Anuncios
Canal RSS

De leones y cebras

Publicado en

Ayer, mantuve con mi hija de dieciseis años una de las conversaciones más interesantes que he tenido en los últimos tiempos a cuenta de su primer desencuentro amoroso.

En plena adolescencia, me dio una lección de madurez, empatía y buen fondo que me hizo sentir orgullosa de haber traído al mundo a una pedazo de mujer.

Gran parte de los adultos que conozco, muchos de ellos en cargos de responsabilidad son incapaces de empatizar con los que les rodean y eso los convierte, en ocasiones, en malas personas o como mínimo en personas vacías, faltas de corazón y de emoción.

Dice la Academia que empatía es la identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro. Sin ella es imposible ponerse en el lugar del que tenemos enfrente y comprenderle o incluso quererle.

Mi hija me contaba que ahora que en lugar de salir sola con su noviete había vuelto a salir con sus amigas se había dado cuenta de que sus amigas eran malas. Así con todas las letras: “mamá, no imaginas que malas son las unas con las otras”.

Después de explicarme como se hacían el vacío unas a otras, o se criticaban por la espalda y se besaban cuando se encontraban falsamente, llegó a la parte que más me impactó y que da título a esta entrada.

Mamá, me dijo, en mi clase estamos nosotros, que somos normales y están los frikis con los que se supone que nos metemos nosotros. No yo, porque a mí no me gusta reírme de nadie, pero sí mis amigos. Bueno pues hablando con los frikis he visto que entre ellos también se critican y son malos unos con otros…

Pero mamá, ellos no se dan cuenta, que nosotros somos los leones y ellos, las cebras y es como si dijeran “venga, vamos a darnos coces entre las cebras”, no ven que vienen los leones a comérselas…

Dieciséis años y ha resumido perfectamente lo que observo a mi alrededor con demasiada frecuencia. Las cebras, los socialistas, los obreros, los más desfavorecidos dándonos coces mientras los leones, los mercados, los ricos, los poderosos, se ríen acechándonos…

Anuncios

Acerca de martuniki

Abogada. Tertuliana. Bloguera. Incordio en redes sociales. Junta letras, autora de MEMORIAS DE UNA MILITANTE DE BASE, BASE.

»

  1. En resumen, que ya no hay novio baloncestista… y a partir de ahora a sufrir con el “con quién saldrá” o “a qué hora llegará”.

    Responder
  2. Hay gente que necesita satisfacer su ego desmereciendo a los demás. Craso error, una sociedad solo avanza si nos podemos sentir orgullosos en conjunto.

    Responder
  3. David de Cima

    La cruda realidad vista por una adolescente de 16 años…

    Responder
  4. @auroramerchan

    Hola Martu yo tengo dos hijas ya un poco mas mayores,pero muchas veces me han echo sentir como a ti….orgullosa de haberlas traido al mundo.Sus miradas objetivas ante la vida algunas veces te hacen poner los pies en el suelo.Soy una cebra,despistada, pero sin ninguna duda cebra.Desde que estoy en twitter me empezó a interesar la politica sobre todo a raiz de seguiros a unos cuantos.Tu hija lo ha reflejado perfectamente y yo tampoco entiendo como en vez de construir, unirnos, aun sabiendo que ahora no va a poder ser,se pierde el tiempo en mordernos unos a otros.En fin no siempre puedo hacer lo que quiero pero tengo claro que no hago nada que no quiero.Utilizando una frase que cita a menudo @franesco “Hagamos que suceda” Es trabajo de todos no de unos pocos.Un saludo me pareces una tia cojonuda

    Responder
  5. Esas pláticas me recuerdan mucho a las que tenía y aún tengo con mi mamá, que bueno que sean tan unidas : ) y tu hija tiene mucha razón, creo que el mundo adolescente (y el mundo en general) es cada vez más feroz, tanto que ahora hasta las cebras como dice ella se pelean entre sí..

    Triste! Por eso es importante ser auténtico y leal a tus valores no importa el animal que te haya tocado ser…

    Responder
  6. Escolastico borge

    Es la vida a pequeña escala, como de barrio… Somos una sociedad de cainitas donde no sirve crecer, además hay que empequeñecer a tu vecino. Tanto pisas… tanto vales… triste vida.

    Responder
  7. Eso pasa porque hasta entre las cebras domina el ansia de poder por encima de la necesidad de unión ante los leones. El día que asuman que todas las rayas son iguales lo mismo las tachan de comunistas y serán animales feos ante los demás, difícil de asumir supongo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: