Anuncios
Canal RSS

Michelle Obama

Publicado en

Las imágenes de Barack Obama tonteando con la rubia primera ministra danesa en el funeral de Nelson Mandela, todo risas, toqueteos y auto fotos, bajo la mirada torva de su señora, con un ataque de cuernos de los de agárrate y no te menees, me han recordado cuántas ve ces nos hemos visto en situaciones similares, aunque afortunadamente no nos han sacado en los telediarios de todo el mundo.

La verdad es que la primera dama norteamericana, aunque sin poder disimular los morros, encuentra la mejor de las soluciones al respecto, aprovechando que su santo está dando el discurso de despedida a Mandela, le cambia el sitio colocándose estratégicamente entre la rubiaca y su marido y aquí paz y después aburrimiento.

Hay que reconocer que él también está hábil cuando al volver del atril se encuentra a su señora sentada en su sitio, cual la Concha de Forges con el rodillo de cocina y los rulos, en lugar de hacerse el nórdico, como la rubia, coge a su señora por la manita –es una licencia literaria porque Michelle tiene unas manazas que de un guantazo le quitaba la peluca a la oxigenada- y la besa tiernamente con cara de perdóname, tu eres la única jaca de mis entretelas, bomboncito mío…

No sabemos cómo habrá terminado la cosa, si con un revolcón de reconciliación, que son siempre de lo más agradecidos o con el líder del mundo libre durmiendo en un sofá de la casa blanca, lo que si tenemos todos claro es que los Presidentes del Gobierno, incluso de un país tan digno como los Estados Unidos, también son hombres y están sujetos a las tentaciones de la carne y que la señora de uno tiene legítimo derecho a cantarle las cuarenta incluso al que tiene el botón rojo de las bombas.

Dice alguno por aquí que las mujeres solo necesitamos un músculo para que los hombres se pongan firmes: la lengua… Aquí a Michelle no le ha hecho falta ni hablar, un estratégico cambio de sitio, una miradita de “te vas a cagar por las patas, Obi” y unos morros que ni cantando el only youuuu y fin del conflicto internacional, rubia batiéndose en retirada y marido pensando en cómo hacer méritos, muchos, para recuperar la paz familiar.

Igual a vosotros no os ha parecido tan gracioso el incidente, pero la verdad es que me encanta que los políticos, los líderes del mundo, sean personas como nosotros, con sus historias personales, con sus risas pavo real ante rubia nórdica, con sus auto fotos para el instragram, con celos de pareja, con besitos de arrepentimiento, en una palabra, con pasiones humanas, con bajos instintos, con problemas reales de la vida real.

Y no hemos dicho nada del tercero en discordia, el primer ministro inglés David Cameron que también se arrimaba a Helle Thorning Schmidt por su derecha y asomaba careto en la foto selfie. Parecía que podía ser el más beneficiado del corta rollos de Michelle a Obama, pero nada más lejos de la realidad, desde que le quitan a su moreno, la rubia se sume en la tristeza y melancolía, más propia por cierto del lugar en el que estaban. Pobre David, pero es que entre ese pedazo de tiarrón que es Barack Husein Obama y él, pues lógico que la danesa tenga claro qué bracete agarrar.

Anuncios

Acerca de martuniki

Abogada. Técnico en Prevención. Tertuliana. Bloguera. Incordio en redes sociales. Junta letras.

»

  1. jajajajajajja Yo también he estado pendiente del tema. Sabes que soy un tanto cotilla. Pero los morros de Michelle hay quien lo ve más por el lado de “estamos en un funeral y tú de risitas”. Y tratando a Obama -como lo que en el fondo todos los hombres somos- un crío que se porta mal en un acto público.
    Algo de las dos cosas veo yo, pero lo cierto es que me encanta, como dices tú, ver a estos “grandes líderes” comportarse como lo haríamos cualquiera de nosotros -si fuéramos tan maleducados de hacer unas risitas en un funeral…-

    Responder
  2. Juan Colmenero E

    Un puntazo este comentario de gente “normal” sobre una anécdota con gente importante. El lado humano de las cosas, que sirve para que darnos cuenta de que esos “poderosos” son como nosotros, lo malo es que ellos no nos ven iguales.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: