Anuncios
Canal RSS

Archivo de la categoría: Política

Opiniones que me suscita lo que veo y oigo a mi alredor sobre el panorama político español

MILITANCIA PAGAFANTAS

Publicado en

screenshot_2017-12-11-17-51-10-720_com1144933222.pngDesde la resurrección de aquel Pedro Sánchez, Secretario General dimitido del PSOE tras perder las elecciones generales dos veces, la votación de investidura, otras dos, perder también la confianza de la mayoría de su Ejecutiva Federal, de su Comisión de Ética y Garantías Federales y de su Comité Federal, solo le hemos oído hablar de militancia, de dar la voz a la militancia, de militantes en pie y no sé cuántas bonitas palabras más.

Durante la segunda campaña de primarias, contra la malvada Gestora y la candidata de los golpistas, Susana Díaz, prometió consultar con la militancia las decisiones que fueran transcendentales, aunque ha debido considerar que cosas como apoyar al Partido Popular en la aplicación del artículo 155 de la Constitución o darle al PNV más privilegios a propósito del Cupo, no eran para andar preguntando a un atajo de pagafantas, como estamos resultando ser los militantes del nuevo PSOE.

Hace unas semanas, nuestra ejecutiva de ni-nis, ni cargos públicos, ni oficio ni beneficio, acordó subirnos las cuotas a los pagafantas, de 60 euros anuales a 72. Sé que no parece mucho, pero hay economías que ya andaban más que apretadas y que estos 12 euros les hacen daño, sobre todo cuando se lee en prensa los salarios que se han puesto nuestro redivivo General Secretario y sus compañeros de ejecutiva. Por ejemplo, Pedro, nos cuesta a los pagafantas, solo en sueldo: 102.273,22 euros anuales, un 28% más de lo que cobra el Presidente del Gobierno. Es lo que tiene ser un militante de base, base, que luchaba contra la malvada casta socialista, cantando La Internacional puño en alto.

Y si solo fuera Pedro, pero también le pagamos un sueldo cercano a los 100.000 pavazos a la Presidenta Cristina Narbona, a Gómez de Celis, a Santos Cerdán y a Paco Polo… Además, se ha fichado como asesor a Ivan Redondo, el que fuera asesor del pepero Monago en Extremadura y que, os aseguro, no presta sus servicios por amor al PSOE.

Hoy, en el enésimo insulto a los pagafantas socialistas, nuestra ejecutiva de ni-nis se ha ido de ejercicios espirituales a las Tablas de Daimiel, esto no lo digo yo, que destilo bilis y odio a Pedro y tal y cual, lo dice nuestro Secretario de Organizacion, José Luis Ábalos, que debe encontrar divertidísimo pasarse el día el Daimiel y zampar en el Mesón de la Duquesa y que paguemos los militantes del PSOE.

En casa hace tiempo que todos quieren darse de baja, que han aguantado militando a la espera de que yo ganara la batalla contra mi injusta expulsión por no callarme ante la desastrosa gestión de Pedro Sánchez al frente de mi partido durante su primera etapa. Pero ahora que yo vuelvo a ser militante de pleno derecho y Pedro vuelve a ser el Secretario General, no consigo darles razones para seguir en el PSOE, siendo los pagafantas de esta ejecutiva de ni-nis, de comparsas de la plurinacionalidad, las quitas a Cataluña o los privilegios al País Vasco, de cómplices de tanto desmán, de tanto enchufismo, tanta purga y tan poco de todo demás: socialismo, compromiso, respeto, valentía, principios, valores, trabajo…

Lo peor es que no dejo de recibir Whatsapp y llamadas de compañeros que, como mi familia, han decidido darse de baja, compañeros y compañeras que llevan años dando lo mejor de sí mismo por el Partido Socialista Obrero Español, militantes que se han cansado de ser cómplices de unas políticas que no se compadecen con nuestra Historia, de ser unos pagafantas a los que sus representantes no respetan y que dejarán, con gran dolor, la que siempre había sido su casa, la Casa del Pueblo socialista. Igual lo más sensato por mi parte sería seguir a los asqueados, aunque eso suponga que ganen los asquerosos.

Anuncios

AL PSC SOLO LE IMPORTA LA “C”

Publicado en

Cartel-CiU-Espana-Cataluna-productiva_EDIIMA20130902_0148_13

INSISTO, AL PSC PARECE QUE SOLO LE IMPORTA LA “C”

Leo con estupor que mis “compañeros” del Partido Socialista Catalán han decidido acudir a las elecciones autonómicas del 21 de diciembre en coalición, o incluyendo en su lista, como número 3 en cada provincia (los del 3%), a los antiguos integrantes de la extinta Unió, cuyo más famoso representante fue Josep Antoni Duran i Lleida, aquel que aseguró que los trabajadores del campo andaluz estaban en la taberna gastándose el P.E.R. mientras que los payeses catalanes se deslomaban en los campos.

img-20171109-wa0007392921305.jpg

El número 3 de la lista del PSC por Barcelona será Ramón Espadaler que siendo miembro de Unión Democrática de Cataluña escribía barbaridades homófobas ante la posibilidad de que los homosexuales adoptaran, propuesta por el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero en su Ley de Matrimonio Igualitario que permitía casarse a personas del mismo sexo, como que “El debate no debe versar sobre la igualdad entre tradicionales y homosexuales, sino sobre la defensa de los derechos de los niños”. “Si hay que crear vínculos similares a la filiación biológica, debe haber un padre y una madre”.

Me cuesta entender qué tenemos en común los socialistas, socialdemócratas, de izquierda moderada, rositas, si me apuráis, con la derecha catalana, conservadora en las costumbres, católica, burguesa, liberal en lo económico y corrupta, profundamente corrupta. Solo se me ocurre una cosa, el catalanismo y eso me entristece profundamente.

Que el PSC lleva años en crisis es algo que no se puede negar, en las elecciones de 2012, con 3.135.764 votantes, los socialistas catalanes obtuvieron 523.333 votos (esto supone 47.028 votos menos que en 2010 pese a que la participación subió en 521.686 personas). En las elecciones de 2015, con 4.115.807 participantes (458.357 más que en las anteriores), el PSC obtuvo 522.299 votos. Luego el PSC no consigue atraer a las urnas a ni un solo votante más desde hace años pese a que la participación no ha dejado de crecer.

Que incluir en las listas del PSC  a integrantes de Unió (la derecha nacionalista, católica y conservadora catalana) deja libre el campo político a cualquier opción, no nacionalista de izquierda, un terreno, el del centro izquierda, el de la socialdemocracia, el de la izquierda cívica, europeísta, no nacionalista que, precisamente, debería ser el natural que ocupara el PSOE (o PSC), no se puede discutir.

Que es difícil explicar que los del NO ES NO a la derecha corrupta española que representa el PP (no olvidemos que los máximos seguidores de ese mantra del sanchismo fueron los socialistas catalanes, fundamentalmente Iceta), ahora se abracen a la derecha corrupta catalana, que representa Unió. No podemos olvidar que el PSC se saltó la disciplina de partido y conculcó una resolución del Comité Federal del PSOE, para no abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, precisamente con este argumento: “con la derecha corrupta, no”.

Y ahora, para colmo, desde el PSC se le ha pedido a Pedro Sánchez que no se deje ver mucho por Cataluña durante la campaña electoral de las elecciones autonómicas del próximo 21 de diciembre. Ahora, aquel que era lo mejor para el PSOE, por el que merecía la pena romper todos los consensos entre Ferraz y Barcelona, entre el Comité Federal del PSOE y el Consell Nacional del PSC.

Me consta que en el PSC no son bien recibidas mis críticas, me consta porque ellos mismos se quejaron al editor de EL OBRERO de la línea editorial que fijaba como directora de esa publicación y de mis comentarios críticos sobre la indefinición de los socialistas catalanes ante el Procés en Twitter.

Me consta que en el PSOE de Pedro Sánchez tampoco son muy bien recibidas las críticas (ya me costaron un expediente y expulsión del partido durante un año por ello) y que el máximo apoyo, por no decir el único con cierto peso territorial de Sánchez, ahora mismo, es Miquel Iceta, el primer secretario de los socialistas catalanes.

Por todo lo cual, sé que me la estoy jugando con este artículo, pero hace mucho tiempo que los socialistas de toda España teníamos que haber puesto freno a la deriva soberanista de los socialistas catalanes, cuyos nefastos resultados en las elecciones generales (han pasado de los 25 diputados catalanes que consiguió Carme Chacón en la última legislatura de Zapatero, a los 7 que tenemos hoy en el Congreso de los Diputados) nos hacen muy difícil volver a gobernar este país.

El enorme espacio en el centro izquierda que ha ido dejando el PSC lo ha ocupado sin disimulo Ciudadanos, que nació en Cataluña como partido socialdemócrata y español, y que se hizo con todo el voto obrero del cinturón rojo. Un voto de gente que estaba contenta en Cataluña, contenta y agradecida por la oportunidad de tener allí un proyecto de vida, pero que seguía sintiéndose española. Españoles de Andalucía, o de Extremadura, o de Murcia, o de cualquiera de las dos Castillas. De gentes que veían con orgullo que sus hijos aprendieran en la escuela catalán, sin perder su castellano natal. Gentes que veían el soberanismo/independentismo como inquietudes de ricos, de burgueses, lejos de sus problemas reales para sacar adelante a su familia, pagar un piso y llenar la nevera cada semana.

Con el viaje a la derecha de Ciudadanos, no solo porque en su ideario haya abandonado la socialdemocracia y abrazado el liberalismo, sino porque hoy, su contundencia contra el independentismo catalán ha adelantado por la derecha al PP y le ha arrebatado unos cuantos cientos de miles de votos, un PSC que recordara que lo primero debería ser la S de socialista, sin olvidar que son el partido hermano del PSOE, que tiene una E de España por bandera, recuperaría respeto, coherencia, peso político en Cataluña y votos, votos que necesitamos como respirar.

Mucho he escuchado la matraca de que el PSC aglutina el voto dual, catalanista en las regionales y socialista en las generales, pero eso forma parte de un pasado que, desgraciadamente no volverá. Vivimos en un mundo de blancos y negros, de buenos y malos, de infantilismo político y de explicaciones sencillas para problemas complejos. No digo que esto sea bueno, todo lo contrario, un mundo sin matices solo beneficia a los radicales, pero es el mundo que nos ha tocado vivir y, o nos adaptamos a él, o desapareceremos.

¡Cataluña ya está siendo la tumba de Podemos, no permitamos que sea también la del Partido Socialista Obrero Español!

YO NO ME VISTO DE BLANCO

Publicado en

psoeYo no me visto de blanco, no, yo siempre voy vestida de rojo, de rojo PSOE, Partido Socialista Obrero ESPAÑOL. De ese rojo que no pienso quitarme para parecer de la izquierda auténtica, de los ideales que hoy son de abajo, ayer comunistas, anteayer socialdemócratas, siempre suyos (de lo de ellos, de lo que les viene mejor en cada momento).

Como mucho, estos días, y en vista de la deslealtad del Govern catalán con el Estado español, con la Constitución española, con la soberanía nacional del pueblo español, con las instituciones españolas, con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado españolas, puedo añadir a mi rojo socialista una franja gualda, que no nos olvidemos de que además de Socialistas somos ESPAÑOLES.

Por España, para hacer de España un lugar mejor donde los trabajadores pudieran alcanzar una vida digna, con derechos laborales, con salarios que no fueran de miseria, con educación para sus hijos, con protección de su salud, con todas esas cosas de las que  hoy disfrutamos como si hubieran caído del cielo, se decidió nuestro fundador, Pablo Iglesias, a  la creación del PSOE, Partido Socialista Obrero ESPAÑOL.

Por España, para defender a la República, a las instituciones del Estado Español, al pueblo de España, los socialistas nos mantuvimos leales y firmes en contra del alzamiento militar del golpista Franco. Y lo pagamos caro: muerte, cárcel, represión, exilio…

Por España, los socialistas trabajamos en la clandestinidad y en el exilio, con la ilusión de devolver a los españoles la democracia, la libertad, la dignidad perdida durante 40 años de dictadura y ostracismo. Y por España, los socialistas formamos parte activa de la Transición, para que los españoles tuvieran una Constitución que fuera garantía de paz, de libertad, de igualdad, de prosperidad, de convivencia…

Y lo hicimos todos los socialistas, los madrileños, los catalanes, los andaluces, los vascos, los castellanos, viejos y nuevos, los navarros, los gallegos, los asturianos, los murcianos, los extremeños, los canarios, los baleares, los valencianos, los aragoneses, los riojanos, los cántabros, todos, porque éramos Socialistas, Obreros y ESPAÑOLES, con nuestras singularidades, unas recogidas en la propia Constitución y otras sentidas y vividas por cada uno como nos daba la gana.

Así que no, no me despojaré del rojo para vestir el neutral blanco porque no, no creo que haya un conflicto entre dos partes iguales en el que tengan que mediar los ángeles. Creo que hay un Govern golpista, desleal y traicionero que ha llevado a su Comunidad Autónoma al borde del abismo, que ha enfrentado catalanes entre sí y a su vez con el resto de españoles, que ha provocado la huida de grandes  pequeñas empresas empobreciendo a sus administrados y que nos ha puesto a todos los españoles en una situación insoportable.

¿Quiere eso decir que me parece bien lo que ha hecho y hace el Gobierno del PP? No. Creo que Mariano Rajoy en particular y su partido en general, son culpables de dejar que un problema de hace décadas se pudra y emponzoñe hasta límites insospechados.  Y más aún, creo que, interesadamente, se hicieron campañas de agravio hacia los catalanes como forma de afianzar el voto en el resto de España. Pero eso no justifica el golpe de Estado que han protagonizado los Puigdemont, Junqueras, Forcadell, Turull y demás.

¡NO SE NEGOCIA CON GOLPISTAS!

Publicado en

Compañeros y compañeras del PSOE que andáis acomplejados por defender la Constitución de la que fuimos principales artífices y casi únicos defensores (os recuerdo que el germen del PP, Alianza Popular, promulgó la abstención y hasta el no a la Carta Magna y fuimos la izquierda quienes tiramos del carro) no se negocia con golpistas. Socialistas, con y sin carné que os dejáis engañar por los que señalan a la democracia mientras perpetran un golpe de Estado en Cataluña perfectamente planificado, no se negocia con golpistas. Progres variados que os llenáis la boca de diálogo y os escandalizáis porque los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado cumplan con el mandato judicial y hagan cumplir la legalidad vigente, tengo algo que deciros ¡NO SE NEGOCIA CON GOLPISTAS!

La semana pasada, los Puigdemont, los Turull, las Forcadell, los Junqueras, dieron un golpe de Estado en el Parlament, promulgando una Ley de Independencia que el Tribunal Constitucional ya ha dicho que no tiene encaje en nuestro ordenamiento jurídico, que además no respeta ni el Estatut de Cataluya que los propios catalanes votaron como norma de convivencia, no respeta las normas de su Cámara, pensadas para que una mayoría no cualificada no pueda imponer al todo su voluntad, amordaza a la oposición (que no olvidemos tuvo más votos que el independentismo en las elecciones “plebiscitarias”), no escucha a su propio Consell jurídico y es una vergüenza internacional.

Entonces, ya debieron ser puestos a disposición judicial, pero no, decidimos esperar y apelar al diálogo con quienes ya habían decidido romper el orden constitucional y salirse de las normas de convivencia pacífica de todos los españoles, catalanes y no catalanes, independentistas y no independentistas. No comprendimos que una vez decidido que, sin legalidad, sin garantías, sin el más mínimo respeto a la democracia, se iba a celebrar un referéndum ilegal (aunque fuera usando viejas y niños como escudos humanos) ya no valían las palabras, había que pasar a los hechos.

Después hemos visto cómo se trataba de impedir por todos los medios, unos pacíficos, otros violentos, todos ilegales, que la Policía y la Guardia Civil (los Mossos a las órdenes del desleal Trapero ni estaban ni se les esperaba) cumplieran con un mandato judicial: evitar la celebración de un referéndum declarado inconstitucional por el alto Tribunal. Se han sacado de quicio los incidentes, que sin duda los hubo y alguna que otra extralimitación de los que se encontraron en situaciones límites en el cumplimiento de su labor. Recuerdo a los lectores que levantar los brazos mientras se delinque o se entorpece la acción de la justicia, no da patente de corso para seguir delinquiendo.

Lo último que nos faltaba por ver es que en las últimas horas se esté acosando en sus hoteles a los funcionarios públicos, los guardias que el Estado ha enviado a proteger a los catalanes de los sediciosos, a la legalidad de los que tratan de imponer su voluntad, a los leales a la Constitución de los desleales con todos los españoles y al estado de derecho de los golpistas. Y mientras la población catalana que no es independentista, que se siente española, o andaluza, o murciana, o madrileña, pero que no está de acuerdo con el totalitarismo que destilan sus vecinos. Esos catalanes que descuelgan banderas españolas de los ayuntamientos, hacen caceroladas para que no descansen los guardias e imponen una huelga patronal o gubernamental a quienes quieren seguir viviendo, trabajando y siendo España, esa parte de Cataluña no independentista, sintiéndose sola y desamparada, pasando pena y miedo, mucho miedo.

pactos-de-moncloa

Lo primero que hay que restablecer en Cataluña es la legalidad, el ordenamiento jurídico, el orden constitucional, porque fuera de él solo hay barbarie. El Estado no puede consentir que los golpistas se salgan con la suya porque eso romperían el propio sentido del Estado. Una vez los responsables de la comisión de tan gravísimos delitos sean apartados de la vida pública, solo queda EL DIÁLOGO, pero no solo con Cataluña sino entre todos los españoles. Un diálogo como el que nos llevó hace 40 años a la democracia y la libertad bajo el amparo de la Constitución.

Diálogo entre el pueblo español, todos los españoles y españolas, residan en la Comunidad Autónoma donde residan, con lealtad a las instituciones españolas, sin imposiciones de unos sobre otros, sin privilegios ancestrales, sin españoles de primera y de segunda, sin agravios comparativos. Diálogo sí, pero no con golpistas.

Termino este escrito escuchado el mensaje del Jefe del Estado que comparto plenamente.

 

¡ESPAÑA ES UN PAÍS MARAVILLOSO!

Publicado en
¡ESPAÑA ES UN PAÍS MARAVILLOSO!

En estos días estamos asistiendo a uno de los momentos más difíciles de España, con la insoportable presión del independentismo catalán llevada a su máxima expresión ayer con la celebración del referéndum ilegal y la torpeza en la respuesta, no solo del Gobierno, que lo fue y mucho, sino, en general, de todo el arco parlamentario español.

Como en cualquier guerra, y esta lo es, la primera víctima es la verdad. Se ha mentido sobre quién y cómo podía votar, se han elevado las cifras de heridos que ni en Kosovo, se ha asegurado contar con la mayoría silenciosa, se han denunciado abusos que no han existido, se ha afirmado contar con una legalidad de la que no se disfruta y, la mayor de todas, se ha convencido a una parte de la población de que esto no iba de INDEPENDENCIA, sino de DEMOCRACIA, como si los que promueven, pagan y amparan este referéndum no fueran independentistas…

Pero, cómo convencer a una parte de la sociedad catalana que está luchando por un sueño, una utopía, algo tan heroico como librarse de la derecha española y vivir en la bucólica república independiente, pacífica, rica, decente, grande y libre catalana, con la frialdad de los datos, de los hechos objetivos, como que su independencia supondría la salida de la Unión Europea, la pérdida del 80% de sus exportaciones (que son al resto de España), que no podrían financiarse ya que los mercados han calificado la deuda catalana de bono basura, en resumen, un mal negocio.

Habría que explicarles que España es un país maravilloso, pero para hacerlo, para que Rajoy o cualquiera de sus compañeros de Gobierno pudieran hacer sentir a los catalanes que realmente merece la pena  seguir juntos en este maravilloso país llamado España, primero tendrían que sentirlo ellos mismos. He dicho sentirlo, no envolverse en su bandera y hacer como que lo sienten mientras llevan su dinero a paraísos fiscales, desmontan el Estado del Bienestar que mejoraba la vida de los españoles y enfrentan a territorios en una competencia fiscal que acaba con la solidaridad interterritorial.

Pero no quiero hablar de política, quiero hablar de España, un país que hace 40 años, a la muerte del dictador, supo perdonar, que no olvidar y mirar al futuro juntos. Ese es mérito de los vencidos, mucho más que de los vencedores, que renunciaron a cobrar venganza, a devolver los agravios sufridos durante la dictadura y decidieron que juntos podríamos construir un futuro para las generaciones venideras. Y así lo hicimos, salimos del ostracismo y entramos en Europa y aprovechamos la generosidad de los Fondos de Cohesión para hacer crecer el país, para tratar de igualar territorios, para que no hubiera españoles de segunda y de tercera…

Y desarrollamos un Sistema Sanitario en el que a nadie se deja atrás, que es la envidia del mundo, que usan como modelo para tratar de tener uno propio, grandes potencias como Estados Unidos de América. Y somos líderes mundiales en donación de órganos, porque somos un pueblo generoso que pensamos en los que tenemos alrededor. Y tenemos unas unidades de élite que acuden a cualquier lugar del mundo donde se nos necesite cuando hay un incendio o un terremoto poniendo sus propias vidas en peligro. Y tenemos unos Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que son requeridas en conflictos internacionales para ayudar a construir la paz y la democracia.

Y organizamos unos Juegos Olímpicos, que no solo colocaron a Barcelona en el mundo, sino que fueron los mejores hasta la fecha y que marcaron un antes y un después en el olimpismo. Y tenemos grandes deportistas de reconocido prestigio en el mundo, que llevan el nombre de España y sus colores a lo más alto allá donde compiten. Y somos los mejores en muchos deportes de equipo, donde colaboran nacidos en todos los puntos del país.

Y derrotamos juntos a ETA, unidos frente al terrorismo y al horror en el pasado, como ahora lo estamos frente al yihadismo o cualquier otra forma de violencia que nos quieran imponer. Contra los unos y los otros hemos salido a la calle sin preguntarnos de qué territorio era la sangre derramada, ni dónde había nacido el que clamaba a nuestro lado con el mismo dolor que nosotros mismos.

España es un lugar maravilloso que perdería una parte esencial de ella misma si Cataluña se independizara, pero es que Cataluña perdería aún más si dejara de formar parte de este gran país que es España. Juntos hemos hecho grandes cosas y nos quedan otras muchas por hacer, como luchar contra los corruptos de aquí y de allá, recuperar los derechos y libertades perdidos con la excusa de la crisis, ampliar el Estado del Bienestar, construir una Europa de ciudadanos y no de capitales… tantas cosas.

EL SÁBADO, MADRID SE LA JUEGA

Publicado en

El próximo sábado 30 de septiembre, los socialistas de Madrid tenemos una cita con las urnas, la primera vuelta de las primarias para alcanzar la Secretaría General del PSOE-M, y si lo hacemos bien, en una semana volveremos a votar, en segunda vuelta. SI LO HACEMOS BIEN.

debate a tres

Los de la mesa camilla, que ya se han repartido los asientos en la Ejecutiva Regional y, hasta los puestos en las listas para las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2019, lo fían todo a que la baja participación (propiciada por sus malas artes), le den al candidato de Pedro Sánchez el 50% de los votos en primera vuelta, ya que temen más que a la peste, una segunda vuelta donde todo fuera posible. LAS URNAS ANDAN LOCAS ÚLTIMAMENTE.

A los que han querido escucharme les he recomendado retirar una de las dos candidaturas que quieren darle la voz a la militancia y abandonar el reparto de sillas en torno a la mesa camilla de aquellos que no se han levantado de su sueldo oficial en los últimos veinte o treinta años. Los programas son complementarios y el objetivo de mayor participación, transparencia y limpieza perfectamente asumible por ambos, pero he de reconocer que he predicado en el desierto, por lo que vamos al sábado divididos, asumiendo el riesgo de que la primera vuelta se convierta en la única vuelta. ALEA JACTA EST.

Ya que no podemos cambiar lo que hacen nuestros líderes/candidatos, lo que sí podemos hacer los militantes de Madrid es ejercer nuestro derecho al voto, libre, secreto y en urna. Podemos y debemos elegir bien la papeleta que meteremos en el sobre porque de ello va a depender, no solo el futuro de los socialistas de Madrid, sino también de las instituciones madrileñas ya demasiados años en mano de la derecha corrupta, aunque ahora se haya visto “blanqueada” por Cristina Cifuentes. MISMOS CORRUPPTOS CON ROSTROS AMABLES.

Desde aquí, queridos compañeros y compañeras, os conmino a sacudirnos la pereza, la pena, la desilusión que nos han impuesto desde las alturas (deliberadamente, podéis estar seguros) y acudir a nuestras casas del pueblo el sábado a expresar inequívocamente que queremos otra manera de hacer las cosas, que apostamos por un PSOE-M independiente, con un proyecto autónomo que no se someta a la tutela federal, sino que ayude a construir un PSOE más fuerte que pueda representar para los españoles una opción de gobierno. SOCIALISMO O BARBARIE.

 

Si lo hacemos bien el sábado, el candidato de Pedro Sánchez no alcanzará el ansiado 50% de los votos y tendrá que volver a las urnas el sábado 7 de octubre, algo que contemplan desde Ferraz como el peor escenario posible y que nos permitirá a la militancia participar en igualdad de condiciones con los de las mesas camilla. Yo acudiré a la Agrupación Socialista de Chamartín, junto con mi familia y amigos y juntos apostaremos por lo que creemos mejor para Madrid, Juan Lobato y es obligación de todos y cada uno de nosotros hacer lo que os dicte vuestra conciencia. VOTAD Y GANAD, VOTAR PARA GANAR.

UNA CAMPAÑA TRISTE EN UN PARTIDO APÁTICO

Publicado en
UNA CAMPAÑA TRISTE EN UN PARTIDO APÁTICO

Con escaso o nulo interés de la menguante militancia madrileña, parece que ya ha comenzado la campaña por la Secretaría General del Partido Socialista de Madrid en la que se “enfrentan”, el candidato de Pedro Sánchez, José Manuel Franco, el candidato de Tomás Gómez, Eusebio González Jabonero y el candidato de… no se le conocen padrinos, Juan Lobato.

En 2010, por estas fechas, hace ya 7 años, se estaban librando otras primarias, en aquella ocasión por ser el cabeza de lista del PSOE en Madrid en las elecciones autonómicas de mayo de 2011. A nuestro Secretario General, Tomás Gómez, Zapatero y Blanco le habían “invitado” a retirarse en favor de la ex ministra, Trinidad Jiménez, a cambio de “favores o prebendas” que, contra todo pronóstico pues no era la costumbre, fueron rechazados en favor de la palabra dada a la militancia.

En aquella ocasión, acompañé a Gómez en su incansable gira por todas y cada una de las Agrupaciones socialistas de la Comunidad de Madrid, en cada Casa del Pueblo nos encontrábamos con una militancia ilusionada, deseosa de escucharle y de apostar por él en contra de la mesa camilla que rápidamente se posicionó al lado de Ferraz (al lado de Zapatero, de Blanco, de Rubalcaba). Allí fueron los Simancas, los Lucas, los Robles, las Porta, los Castro… y casi todos los que tenían un cargo que perder. Del otro lado quedamos la militancia y algún que otro alcalde como Cascallana o algún histórico como Barranco.

En aquella ocasión, la militancia peleaba por lo que creía, detrás de un líder que habían elegido y en contra de unas élites que llevaban repartiéndose la miseria en una mesa camilla, al menos una década. Tomás era nuestro Secretario General, hablaba nuestro idioma, conocía nuestras Casas del Pueblo y nuestros problemas diarios. También prometía huir de las familias que tanto daño habían hecho a la antigua FSM, entonces PSM y unir a los socialistas de Madrid contra el único enemigo común, la derecha corrupta.

Hoy, 7 años después, nuestra Secretaria General se ha retira discretamente a la espera de recoger beneficios por ello, sabedora de su escaso o nulo predicamento entre la militancia, ahora que Pedro Sánchez le ha retirado su protección.  Y los de la mesa camilla se han posicionado cómodamente tras el candidato de Sánchez, sabedores de que serán recompensados con puestos en la multitudinaria ejecutiva que configurará Franco o lugares de salida en las listas municipales y autonómicas del cercano mayo de 2019.

Y la pobre militancia, exhausta tras 7 años de procesos internos: primarias, congresos federales, congresos regionales, congresillos y la madre de todas las primarias disputadas entre Susana Díaz y Pedro Sánchez, hace tan solo unos meses, apenas si es capaz de sacudirse el cansancio, la tristeza, la desilusión, los desengaños y acudir a las agrupaciones a escuchar qué tienen que ofrecer aquellos que pretenden representarnos en Madrid.

A todos los candidatos les ha costado recoger los avales, pese a ser muy escaso el número exigido de ellos y les será aún más difícil conseguir que la militancia acuda en masa a votar el sábado 30 de septiembre. Los partidarios de Franco fían a esa baja participación su victoria en la primera vuelta por más de un 50% de los votos y así no tener que enfrentarse a la temida segunda vuelta, donde no tienen tan claro poder ganar a todos los que consideramos que más de lo mismo en Madrid, no es la solución.

Sé que aquellos que van a los mítines o encuentros con Juan Lobato, quedan contentos de lo que oyen y se deciden a apoyarle, no tanto porque sea un líder carismático sino porque sus propuestas son valientes, sinceras, modernas y bien pensadas para un Madrid del siglo XXI y, sobre todo, porque no vienen acompañadas de los viejos actores con sus viejos vicios, pero no me engaño, también sé que son pocos los que acuden y que necesitaría un año de campaña para conseguir llegar y convencer a toda la militancia madrileña, aunque esta sea escasa.

Va a ser difícil sacar al PSOE de su apatía, hablo del Partido Socialista Obrero Español, no de estos afiliados de nuevo cuño hooligans de Pedro Sánchez que lejos de militar en el socialismo siguen a su líder mesiánico como quien acompañaría a un grupo de rock o una estrella del deporte, sin cuestionarse nada de lo que haga o diga su ídolo.

El resto, apostáramos por quien quiera que apostásemos en las primarias, hemos visto diluirse acomplejado a nuestro partido, hemos soportado que arribistas de Podemos nos den lecciones de socialismo, de democracia, de libertad, hemos tenido que defender lo indefendible y callar lo que había que gritar. Lo cierto es que hemos sufrido demasiado en los últimos años como para atrevernos a confiar nuevamente nuestras ilusiones en alguien o en algo. Y Madrid, no es una excepción.