en una guerra en los desiertos de Asía, con suculentas reservas petrolíferas, contra los talibanes y con el beneplácito de Israel, a  meterse en el corazón de la misma Europa, a 856 kilómetros de Moscú, con el riesgo de un conflicto a escala mundial que eso supondría… Imposible, sus ojos cada vez más desorbitados.

Sin tener nada claro este asunto, pero acuciada por más dudas, me comenta, ¿algo así es lo que está pasando en Venezuela? Porque he visto que es tendencia en Twitter… Pues no y sí, en Venezuela hay un Gobierno democrático, con reservas digo lo de democrático y una oposición ultra liberal, también con muchas comillas, que no acepta el resultado de las últimas elecciones en las que hay más que sospechas de irregularidades y muchos intereses económicos y geopolíticos del Gobierno de Estados Unidos en la zona, por no hablar de petróleo, cantidades ingentes de petróleo y riquezas naturales varias. Un lío y como siempre, en el medio un pueblo que sufre la violencia, la injusticia, y las dificultades económicas que toda esta inestabilidad, fraude y mamoneo concita.

Pretendía preguntarme a continuación por los más que bochornosos acontecimientos ocurridos en la playa del Tarajal en Ceuta, pero eran ya demasiados asuntos escabrosos y complejos y tenía que hacer la cena, por lo que, como diría Michel Ende, esa es otra historia y será contada en otra ocasión.

NOTA: parece que gobierno de Ucrania y manifestantes de la oposición llegan a un principio de acuerdo, esperemos que cuaje y termine esa locura.

Anuncios

Chavismo sin Chávez

Publicado en

Ayer se celebraron las elecciones presidencias en la República Bolivariana de Venezuela, tras la muerte del que ha sido su Presidente, líder cuasi religioso, ídolo de masas, ferviente creyente y azote del imperialismo yanqui, Hugo Chávez .

 Su sucesor, casi podemos decir, su heredero, pues fue nombrado por Chávez antes de morir como tal, ha ganado las elecciones por 1,5 puntos de distancia pero perdiendo en torno a 600.000 votos. Además, su opositor, Enrique Capriles, no reconoce su victoria, denunciando irregularidades y ninguneando al triunfador afirmando que Maduro será Presidente mientras tanto…

 Intentar analizar la campaña electoral y las votaciones en Venezuela con los ojos y la mente de un europeo es un error tremendo. Aquí sería impensable ver candidatos en chándal, envueltos en las banderas de sus países, contando anécdotas de la reencarnación del expresidente en un pajarito o alardeando de su masculinidad porque el contrario ha puesto en duda la misma.

Entender una revolución bolivariana profundamente religiosa como es la venezolana, desde la izquierda laica que impera en nuestro país y en los países de nuestro entorno, también se hace harto delicado. Cada día hemos visto en los telediarios las imágenes de capillas para Chávez, de ofrendas cual si fuera un santo, de rezos devotos de sus seguidores, convencidos de la existencia de una vida eterna y de que su adorado Comandante vela por ellos desde el más allá.

 Venezuela tiene serios problemas económicos pese a ser un país rico en petróleo. Chávez encontró un pueblo sumido en la pobreza y sus políticas tremendamente populistas en las formas, fueron claramente beneficiosas para los más desfavorecidos en su país en el fondo, de eso cabe poca duda. A cambio, las continuas sospechas de corrupción, fraude y actuaciones poco democráticas, configuraron una figura tan carismática como polémica.

 Hoy Maduro, que ha apostado por una etapa de “eficacia y honestidad absolutas”, como nuevo Presidente electo de los venezolanos tiene un incierto camino por delante, el de llevar a cabo un nuevo chavismo sin Chávez. De esto saben bastante los argentinos, que apostaron por el peronismo sin Perón. Nunca es fácil seguir tras la pérdida de un símbolo, de un referente, desde aquí deseo a Maduro fuerza y coraje para hacer lo mejor para su pueblo, un pueblo hermano, como es el venezolano.

 Independientemente de cual haya sido el resultado, me gustaría destacar la alta participación, un 78,71% de los venezolanos han acudido a las urnas. Cuando en la vieja Europa la política está siendo denostada, los ciudadanos se alejan de sus representantes electos e incluso un gran número de ellos dudan de que la democracia sea el mejor sistema, desde Latino América nos dan un ejemplo de compromiso y coherencia.

 No se puede cambiar el actual estado de las cosas desde fuera del sistema. Si no nos gusta lo que hace este gobierno, la única manera de cambiarlo es votar a otros en las próximas elecciones, otros que se comprometan con aquello que demandamos y que si no cumplen sepan que perderán nuestro apoyo a favor de aquellos que si lo hagan. Cuanto mayor sea el número de electores, más complicado será para un político ignorar la voz de aquellos a quien deben su mandamiento.

Si pensamos que los partidos políticos están copados por una oligarquía apoltronada, la mejor manera de acabar con ello es afiliarse masivamente a estos partidos y obligarles a tomar decisiones ajustadas a sus principios y valores. Cuanta más base social tenga un partido, más difícil será para sus dirigentes ignorar la voluntad de aquellos que los sostienen en sus cargos, mayor democracia interna existirá y mejor será la transparencia en la toma de decisiones.

 No se por qué asociación de ideas he empezado hablando de chavismo sin Chávez y he acabado hablando de calidad democrática en España, los caminos del cerebro son inescrutables y el mío, lunes por la mañana, aún está aclimatándose a este tiempo primaveral.