Anuncios
Canal RSS

JARTA DE PABLEMISMO

Publicado en

ERROR 135

Aviso para navegantes, el título de este artículo representa exactamente lo que va a desarrollarse en él, aquellos hipersensibles a la crítica, los que creen que Pablo Manuel Iglesias es el Mesías o Podemos ha inventado la pólvora absténgase de seguir leyendo o aténganse a las consecuencias. El que avisa no es traidor.

Estoy más que harta de Podemos, sí, y no porque les tenga miedo, ni mucho menos, sino porque han nacido para destruir, para acabar con todo aquello por lo que muchos de nosotros hemos luchado durante toda nuestra vida, fundamentalmente con el sistema democrático español, sí, este que ellos llaman el Régimen del 78 y que ha supuesto el mayor periodo de convivencia pacífica y democrática en España.

Estoy más que harta de verlos en la televisión a todas horas, en todos los canales, no hay tertulia política que no cuente con un miembro de un partido que apenas tiene una semana de vida, que no gobierna en institución española alguna y cuyo único mérito consiste en haber cosechado un millón doscientos mil votos en las pasadas elecciones europeas de un censo de casi treinta y seis millones de votantes.

Estoy más que harta de su discurso en contra del bipartidismo cuando quien Gobierna en el país, en casi todas las Comunidades Autónomas y en la mayoría de los Ayuntamientos es el Partido Popular, es la derecha que está imponiendo su programa ideológico oculto que nada tiene que ver con la Reforma de la Constitución y el tan cacareado artículo 135, que no hay leído ninguno de los que lo esgrimen. ¿O alguien en su sano juicio cree que el PP defendería a los trabajadores, subiría los salarios, perseguiría el fraude fiscal, aplicaría un IRPF más alto a las rentas más altas, lucharía contra la baja tributación de grandes empresas y SICAV si el artículo 135 de la Constitución siguiera como antes?

Estoy más que harta de su discurso anti PSOE, de que hayan dejado claro que el enemigo a batir somos los socialistas, los socialistas que con nuestros aciertos y nuestros errores somos los artífices de la implantación del llamado Estado del Bienestar. Fue un socialista, Ernest LLuch el que universalizó la Sanidad Pública que hoy el PP ha negado a inmigrantes y emigrantes. Fueron los Gobiernos socialistas de Felipe González los que ampliaron la Educación Pública, obligatoria y gratuita de 3 a 16 años. Fue el Gobierno de Zapatero el que permitió casarse y adoptar a las parejas del mismo sexo o el que promulgó la Ley de Dependencia que hoy inaplican los gobiernos populares.

Estoy más que harta de que parezcan haber inventado la pólvora cuando su proceso de formación ha sido de todo menos innovador y democrático y ha despertado más bien poco interés en el ciudadano, de los doscientos poco mil apuntados, apenas han votado en la elección de Pablo Manuel como Secretario General, noventa y siete mil. Su estructura es prima hermana de la nuestra: un Secretario General, unos órganos colegiados que toman las decisiones y abajo unos apuntados que votan cuando se les permite lo que se les presenta.

Estoy más que harta de su falta de valores, de su discurso no somos de izquierdas ni de derechas, de su cobardía: no nos metemos en temas complicados como la unidad de España, la forma del Estado, monarquía o república, o en temas espinosos como el aborto que dan pocos votos, o controvertidos como su relación con la Iglesia. De sus propuestas imposibles como la de que vamos a dejar de pagar la deuda ilegítima, como si al que nos ha prestado el dinero le importara un pijo en qué lo hemos gastado o si el que lo ha administrado lo ha hecho bien, mal o regular. O como la más molona de todas que van a terminar con el fraude fiscal y con ese dineral se va a pagar la renta básica para todo hijo de vecino y el paraíso terrenal en el que se va a convertir España cuando ni un solo Estado en el mundo ha sido capaz de acabar con el fraude fiscal.

Y sobre todo estoy más que harta del victimismo tras el que se esconde su falta de concreción y compromiso. Si les criticas en cualquier red social no falta el que te recuerda que tu enemigo es el PP y que a ellos los dejes tranquilos, que digo yo que si vienes a la política tendrás que someterte al escrutinio y la crítica del votante como todos. Que digo yo que si tú dices que los socialistas somos el enemigo lo lógico es que nos defendamos de tus ataques. Que digo yo que si andas dando lecciones a diestro y siniestro es normal que aquellos que ya venimos aleccionados de casa pasemos palabra. Eso sí, no hay manera de que les digan a sus votantes si llegado el caso pactarán con el PSOE o con el PP, que no es lo mismo ni parecido por muy casta que quieran llamarnos, a las pruebas me remito.

Anuncios

Acerca de martuniki

Abogada. Técnico en Prevención. Tertuliana. Bloguera. Incordio en redes sociales. Junta letras.

»

  1. Hola Marta,
    Estoy de acuerdo con casi todo lo que escribes, yo también estoy bastante harta (o jarta como dices jeje) de verlos a todas horas con su discurso populista, pero con todo el respeto y no te lo tomes a mal…eso que pones de: “¿O alguien en su sano juicio cree que el PP defendería a los trabajadores, subiría los salarios, perseguiría el fraude fiscal, aplicaría un IRPF más alto a las rentas más altas, lucharía contra la baja tributación de grandes empresas y SICAV si el artículo 135 de la Constitución siguiera como antes?”, acaso tu partido defendió a los trabajadores (lease reforma laboral 2010), subió salarios, persiguió el fraude fiscal, aplicó el IRPF más alto a las rentas más altas, luchó contra la tributación de grandes empresas y SICAV?? Soy estudiante de economía de cuarto curso, he estudiado bastante las políticas económicas que se han hecho en España y por mucho que te duela, el PSOE no hizo nada de eso que escribes, y las políticas han sido muy parecidas, son los hechos sin más. En otros temas, totalmente distintos sí; aborto, matrimonio homosexual, políticas de igualdad, etc. Pero en economía no. Es por eso que el discurso de Podemos está calando, se aprovechan de eso y en mi opinión lo que necesita tu partido es sobretodo CREDIBILIDAD.

    Responder
  2. Yo lo veo de otra manera Martu. Parece que una parte del PSOE a tocado, para mi equivocadamente arrebato contra Pablo Iglesias, mientras que otra parte IS reconoce simplemente que normalmente deberemos gobernar juntos.

    Desde luego y teniendo en cuenta que lo urgente, no solo para el PSOE, sino para el conjunto del país, es desalojar al PP del poder e intentar arreglar lo destrozado, ¡qué es mucho!

    Lo único que nos van a exigir es transparencia y voluntad cierta de acabar con la corrupción, y en eso una amplísima mayoría de socialistas estamos de acuerdo. El resto de sus propuestas son asumibles en sus fines aunque quizá debamos negociar las formas.

    Por ello me parece incorrecto atacar desaforadamente a quién ha nacido, en parte, debido a nuestros errores, pero sobre todo por el ataque despiadado de la derecha a los logros conseguidos por los trabajadores y trabajadoras y la rotura del contrato social existente, hasta ahora, en Europa.Y todo ello, ¿por un puñado de votos?

    Responder
  3. No diría yo harto, pero sí que es verdad que todo este afán rupturista y revolucionario debe ser analizado fríamente. Y debe ser combatido con fundamento, nunca con la descalificación. Huyamos de tacharlos de populistas (aunque lo sean) y de vincularlos con el chavismo (aunque pueda hacerse).

    En mi entorno hay muchos que se dejan conquistar. Ciertamente han sintonizado con el descontento y va a ser difícil descabalgarlos, no porque sean burdos hasta la nausea en sus propuestas, sino porque (voy a lo nuestro, al PP que le zurzan) tenemos la última época de ZP y la época de Rubalcaba y por lo tanto mucha credibilidad que recuperar. La gente ve a Pedro Sánchez con simpatía, pero le cuesta creer que se pueda dar un giro copernicano así como así.

    ¿Qué nos queda? Sacar nuestras cartas, limpiar la casa (va a ser difícil, temo que queden bombas de efecto retardado) y, sin ensañarse dejar claro lo que sean castillos en el aire de esta gente. Y es que de esos, cuando menos en mi campo, la economía, tienen un cerro de ellos.

    Un abrazo y no te jartes tanto, que queda demasiado camino, por recorrer.

    Responder
  4. El PSOE está tocado y hundido, por su corrupción, por su elitismo, y por haber traicionado sistemáticamente a la S de socialismo, a la O de obrero y a la E de España. Que ya se le cae hasta la P. Lo que te jode es que se os escapa la más remota posibilidad de poltrona que es para lo único a que se ha terminado dedicando el Partido.

    Responder
  5. Felix Lombao

    Exacto. A mi me importa algo menos que vayan a televisiones, tertulias y demás medios de comunicación porque lo único que muestran es que detrás de Podemos sólo hay humo y más humo porque cuando se les pregunta por su programa o sus medidas concretas no lo tienen claro. ¿Nos ofrecerán un programa tan imposible de cumplir como el de las Elecciones Europeas?

    Responder
    • Sera imposible, sera una utopía, también puede no se si tu en el año 1982 habías nacido o no, pero genera la misma ilusión que tuvimos con la llegada del PSOE de Felipe Gonzalez y Alfonso Guerra también decían que era una utopía que no se podía que llegaría el coco, y que sucedió pues que fue la etapa donde se alcanzo mas bienquistar en el Espado Español sobre todo para las clases bajas y medias, por eso creo que seguiremos pensando en utopías y hay un mundo mejor, quizás el PSOE no lo ha visto y doy gracias a PODEMOS por devolverme la ilusión de hay otra forma de gobernar

      Responder
      • Ya he escrito sobre eso también. Los socialistas en el 82 llegamos con la ilusión, para crear, para construir la España plural que todos soñábamos. Podemos llega para destruir, nace de la indignación, del anti todo y anti todos. La mera comparación ofende.

  6. Con todos los respetos; Martu: si estás harta de Podemos, habrá que hacer algo para que el PSOE demuestre ser diferente al PP.
    En el tratamiento de la corrupción, un tema de sensisibidad extrema para la ciudadanía, el Partido Socialista no se diferencia del Partido Popular, porque al igual que el partido de Rajoy, carece de un protocolo específico, concreto y operativo para actuar en casos de corrupción. Le falta un cuerpo normativo que diga: si está imputado, suspensión provisional de militancia y cargo. Si no está imputado pero hay sospechas, tal otra medida. Y así sucesivamente.
    Habría que hacer algo a imagen y semejanza de los protocolos de actuación en caso de epidemia, con sus cuarentenas y demás. Tampoco sería malo que en ese protocolo se incluyesen medidas preventivas para reducir en la medida de lo posible la aparición de este tipo de casos.
    En resumen: ni el PSOE ni el PP se han tomado en serio la corrupción. Y ahora nos llevamos las manos a la cabeza.
    Decía unas líneas más arriba que la corrupción es una cuestión de extrema sensibilidad para la ciudadanía. Ahora el pueblo las está pasando canutas, le duele todavía mucho más ver cómo gran parte de su sufrimiento y sus carencias se deben a que unos listos han metido el cazo en la caja de los dineros públicos que son de todos. Y se lo han -se lo están- llevando crudo. Resulta patético, dicho sea de paso, que durante años el pueblo español haya visto cómo una piscina municipal se pagaba por triplicado (lo que vale la instalación en sí, la comisión que se lleva el constructor y la que se lleva el concejal de turno) y sin embarjo la gente no haya hecho nada al respecto. Eran tiempos en los cuales todo el mundo tenía dinerito en el bolsillo, y… como que no le importaba tanto. Ahora que truena, es cuando nos acordamos de Santa Bárbara.
    Pero, por lo que respecta al PSOE, el problema es que ya no vale el discurso -y la verdad, por otra parte- de que ‘también hay políticos honestos’. Porque la gente ha visto que esos políticos honestos se han sentado codo con codo durante lustros con otros miembros de su partido que no lo eran. Y, por la razón que sea (porque no saben, porque no quieren, porque no pueden), el político honesto no ha hecho nada para quitar del cesto las manzanas podridas. Es decir, a fecha de hoy, la gente -creo yo- percibe que un partido como el PSOE está estructuralmente incapacitado para eliminar la corrupción que hay entre sus filas. ¿Cómo se come que en las anteriores elecciones municipales el PSOE mantuviera en sus listas a decenas de imputados?
    Y entonces apareció Podemos, un partido que de momento no tiene miembros que hayan participado en el pasteleo de la corrupción que durante décadas se ha celebrado en este país.
    Blanco y en botella, leche.

    Responder
  7. http://politica.elpais.com/politica/2014/11/30/actualidad/1417377385_646349.html

    Eso aclara por que esta señora Martuniki se dedica a escribir dia si, dia tambien, tonterias de Podemos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: