Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Primarias

LAS PRIMARIAS DE PODEMOS

Publicado en

podemos

Esta semana reflexionaba yo, en este mi MartuBlog, sobre las Primarias del Partido Socialista de Madrid, un procedimiento interno que nos compete a unos 15.000 militantes en la Comunidad de Madrid, militancia que puede parecer escasa para una Comunidad Autónoma con más de siete millones de habitantes, pero una militancia que requiere desplazarse a una Agrupación, afiliarse, pagar una cuota de 5€ al mes pagaderos en dos recibos bancarios de 30€ y cumplir tus deberes recogidos en los estatutos.

Una militancia que, para participar de unas Primarias como las que se celebran este domingo en Madrid tiene que estar al corriente de cuota, puede y debe avalar a su candidato preferido con su nombre, apellidos y dni y que tiene, obligatoriamente, que personarse en su Agrupación Local para votar por quien prefiera, no vale hacerlo por internet, no hay mecanismos de voto delegado, ni siquiera de voto por correo o en lugar distinto de residencia, teniendo en cuenta que estamos en lo mejor del veranito.

Ahora paso a reflexionar de las primarias que Podemos ha realizado para elegir a su cabeza de lista nacional, luego con ámbito de España entera, en las próximas elecciones generales que se celebrarán cuando a don Mariano le salga de la barba, oficialmente en noviembre. En esas primarias ha votado únicamente el 16% de los inscritos como simpatizantes de Podemos, lo que objetivamente es una miseria, pero que si entramos en profundidades resulta patético.

¿Qué profundidades son esas, Martu? Me preguntaréis, con razón y como bloguera vuestra que soy os lo voy a explicar. Lo primero que hay que recordar es lo fácil que es simpatizar con Podemos, basta con entrar en su página web y apuntarse, así, sin desplazamientos, sin documentación, si pago de cuota. Y, consecuencia de lo anterior, lo fácil que es participar en cualquier votación de Podemos, basta con hacer un clic sentado en tu sofá y ya has votado en lo que sea. Bien, pues con todas estas facilidades y teniendo en cuenta que se decidía algo tan importante como su cabeza de lista en las elecciones generales, el que podría ser el próximo Presidente del Gobierno, apenas se han animado a pulsar la tecla un 16% de los que decían simpatizar.

Lo segundo que hay que analizar son las excusas –de mal pagador, me atrevo a añadir- que han utilizado los líderes de Podemos para justificar este poco interés de sus “bases” achacándolo al periodo estival, como si para entrar en una página web y pinchar en el nombre del elegido, fuera un obstáculo el caloret que hace, eso nosotros, los sufridos militantes socialistas que tenemos que acercarnos el domingo a la urna a votar bajo la enésima ola de calor que se avecina.

Otra excusa, tan enternecedora como la anterior que le he oído al ínclito Errejón, es que se han votado ya muchas cosas este año y la gente se cansa. ¿Pero qué me estás contando? Desinterés, desidia, apatía del votante medio, ¡no me lo puedo creer! Querido Iñigo, vuestro sistema, se basa en preguntarle a “la gente” todo, todo y todo y muchos de los que llevamos desde que nacimos en política, pero de la de no cobrar, de la de patear la calle, de la de rompernos los cuernos por los demás solo en defensa de unos principios y valores, ya te anunciamos que “la gente” pasa mucho de la política, de implicarse y de tomar decisiones, que vota una vez cada cuatro años, en el mejor de los casos y quiere que los políticos le solucionen todo sin cansar mucho. Pero si ni siquiera que apuntan a las asociaciones de padres y madres de alumnos de los colegios de sus hijos, que se supone es lo que más quieren en el mundo mundial, imagínate a los círculos de Podemos…

En fin, que ni porque sea verano, ni porque hayan votado ya mucho este año, sencillamente Podemos ha entrado en el sistema clásico de partidos en el que una élite, más o menos controlada por una pequeña base de afiliados, toma las decisiones en función del apoyo que los ciudadanos les den en las urnas. Algo que no digo que sea malo, ni bueno, me limito a describir una realidad en la que llevamos inmersos los que militamos activamente en cualquier partido político, mantener el interés, la participación y el compromiso de “la gente” es arduo trabajoso si no misión imposible, queridos Podemitas o Podemistas o como quiera que prefiráis que os llame para no sentiros ofendidos, que no es mi intención.