Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Alfredo Pérez Rubalcaba

TROPEZAR N VECES CON LA MISMA PIEDRA

Publicado en

wpid-img_20140626_145335.jpg

El domingo que viene, el Congreso Extraordinario del Partido Socialista Obrero Español, ratificará por aclamación al primer Secretario General elegido por el voto directo, secreto y en urna de todos y cada uno de los militantes, Pedro Sánchez y, aunque no fue ni mucho menos mi opción, desde el momento en que la mayoría de mis compañeros determinaron que era el mejor para liderarnos en estos tiempos de zozobra, cuenta con mi lealtad, lo que no significa, ni mucho menos aplaudir todo lo que haga o diga.

Lo que tampoco voy a hacer, porque creo que hay que aprender de los errores pasados, es estarle esperando emboscada dispuesta a refregarle por los morros cualquier incoherencia, metedura de pata o cesión que haga, como hicimos muchos con Alfredo Pérez Rubalcaba cuando ganó el Congreso de Sevilla a la opción que apoyábamos, Carme Chacón, algunos, como el menos malo de los males que se nos ofrecían aquel marzo de 2012.

Sé que esta entrada del blog no va a ser todo lo políticamente correcta que debería ni todo lo políticamente incorrecta que se espera de mí, pero lo que si os garantizo es que va a ser sincera. El que nada tiene, nada pierde y por tanto aprovecho esta calurosa tarde noche madrileña para mostrar un pedacito de mi alma zaherida. Y no, no es que me haya rendido, es que sé reconocer cuándo nos han infringido una derrota, sin paliativos y he aprendido que es mejor aceptar el fracaso y crecer con él que lamerse las heridas.

Ha ganado él y han ganado los que con él diseñaron una buena estrategia, con tiempo, con un objetivo claro y un método para lograrlo y que además han sido los más rápidos en adaptar el paso al cambio de las Primarias Abiertas por 1 Militante 1 Voto. Ahora hay que confiar en que la estrategia no fuera mera táctica para lograr el poder interno y siga desarrollándose para alcanzar la verdadera meta, que la izquierda vuelva a ocupar su lugar al frente de los distintos gobiernos regionales y municipales que perdimos por el tsunami del 2011 como antesala del retorno de un socialista a la Moncloa.

No me veréis hacerles la pelota, las cosas que no me gustaban hace un par de semanas, que me inclinaron por darle mi apoyo a Madina en lugar de a Sánchez, siguen estando ahí, pero tampoco airearé argumentarios cavernarios como he visto a más de uno para atacarle. No, ese no es el camino, dar armas al enemigo contra el que está al frente de nuestra organización es de género gilipollas, compañeros y compañeras, os lo digo con conocimiento de causa, ya he reconocido que al pobre Alfredo no le pasamos una, y aunque en ocasiones se lo merecía, el tiro al Secretario General es un deporte en el que siempre gana la derecha.

He intentado que en este procedimiento interno no se abrieran demasiadas heridas en las relaciones personales con compañeros, a los que además considero amigos y que habían optado por otras opciones distintas a la mía. Confieso que lo he logrado en bastantes casos pero que he fracasado en otros. Este ensañamiento personal que en ocasiones se da cuando competimos entre nosotros es una de las cosas que tenemos que aprender a cambiar para sucesivas ocasiones, máxime cuando parece que vamos a lograr nuestro anhelo de que la elección del Secretario General por toda la militancia se extienda al ámbito regional y provincial y se quede de manera permanente entre los socialistas.

A ratos pienso que hubiera sido mejor hacer caso a mi rubio y ponerme de canto durante todo el proceso, total, “si tampoco te entusiasma ninguna opción”, me decía abriendo mucho sus verdes ojos, pero para eso yo tendría que nacer de nuevo y ser otra Martu, una que piense dos veces las cosas antes de hacerlas o decirlas, una que anteponga su interés a su conciencia, una que no sienta ni padezca, que no se le erice la piel ante la injustica, que no escuche quebrarse un pedazo de su corazón ante la traición, que no llore el desprecio de un amigo, que no se crezca ante el castigo.

Anuncios

BICEFALIA

Publicado en

Escribía yo, allá por agosto de 2011 una entrada lamentando el ERROR DE LA BICEFALIA, refiriéndome principalmente al hecho de que Zapatero siguiera en la Presidencia del Gobierno y Alfredo asumiera la Secretaría General dejando que el primero tomara decisiones claramente dañinas para nuestro Partido por el “supuesto bien de España” y me equivocaba de medio a medio en el diagnóstico porque el problema no fue la bicefalia sino el silencio del Partido ante las decisiones del Gobierno.

Casi tres años después, vuelve a la palestra el debate sobre si es viable o no que las personas del Secretario General y del candidato a Presidente del Gobierno recaigan en personas distintas, y lo que es más importante, si siendo viable, sería recomendable o un completo caos.
Si atendemos al ejemplo del Partido Nacionalista Vasco en el que la dirección de la formación nunca recae en la misma persona que se postula para la Lendakaritza, se ve que se puede y hay a quien le funciona bien. Claro que ellos llevan años haciéndolo y nosotros, una vez que la militancia elegimos a un candidato distinto del oficial, Borrell, el aparato del Partido se encargó de que no llegara vivo a la elección, presentando al Secretario General, Almunia, nuestras cosas.

El problema fundamental que muchos ven a la bicefalia es la pacífica convivencia de un líder en el Partido y otro líder en la sociedad, pero para eso hace falta menos testosterona, más humildad, mucho diálogo y socialismo corriendo por las venas. La ventaja es que el que sale elegido Presidente del Gobierno puede y debe ocuparse de los intereses de todos los españoles que no tienen por qué ser idénticos a los intereses de los socialistas, de los que se ocupará el que resulte elegido como Secretario General.

En el caso sobre el que escribí en 2011, qué bueno hubiera sido que Zapatero se hubiera encontrado con un Secretario General del Partido Socialista Obrero Español que le dijera no, no estamos dispuestos a Reformar la Constitución, al menos, no así, sin explicar a los ciudadanos por qué lo hacemos, qué pretendemos evitar con ello, qué significa realmente esta Reforma y qué ocurrirá si no lo hacemos. Incluso que se hubiera opuesto radicalmente aunque el resultado final para España hubiera sido el mismo, quizás los socialistas no estaríamos hoy sufriendo este severo castigo por parte de los que antes confiaron en nosotros.

Todo esto viene a cuento porque en julio, los socialistas elegiremos a nuestro Secretario General por primera vez con el voto de todos y cada uno de los militantes, un líder que configure una Ejecutiva sólida, que cohesione a todos aquellos que creemos que el PSOE tiene que volver a ser lo que era, la alternativa real y creíble a la derecha rancia que nos desgobierna y hay quien ve en ello una maniobra para no realizar las Primarias Abiertas a toda la ciudadanía previstas para noviembre y en las que se elegirá al cabeza de cartel para las elecciones generales de finales de 2015.

No veo yo dificultad en que uno de nosotros se encargue de reformar y reforzar el Partido, de modernizarlo, de adaptarlo a los nuevos tiempos, a las nuevas formas de hacer política, con menos dinero, con menos medios, pero con mucha más imaginación y colaboración de todos. Y otro sea quien, sin duda alguna, gobierne este país que nos han puesto patas arriba los de la derecha y el capital y que necesitará dedicación exclusiva para devolvernos todo lo que nos han quitado en el nombre de la recuperación y de la salida de la crisis.
NOTA DE LA ESCRITORA: utilizo el masculino genérico por economía pero donde digo candidato cabe igual candidata, como donde digo secretario me refiero indistintamente a candidata. Disculpadme los ultra ortodoxos del lenguaje de género pero no me gusta usar la @ y me agota tener que poner /a detrás de cada sustantivo.

¿Y AHORA QUÉ?

Publicado en

Después del batacazo electoral y el anuncio de nuestro Secretario General, Alfredo Pérez Rubalcaba de que habrá Congreso Extraordinario del Partido Socialista Obrero Español en julio, son muchos los que me preguntan, en las redes sociales y en la vida real ¿y ahora qué? Y aunque a ciencia cierta nadie, nadie, insisto, nadie, tiene ni puñetera idea de qué es lo que va a pasar en las próximas semanas, quiero compartir con vosotros mis sensaciones de lo que ha pasado y de lo que me gustaría que pasara.

Lo primero que quiero es reconocerle a Elena Valenciano la gran campaña que ha hecho, con pocos medios pero con muchos enteros, en la calle, pegada a la gente y a la realidad, una campaña en la que empezó como una candidata de trámite y acabó como una gran candidata que supo reconocer en la noche electoral que había perdido, que nos habíamos dado una hostia terrible, todos, porque PSOE solo hay uno y los socialistas perdimos varios millones de votos el domingo y que la responsabilidad de la derrota era suya.

Lo segundo que quiero es reconocerle a Alfredo el mérito de haber asumido el fracaso de su proyecto y haber dimitido, porque convocar un Congreso Extraordinario en julio es lo mismo que dimitir. Hay otros muchos que también han fracasado claramente este domingo que están amagados entre el follaje esperando que nadie repare en ellos, esos me dan bastante más lástima que Rubalcaba, uno de los políticos más brillantes de este país y sin duda alguna un socialista comprometido que ha salvado uno de los peores momentos por los que hemos pasado.

Después quiero pararme un segundo en aquellos que andan convocando marchas sobre Ferraz, firmas de Change.org y otras formas infantiles de patalear más propias de emergentes formas políticas que de un partido serio, con 135 años de historia y unos estatutos que contemplan cómo cambiar las cosas, eso sí, es algo más trabajoso eso de ir a las Agrupaciones, ganar las listas a los congresillos, pelear en el Congreso porque los delegados sean gente decente y con ganas de cambiar las cosas, pasarse horas defendiendo ponencias… lo dicho, una trabajera.

Y una vez reflexionado sobre cómo hemos llegado hasta aquí voy a ver si soy capaz de aclararme con lo que parece que se nos viene encima. Ante la “dimisión” de Rubalcaba podía producirse dos situaciones: una que una gestora se encargara de pilotar el Partido hasta la celebración de las famosas primarias abiertas que eligieran el próximo cabeza de lista a las elecciones generales de noviembre de 2015 y luego convocara un Congreso Extraordinario o que se convocara primero este y después las primarias abiertas que es por la que ha optado la Ejecutiva Federal.

Amén de ser sincera, ambas opciones tienen sus ventajas, sus inconvenientes y sus trampas y yo, para que negarlo, nunca he sido fan de las primarias abiertas, que soy de las que piensa que el que quiera opinar en mi Partido que se afilie, llamadme rara, por lo que la idea de un Congreso Extraordinario no me disgustaría si no fuera porque no hemos conseguido, por mucho que hemos peleado en los últimos 3 años, introducir la elección directa del Secretario General por el voto de los militantes, ni tan siquiera el sucedáneo de volver al mandato de modo que lo que votemos en las Agrupaciones vaya a misa en el Congreso.

En fin, que a estas horas no tengo muy claro quién se quiere presentar a la difícil tarea de ser el Secretario General del PSOE, quien se descarta porque se espera a las Primarias Abiertas para ser el candidato a las generales de 2015, quien apuesta porque recaiga en la misma persona ambos cargos y quien, como yo, creemos que la bicefalia no es mala cosa para evitar la fagocitación del Partido por parte del Gobierno cuando hay un socialista alojado en la Moncloa.

Y con este cacao mental que gasto y este torbellino de emociones que llevo vividas en las últimas 48 horas, lo único que tengo claro es que soy socialista, lo era antes de darnos la hostia terrible y lo seguiré siendo pase lo que pase en el Congreso Extraordinario.

Finalmente para las mentes malpensadas que me acusan de hablar por intereses espurios ya les adelanto que mi paso por Ferraz tenía fecha de caducidad y estaba sujeto a la campaña de las Elecciones Europeas y que el resultado en las mismas no cambiaba la relación contractual por lo que mi pena se restringe al afecto profundo que siento por Elena y el amor verdadero que padezco por el PSOE.

¿PODEMOS GANAR LAS ELECCIONES EUROPEAS?

Publicado en

Hoy, entrevistado en la Cadena Ser, nuestro Secretario General, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha vaticinado que el Partido Socialista Obrero Español ganará las elecciones europeas que se celebrarán en junio de 2014. Vaya por delante que yo coincido en esta percepción con Alfredo, creo que el PSOE, puede y debe ganar esas elecciones porque nos jugamos mucho todos, el Partido, España y la Unión Europea.

Lo que no tengo tan claro es que podamos hacerlo con los nombres que están apareciendo últimamente en los medios de comunicación. Si la lista del PSOE a las elecciones europeas la conforman las siguientes viejas glorias en busca de un retiro dorado en el que engordar sus cuentas bancarias y sus pensiones vitalicias será muy difícil, no solo ganar estas elecciones, que ya sería grave, sino también, convencer a los ciudadanos de que los cambios producidos en la Conferencia Política recientemente celebrada, no son papel mojado.

Sin entrar a valorar si los compañeros lo han hecho bien o mal, si están suficientemente preparados para ser europarlamentarios, si hacen acopio de mérito y capacidad, porque ya os digo que sí, que son buenos compañeros, trabajadores y preparados, pero que llevan demasiado tiempo siendo la cara visible de una clase política que genera el rechazo de la mayoría de nuestros votantes, paso a desgranar la lista que han apuntado diversos medios:

RAMON JAUREGUI: 65 años, cargo público desde el 80 que entró a formar parte del Paramento vasco, en el 83 fue Delegado del Gobierno en Euskadi, Consejero de Justicia en el 95, Diputado Nacional en varias legislaturas desde el 2000… Una vida entera, más de 30 años, viviendo de la política, en primera línea tanto en Euskadi como en España, es imposible que Ramón sea la cara de la renovación, del nuevo PSOE que genere ilusión entre nuestros votantes.

DIEGO LOPEZ GARRIDO: 66 años, cargo público desde el 1993 en que fue elegido Diputado por primera vez, repitiendo hasta 2008 en que fue Secretario de Estado para la Unión Europea. También ha sido portavoz del primer Gobierno Zapatero en 2006. Toda una vida dedicado a la política, 20 años como Diputado, tampoco es posible que Diego sea la imagen de un PSOE moderno, que gira a la izquierda, que pelea por el socialismo en Europa.

PEPE BLANCO: 51 años, Diputado desde el 96, Secretario de Organización del PSOE desde el 2000 con la llegada de Zapatero, Vicesecretario General del PSOE en 2008, Ministro de Fomento en 2009, Portavoz del Gobierno en 2011, objeto de persecución y caza de brujas de la derecha por el episodio de la Gasolinera y las acusaciones de Dorribo de prevaricación, absuelto por el Tribunal Supremo. Otra cara más que visible de los últimos 20 años del socialismo, vinculado a Zapatero desde su origen, controvertida su participación en la elaboración de las listas electorales de la Comunidad de Madrid, cuando en 2003, dos traidores, Tamayo y Saez, privaron a Simancas de ser Presidente de la misma. Otra cara vieja que no puede encarnar un nuevo PSOE.

Tenemos que tomarnos en serio la elaboración de estas listas europeas, no pueden ser un premio a los servicios prestados, un cementerio de dinosaurios, o un aparcamiento de pesos pesados molestos. Los jarrones chinos en los Palacios y museos, en el Parlamento Europeo, gente joven o jóvenes maduros, caras nuevas o al menos no tan viejas, garra, ganas de cambiar el mundo, valor, un pizca de insensatez, un mucho de trabajo y toneladas de credibilidad.

EL DEBATE DE LOS NOMBRES

Publicado en

NOTA PREVIA: he decidido empezar por lo que parece que interesaba a todo el mundo y a mi modo de ver es lo menos importante, el quién, en lugar del cómo, cuándo y de qué manera, pero así me lo quito de encima y puedo reflexionar con más calma y profundidad sobre lo realmente decisivo: si hemos vuelto, de dónde hemos vuelto y para qué hemos vuelto.

Hasta la fecha, el único nombre de futuribles que ha salido de mis teclas es el de Tomás Gómez, le apoyé en las Primarias de 2010 frente a Trinidad Jiménez y todo el aparato del Partido y del Gobierno, volví a apoyarle en el Congreso de 2012 frente a Pilar Sánchez Acera y la opinión de Ferraz y sigo pensando que será el Presidente de la Comunidad de Madrid en mayo de 2015. Precisamente por eso me molesta enormemente cuando le veo dejarse querer por los que le tocan las palmas para que se anime a la batalla nacional o contestar de manera casi obligada que “de momento” sí le apetece luchar por Madrid. Tenemos una oportunidad única de devolver a los madrileños lo que el PP lleva robándoles desde el 2003 que les robó lo más importante, el cambio a la izquierda que habían votado. No lo estropeemos al final.

De los demás candidatos que parece que han dicho que se postulan ya os adelanto que yo no soy chaconista, nunca lo he sido. En el Congreso de Sevilla, Carme Chacón me parecía mejor opción que Alfredo Pérez Rubalcaba, por lo que encarnaba de cambio y renovación interna y por eso la apoyé desde la distancia, que yo no fui elegida para ir a ese Congreso en la Delegación de Madrid. A partir de ahí no comparto su comportamiento de exigir unas Primarias desde el día siguiente de su derrota, cual segunda vuelta.

Otro que ha dicho que él si se lo piden y puede ser útil al partido y hay una conjunción astral que le señale el camino con luces siderales, entonces se presentará es Patxi López. He de reconocer que admiro el duro trabajo que realizó como Lehendakari, en un pacto anti natura con el PP pero que era necesario para dignificar la política en Euskadi y sobre todo para que, de una vez por todas, se respetara a las víctimas del terror de ETA que sufrían la humillación de tener que convivir con las fotos de los asesinos de sus seres queridos, con la exaltación impune del terrorismo y con el miedo de ser los siguientes. Solo por eso se merece mi respeto y admiración, pero no creo que encarne los cambios internos en pro de la democracia, la transparencia y la participación de las bases que yo busco.

En la misma línea de los que no se ponen de canto está Emiliano García Page, para mí, el gran desconocido. Mi única referencia sobre él es que es alumno aventajado de la escuela de Pepe Bono, lo que a priori me echa para atrás. También tengo conocimiento de alguna conversación privada con terceros que me ha horrorizado pero que no quiero transcribir aquí porque no la oí yo misma y tengo por norma no hablar jamás de oídas. Creo que para todos, lo mejor sería que se concentrara en echar a María Dolores de Cospedal lo más lejos posible de Castilla La Mancha, tierra que está sufriendo el desgobierno de esta individua y que merece volver a disfrutar de un gobierno socialista.

Como siempre, suena el nombre de Eduardo Madina, esa eterna promesa que me recuerda a un paisano suyo, Julen Guerrero, de tanto prometer se quedó sin meter gol… Perdonadme la licencia futbolística pero me gusta mucho Edu en la distancia corta, en la reflexión política, en el trabajo en la sombra, pero no le veo en el tendido de sol. No sé si es falta de ambición, de carácter o de necesidad, pero lo cierto es que jamás le he visto ponerse en situación comprometida, defender con ardor proyecto alguno o levantar la voz ante nada y eso me deja un poco fría con respecto a su candidatura.

Algunos creen ver ahora que la gran esperanza –de Triana- del PSOE es Susana Díaz. Aquí no soy objetiva, la tengo un cariño inmenso, es buena amiga y mejor socialista, pero creo que su lugar está en Andalucía, demostrando a los españoles que hay otra manera de salir de la crisis, por la izquierda, sin dejar a nadie atrás, como está haciendo la Junta, con dificultades, con tropiezos, pero con un objetivo claro, no renunciar al Estado del Bienestar en nombre del recorte del déficit. Susana ganará las próximas elecciones en Andalucía y si se lo propone será la Presidenta de España, pero no ahora.

No podemos descartar a Alfredo Pérez Rubalcaba porque fue quién se hizo cargo del barco cuando todos sabíamos que se hundía y muchos saltaban por la borda despavoridos, porque ha soportado todo el desgaste de las siglas en sus carnes, porque, como dice Felipe González es la cabeza más brillante del panorama político actual y porque está en su derecho de intentarlo y los demás de apoyarlo o no.

¿Entonces quién? Me preguntaréis, y yo que sé, y lo que es más importante ¿qué importa lo que yo piense? Aquí lo fundamental es que al próximo candidato del Partido Socialista Obrero Español lo vamos a elegir en primarias, en primarias abiertas a todos aquellos que simpaticen con los principios y valores socialistas, y esto es un hecho histórico sin precedentes en España y solo por eso tenemos que hacerlo bien, muy bien. Por mi parte, cuando vea los que se postulan tomaré partido por el que considere mejor para todos y lo haré públicamente y sin esconderme, como acostumbro.

¿POR QUÉ LO LLAMAN PRIMARIAS CUANDO QUIEREN DECIR PODER?

Publicado en

Con todo lo que llevo escrito sobre la que tenía que haber sido una Conferencia de Organización para cambiar los vetustos estatutos del Partido, claramente mejorables en cuanto a democracia interna, transparencia y participación de la militancia, y hoy es una Conferencia Política, claramente programática, aunque algunos se empeñen en negar la evidencia, creí que ya no me quedaría nada que decir, pero sí, voy a ello.

A menos de una semana para el comienzo de la Conferencia siguen las voces que claman por unas Primarias que no están en la agenda de la organización y que en realidad oculta una clara intención de cambiar al ahora Secretario General, Alfredo Pérez Rubalcaba a través de un procedimiento, las primarias de elección del cabeza de lista de las elecciones generales previstas para noviembre de 2015, que es una trampa para la inteligencia.

No digo que no me parezca necesario cambiar a Alfredo porque ya he dejado escrito aquí que si yo fuera él, al terminar la Conferencia Política dimitiría y convocaría un Congreso Extraordinario para elegir una nueva ejecutiva con unos mecanismos de elección más participativos y democráticos. Lo que digo es que si lo que se quiere es quitar al Secretario General se diga abiertamente y no se parapete uno detrás de unas Primarias ansiadas y esperadas por la militancia cuyo objetivo es otro.

Alguno de los que hoy piden Primarias, decían a las pocas semanas del Congreso de Sevilla, dejad que Alfredo hunda al PSOE que luego ya vendremos nosotros a levantarlo, al más puro estilo Montoro, lo que me repugnó y escandalizó tanto que aún hoy no lo he podido olvidar. Alguno de los que hoy piden Primarias, cuando se les pregunta qué pasará con un/a candidato/a elegido a dos años vistas que no es Secretario General con despacho en Ferraz ni portavoz del Grupo Parlamentario Socialista con micrófono en el Congreso, te contestan que después de las Primarias se fuerza la dimisión de Alfredo y un Congreso Extraordinario.

No estoy de acuerdo, el orden de los factores sí altera el producto y mucho, a mí me da igual el poder, ni pinto nada en el Partido ni voy a concurrir a unas primarias nacionales por lo que lo único que me importa es el PSOE y la gente que lo estamos pasando mal, gente como yo, en paro, con hijos en la universidad, con dificultades para pagar la hipoteca, la matricula, la luz, el gas, el agua y que no ve esa luz al final del túnel que ha deslumbrado al Gobierno de Rajoy.

Aunque ya lo he dicho alguna vez, lo vuelvo a dejar claro que algunos que ven conspiranoias por todas partes no lo entienden:

  1. Conferencia política donde afrontemos de manera valiente temas como son laicidad, república, federalismo, reforma fiscal, educación, Sanidad… Y sin olvidar los cambios estatutarios que tiendan a alcanzar 1 militante 1 voto en la toma de las decisiones importantes del Partido.
  2. Dimisión de la Ejecutiva y convocatoria de un Congreso Extraordinario en el que elijamos una nueva Ejecutiva que pueda trasmitir a la sociedad que todo lo acordado en la Conferencia estamos dispuestos a ponerlo en práctica en cuanto volvamos al poder. Una Ejecutiva alejada del pasado reciente, que para nuestra desgracia, sea injusto o no, es un lastre por lo que representa de rechazo social.
  3. Primarias abiertas a aquellos que simpaticen con nuestro ideario, que afirmen compartir nuestros principios y valores, para elegir el cabeza de lista de las elecciones generales. Un cabeza de lista que deberá querer representarnos a todos y defender lo acordado entre todos, una nueva manera de hacer las cosas, un proyecto colectivo, ilusionante y que nos presente ante los ciudadanos como una verdadera alternativa al austericidio popular.
  4. Congresos Extraordinarios en todos los territorios porque ninguno de nuestros Secretarios Generales y sus ejecutivas han sido elegidos con los nuevos métodos de participación democrática de la base que deberemos utilizar a partir de ahora. Porque hay que predicar con el ejemplo que las palabras se las lleva el viento.