Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Pablo Iglesias

SOCIALISMO Y MONARQUIA

Publicado en

Me resulta irrisorio tener que empezar esta entrada recordando que soy republicana, que siempre lo he sido, que nunca he entendido el “Juancarlismo”, que no comparto la visión idílica del papel del rey durante el intento de golpe de Estado del 23F y mucho menos durante la transición y que por tanto apuesto por un nuevo proceso constituyente más moderno, más valiente, con menos servidumbres del pasado y que recoja el sentir de muchos de nosotros.

Aclarado esto, que está perfectamente avalado por mi perfil público y por tanto, nada más que añadir, tengo que puntualizar que dentro del Partido Socialista Obrero Español, este republicanismo no es unánime, tenemos compañeros monárquicos, tenemos compañeros “juancarlistas” y tenemos compañeros que opinan que república sí, pero que ahora no es una prioridad para los españoles.

Ayer, el Diputado de Izquierda Unida, Alberto Garzón, increpó a Rubalcaba en twitter con la siguiente afirmación: “Que alguien le diga a Rubalcaba que el socialismo es republicano” a lo que algunos tuiteros le replicamos que había socialismo en muchos momentos y lugares de Europa que había convivido con la monarquía, empezando por Olof Palme y siguiendo por Felipe González. En concreto yo le recomendé leer a Pablo Iglesias antes de incordiar al Secretario General de los Socialistas Españoles.

Aparte del hecho cobarde de contestar a mi tuit con una sola palabra y a partir de ahí dejar que las hordas rojas de la izquierda auténtica ideal de la muerte me dijeran de todo, además de no contestar ninguno de los argumentos que educada y pacientemente le di para justificar el porqué de mi afirmación, las estrellas emergentes son así de suyas. Lo cierto es que Pablo Iglesias dejó claro que siendo republicanos, los socialistas no perderíamos el tiempo luchando contra la monarquía sino contra la opresión del proletariado por la burguesía.

La lucha de clases, esa era la principal preocupación de nuestro fundador, remover las trabas que los trabajadores tenían para alcanzar el bienestar, luchar por la educación pública que permitiera al obrero alcanzar la cultura necesaria para no ser explotado por el patrón, mejorar sus condiciones de trabajo y sus salarios para disminuir las diferencias sociales… y una vez alcanzada la igualdad, podríamos concentrarnos en cambiar la monarquía con todas sus injusticias y desigualdades por un régimen mejor, la república, democrática, igualitaria, justa. No olvidemos que no hay libertad sin igualdad.

Y eso es lo que invoca Rubalcaba cuando le acusan de no ser beligerante con la monarquía, trae a colación la Reforma Laboral, los seis millones de parados, la privatización de la Sanidad, la asfixia a la que se somete a la Escuela Pública, en una palabra, el desmantelamiento del Estado del Bienestar que está llevando a cabo el Partido Popular y considera prioritaria la lucha contra esta manera de afrontar la crisis antes que el cambio de las instituciones. Lo entiendo, aunque no lo comparto, y desde luego, eso no hace que deje de ser socialista como afirmaba ayer el Diputado Garzón.

En los años 70, cuando muere el dictador, los socialistas, pero también los comunistas, pactan con los herederos del franquismo que la nueva España será una monarquía parlamentaria y que Juan Carlos de Borbón será el Rey, como quería Franco, en detrimento de su padre, Don Juan y sobre todo en detrimento de la República. Las razones de estas cesiones de la izquierda están puestas negro sobre blanco en numerosos libros y no las voy a reproducir aquí. A mi modo de ver hubo mucho más de miedo que de generosidad, hubo más de practicidad que de heroísmo, pero en 2013, con el fantasma de la Guerra y la Dictadura ya lejos, todo se ve más fácil.

Hoy, con un Rey que tiene comportamientos indignos para el cargo que ostenta como Jefe del Estado: cacerías, amigas entrañables, dineros en Suiza…, con la familia Real sumida en un escándalo como es el del caso Noos y con los ciudadanos soportando sobre sus hombros todos los rigores de la crisis, recortes, paro, impuestos, falta de confianza en el futuro, nos encontramos con un escenario que hace más fácil la defensa de la reforma de la Constitución hacía una República. Desde aquí animo a la cúpula de mi Partido a dejar atrás miedos y reticencias del pasado y dar un paso valiente hacia adelante, no estarán solos, tendrán a la mayoría de los españoles a su lado, estoy segura de ello.

RENDICION DE CUENTAS, mi columna de los jueves en DIARIO PROGRESISTA