Anuncios
Canal RSS

La zapatilla de mi madre

Publicado en

Aunque no lo creáis yo he sido una niña muy buena, me gustaba mucho leer, el colegio, estudiar, era delegada de clase, sacaba todo Sobresalientes, capitana del equipo de lo que fuera en gimnasia… no daba guerra pero mi hermana era la misma reencarnación del demonio.

Recuerdo que estaba jugando a algo tan tranquilita y miraba a mi pobre madre, por ejemplo planchando y ponía aquella cara de mala y minutos después se oía a mi madre gritar zapatilla en ristre, era un don, sacarla de quicio en cuestión de segundos.

En alguna ocasión en lugar de la zapatilla mi madre empuñaba un zueco, un zapato de tacón, incluso la misma plancha, entonces intervenía yo “madre, que te pierdes”… pero mi hermana, defendiéndose con los pies desde el suelo decía: “tranquilízate, que estás loca” lo que llevaba a mi madre al borde de la esquizofrenia y el desdoblamiento de personalidad…

Lo cierto es que cuando te daba con la zapatilla, con aquella cara de loca posesa, a mí por lo menos, me daba la risa y no es que no picara que te dejaba el dibujo de la suela pintando en el muslo, pero era tan graciosa, fuera completamente de sí que la burla podía más que el dolo, ¡pobre madre nuestra!

En descargo de mi madre diré que ha sido una madre de lo más enrollada, dialogante, comprensiva, nada castradora pero madre a fin de cuentas y nosotras unas hijas difíciles, mi hermana más que es una profesional de tocar las pelotas, pero yo también porque soy un espíritu libre y reivindicativo.

Anuncios

Acerca de martuniki

Abogada. Tertuliana. Bloguera. Incordio en redes sociales. Junta letras, autora de MEMORIAS DE UNA MILITANTE DE BASE, BASE.

»

  1. Tu madre es igual que la mía… la zapatilla como método de opresión hacia sus hijos ¡¡¡

    Y también me pasó lo que a tí, cuando venía mi madre con la zapatilla nos daba a mi hermano y a mí la risa y llegó el día en que la manteamos, por lo que su táctica comenzó a ser los gritos… jajaja

    Responder
  2. ascensión cerrato astillero

    Martu la frase era tranquila señora, lo que me desquiciaba un montón más, jajajaja ay que me acuerdo de aquello y ahora que los años me han serenado un mogollón me río pero la verdad es que me sacásteis de quicio muchas veces so pedorras.Es con cariño

    Responder
  3. Eran otros tiempos y la verdad es que era muy divertido decirle a mama, “Tranquilizate” y ver como su ceja izquierda se elevava cual boing 747 y los ojos se le injectavan en sangre tras lo cual se alzaba con lo primero que enganchase y a dar volatines al aire, porque eso sí, has de reconocer que esquivar golpes se me daba de lujo, Jejeje. Pobre mía, con lo que vale-. MADRE, TE QUIERO.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: