Anuncios
Canal RSS

Archivo de la etiqueta: PSOE

Partido Socialista Obrero Español

UNA BRÚJULA, UN PLANO Y A DORA LA EXPLORADORA

Publicado en

DORAEl retorno de Pedro Sánchez a la Secretaría General del Partido Socialista Obrero Español trae causa en un anunciado y prometido, giro a la izquierda, o vuelta a la izquierda, de nuestro centenario Partido. Un giro reivindicado en los lemas de campaña “somos la izquierda” o “vuelve la izquierda”, del que es inevitable colegir que los anteriores dirigentes del PSOE, incluido el último Secretario General, Pedro Sánchez Pérez-Castejón, eran o gobernaban, como si fueran de derechas… un despropósito.

Una vez finalizado el proceso de elección de la nueva dirección política del PSOE con la aclamación del retornado el pasado domingo en IFEMA, podemos atisbar la que se avecina atendiendo a las primeras declaraciones de los recién llegados a Ferraz. Si alguno de vosotros, queridos lectores, es propenso al mareo, recomiendo ingesta masiva de biodramina porque vienen curvas por lo que para no perdernos, será mejor que nos llevemos una brújula, un plano y a Dora la Exploradora.

Por ejemplo, el portavoz provisional del Grupo Parlamentario Socialista y ahora Secretario de Organización, el valenciano Abalos, en la defensa de la posición del PSOE frente a la Moción de Censura a Rajoy presentada por Podemos, hizo afirmaciones con las que me sentí plénamente identificada: “dejen de alimentar la expectativa de que nos jugamos que Rajoy salga. No ponga excusas. ¿Con qué mayoría parlamentaria gobierna usted? ¿No ve que es inviable? Es un acto fallido en origen y desde luego libérenos de la responsabilidad. No es verdad que por que nos abstengamos Rajoy siga. Porque la verdad a veces abstenerse no es tan grave”.

Reconocía Abalos, y por ende Pedro Sánchez del que es portavoz, que no hay una mayoría alternativa de progreso en el Congreso de los Diputados, que la derecha suma más que la izquierda porque no se puede considerar izquierda a la derecha corrupta catalana, ni a los independentistas catalanes a los que el resto de España le importamos una higa, ni mucho menos Bildu.

Reconocía Abalos que abstenerse no significa apoyar, que puede ser una opción técnica buena para el propio partido, o para España, o para la mayoría de los españoles

Por ejemplo, la flamante presidenta del PSOE, Cristina Narbona, anda diciendo que los socialistas no vamos a apoyar el CETA (el tratado de comercio entre Canadá y la Unión Europea), que apoyamos una suerte de nueva socialdemocracia. Preguntada a una de las personas que más sabe de PSOE y de Europa si no apoyar el CETA es socialdemocracia, su respuesta me ha aliviado y preocupado a partes iguales “no, es estúpido, proteccionista y reaccionario”. Lo que yo pensaba, pero da una pista de en manos de quién hemos dejado nuestro querido Partido.

Lo delirante es que ayer mismo, el portavoz del PSOE en la Comisión de Exteriores del Congreso, Ignacio Sánchez-Amor, dejó claro que la posición socialista de apoyo al CETA, no ha variado. Hubo de hacerlo ante las exigencias de Podemos de que el nuevo PSOE de Pedro Sánchez, que piensa que “el capitalismo neoliberal actual es descarnado y socialmente insostenible y un adversario principal”, deje de apoyar este acuerdo.

Por ejemplo, se han dedicado horas de mítines, entrevistas y tweets varios a asegurar que los vencedores serían generosos, que habría integración, que no se depurarían a los adversarios/enemigos y que todo el mundo es necesario en el nuevo PSOE pero, la realidad dista mucho de parecerse a ese saco de buenas intenciones, ningún susanista en la Ejecutiva Federal pese a que recibió el apoyo del 40% de la militancia, ningún líder territorial en la toma de decisiones de un Partido que, se supone defiende una España federal, ningún referente de los últimos años del PSOE en el Comité Federal, antes máximo órgano de toma de decisiones del socialismo español entre congresos, hoy mera clac del amado líder.

Se ha configurado un PSOE en el que la toma de decisiones se circunscribe a Pedro Sánchez y algunos de sus allegados, sin una Ejecutiva Federal que sirva de contrapeso, sin poder territorial que atempere las decisiones centralistas de Ferraz, sin un Comité Federal que debata y vote serena y razonadamente lo que es mejor para el conjunto y no solo para el inquilino de la quinta de Ferraz. Algunos podrían afirmar, y no se equivocarían, que eso es caudillismo, o cesarismo.

Y finalmente, tras 9 meses explicando que la malvada Gestora le dio el poder al PP, pero que el advenimiento de Sánchez devolvería el poder al pueblo y a un socialista a la Moncloa nos encontramos con la dura realidad, el PP, con sus socios del resto de la derecha: Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria y, cuando lo necesita, el partido antes llamado Convergencia i Unió, tiene apoyos suficientes para pasar la legislatura, aprobar presupuestos y, en cuanto se huela que alguien amenace con una verdadera Moción de Censura, disolverá las Cortes y en las nuevas elecciones, que cada palo aguante a su vela.

Pero, en un nuevo giro de los acontecimientos, no sufráis, los que hayáis conseguido llegar hasta aquí sin marearos, porque Pedro va a llamar por teléfono a Pablo y a Albert para conformar una alianza chachi piruli que nos libre del maligno barbudo, le haga Presidente de un Gobierno entre morados, rojos y azules y los unicornios rosas campen a sus anchas por nuestras soleadas ciudades alfombradas de pétalos de flores mientras cientos de tambores y trompetas tocan música celestial… si le cogen el teléfono, eso sí.

 

Anuncios

UN NUEVO ¿COMIENZO?

Publicado en

Hacía mucho tiempo que no pasaba por aquí a poner negro sobre blanco mis pensamientos. En parte porque estaba bastante liada, en parte porque con debatir en tertulias y discutir por las redes sociales ya saciaba mis ansias de confrontar, en parte porque no me apetecía, que todo hay que reconocerlo si se pretende que la escritura resulte terapéutica.

Anoche y contra ¿todo pronóstico?, no estoy segura de esto, pero sí contra mi preferencia política, Sánchez ganó las primarias (más bien la elección directa por la militancia) para volver a ser el Secretario General del Partido Socialista Obrero Español. La victoria fue rotunda e incontestable, no andaré aquí especulando con algo que es claro y meridiano, Susana Díaz solo ganó en Andalucía y la diferencia no fue suficiente para ganar, fin.

No hay duda de que el relato de que Sánchez fue una víctima de los malvados (y fachas) barones, que no querían dejarle encabezar un gobierno de progreso que nos evitara tener que soportar al corrupto PP cuatro años más, es mucho más fácil de asumir para un electorado de izquierdas harto de perder elecciones que la realidad de que tras dos elecciones en 6 meses el PSOE de Sánchez había cosechado dos derrotas históricas bajando a 89 y 84 diputados consecutivamente, alejándonos de la posibilidad, ya no de gobernar, sino de incidir siquiera mínimamente en el Gobierno.

No hay duda de que dejar a un candidato hacer campaña durante 6 meses atacando a todos los compañeros, líderes regionales y presidentes de sus Comunidades Autónomas que no le apoyaron, acusándoles de estar al servicio de la derecha, sin rebatir esta falacia, con argumentos y con hechos, incluidos expedientes disciplinarios por insultos graves del candidato y de su equipo de campaña, en lugar de pacificar las cosas ha conseguido dar impunidad a un bando, la sensación de que se podía hacer de todo, y se ha hecho, para divertimento de los que disfrutan con el sufrimiento del PSOE.

Pero todo esto es llorar sobre la leche derramada ¿y si se hubiera hecho el Congreso en febrero? ¿y si se hubiera obligado a dimitir a Sánchez el 20 de diciembre cuando se la pegó la primera vez y presumió de haber hecho historia? ¿y si se hubiera cerrado el censo el día que se conformó la Gestora y así no habría habido desembarco de gente que solo venía en busca de venganza? ¿Y sí…?

El hecho es que hoy, Sánchez es el ganador y que el 39 Congreso Federal Ordinario del PSOE, le ratificará como Secretario General, otra vez, en tres semanas. Habrá antes  congresillos, elección de delegados, enmiendas a la Ponencia Marco… pero nada cambia el hecho de que volverá a ser el líder del PSOE aquel que nos ha traído hasta aquí y a mí, me aterra, para qué os voy a mentir.

Hoy, algún analista político me aseguraba que esto podía ser una oportunidad para el PSOE, que si Pedro era generoso y trataba de unificar al PSOE, si salía en defensa de Susana porque así se defiende el poder en Andalucía sin el que será imposible llegar a la Moncloa, si era generoso en la victoria, el PSOE podría crecer a costa de Podemos y de un PP acosado por los procesos judiciales por su más que probada corrupción.

Al mismo tiempo, una de las sanchistas que suenan para ser la Portavoz del PSOE en el Congreso exigía a los líderes regionales que pidieran perdón por haber optado por otra candidata en un proceso democrático interno, dejando muy claro que esto de la generosidad, la integración y el PSOE unido es solo para la foto y el titular periodístico. Y que el nuevo comienzo es más bien una continuación de la sesión anterior de liderazgo de Sánchez.

En mí caso, como sigo suspendida de militancia hasta el 29 de junio y no tengo relación laboral con el PSOE, no notaré cambio alguno en mi situación hasta el día 30 que vuelva a ser militante con plenos derechos y para eso falta mes y pico, que en política es una eternidad, ya veremos qué pasa. Quitando los ataques, insultos, amenazas y sugerencias de que me vaya a … <—póngase aquí su fórmula de mandar a uno a escardar cebollinos que más le plazca, no he notado que haya comenzado nada, salvo, tal vez, que ha vuelto el abrazo del oso de Podemos, quizás al olor de la sangre fresca.

HOY SE HA CERRADO EL CENSO DEL PSOE…

Publicado en
HOY SE HA CERRADO EL CENSO DEL PSOE…

…CONMIGO FUERA.

Todos lo que leéis este blog, sabéis que durante el bienio de mandato de Sánchez al frente del PSOE, sufrí el acoso, la persecución y finalmente la expulsión por parte de su dirección, pero para los que no recordéis bien cómo sucedieron las cosas, podéis refrescaros la memoria aquí y en las entradas relacionadas que hay en la parte inferior.

Finalmente, la Comisión de Ética y Garantías Federal del PSOE me dio la razón, parcialmente, anulando las dos penas de expulsión y los 36 meses de suspensión que me había impuesto el tandem Sánchez/Luena y dejándolo todo en 12 meses de suspensión de militancia que, aunque el escrito no lo decía, yo entiendo que comenzaban a contar aquel 29 de junio de 2016 en que el sanchismo me expulsaba de mi Casa, la Casa del Pueblo socialista.

Hoy se ha cerrado el censo del PSOE, al ser convocado por parte del Comité Federal el 39 Congreso Ordinario del Partido Socialista Obrero Español. Como yo sigo suspendida de militancia, me he quedado fuera de este proceso. Por primera vez, desde hace casi 20 años de militancia, no voy a poder participar en un Congreso del PSOE, no podré presentar enmiendas a la Ponencia Marco, no podré votar las listas al Congresillo, no podré ser delegada en el Congreso y no podré elegir al Secretario/a General de mi Partido.

No voy a negar que este está siendo uno de los días más tristes de mi militancia política desde el año 90 en que me afilié a las Juventudes Socialistas, solo comparable al mazazo del “tamayazo” en 2003, la defenestración de Tomás Gómez en febrero de 2015 y mi propia expulsión en junio del año pasado.  Pero no quiero dar pena con esta entrada sino compartir con vosotros algunas cosas que no sabéis de lo ocurrido durante estos últimos dos años.

  • El Instructor de mí expediente, tenía fijado en la agenda de su ordenador, comunicarme la apertura del Expediente Disciplinario el 26 de junio de 2015, para hacerlo coincidir con el día de mí boda, en una suerte de macabro regalo nupcial. No se me alcanza cuan enfermo tiene que estar un ser humano para albergar tanto odio en su corazón.
  • Dos días antes de expulsarme del PSOE, el 27 de junio de 2016, me pasaron la cuota correspondiente al segundo semestre de ese año. En el PSOE de Pedro Sánchez, aunque yo no era bienvenida, mi dinero sí. Hay quien me dijo que por qué no devolvía la cuota, pero a mí me parecía bien seguir contribuyendo al sostenimiento de mi casa, aunque los eventuales habitantes de Ferraz no me quisieran en ella.
  • En enero de este año, cuando le pasaron la cuota a mí marido, que también es militante, llamé a Ferraz para ver si podían cobrármela a mí también, aunque siguiera suspendida de militancia quería contribuir a las maltrechas arcas del PSOE, pero me dijeron que era imposible.

Os confieso que había esperado que durante esta semana, la Comisión de Ética y Garantías o el propio Comité Federal hubiera anulado todos los expedientes disciplinarios (numerosísimos, por cierto) que se abrieron en la era de terror patrocinada por el tandem Sánchez/Luena. Y confieso también que al ver que nadie se ha acordado de los pobres peones, de la infantería, me he sentido algo decepcionada.

Soy consciente de que cualquier medida de gracia, incluso siendo aprobada por el conjunto de la organización, se hubiera interpretado por el sanchismo como una falta de imparcialidad de la Gestora y que, sin duda, se habría montado una escandalera por aquellos que están queriendo desprestigiar el proceso desde el mismo día que se anuncio, pero ceder al chantaje del que juega sucio es una mala estrategia.

Los que se quejan de las normas que ellos mismos aprobaron nada más llegar a la quinta planta de Ferraz, jamás permitirían una medida de gracia que devolviera sus derechos a los militantes que ellos dicen representar y defender. Porque no es verdad que Sánchez defienda la voz de la militancia, que con feroz saña silenció durante el poco tiempo que fue nuestro Secretario General sino que la utiliza para seguir haciendo daño al PSOE. Porque no es verdad que Sánchez defienda la democracia interna, que ignoró durante meses, sin convocar a su Ejecutiva, sin realizar Comités Federales, sin querer que el PSOE hablara con más voz que la suya, sino que se esconde detrás de ella para llevar a cabo su venganza.

Dentro de algo menos de tres meses yo volveré a tener mis derechos completos como militante del Partido Socialista Obrero Español y volveré a mi Casa con la alegría de disfrutar de una nueva dirección federal y, con el beneplácito de la militancia, de una gran Secretaria General al frente, Susana Díaz, no os quepa duda de que volveré.

POSVERDAD O PURAS MENTIRAS

Publicado en

samsung-marzo-2016-218POSVERDAD O PURAS MENTIRAS

Posverdad, relativo a las circunstancias en las que los hechos objetivos influyen menos a la hora de modelar la opinión pública que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal

Vivimos en la era de la posverdad, nos dicen los todólogos opinadores en medios de comunicación y redes sociales y con ello le dan respuesta a todos los inexplicables resultados electorales que arrojan las urnas, a lo largo de todo el mundo. Lo mismo que los británicos votaran a favor del Brexit, que los colombianos lo hicieran en contra de la paz, que en Estados Unidos gane Donald Trump, que en Francia la favorita sea la ultra Lepen… todo se atribuye a la posverdad.

El otro día, Alfonso Guerra, en la presentación de EL SOCIALISTA, hacía una consideración al respecto de la tan manida posverdad, afirmando que, en sus tiempos, lo que ahora quieren englobar en la posverdad no eran más que puras mentiras, y yo estoy de acuerdo con él.

Una de las mentiras más repetida en los últimos meses y que algunos han llegado a creerse que era verdad es la de que en España, era posible un gobierno de progreso que impidiera que gobernara el PP. Da igual que frente a esa ensoñación tú muestres las cifras:

  • PP                                                                       137
  • PSOE                                                                   85
  • UNIDOS PODEMOS                                         71
  • CIUDADANOS                                                  32
  • ERC                                                                       9
  • CDC (la antigua CIU)                                        8
  • PNV                                                                      5
  • EH BILDU                                                           2
  • COALICION CANARIA                                      1

PSOE 85 + PODEMOS 71 = 156, se necesita sumar a 20 diputados más para alcanzar la mayoría absoluta. ¿Qué 20 diputados progresistas, izquierdistas, pretendían añadir?

Da igual cómo se intente realizar la suma, no hay una mayoría de fuerzas progresistas, de izquierdas, que alcancen los 176 diputados necesarios para gobernar. Y no, no estoy dispuesta a considerar entre las fuerzas de progreso ni a la antigua CIU (8) que es más de derechas que la acera de los pares, ni al PNV (5) que son más razonables y menos corruptos que los de CDC, pero igualmente de derechas. Tampoco considero posible conformar un gobierno progresista con Bildu (2), defensores de aquellos que asesinaron a nuestros compañeros. Ni tan siquiera con ERC (9), cuyo objetivo no es remover las diferencias entre ricos y pobres, redistribuir la riqueza, alcanzar la justicia social, sino emancipar Cataluña del resto de España y que nos den.

Parece mentira tener que seguir, en febrero de 2017, rebatiendo la mentira de que en el Congreso había una mayoría de izquierdas o de progreso con la que se podía formar gobierno, pero sí, es necesario y, desgraciadamente inútil.

Otra de las mentiras más repetidas, también en los últimos meses, es la de que los malvados barones socialistas echaron a Pedro Sánchez para pactar con el PP. Los hechos, que son obstinados, dicen todo lo contrario, pero os conmino a tratar de discutir, basándoos en estos hechos, con cualquiera de los seguidores de Sánchez, para comprobar cómo la posverdad, o la pura mentira, ha calado hondo en sus corazones. Vamos a repasar esos hechos, apoyándonos en información periodística del momento para ello.

En el relato de los hechos sucedidos antes del Comité Federal el 1 de octubre, se dice que 17 conspiradores dimitieron para que Sánchez no fuera Secretario General y así poder pactar con el PP. Olvidan los que afirman esto que fue Pedro Sánchez el que pidió que aquellos que no estuvieran de acuerdo con su Congreso Exprés, en tres semanas (sin tiempo para que se presentaran otros candidatos, sin debate interno, sin Ponencia Marco en la que pudiera participar toda la militancia, en una palabra, sin garantías democráticas), dimitiera, y así se hizo por parte de esos 17 miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE.

En ese mismo relato se dice que a Sánchez se le echa (primera falacia porque dimitió él al perder la votación en la que pretendía celebrar un Congreso en tres semanas) porque él quería votar no a Rajoy, como la militancia, y los malvados barones pactar con el PP. Olvidan los que esto afirman que Sánchez podía haber propuesto al Comité Federal que la militancia votara si quería terceras elecciones o abstenerse y dejar al PP gobernar en minoría, pero no, eligió intentar jugársela a un Congreso en tres semanas para que nadie pudiera presentarse contra él y garantizarse cuatro años en Ferraz.

La mentira, o ensoñación, que más me enternece estos días es la de que si hubiéramos ido a unas terceras elecciones, nuevamente con Sánchez, las terceras en un año, el PSOE hubiera ganado. De verdad, que te lo dicen sin rubor personas que vieron cómo el 20 de diciembre, con Pedro Sánchez a la cabeza, el PSOE cosechó el peor resultado de su historia reciente, 89 diputados y seis meses después, tras haber pactado a lo loco con ciudadanos y perdido la investidura, empeoró el resultado dejando al PSOE con tan solo 84 diputados, salvado de la vergüenza de perder ser el partido referente de la izquierda por la desastrosa idea de Pablo I de fusionar a Podemos con Izquierda Unida.

Es muy difícil, por no decir imposible, combatir la posverdad, aquí os he puesto algunos ejemplos que sufrimos a diario aquellos que nos empeñamos en atenernos a los hechos y no a los deseos o ansiedades de unos y de otros. Seguro que vosotros podéis añadir muchos más, porque así es como se están construyendo liderazgos ficticios en nuestros días, con mentiras más grandes que la catedral de Burgos repetidas hasta la saciedad, envueltas en una épica del todo a cien y amplificadas por un ejército abducido por el encanto de la posverdad, mentira cochina para el común de los mortales.

 

¿QUÉ HAS HECHO CON EL PSOE, PEDRO?

Publicado en

Anteayer, a la compañera Soraya Rodríguez la insultaron e increparon, obligándola de mala manera a abandonar su Agrupación de Valladolid, precisamente por salir en defensa de Patxi López, al que estaban dedicando palabras gruesas, como traidor, por haber anunciado su intención de presentarse a la elección de Secretario General del PSOE. Y por defender la actuación del Grupo Parlamentario Socialista, haciendo una oposición contundente pero útil, al Partido Popular.

Basta con darse una vuelta por las redes sociales hoy para observar como los más acérrimos seguidores de Pedro Sánchez lanzan insultos, amenazas y todo tipo de barbaridades sobre el propio Patxi López, al que consideran un traidor al sanchismo y un títere de los malvados barones, solo por haber manifestado su voluntad de concurrir a las primarias del Partido Socialista. Y como despotrican contra la Gestora, los Secretarios Generales que la apoya y, sobre todo, Susana Díaz.

He participado en muchas primarias y congresos desde que me afilié al PSOE en el año 98, empezando por las que enfrentaron a Borrell y Almunia, las primeras de los socialistas españoles y siguiendo por las de Moran contra Leguina, o Tomás Gómez contra Trinidad Jiménez, el Congreso en el que salió elegido Zapatero frente a Bono, el de Rubalcaba contra Carme Chacón y, por supuesto, el del propio Sánchez frente a Madina y nunca, nunca, nunca, había visto lo que está pasando en los últimos meses.

No diré que no hay momentos de tensión en unas primarias porque mentiría, de hecho, algunas como las que vivimos en Madrid entre Trinidad Jiménez y Tomás Gómez, con Moncloa, Ferraz y Callao utilizando todos los resortes del poder para tratar de que fuera su elegido el ganador, fueron muy duras, con mucha tensión y, en algunos casos, dejaron cicatrices de por vida, pero nunca, ni en aquel momento vi que se impidiera hablar a un compañero o compañera en una Casa del Pueblo, que se le abucheara, insultara o amenazara, hasta el punto de obligarle a abandonar la que es la casa de todo socialista, su agrupación como ocurrió ayer con Soraya.

Tampoco había visto nunca a “compañeros” apostados a la entrada de un Comité Federal para tratar de amedrentar a sus miembros antes de una votación. Ni llamar fascista a un héroe del socialismo y de la lucha por la libertad y la democracia en España, como es el compañero Eduardo Madina, víctima de la banda terrorista ETA. Ni zarandear a compañeros trabajadores de Ferraz al grito de golpistas. Ni amenazar con darse de baja en el partido si no es el líder mesiánico el elegido para dirigir los designios de nuestra centenaria organización.

He tenido Secretarios Generales a los que he adorado, como Felipe, a los que he aprendido a querer, como Zapatero, a los que he combatido y admirado, a partes iguales, como Rubalcaba, los que me han parecido nefastos, como Almunia y los que sabía que no traerían nada nuevo al PSOE, como Sánchez, fundamentalmente porque nos conocemos hace décadas y su trayectoria es claramente definitoria del personaje. En fin, que he tenido de todo al frente del PSOE, pero nunca, nunca, nunca, me he planteado darme de baja, romper el carné, devolver las cuotas o como quiera que decidan estos investidos de justa indignación.

Es más, cuando Sánchez y Luena decidieron echarme de mi casa, de mi partido, del Partido Socialista Obrero Español, me defendí legalmente durante un año, recurrí a la Comisión de Ética y Garantías Federal y gané que se revocara mi expulsión, porque para mí, militar en el PSOE es una forma de vida. Si no me gusta la dirección Federal o Regional de turno, sigo trabajando por mis principios y valores y procuro que, en el siguiente proceso congresual, los que venzan me resulten más atractivos intelectual o políticamente hablando. Jamás me iría porque no me gusta la cara que lleva el cartel, solo abandonaría mi militancia si mi partido perdiera sus principios y valores, las señas de identidad que nos han hecho grandes durante 137 años de historia y eso, compañeros y compañeras, se me antoja un imposible porque la mayoría de los militantes del PSOE son socialistas hasta la médula, aunque algunos hayan sido inoculados por el virus del populismo sanchista, confío en que pronto pasará.

Ahora parece que también presentará su candidatura Pedro Sánchez. Es lógico, si obtener, en diciembre de 2015, tan solo 90 diputados fue algo histórico, para él y repetir el peor resultado desde el advenimiento de la democracia del PSOE, en junio de 2016, con 85, no le hizo plantearse dimitir, sino que se sintió con renovadas fuerzas de ser la única voz del PSOE, no veo por qué no va a volver a intentarlo ahora, todo es susceptible de empeorar.

En cualquier caso, como ni Patxi, ni Pedro me parecen buena opción para liderar el Partido Socialista Obrero Español, en estos momentos, escucharé atentamente qué tienen que proponerle a la militancia mientras espero pacientemente que sigan postulándose más compañeros y compañeras a ver si alguno me convence de que es la persona idónea para que le de mi aval y mi voto.

EL PRIMERO QUE SE ANIMA ES PATXI LÓPEZ

Publicado en
patxi

Víctor Lena (EFE)/ATLAS

 

Como ya os comentaba hace unos días, el año 2017 iba a ser muy entretenido en el Partido Socialista Obrero Español porque es año congresual, además del preceptivo Congreso Federal Ordinario, también se celebrarán los Congresos Regionales y Provinciales. Y nada más conocerse la tan esperada fecha de celebración del cónclave socialista, 18 de junio, el primero que se ha animado a salir a la pista de baile ha sido el compañero Patxi López.

Para ser honesta, y sabéis que siempre trato de serlo con vosotros, no conozco a Patxi López en persona, ni siquiera hemos charlado por Twitter, que no es muy dado a la interacción con compañeros, por lo que la imagen que tengo de él es la que él mismo ha dado a lo largo de su trayectoria política, fundamentalmente de su etapa de Lehendakari y recientemente como Presidente del Congreso e incondicional de Pedro Sánchez.

Como Lehendakari, me alegré de que aceptara los votos del PP para sacar de las instituciones vascas a los amigos de los etarras y a los equidistantes que miraban para otro lado ante la violencia y que fuera estando él en la presidencia del País Vasco, con Rubalcaba como Ministro del Interior y con Zapatero como Presidente del Gobierno de España, cuando se terminara con ETA definitivamente. Eso es algo que nadie podrá negarle nunca.

Como Presidente del Congreso, creo recordar que ya lo he escrito por aquí, me pareció que no estuvo a la altura del cargo, que tomó decisiones partidarias como dejar que Pedro Sánchez interviniera con su discurso solicitando el voto favorable a la investidura una tarde y las réplicas al día siguiente, o que estirara los plazos como más interesaba al candidato socialista o que se le subieran a las barbas todos los portavoces, sobre todo Pablo I con su cal viva, pero hay que reconocer que no es un puesto fácil y que Sus Señorías no hicieron por facilitarle la labor.

Como incondicional de Pedro Sánchez, discrepo con él en todas y cada una de las decisiones tomadas en los últimos doce meses, la de no dimitir la noche del 20 de diciembre, la de aceptar el encargo del rey de formar gobierno, la del gili pacto con Ciudadanos, la repetición de elecciones, el acercamiento al populismo, el intento de pacto con los separatistas en contra de lo acordado en el Comité Federal y, la más sangrante de todas, el Comité Federal de la ignominiosa urna detrás de una cortina para intentar blindarse con Sánchez, celebrando un Congreso Exprés.

Me sorprendió que se abstuviera en la investidura de Rajoy, como acordó el Comité Federal, en lugar de votar no, en conciencia y atenerse a las circunstancias o, en último caso, dimitir como lo hizo Pedro Sánchez, para no tener acatar una decisión colectiva con la que no estaba de acuerdo, pero al mismo tiempo, no ser desleal con las normas y procedimientos de su Partido.

Me sorprende aún más que ahora, diga que fue un error abstenerse porque, o fue hipócrita antes o lo es ahora, máxime cuando la oposición del PSOE en el Congreso está consiguiendo mejoras como el SMI, la paralización de las revalidas, el incremento del techo del gasto de las Comunidades Autónomas, que el Gobierno del PP tenga que asumir parte de la financiación de la Dependencia, etc, que de haberse repetido las elecciones el 18 de diciembre, no existirían.

Me sorprende que pretenda capitalizar el no es no de Sánchez, barco del que se bajó cuando vio la primera vía de agua y no me extraña el cabreo de los que se quedaron en el naufragio, aunque resulta aterrador ver las lindezas que le están dedicando a López los más acérrimos de Sánchez. Del mismo modo que me sorprende que pretenda pilotar un giro a la izquierda del PSOE quien no dudó de gobernar con el apoyo del PP cuando le fue útily siempre se caracterizó por ser un hombre moderado y dialogante.

Si todo lo anterior no fuera suficiente para dejar claro que Patxi López no es mi candidato ideal ni por asomo, baste decir que su padrino es Rodolfo Ares y sus fontaneros (entiéndase estos como hombres conocedores del procedimiento interno, de los equilibrios de poder, de los juegos de mesa camilla dentro de la organización) Oscar López, César Luena y Rafael Simancas.

Oscar López con el que yo tenía buena amistad, pero que ante pregunta de Eshter Palomera sobre mi Expediente Disciplinario dijo no conocer el tema (sic) y no se molestó en contestarme un Whatsapp en el que yo me ofrecí a explicárselo. César Luena que me echó del partido en el que llevaba militando bastantes más años que él, tratando de hacer coincidir la fecha en que me comunicaran la apertura del expediente con el día de mi boda, una vileza que define claramente al personaje. Y Rafael Simancas, que después de lo sucedido en Madrid el 11 de febrero de 2015, podéis estar seguros de que será difícil que un socialista madrileño se sienta cómodo compartiendo nada con él.

Pero tranquilos, aún falta mucho para que tengamos que elegir a quien queremos como Secretario General del PSOE, se presentarán más candidatos y candidatas, unos nos gustarán, otros nada en absoluto, pero todos son compañeros que merecen nuestro respeto, aunque solo sea por cariño a las siglas a las que todos representamos por lo que mejor avalar, animar, arropar, apoyar y votar al que nos guste y no hacer leña del que no.

EL AÑO DEL PSOE

Publicado en

PSOE

Ya estamos en 2017, parecía que no terminaría nunca este esperpéntico 2016 en el que nos hemos enfrentado a una investidura fallida del socialista Pedro Sánchez, que lo intentó pese a tener tan solo 90 diputados en diciembre, tras darse mus el popular Rajoy frente al Rey Felipe VI, se aferró al sillón de Ferraz cuando fracasó, volvió presentarse y a perder en junio dejando al PSOE con unos misérrimos 84 diputados y tuvo que ser forzado a dimitir tras pretender amañar un Congreso Exprés para blindarse al frente del Partido Socialista Obrero Español.

Hemos visto a Podemos anunciar un sorpasso al PSOE que jamás llegó, fagocitar a la Izquierda Unida de las purgas de Garzón, presentarse a las elecciones como el partido de la gente y aún así, perder un millón y pico de votos de diciembre a junio, para quedar convertido en la nada de la oposición parlamentaria, tras ocupar los socialistas su papel de oposición dura pero constructiva al PP de Rajoy con tan solo 137 diputados.

Hemos visto a Ciudadanos malgastar sus 40 diputados obtenidos en diciembre con un gili pacto de Rivera con Pedro Sánchez, que no servía para nada y que no fue entendido ni por los votantes de derechas, ni por los de izquierdas, que le supuso perder 8 diputados unos meses después y quedar convertido en un convidado de piedra en esta legislatura de rearme del bipartidismo.

Y lo que es peor, hemos visto al PP dejar que todos los demás se equivocaran y hundieran sin mover un músculo, cómodos en su año de gobierno en funciones, sin dar explicaciones a nadie y confiando en que cuanto peor le fuera a España, mejor les iría a ellos si se repetían las elecciones, como así fue. Si los socialistas no les hubiéramos obligado a arrancar la legislatura con nuestra abstención, el PP habría llevado a los españoles a las urnas, una tercera vez en un año, solo para consolidar una mayoría cómoda desde la que gobernar sin hablar con nadie.

Pero ahora ya estamos en 2017 y este va a ser el año del Partido Socialista Obrero Español, el año en que nos enfrentaremos a un Congreso Federal Ordinario de ideas, de propuestas, de principios y valores, donde será más importante el qué y el cómo, que el quién. En el que todos y cada uno de los militantes trabajaremos en la elaboración de una buena Ponencia Marco donde delimitemos nuestro modelo territorial y de financiación de las Comunidades Autónomas, donde fijemos cómo tiene que ser la fiscalidad en todo el territorio español para que sea más justo, más solidario, más progresivo y social, donde nos posicionemos sobre el papel de la socialdemocracia en Europa y en España, los nuevos retos que debemos ponernos para salir de este letargo en el que hemos caído hace tiempo.

Este 2017 va a ser el año del Partido Socialista Obrero Español porque estamos aprendiendo de nuestros errores pasados y eso nos ayudará a enfrentar el presente y el futuro con mejores herramientas. Nos hemos dado cuenta de que el PSOE, sus 137 años de historia, los hombres y mujeres valientes que lo dieron todo, incluida su vida, por esta gran organización, no merecen que nosotros dilapidemos su legados en interminables luchas de egos, de poder interno, de familias o mesas camillas.

Sabemos que juntos, la familia socialista, somos invencibles, podemos cambiar el mundo como de hecho cambiamos España en los 80 mejorando la vida de la gente como lo hicimos al universalizar las pensiones, reconociendo derecho a ellas a quienes habían sido olvidados por la historia, universalizando la sanidad o la educación pública… y volvimos a cambiarla en 2004, cuando aprobamos leyes que les permitían vivir en libertad e igualdad: matrimonios del mismo sexo, aborto legal, divorcio exprés, Dependencia, Memoria Histórica…

Los socialistas conseguimos que España entrara en la CEE que luego fue la Unión Europea, y ese proyecto común, con todos sus defectos, nos ha ayudado a sacar a nuestro país del retraso que 40 años de ostracismo franquista nos dejó. Los Fondos de Cohesión Europea han servido para luchar contra la brecha que existe entre el mundo rural y urbano, para cohesionar España, vertebrarla, para mitigar las desigualdades norte/sur, hombres/mujeres, mayores/jóvenes… pero queda muchísmo por hacer y solo nosotros podemos hacerlo, porque solo nosotros, los socialistas, creemos en ello.

Ahora nos falta recordar quiénes somos, de dónde venimos, cuáles son nuestros logros, nuestro currículo para presentarnos ante los ciudadanos y, lo que es más importante, qué queremos ser en este presente trepidante y en el futuro que ya está aquí, qué les vamos a ofrecer a nuestros votantes para que vuelvan a confiar en los socialistas como proyecto colectivo de país. Ese es el gran reto de 2017 para el PSOE y para todos y cada uno de sus militantes. Habrá Congreso Federal Ordinario y será un congreso histórico a partir del cual, todo irá mejor. ¡Ánimo compañeros, ánimo compañeras, a trabajar y a volver a ganar!