Anuncios
Canal RSS

HUÉRFANOS (2ª parte)

Publicado en
HUÉRFANOS (2ª parte)

esta entrada viene de la anterior

Peleados, embarcados en sus aventuras personales o desaparecidos aquellos que habían liderado nuestros corazones en los últimos años, Tomás Gómez, Susana Díaz y Antonio Miguel Carmona, la disyuntiva que se nos presenta a muchísimos militantes de Madrid es ¿qué hacemos de cara al Congreso Regional de Madrid?

Ni que decir tiene que el hombre de Pedro Sánchez, José Manuel Franco, por muy simpático que me caiga y por mucho que haya compartido con él en mi agrupación, Chamartín y en el tiempo que fue hombre fuerte de Tomás Gómez, no puede ser considerada una opción ni para mí, ni para los que hemos sufrido la Secretaría General Federal del madrileño como un castigo. No creo que haga falta que explique que el proyecto personalista que encarna el uno y que dice querer para Madrid el otro, no es mi proyecto para el PSOE. No veo necesario remarcar que quien lleva 8 legislaturas como diputado madrileño, no puede encarnar renovación, empuje, un soplo de aire fresco que ayude a los socialistas madrileños a ser una opción de gobierno, otra vez.

Tampoco me sentiría cómoda apoyando la aventura unilateral de Tomás Gómez, que se ha gestado sin contar con la mayoría de los que siempre apostamos por él, los que le apoyamos y le llevamos hasta Callao, los que nos jugamos un expediente por ir a defenderle a Ferraz. Aventura que tiene más visos de buscar el acomodo de algunos de sus cercanos que de presentar un proyecto alternativo real al de Sánchez/Franco, en Madrid. De hecho, esta presentación extemporánea de candidato más parece un ajuste de cuentas con Carmona que una opción real. El tiempo lo dirá, pero no es mi intención apostar por encarnizar el anti sanchismo sin trasfondo político detrás o la mera y simple venganza, por muy deleznable que fuera el comportamiento de Sánchez con Gómez en el pasado.

Habiéndose borrado de la lista mi opción primera, mi apuesta pública, Antonio Miguel Carmona, con el que llevaba colaborando en la elaboración de una alternativa para Madrid los últimos dos años, sus razones tendrá que, respetándolas, no puedo compartirlas, había llegado a plantearme presentarme yo misma, pero pasaría lo mismo que con el candidato de Tomás. Mi apuesta se entendería como un desafío a Sánchez, algo para confrontar, para destruir, en lugar de lo que pretendería ser, hacer algo distinto a lo que nos ha llevado a perder elecciones en Madrid desde que tengo memoria.

Por tanto, descartada yo misma, junto con todos los anteriores, he dedicado unos días a leer lo que propone el compañero Juan Lobato, y como ya dije en Twitter hace unas semanas, me gusta la música y comparto gran parte de la letra. Me congratula también comprobar que algunos buenos amigos, cuyo criterio político respeto, han apostado por el ‎Sotorrealeño. Y me gusta que sea alguien con experiencia municipal, que sepa que las decisiones de un político afectan a la vida de gente real, gente que te puede parar por las calles de tu pueblo para reprocharte si te equivocas.

Quizás sea bueno que elijamos un Secretario General como Juan, que no haya sido parte activa del drama que hemos vivido en el socialismo madrileño durante los últimos años, alguien que no haya formado parte de ninguna familia, que no se haya sentado en ninguna mesa camilla, que no tenga muertos en el armario, que tenga más futuro que pasado. Una candidatura para construir proyecto, una campaña en positivo, con propuestas, con ideas, con debate ideológico y no la merienda de negros en que se han convertido los últimos procesos de primarias, tanto federales como de Madrid. Algo que también siente mi compañero y amigo, Perico Pan.

Quizás soy una optimista patológica pero creo que se presenta una oportunidad de hacer las cosas de otra manera en Madrid, en positivo, a favor y no a la contra. Que esta ventana que se abre, tras cerrarse las viejas puertas, puede conducirnos a lo que llevamos buscando tanto tiempo, gobernar Madrid para los madrileños y dejar de sentirnos huérfanos siendo artífices de nuestro destino y no meros seguidores de un líder todopoderoso que nos guíe en la oscuridad.

Anuncios

UN EJERCICIO DE CIENCIA FICCIÓN, O NO.

Publicado en

La cosa catalana está que arde. Los independentistas han optado por la secesión, pasándose por el arco del triunfo la Constitución, el Estatuto de Cataluña y todo el marco legal vigente en España. El Partido Popular ha decidido que este es un tema mucho difícil y muy difícil y que mejor se encargue el Tribunal Constitucional que son gentes de bien que han estudiado mucho. El PSOE acaba de anunciar que el jueves presentará en el Parlamento español una propuesta para que se cree una Comisión Parlamentaria de reforma territorial, pero que aún no lo ha hablado con nadie, que se lo va a comentar esta tarde a Rajoy y luego al resto de líderes de las otras fuerzas. Podemos está inmerso en una batalla interna por su posición frente al 1 de octubre. Y Ciudadanos lo tiene claro, legalidad vigente y nada más.

A la vista de la firme determinación secesionista y el guirigay en la respuesta de los constitucionalistas, hoy me ha dado por pensar qué pasaría en el panorama político español sin Cataluña. En concreto, cómo quedaría el Parlamento, sede de la soberanía nacional de lo que quedara de España si los catalanes dicen adiós. Y, aunque es un mero ejercicio de ciencia ficción, primero porque veo inviable una salida de Cataluña de España y segundo, porque de producirse, habría que cambiar el reparto territorial de escaños, pero vamos allá.

ELECCIONES 2016

En el PARLAMENTO ESPAÑOL hay 350 ESCAÑOS, de los cuales DIPUTADOS CATALANES son 47, con el siguiente reparto entre los partidos de implantación nacional:  EL PSC 7; EL PP 6; CS 5. ECP 12.

SIN LOS CATALANES, el Parlamento español solo tendría 303 diputados, por lo que la MAYORIA ABSOLUTA quedaría fijada en 152 señorías. La aritmética parlamentaria, con los resultados del 26J, restando los obtenidos en Cataluña por cada partido, sería la siguiente:

  • PP 131
  • PSOE 78
  • CIUDADANOS 25
  • PODEMOS 59

No hay duda de que el partido más damnificado sería Podemos, que perdería sus parlamentarios de En común Podem, nada menos que 12, quedándose con tan solo 59 diputados (no entro a valorar el asunto Compromís, o Mareas gallegas, que eso da para un libro).

Con unas sencillas sumas, para configurar una mayoría de gobierno en el Congreso, que ya hemos dicho que el límite de la mayoría absoluta quedaría fijado en 152 diputados, podrían ser las siguientes:

  • PP + CIUDADANOS 156
  • PSOE + CIUDADANOS 103
  • PSOE + PODEMOS 137

Parece que solo la derecha se vería beneficiada, al menos sobre la ficción de los números, de una salida extemporánea de Cataluña de España porque junto con Ciudadanos tendría la mayoría absoluta, sacudiéndose el yugo del PNV, que le ha sacado el tuétano para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

Las fuerzas de progreso, salvo que fueran capaces de superar sus recíprocos vetos, algo inviable mientras Iglesias y Rivera no lo remedien, no sumarían ni por el centro izquierda, ni por la izquierda más radical, quedando los españoles condenados a ser gobernados por la derecha, una vez más.

Sería muy osado, a raíz de este ejercicio de ciencia ficción parlamentaria, extraer conclusiones sobre las actitudes, o falta de ellas, frente al llamado “procés” de unos y otros, pero da que pensar.

 

Huérfanos 1a. Parte

Publicado en
Huérfanos 1a. Parte

Inicio este artículo con el firme propósito de fijar mi posición política de cara al Congreso Regional Ordinario del Partido Socialista de Madrid que se celebrará en las próximas semanas, espero conseguirlo porque no sois pocos los que me estáis preguntando qué voy, o vamos, a hacer.

Durante los últimos días, quizás semanas, probablemente meses, he hablado muchas horas con cientos de compañeros, no solo de Madrid, pero fundamentalmente de Madrid, con los que he intentado analizar lo sucedido desde aquel fatídico 11 de febrero de 2015, en que el tándem Sánchez/Luena, destrozó el entonces PSM, hoy PSOE-M, declarando no idóneo como candidato a nuestro Secretario General, Tomás Gómez, disolviendo su Ejecutiva Regional y hasta el Comité Regional.

Desde ese momento, gran parte de la militancia de Madrid nos hemos ido quedando huérfanos de líderes, de referentes, empezando por el propio Tomás Gómez, que tras su traumática defenestración, desapareció de la vida pública, al menos aparentemente, pareciendo dejar toda la responsabilidad de dirigir, liderar, acompañar a los miles de militantes de Madrid que le apoyamos con nuestros avales, votos, horas de redes sociales, visitas a todas las fiestas de todos los municipios de Madrid…, en las espadas de Antonio Miguel Carmona.

Nadie podrá negar que Carmona dio la cara por Gómez en todos los medios de comunicación, en público y en privado, hasta el punto de ser objeto de crueles burlas por ello. Nadie podrá negarme, que, en aquellos primeros meses, el propio Gómez consideraba a Carmona su sucesor natural y le mostraba su apoyo en privado para que concurriera a la Secretaria General de Madrid cuando terminara la Gestora que presidía el ínclito Simancas. Tampoco nadie podrá negarme que ese idilio se rompió en algún momento del 2016 y Tomás decidió ir por libre, aunque eso no ha trascendido hasta las últimas semanas. Y los militantes de Madrid, huérfanos.

Después llegaron las primarias federales entre el resucitado Pedro Sánchez y la andaluza, Susana Díaz. Otra vez, una parte de la militancia madrileña sentimos que teníamos una líder a quien seguir en la recuperación de ese Partido Socialista de Madrid con identidad propia dentro del proyecto socialista, pero igual no acertamos. Durante la campaña, en todos los actos que se produjeron en Madrid, Susana Díaz estableció una suerte de equidistancia entre todos aquellos que podían sentir la tentación de liderar Madrid: Carmona, Gómez, Segovia y hasta satélites como Cepeda o Puri Causapié.

El resultado de esta táctica a corto plazo de tratar de contentar a todo el mundo para ganar en Madrid fue que, con la derrota de Díaz y su desaparición de la vida orgánica del partido, aquel que a priori contaba con más apoyo militante (se vio en la recogida de avales y se palpaba si se paseaba por las agrupaciones madrileñas), Antonio Miguel Carmona, resultó, en parte debilitado en sus aspiraciones de ganar la Secretaría General de Madrid, hasta el punto de que Gómez ha lanzado candidato propio sin encomendarse a nadie, Segovia se ha pasado con armas y bagajes al bando del candidato de Pedro, Cepeda anda viendo cómo suben y bajan las acciones de cada uno y Puri, Puri es Puri. Y los militantes de Madrid, huérfanos… 

ME DUELE EL PSOE DE MADRID

Publicado en

CARMONAME DUELE EL PSOE DE MADRID

A unos días de que se tengan que presentar, oficialmente, las pre candidaturas a la Secretaría General del PSOE de Madrid, voy a ver si soy capaz de explicaros cómo están las cosas por Madrid y, sobre todo, cómo hemos llegado a este punto donde nada es lo que parece a simple vista.

Todo empezó el 11 de febrero de 2015 cuando la dirección federal del PSOE, encabezada por Pedro Sánchez y como brazo ejecutor, su Secretario de Organización, César Luena, decidió declarar no apto a Tomás Gómez como cabeza de lista socialista a la Asamblea de Madrid. Un Tomás Gómez que era el Secretario General de los socialistas madrileños por elección de éstos, en varios Congresos y que era el elegido para disputar la Presidencia de la Comunidad de Madrid a Esperanza Aguirre por la firma de avales de más de 7.000 militantes, la mitad de los que éramos afiliados en Madrid.

La federación madrileña fue disuelta, su líder apartado del cargo que le habíamos otorgado sus compañeros, toda su Ejecutiva defenestrada junto a él, disuelto también el Comité Regional que integrábamos unos 600 militantes madrileños y puesta la organización, previo cambio de cerraduras, en manos de un gestor, que no será ajeno a ninguno de vosotros, el ínclito Rafael Simancas.

Conviene recordar que ese día, servidora protestó por esta felonía contra Tomás Gómez en Ferraz, sede del PSOE en Madrid y lo denunció en una tertulia televisiva por la noche, puntos fundamentales que justificaron su expediente disciplinario y posterior expulsión del partido.

Conviene recordar también en esos días, a un frenético Antonio Miguel Carmona, poniendo las manos en el fuego por su amigo, por su Secretario Regional, y siendo objeto de burla en las redes sociales por ello, el tiempo le ha dado la razón porque Tomás Gómez no ha sido siquiera investigado por delito alguno.

En ese verano de 2015, a finales de julio se celebra un Congreso Regional Extraordinario en el que se enfrentan Sara Hernández, entonces candidata de Pedro Sánchez y Juan Segovia, al que apoyamos todos los que consideramos que el sanchismo en Madrid había cometido un atropello. La victoria de Sara, por la mínima, no fue aprovechada por Juan para convertirse en un grupo de oposición fuerte y quedamos diluidos en la nada hasta que Susana Díaz anuncia su candidatura a Secretaria General Federal.

Hago una salvedad, que me parece injusto omitir, de lo sucedido en esos meses entre el verano de 2015 y la primavera de 2017, la incesante labor de Antonio Miguel Carmona como aglutinante en Madrid de todos los críticos con las arbitrariedades federales, visitando Casas del Pueblo, fiestas populares, Asociaciones de Vecinos, Universidades, paellas, cocidos y lo que fuera menester.

En los meses posteriores a la defenestración de Gómez y antes de la celebración del Congreso Extraordinario de Madrid que gana Sara Hernández, hablé con quienes consideraba que tenían un ascendente moral o un liderazgo sobre las bases o como queráis llamarlos, Tomás Gómez, Maru Menéndez y Antonio Miguel Carmona, en ese momento, las tres patas del mismo taburete, la oposición a Pedro en Madrid. Mi conversación solo tuvo un fin, ofrecerles mi apoyo, solidaridad y ayuda, pero advertirles de que ya no lo haría más como infantería tuitera, en primera línea de golpes, sin ostentar ninguna responsabilidad, que si querían contar conmigo y todo lo que había ido construyendo con esfuerzo, tendría que ser desde el puente de mando, que en la sala de máquinas paleando carbón ya llevaba 5 largos años.

Esas conversaciones terminaron en nada y tan amigos, ellos siguieron liderando la resistencia en Madrid como consideraron oportuno y yo me dediqué a mis asuntos profesionales que tenía bastante abandonados por la frenética presencia activista que había estado llevando.

Llegamos así a esta primavera, con una Gestora en Ferraz, con el socialismo madrileño volviendo a la vida, una vez eliminado el puño de hierro federal que lo aplastaba y con la promesa de una victoria, casi segura, de Susana Díaz como Secretaria General del PSOE, que hacía que “los valientes” salieran de los agujeros donde habían estado esperando el advenimiento de tiempos mejores.

Como Susana, inteligentemente, no designó elegido alguno entre los líderes de Madrid, la recogida de avales se convirtió en una absurda competición entre los aspirantes a ser “el elegido”. Cada “familia” recogía avales por su cuenta y si podía, le birlaba alguno a la familia de al lado, para entregarlos como ofrenda a nuestra libertadora y así, ella, valorando el monto de poder de cada uno por el número de firmas entregadas, señalara con su dedo al futuro Secretario General de Madrid.

Así lo hicieron los tomasistas, con Maru Menéndez como representante ante Sevilla, lo hicimos (voy a incluirme en esta categoría porque así fue) los carmonistas, con el propio Antonio Miguel Carmona a la cabeza, lo hicieron los seguidores de Juan Segovia y, lo hizo algún extemporáneo como Cepeda, que, sin intención de liderar Madrid a futuro, si pretendía demostrar su cuota de influencia para garantizarse un lugar en el susanismo. De esta “lucha de avales” salió victorioso, sin ningún género de duda, Antonio Miguel Carmona, pero la “inesperada” derrota de Susana Díaz frente a Pedro Sánchez, hizo que este esfuerzo quedara en agua de borrajas.

Hago otro inciso para contaros mis infructuosos esfuerzos para que tanto Tomás como Carmona se sentaran en una mesa y, poniendo sus exigencias sobre la mesa, pactaran ir juntos, en la recogida de avales y en la presentación de una candidatura a la Secretaría General de Madrid, ya que después de elegido el líder federal, tocaba elegir a todos los líderes regionales. Aún hoy no consigo entender por qué, dos amigos, dos compañeros de fatigas que han sufrido el yugo de Luena o la bota de Simancas, no son capaces de entenderse, y de aquellos barros vienen estos lodos.

Nosotros, los tomasistas, los carmonistas, los que no estamos de acuerdo con el sometimiento del Partido en Madrid a Ferraz, deberíamos estar juntos en un proyecto común, uno que defendiera la unidad de España, sin considerar memeces como que Madrid pueda ser una nación en la España plurinacionalidad, uno que defienda a los trabajadores, como lo hicimos ayer en las Mareas Blancas, Verdes o Negras, donde nunca faltaron Tomás y Antonio. Uno que tenga claro que el PSOE es el único partido de gobierno en la izquierda y que Podemos no es un aliado, sino un adversario político que busca nuestra destrucción.

Hace unas semanas, José Manuel Franco, hoy hombre de Pedro en Madrid, ayer de Tomás, antes de ayer de Simancas y el día de antes de ayer de Leguina, anunció su candidatura a liderar el indómito socialismo madrileño. Frente a él, una Sara Hernández desfigurada tras apostar por Patxi López, pero que volverá al pedrismo en cuanto le den la oportunidad. Y, finalmente, un Juan Lobato, que fue el hombre de Juan Segovia antaño, que apostó por Patxi López pese a que parecía que lo haría por Susana Díaz y que pretende presentarse como algo nuevo y limpio de lastres del pasado, no cuela.

Desde entonces todas las miradas están puestas en Antonio Miguel Carmona, que demostró en la recogida de avales que era el que aglutinaba más apoyo en Madrid en torno a su persona, pero que, seguramente desanimado por el batacazo de Susana Díaz, no acaba de anunciar su candidatura.

A José Manuel Franco se unieron, inmediatamente, quienes tienen por norma estar con el que manda, Simancas, Cepeda, Robles… y se fueron uniendo, poco a poco, otros que, teniendo poder local, siendo alcaldes o alcaldesas de localidades madrileñas, no quieren perder su terruño, hasta Juan Segovia parece haber sucumbido a los encantos del gallego. Pero no nos engañemos, con Franco, han hablado o intentado hablar todos. La derrota de Susana ha asustado a los aspirantes y el carácter diplomático de Franco, hace propicia la mesa camilla, alguno dice que hay que pactar con Franco porque es más de nuestra cultura de partido…

El problema no es José Manuel Franco, le conozco bien, compartimos agrupación y 20 años de posicionamientos políticos, éramos de los llamados “guerristas” en Madrid. Es verdad que es un tío majo, muy dialogante, con mucha cultura de partido, de los de antes, de los que rivalizan en los procesos internos, pero no te convierten en su enemigo si discrepas. El problema es que el que tiene la última palabra es Pedro Sánchez, y a nadie se le escapa que Sánchez ni olvida ni perdona. De una mesa camilla con el representante de Sánchez en Madrid no saldrá vivo ningún tomasista, ni carmonista, por mucho que Franco, Gómez y Carmona pudieran entenderse y hasta quererse.

Lo lógico sería que Antonio Miguel Carmona se presentara, que para eso lleva trabajando desde el 2015, y que su amigo y compañero represaliado, Tomás Gómez le apoyara. Sin duda esto haría que hubiera una segunda vuelta (la Secretaria General de Madrid se va a decidir a 2 vueltas, a la que concurrirán los dos candidatos que más votos tengan en primera votación). En esa batalla definitiva, de concurrir juntos los que nos enfrentamos a Ferraz cuando demolió Madrid, se enfrentarían Franco y Carmona (si se decide a presentarse) y el voto pro Sánchez y anti Sánchez se polarizaría, con resultado incierto, algo que aterroriza a Ferraz.

Esta lógica se ha visto sacudida por dos artículos de opinión de Tomás Gómez en La Razón, donde dice que no se pueden presentar quienes han estado “sobre expuestos mediáticamente” (sic) o quienes llevan 15 años en primera línea del panorama político madrileño (sic). También anuncia una candidatura ilusionante que aglutinará a todos… algo de lo que no tienen/tenemos conocimiento ni alguno de sus más cercanos vecinos o quienes le hemos apoyado, siempre, SIEMPRE.

Hoy, 23 de agosto, a una semana de tener que presentar oficialmente candidatura en Madrid, los que dimos la batalla por Tomás frente a Trinidad Jiménez y el Gobierno de España, quienes volvimos a dar la batalla por Tomás, frente a Rubalcaba y Ferraz, quienes nos jugamos nuestra pertenencia al partido por gritar a los cuatro vientos que lo que Pedro le había hecho a Tomás era una injusticia, no sabemos qué piensa hacer aquel por el que hemos sangrando en el campo de batalla.

Confío en que, en los próximos días, Antonio Miguel Carmona se presentará, como nos prometió a quienes estamos con él desde hace dos años y que Tomás Gómez le apoyará, porque es lo que más le conviene a él mismo, a los suyos y a Madrid. Confío en que los militantes de Madrid recordarán a quienes hicieron oposición a un PP con mayoría absolutísima, trabajando de lunes a domingo, desde la mañana a la noche, sin ayuda del federal, con un bloqueo mediático feroz, pero inasequibles al desaliento. Confío en que aquellos a los que respetamos por su liderazgo natural en el Partido, hoy, ayer, mañana y siempre, descuelguen el teléfono y ayuden a acercar posturas. Confío.

UNA BRÚJULA, UN PLANO Y A DORA LA EXPLORADORA

Publicado en

DORAEl retorno de Pedro Sánchez a la Secretaría General del Partido Socialista Obrero Español trae causa en un anunciado y prometido, giro a la izquierda, o vuelta a la izquierda, de nuestro centenario Partido. Un giro reivindicado en los lemas de campaña “somos la izquierda” o “vuelve la izquierda”, del que es inevitable colegir que los anteriores dirigentes del PSOE, incluido el último Secretario General, Pedro Sánchez Pérez-Castejón, eran o gobernaban, como si fueran de derechas… un despropósito.

Una vez finalizado el proceso de elección de la nueva dirección política del PSOE con la aclamación del retornado el pasado domingo en IFEMA, podemos atisbar la que se avecina atendiendo a las primeras declaraciones de los recién llegados a Ferraz. Si alguno de vosotros, queridos lectores, es propenso al mareo, recomiendo ingesta masiva de biodramina porque vienen curvas por lo que para no perdernos, será mejor que nos llevemos una brújula, un plano y a Dora la Exploradora.

Por ejemplo, el portavoz provisional del Grupo Parlamentario Socialista y ahora Secretario de Organización, el valenciano Abalos, en la defensa de la posición del PSOE frente a la Moción de Censura a Rajoy presentada por Podemos, hizo afirmaciones con las que me sentí plénamente identificada: “dejen de alimentar la expectativa de que nos jugamos que Rajoy salga. No ponga excusas. ¿Con qué mayoría parlamentaria gobierna usted? ¿No ve que es inviable? Es un acto fallido en origen y desde luego libérenos de la responsabilidad. No es verdad que por que nos abstengamos Rajoy siga. Porque la verdad a veces abstenerse no es tan grave”.

Reconocía Abalos, y por ende Pedro Sánchez del que es portavoz, que no hay una mayoría alternativa de progreso en el Congreso de los Diputados, que la derecha suma más que la izquierda porque no se puede considerar izquierda a la derecha corrupta catalana, ni a los independentistas catalanes a los que el resto de España le importamos una higa, ni mucho menos Bildu.

Reconocía Abalos que abstenerse no significa apoyar, que puede ser una opción técnica buena para el propio partido, o para España, o para la mayoría de los españoles

Por ejemplo, la flamante presidenta del PSOE, Cristina Narbona, anda diciendo que los socialistas no vamos a apoyar el CETA (el tratado de comercio entre Canadá y la Unión Europea), que apoyamos una suerte de nueva socialdemocracia. Preguntada a una de las personas que más sabe de PSOE y de Europa si no apoyar el CETA es socialdemocracia, su respuesta me ha aliviado y preocupado a partes iguales “no, es estúpido, proteccionista y reaccionario”. Lo que yo pensaba, pero da una pista de en manos de quién hemos dejado nuestro querido Partido.

Lo delirante es que ayer mismo, el portavoz del PSOE en la Comisión de Exteriores del Congreso, Ignacio Sánchez-Amor, dejó claro que la posición socialista de apoyo al CETA, no ha variado. Hubo de hacerlo ante las exigencias de Podemos de que el nuevo PSOE de Pedro Sánchez, que piensa que “el capitalismo neoliberal actual es descarnado y socialmente insostenible y un adversario principal”, deje de apoyar este acuerdo.

Por ejemplo, se han dedicado horas de mítines, entrevistas y tweets varios a asegurar que los vencedores serían generosos, que habría integración, que no se depurarían a los adversarios/enemigos y que todo el mundo es necesario en el nuevo PSOE pero, la realidad dista mucho de parecerse a ese saco de buenas intenciones, ningún susanista en la Ejecutiva Federal pese a que recibió el apoyo del 40% de la militancia, ningún líder territorial en la toma de decisiones de un Partido que, se supone defiende una España federal, ningún referente de los últimos años del PSOE en el Comité Federal, antes máximo órgano de toma de decisiones del socialismo español entre congresos, hoy mera clac del amado líder.

Se ha configurado un PSOE en el que la toma de decisiones se circunscribe a Pedro Sánchez y algunos de sus allegados, sin una Ejecutiva Federal que sirva de contrapeso, sin poder territorial que atempere las decisiones centralistas de Ferraz, sin un Comité Federal que debata y vote serena y razonadamente lo que es mejor para el conjunto y no solo para el inquilino de la quinta de Ferraz. Algunos podrían afirmar, y no se equivocarían, que eso es caudillismo, o cesarismo.

Y finalmente, tras 9 meses explicando que la malvada Gestora le dio el poder al PP, pero que el advenimiento de Sánchez devolvería el poder al pueblo y a un socialista a la Moncloa nos encontramos con la dura realidad, el PP, con sus socios del resto de la derecha: Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria y, cuando lo necesita, el partido antes llamado Convergencia i Unió, tiene apoyos suficientes para pasar la legislatura, aprobar presupuestos y, en cuanto se huela que alguien amenace con una verdadera Moción de Censura, disolverá las Cortes y en las nuevas elecciones, que cada palo aguante a su vela.

Pero, en un nuevo giro de los acontecimientos, no sufráis, los que hayáis conseguido llegar hasta aquí sin marearos, porque Pedro va a llamar por teléfono a Pablo y a Albert para conformar una alianza chachi piruli que nos libre del maligno barbudo, le haga Presidente de un Gobierno entre morados, rojos y azules y los unicornios rosas campen a sus anchas por nuestras soleadas ciudades alfombradas de pétalos de flores mientras cientos de tambores y trompetas tocan música celestial… si le cogen el teléfono, eso sí.

 

GESTACIÓN SUBROGADA Y POSICIONES ABSOLUTAS

Publicado en

Desde hace unos meses y, fundamentalmente, por el interés que en ello tiene mi buen amigo y mejor compañero @marianobeltran, me he interesado por el debate sobre la Gestación Subrogada que se está produciendo en nuestro país en general y en nuestra organización, el PSOE, en particular.

En principio me muestro favorable a regular la Gestación Subrogada, de forma rigurosa y restrictiva, protegiendo los derechos de la gestante, de los padres y, sobre todo del bebé. Preferiría que fuera siempre de un modo altruista aunque no tengo claro que en un país rico de la Unión Europea no se pueda fijar algún tipo de contraprestación, o beneficio sanitario, laboral o de otro tipo.

Soy donante de plasma y plaquetas, lo que me supone pasar un par de horas enchufada a una máquina cada par de meses, sin recibir nada a cambio y por el mero placer del deber cumplido, la solidaridad o lo que sea que me haga sentir mejor conmigo misma por hacerlo.

Me hice donante de médula hace 20 años, cuando la compatibilidad suponía que te tenían que hacer una punción lumbar para poder donar, con los riesgos que eso supone siempre, pero acababa de nacer mi hija y pensé que si un día mi hija necesitase médula bien valía que yo se la prestara al hijo de cualquier otra mujer del mundo.

Tengo dicha a toda mi familia y recogido en mi testamento, que cuando muera lo donen todo, y cuando digo todo, es todo, órganos, piel, ojos, lo que sea porque a mí, después de muerta, poca falta me va a hacer y en cambio, puede suponer una nueva vida para otros.

No me considero una persona excepcional, ni particularmente buena persona, y aún así, soy donante, quizás porque egoístamente pienso en los míos, en que algún día puedan necesitar de la generosidad de otros y pensando en los míos, concretamente en mi hija, es que me muestro favorable a la Gestación Subrogada.

Pienso que si el día de mañana quisiera tener hijos y por algún problema médico no pudiese gestarlos, yo lo haría por ella y me imagino que otras muchas madres, hermanas, primas, amigas, podrían querer hacerlo por sus seres queridos, que estamos en España y los riesgos del embarazo son mínimos, muchos menos que conducir de noche, salir a montar en bici por cualquier carretera española o saltar en paracaídas.

Es evidente que en algunos lugares del mundo, los ricos se aprovechan de mujeres pobres y desprotegidas para utilizarlas como incubadoras y eso es deleznable, pero también hay lugares en el mundo donde se trafica con órganos y eso no nos hace renunciar al mejor sistema público de trasplantes del mundo, el español, donde no hay jamás contraprestación por la donación, es cuestión de tener una buena legislación y unos controles rigurosos.

Lo que más me molesta de la argumentación anti Gestación Subrogada es que se intenta tutelar a la mujer porque por ella misma no puede decidir sobre su cuerpo con idénticos posicionamientos que los que se oponen al aborto. Si considero que soy dueña de mi cuerpo para decidir sobre con quien me acuesto y cuando decido tener hijos, debería poder decidir también si quiero gestar el hijo de otros, lo contrario es negarme ese derecho absoluto sobre mi cuerpo.

Insisto, estamos en España, el Estado controla todos nuestros ingresos, la Sanidad es pública, hay organismos para tutelar menores, tenemos todo lo necesario para poder asegurarnos que no haya compra de vientres sino cesión generosa, incluso aunque se pague una baja pos parto o se permita una compensación por el tiempo laboral perdido.

El debate debería ser cómo regulamos la Gestación Subrogada para proteger a todas las partes, como hicimos con la donación de órganos, el aborto, la fecundación in vitro y otras tantas cosas en las que hay implicados derechos que pueden entrar en colisión y colectivos a los que hay que proteger. Sin moralinas, sin dramas, sin posicionamientos intransigentes, con generosidad, con altura de miras.

LO QUE ES INTOLERABLE ES EL INSULTO, EL ACOSO, EL DESPRECIO Y LA PERSECUCIÓN DE AQUELLOS QUE, COMO MARIANO BELTRÁN, DEFIENDEN LO QUE CREEN MEJOR Y MÁS JUSTO CON RESPETO Y ABNEGACIÓN.

 

UN NUEVO ¿COMIENZO?

Publicado en

Hacía mucho tiempo que no pasaba por aquí a poner negro sobre blanco mis pensamientos. En parte porque estaba bastante liada, en parte porque con debatir en tertulias y discutir por las redes sociales ya saciaba mis ansias de confrontar, en parte porque no me apetecía, que todo hay que reconocerlo si se pretende que la escritura resulte terapéutica.

Anoche y contra ¿todo pronóstico?, no estoy segura de esto, pero sí contra mi preferencia política, Sánchez ganó las primarias (más bien la elección directa por la militancia) para volver a ser el Secretario General del Partido Socialista Obrero Español. La victoria fue rotunda e incontestable, no andaré aquí especulando con algo que es claro y meridiano, Susana Díaz solo ganó en Andalucía y la diferencia no fue suficiente para ganar, fin.

No hay duda de que el relato de que Sánchez fue una víctima de los malvados (y fachas) barones, que no querían dejarle encabezar un gobierno de progreso que nos evitara tener que soportar al corrupto PP cuatro años más, es mucho más fácil de asumir para un electorado de izquierdas harto de perder elecciones que la realidad de que tras dos elecciones en 6 meses el PSOE de Sánchez había cosechado dos derrotas históricas bajando a 89 y 84 diputados consecutivamente, alejándonos de la posibilidad, ya no de gobernar, sino de incidir siquiera mínimamente en el Gobierno.

No hay duda de que dejar a un candidato hacer campaña durante 6 meses atacando a todos los compañeros, líderes regionales y presidentes de sus Comunidades Autónomas que no le apoyaron, acusándoles de estar al servicio de la derecha, sin rebatir esta falacia, con argumentos y con hechos, incluidos expedientes disciplinarios por insultos graves del candidato y de su equipo de campaña, en lugar de pacificar las cosas ha conseguido dar impunidad a un bando, la sensación de que se podía hacer de todo, y se ha hecho, para divertimento de los que disfrutan con el sufrimiento del PSOE.

Pero todo esto es llorar sobre la leche derramada ¿y si se hubiera hecho el Congreso en febrero? ¿y si se hubiera obligado a dimitir a Sánchez el 20 de diciembre cuando se la pegó la primera vez y presumió de haber hecho historia? ¿y si se hubiera cerrado el censo el día que se conformó la Gestora y así no habría habido desembarco de gente que solo venía en busca de venganza? ¿Y sí…?

El hecho es que hoy, Sánchez es el ganador y que el 39 Congreso Federal Ordinario del PSOE, le ratificará como Secretario General, otra vez, en tres semanas. Habrá antes  congresillos, elección de delegados, enmiendas a la Ponencia Marco… pero nada cambia el hecho de que volverá a ser el líder del PSOE aquel que nos ha traído hasta aquí y a mí, me aterra, para qué os voy a mentir.

Hoy, algún analista político me aseguraba que esto podía ser una oportunidad para el PSOE, que si Pedro era generoso y trataba de unificar al PSOE, si salía en defensa de Susana porque así se defiende el poder en Andalucía sin el que será imposible llegar a la Moncloa, si era generoso en la victoria, el PSOE podría crecer a costa de Podemos y de un PP acosado por los procesos judiciales por su más que probada corrupción.

Al mismo tiempo, una de las sanchistas que suenan para ser la Portavoz del PSOE en el Congreso exigía a los líderes regionales que pidieran perdón por haber optado por otra candidata en un proceso democrático interno, dejando muy claro que esto de la generosidad, la integración y el PSOE unido es solo para la foto y el titular periodístico. Y que el nuevo comienzo es más bien una continuación de la sesión anterior de liderazgo de Sánchez.

En mí caso, como sigo suspendida de militancia hasta el 29 de junio y no tengo relación laboral con el PSOE, no notaré cambio alguno en mi situación hasta el día 30 que vuelva a ser militante con plenos derechos y para eso falta mes y pico, que en política es una eternidad, ya veremos qué pasa. Quitando los ataques, insultos, amenazas y sugerencias de que me vaya a … <—póngase aquí su fórmula de mandar a uno a escardar cebollinos que más le plazca, no he notado que haya comenzado nada, salvo, tal vez, que ha vuelto el abrazo del oso de Podemos, quizás al olor de la sangre fresca.